LOS PASEOS DE OCTUBRE DE 2022

LA IGLESIA INMOBILIARIA ( y «el propósito de la enmienda»)

En las puertas de los portales del barrio ha aparecido un comunicado del ayuntamiento señalando que va a haber «ocupación de calzada,aceras y aparcamiento» y que «la ocupación de la vía pública viene motivada por los trabajos construcción de nuevo edificio» (sic).

El barrio es Abando, el ayuntamiento es el de Bilbao y el nuevo edificio es – ¿será?-una gigantesca mole de ocho plantas y cuatro sótanos que se pretende construir en la parcela que ocupaba hasta fechas recientes la Escuela de Magisterio de la Iglesia Católica, que tenía un gran patio con dos hermosas palmeras.

Sobre esta parcela , situada a pocos metros del Museo Guggenheim, se han elaborado varios proyectos de la mano del Obispado de Bilbao.Así, en 2017, un primer diseño contemplaba la construcción de un gran bloque de viviendas de lujo. Posteriormente, tras una polémica recalificación del terreno, se propuso la construcción de un edificio diocesano que bajo el nombre de Bizkeliza Etxea iba a acoger diversos servicios ( 2018), y finalmente , en 2019, este último proyecto fue sustituido por un edificio mixto que compartía dependencias diocesanas, casi mitad por mitad, con la clínica privada Mutualia y que generó algunas resistencias incluso entre algunos miembros del clero.

Desde que se dio a conocer la reurbanización de esta parcela, surgió un movimiento de oposición ciudadana liderado por la Asociación Abando Habitable y Saludable y apoyado por diversos profesionales de la Historia, el Derecho, la Sociología o el Arte, y por un amplio grupo de vecinos y vecinas, toda vez que el proyecto eliminaba la última posibilidad de conseguir un espacio verde en el barrio.

La pandemia del COVID-19 retrasó el derribo del antiguo edificio, pero subsanadas , al parecer , algunas deficiencias administrativas relativas a la confusión ocasionada por los sucesivos proyectos, la obra está a punto de comenzar.

En algunos momentos todo parecía indicar que la edificación no se iba a realizar, dada la compleja situación financiera de la empresa constructora (Murias) y el más que posible posicionamiento en contra del Tribunal Supremo ante el que hay presentado un recurso al respecto.

Asimismo se contemplaba la posibilidad de que el nuevo obispo, dada su trayectoria, se apartaría de lo que se ha convertido en palabras de muchos y muchas en un descarado «pelotazo».Pero desgraciadamente no ha sido así, contribuyendo con esta actitud a incrementar la imagen ambigua y distante de una Iglesia Católica escasamente trasparente en este y otros temas -como la pederastia- que parecen conculcar los principios morales que defiende.

Pero, en fin, todavía queda tiempo para un propósito de la enmienda, antes de que los tribunales , un concurso de acreedores o…los fondos buitres enmienden a la totalidad …

CAVE (¿dominum?)

Cuando me desperté el perro seguía ahí abajo ladrando. Sus ladridos se habían atemperado y aunque continuaban siendo rítmicos denotaban cierto cansancio angustioso: no era para menos porque llevaba seis horas aullando sin parar.

De pronto, cesaron los ladridos y deduje que los dueños ya habían vuelto , así que corto y perezoso, me enfundé la bata y las zapatillas y bajé las escaleras.

Aunque era la una de la madrugada llamé al timbre y , al cabo de unos minutos, se abrió la puerta. Él era alto y un tanto desdeñoso y llevaba al perrillo en los brazos , ella se parapetaba tras él con los ojos en la nuca.

«Esto no puede seguir así» – les dije- «no hay derecho a que ustedes dejen al animal solo durante tanto tiempo en casa porque además de estar en el límite del maltrato, no cesa de ladrar y resulta muy desagradable :no podemos dormir de ninguna manera».

