ANTIGUO ( igual es que soy un)

No acabo de hacerme a la idea de ver a Fito ( el de & los Fitipaldis) dándole la mano encantado a un Diputado General , ni tampoco los muchos arrumacos de El Drogas a la promoción institucional.

No me chocan estas imágenes ideológicamente, pues ya soy consciente de que aunque no se ha producido aquel famoso «fin de las ideologías» que proclamaba el ilustre conservador Gonzalo Fernández de la Mora para legitimar los primeros signos de la tecnocracia que ha convertido la pol´ítica en gestión, y a los estudiantes y pacientes en clientes, reina ahora aquel viejo dicho de «aquí paz y despues gloria».

Tampoco políticamente, pues casi habría que agradecer que los mandamases hayan reconocido de una vez por todas algunas expresiones culturales no estrictamente correctas con un ligero y cada vez más fino, por no decir finísimo, toque anti-sistema.

Ni en modo alguno me choca desde un punto de vista económico, pues desde el movimiento hippie y , luego, desde el despliegue del rock y hasta el punk o el reagge – y no digamos ya con el reggaeton – tirios y troyanos se han forrado a costa del personal que, curiosamente siempre se sentía sucesivamente alternativo, como ya anunció el famoso sociólogo R. K. Merton al reconvertir mágicamente la peyorativa teoría durkheimiana de la anomia en una oportunidad de futuro.

No, no, esas imágenes me chocan estéticamente, pues no acabo de ver armonía alguna entre un señor hecho un brazo de mar, con chaqueta oscura y camisa clara, perfectamente afeitado, y un barbilargo, lleno de tatuajes, pendientes, anillos y pulseras, aunque ambos (se ) estén sonriendo.

Y es que quizá yo soy de aquellos que todavía piensan que toda estética es una ética, un antiguo, vaya…Pero por mí, y a mi edad, que no quede y «aquí paz y después gloria»…Y además, «la vida eterna solo dura un rato»…

8 respuestas a «ANTIGUO ( igual es que soy un)»

    1. ¡Cierto! Pero todavía recuerdo de mi primera estancia en Chicago ( 1987) que me solían preguntar qué iba a hacer en el garaje cuando me ponía los típicos Levi’s…Y ahora ¿ quién no tiene unos vaqueros?

  1. Ah, ya, ¿será esto a lo que se refería Xabier Arzallus cuando con su proverbial clarividencia, desde su retiro y sin añoranza, afirmaba… «Y frente a todos estos roqueros que vienen, y que no son de mi mundo, pues prefiero que piensen otros. No estoy conspirando ni he querido montar una resistencia frente a lo que se está haciendo en mi partido.»? ¡Por preguntar que no quede!

    1. My dear, don Antonio: sobre la primera parte hablaremos largo y tendido que decía aquel (¿quién?); sobre lo de que «los rokeros también comen y beben», habría que preguntarse qué venden para conseguir sus viandas y botellas. Pero, con perdón, no veo mucha relación entre ambas dos partes. Suyo affmo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.