INTEMPESTIVAS PANDÉMICAS (“Salida, voz y lealtad”)

Preparando materiales para una investigación de largo recorrido sobre la evolución del mundo intelectual durante la Transición, he estado repasando algunos ejemplares de la Revista de Ciencias Sociales EL CÁRABO que agrupaba, desde la izquierda ideológica, a quienes no se sumaron al proyecto de la revista socialista SISTEMA.

EL CÁRABO, en puridad, apenas si se publicó durante dos años ( entre julio de 1976 y junio de 1978) bajo la dirección de Joaquín Estefanía Moreira, luego director de EL PAIS, y en ella participaron maoístas ( como Gabriel Albiac , Joan Senent-Josa o Ángel Martínez González-Tablas), trostkistas ( como Jon Juaristi , Julio Rodríguez Aramberri o Ramón Zallo) y compañeros de viaje como Jesús Leguina, Pep Subirós o Paco Letamendía, si bien es cierto que, poco a poco, la mayoría de ellos fueron integrándose en el PSOE llegando a ocupar cargos políticos de cierta relevancia en la Administración del Estado y en las Cortes Españolas.

En la nómina final – y reconozco que yo siempre estuve en ella- aparecía el profesor y economista asturiano Enrique Padeña Reinlein que se afilió al PSOE en 1979 y desempeñó cargos políticos diversos hasta abandonar la formación socialista en el año 2011.

Explicando su salida del partido mayoritario de la izquierda española, Padeña aludía al lema
“Salida, voz y lealtad”,del politólogo Albert Hirschman y que desgranaba reafirmando su lealtad proactiva durante más de tres décadas a la socialdemocracia, su voz discrepante «por los cauces» ante la burocratización y desideologización del partido, y por fin, su salida, limpia y sin rencores para continuar luchando por sus ideales en otra organización.

Y, teniendo en cuenta las idas y venidas de todos aquellos antes mentados ,unos fallecidos, otros ya jubilados , mayormente silentes salvo algunos ( había pocas algunas) que son aficionados a las tertulias altisonantes o a las columnas insidiosas, el ejemplo del asturiano podría ser un buen paradigma para no incurrir en arrepentimientos sucesivos e inexplicables…Así que , y en otro orden: Lealtad, voz y salida…

LA PANDEMIA (y algunos curiosos efectos colaterales…)

Según algunas investigaciones en curso, han sido varios los fenómenos colaterales- laterales que diría Javier Marías- que se están produciendo en estos tiempos pandémicos.

Entre los más curiosos hay tres que sobresalen: el incremento moderado del índice de lectura, el acortamiendo progresivo de faldas y vestidos y el ascenso geométrico de la actividad física. De los dos primeros hay constataciones cuantitativas, si bien en el último caso la valoración procede de una metodología cualitativa.

El ascenso de la lectura ha sido, como se ha indicado, moderado, pasándose de las siete horas de lectura semanales a casi las ocho horas en pleno confinamiento, situándose en la actualidad en las siete horas y media, predominando las lectoras sobre los lectores.

En cuanto el acortamiendo de faldas y vestidos, se estima que ha sido de entre cuatro y cinco centímetros en progresiva disminución, y, como era de esperar (por ahora) su utilización mayoritaria es del sexo (y/o género)femenino.

En contraste con el usuario-tipo anterior ( usuaria más bien), el incremento de la actividad física se ha producido mayormente en el colectivo de varones y asimilados, que han copado, dotados de todas las prótesis ad hoc, las vías públicas urbanas, interurbanas y campestres, con una media estimada de dos horas de intensa ejecución según las entrevistas realizadas.

Por supuesto, se están produciendo otros fenómenos y se intentará dar cuenta de ellos, toda vez que puedan servir en el futuro para una mejor evaluación de los efectos psico-sociales de esta crisis articulada político-sanitariamente.