«Ya, y si por ejemplo tenemos un hijo y llora por la noche, ¿ también vendrá usted a protestar?»

«Pero, bueno, ¿ es que van a dejar ustedes a un hijo llorando en casa durante tantas horas?»

Se miraron entre ellos: no sabían qué responder. Y luego cerraron la puerta sin mayores explicaciones.

Subí de nuevo hasta mi casa, me quité la bata y las zapatillas y me tumbé sobre la cama. Como no podía dormir abrí un periódico que andaba por allí.

Según un reportaje que estuve leyendo,por estos lares la población canina ha aumentado entre el año 2013 y 2020 un 33%, presentando un sonoro repunte durante la pandemia, mientras que la población humana de niños menores de doce años, ha disminuido un 18% en el último quinquenio, siendo muy acusada la tendencia a la baja entre 2020 y 2022.

Entre las razones que se apuntaban para este incremento canino se destacaba la función de mitigar la soledad de una manera en principio no muy problemática -«Con los hijos y con la pareja hay conflictos, pero con un animal no, tú mandas y él obedece», dec´ía un entrevistado -.

Luego el reportaje abundaba en anécdotas mayores, como la reciente costumbre de ponerles a los canes nombres de pila de personas, hacerles participar de la dieta de los dueños– ¡ya hay casos de perros veganos!- e incluso eso que cada vez se ve más a menudo de llevarlos en carricoches de bebés.

Y, por fin, poco a poco fui cayendo en brazos de Morfeo mientras aquella célebre expresión latina que decía «CAVE CANEM» se iba transformando en «CAVE DOMINUM»

SALFUMÁN (o ¿Qué fue de tanta invención de contenedor que truxieron?)

Vaciando la casa de los suegros, de la cocina en el ángulo oscuro veíase una vieja botella de Salfumán.

Testigo de tiempos remotos y drásticamente higiénicos, la botella capitaneaba un pequeño ejército compuesto por dos torres de botes descoloridos de pintura y un picudo alfil de amarilla agua oxigenada.

Solidario con mis convicciones ecológicas lo he puesto todo en una caja de cartón y he ido a informarme al Centro de Distrito para su conveniente deposición. En el mencionado Centro me han pasado amablemente un número de teléfono que nadie descolgaba, ansí que , de vuelta a casa , caja en ristre, he buceado en el océano digital de mi ayuntamiento capital.

Y he encontrado tres vertederos, allende los mares capitalinos, sin mayores especificaciones de que todos estaban abiertos , disponibles y tal. Retomada que he la caja con ánimo de deporte rural, la he llevado hasta el coche y he comenzado mi ruta ideal.

El primer vertedero estaba cerrado a canto y cal , aunque un sujeto amabilisimo de origen rumano me ha indicado que hacía guardia por lo que pudiera llegar. El segundo celebraba una reinauguracion (¿?) con banda ,pompa y circunstancia, pero no estaba operativo según las palabras de un operario de mono azul que han sonado como aquellas de «je suis désolé» de convicción tan profunda y formal.

En el tercero han dado cuenta por fin de mis torres de esmaltes varios, me han recomendado depositar con prontitud el agua oxigenada vintage en alguna farmacia del barrio, pero, O my God!, se han negado en redondo a asumir el Salfumán debido a su carácter de «extrema peligrosidad «.

Así que he vuelto a casa con el dichoso Salfumán y aquí delante lo tengo sin saber qué hacer con él, aunque ganas me dan de dejar abandonada este «agua fuerte» en cualquier esquina, pero claro para hacerlo hay que poner tanta voluntad como desidia…Y , of course, apostatar por insaturación institucional del cuidado del medio ambiente.

No sé, supongo que lo mejor será reutilizar alguna de las mascarillas FFP2 pandémicas que todavía me quedan, unos guantes ad hoc y unas viejas gafas de bucear , abrir con cuidadín la plasticosa botella de marras y verter su contenido en el inodoro que era para lo que estaba destinado in illo tempore este liquidillo tan proactivo. Y aquí paz y después gloria.

Pero aun así…¿Qué fue de tanto Galán ecológico y sincero?¿Qué de tanta invención de contenedor que truxieron?

Touroum bouroum ( el núm. 6)

Hoy jueves, día 20 de octubre, a las siete de la tarde, se presenta en la librería Louise Michel ( calle Elcano, 27) de Bilbao, un nuevo número de Touroum bouroum, la revista que viene publicándose en Bayonne como «Revue littéraire semestrielle en langues des Pyrénnées et du monde».

Se trata del número 6 y , una vez más bajo la coordinación de Mikel Agirre, Lucien Etxezaharreta, Marisa G.Cabriada, Sèrgi Javaloyés y Jos Roy, se reune un amplio repertorio de textos en francés, euskera, occitano, castellano y catalá con sugerentes ilustraciones y una portada de J-L Fauthoux , constituyendo una prueba singular de que los Pirineos siempre han unido más que dividido a los pueblos, las gentes y las lenguas dispersas entre sus valles.

La publicación, más allá de su interesante y variado contenido, se abre en una edición muy cuidada que rescata el placer de la lectura en papel en un mundo ya balizado por los dispositivos electrónicos.

Sería largo, pesado y acaso difícil recensionar las diferentes aportaciones y resaltando las de Trinidad Ruiz Marcellán, Luigi Anselmi y Jonathan Tamayo , me quedo con dos con las que me vincula, en sus autoras, un largo y fructífero pasado.

As´í el texto de Tere Irastortza, una muestra en euskera y francés de su libro Mundua betetxen zenuten – que recientemente ha sido también versionado en castellano.

Y, por otro lado las páginas poéticas de Marisa Gutiérrez Cabriada – que además ofrece una particular recensión de libros- de las que no puedo sino reproducir estos versos:

«…Ligeras, anónimas, a veces distraídas / Pájaros ateridos y audaces/ Mujeres viejas leyendo y haciendo lo que nos da la gana…»

Touroum bouroumtorrom borrom, burrumba, Turrumburu, Iturrumburru…Las torrenteras montañosas, fuentes de la vida…

EL MONO DRAMÁTICO ( o de consejas y samuráis)

(Atzoko sarrera dela eta…)

El que suscribe había hecho lo posible para divulgar el acto, como reportero habitual de la actualidad cultural y, sobre todo, por amistad.

Y todo iba bien aunque sonara un poco a déjà-vu, pues se había hablado de la escritura como catarsis psicoanalítica – e interminablemente lacaniana- ,se habían recitado poemas sentidos ante los que solo había sido admisible una concentración a ojos cerrados…Pero…

…De pronto irrumpió un neo-dadaísta de monográfico y con un mono de peluche que generó, como era de esperar, sonrisas y alguna furtiva lágrima, hasta que se descubrió que un tipo de la cuadrilla del del mono estaba grabando con un pequeño ordenador al artista y al público que le rodeaba, con premeditación y alevosía – véanse aquí pues casi todas las agravantes ya que concurría otro sí una moderada nocturnidad.

Y claro, al que suscribe, en pensando que acaso alguno de los asistentes pudiera haber acudido por su conseja, le salió el samurái que lleva dentro, ronin siempre dispuesto por mor de sus antecedentes m-l-p-m-ts-t a intervenir asaz quijotescamente en la defensa de derechos que algunos consideran ya obsoletos como, tal y más en estos tiempos de redes electrónicas y selfies, del derecho a la propia imagen.

Y raudo y veloz se colocó en posición de kiba-dachi junto al depredador visual y le recriminó su falta con tronantes palabras. A lo que el susodicho, dando un saltito de regocijo,respondió con recochineo que él siempre había circulado por el filo de la navaja de la ilegalidad -¡Uy que diver!

Ansí que, ante la posibilidad del siguiente movimiento – un yoko-geri que hubiera estrellado el ordenata contra la pared – optó por saludar y dar media vuelta, volver sobre sus pasos y salir discretamente a la calle sin mayores alharacas.

Y ya, en volviendo a casa corrido ( que decían los antiguos) ,el que suscribe pensaba si acaso no hubiera sido mejor seguir su instinto marcial y hacer añicos aquella cámara oculta en perfecta y coherente continuidad con el neo-dadaísmo del del mono…de aquel mono tan patéticamente dramático… Kiai!

Post scriptum: «Never more» – said The Black Crow.

GUGGENHEIM (twenty-five years after)

«Me han dicho que os han puesto en Bilbao un perro muy grande»…»Ya, ya, pues no veas la caseta»

Se está celebrando durante estos días el 25 aniversario de la inauguración del Museo Guggenheim Bilbao con gran éxito de público y crítica.

Gran éxito de público, toda vez que los augurios del personal de a pie de los primeros momentos – aquello de que estaba bien por fuera pero que poco había por dentro- no se han cumplido, contándose en estos años con un número inusitado de visitantes que también venían a ver las exposiciones – y a fotografiarse alegremente bajo la terrible araña («Mamam») de Louise Bourgeois.

Y, otro sí, con gran éxito de crítica, porque los juicios preliminares, unos más sopesados ,otros más interesados, sobre la ubicación del museo y sus fines,han sido ampliamente sobrepasados por los elogios que el aniversario está generando – no hay más que ver el reciente monográfico que le dedica la excelente revista El Cultural .

Probablemente nadie o casi nadie- más allá de la visión comercial avant-la-lettre a la que se ha referido en varias ocasiones su Director General , el out-sider Juan Ignacio Vidarte- había contemplado el auge del turismo global que iba a informar el siglo XXI, y tampoco la pertinencia de la reconversión de una urbe industrial en una ciudad de servicios ,aunque haya sido acaso de una manera un tanto precipitada : todavía se apologiza la llegada de grandes cruceros que ya están estigmatizados ,por ejemplo, en Venecia ( donde, por cierto hay otro Guggenheim) o Barcelona.

Por lado, parece haber quedado claro una vez más que el arte, en este caso arquitectónico, se adelanta proféticamente a la propia evolución de las sociedades, aportando, en este caso y como primicia , un diseño desafiante, modelo plástico de lo que luego iba a ser la digitalización líquida casi completa del mundo que nos rodea.

Signo, pues ,de sí mismo y heurístico de una nueva era – acaso anticipada por el siempre anticipado Joseba Arregi, alma pater post-teológica del proyecto – el guggi es hoy en día un gran navío en marcha, tal que aquel que

«Con diez cañones por banda,
viento en popa a toda vela,
no corta el mar, sino vuela
un velero bergantín.
..»

TIK (tok)

«Bueno, yo si me quiero enterar de algo leo un periódico, la tele solo la pongo para pasar el rato» , oí que le decía ayer por la tarde una señora entrada en años a otra que le acompañaba bastón en ristre.

Luego, algo cansado del paseo, me senté en una terraza normal – no de esas que a partir de las seis y media ya tienen montadas las mesas para las guiricenas– y abrí un periódico que alguien había dejado por allí.

Guiado , sin duda, por mi intuición sociológica – ahora en atención latente hacia el mundo electrónico– di enseguida con un artículo sobre esa app ahora tan utilizada que se acoge al simpático nombrecillo de TIK-TOK.

Y lo que más me sorprendió fue enterarme de que la mencionada app – ¡china , o my God! -es la vía de información general y generalizada entre adolescentes y jóvenes, una vez abandonados Google y YouTube.

La razón de este cambio, argumentaba el artículo de marras entre citas catedráticas, era que este «sector de la población» , denominado generación Z ( nacida desde principios del año 2000), prefiere para informarse unos vídeos cortos, sintéticos y muy prácticos a una información densa y en ocasiones muy pesada, que les llevaría a «tener que pensar» ( sic), lo cual que resulta inaccesible a un personal compuesto de individuos «vaguísimos»(sic too).

Además, añadía un experto ,supongo que frunciendo el ceño, esta generación Z carece de «conciencia histórica» y «no piensan en el futuro sino en el ahora , y para vivirlo se han acostumbrado a que todo sea muy rápido», tal cual es TIK-TOK.

Y como uno no deja de ser un sesentón avanzado y padre, a fuer de haber sido profe, tras apurar mi cerveza tostada (sin alcohol, of course),volví a casa dándole vueltas a si lo habíamos hecho tan mal…¿O no?, como decía aquel líder de antaño que precedió al Fakejo ( gracias, Juanra) de hogaño…

(c) by Vicente Huici Urmeneta

VARIANTES DE LA MEMORIA SOCIAL (una mesa redonda con Sabin Egilior y Francisco Etxeberria)

Este fin de semana he tenido el placer de tomar parte en una mesa redonda sobre la memoria social junto al cinesta y documentalista Sabin Egilior y al antropólogo forense Francisco Etxeberria.

La oportunidad, ofrecida por el Ayuntamiento de Gorliz, se ha dado con ocasión de la presentación del libro La memoria traumática, de Egilior, recientemente publicada por DADO ediciones.

En el transcurso de nuestra conversación, que fue larga y por momentos profunda, se pudo hablar de las diversas manifestaciones de la memoria social, como la Memoria Colectiva ,  la Memoria Histórica, o la más reciente  Memoria Democrática, así como de los principios y métodos de la investigación forense, y de la documentación ahora factible por los nuevos recursos audiovisuales.

Quien desee retomar el hilo de estas interesantes cuestiones, puede consultar el siguiente enlace de YOU TUBE:

https://youtube.com/watch?v=XKCbkwFtflY%3Ffeature%3Doembed

(c) by Vicente Huici Urmeneta

MARÍAS ( un tal)

Ha muerto Javier Marías y con él se ha ido uno de los iconos de la narrativa contemporánea española. A partir de ahora, y a su pesar, se hablará y escribirá mucho sobre su obra, hasta que, como también él pronosticó, su figura se irá difuminando poco a poco entre las bambalinas de este siglo XXI.

Voces más autorizadas y otras más oportunas ( ¿oportunistas?) están glosando fundamentalmente sus novelas, en realidad esos ciclos novelísticos tan perfectamente planificados y desarrollados que recuerdan a las sagas anglosajonas en las que todo es y era repetición y diferencia.

Pero yo, que carezco de imaginación pues en el reparto cósmico no se me otorgó ni un ápice, y que me he visto abocado a practicar un a modo de alegre realismo inspirado en Josep Pla o Joan Fuster, he leído siempre con mucho más interés sus columnas periodísticas y sus recopilaciones de artículos.

Y lo he hecho no porque estuviera de acuerdo con el fondo de sus breves ensayos, es más, mayormente me he sentido lejano de sus filias y de sus fobias – por otro lado y en ocasiones de lo más rancias y carpetovetónicas fueran acerca del fútbol o de la política – sino por su estilo desenfadado y directo.

Pues acaso, una vez más , resulta el estilo la esencia de la escritura y en la forma pergeñada manifiesta toda su potencia quien escribe, a fuer de sus previos ideológicos o de sus pretensiones trascendentales.

En fin, si yo tuviera que quedarme con alguna obra de Javier Marías, sería Vidas escritas (Siruela, 1992), una divertidísima recopilación de retratos de sus escritores favoritos, como William Faulkner, Joseph Conrad, Arthur Conan Doyle, Vladimir Nabokov, Henry James o Laurence Sterne- de quien, por cierto, trasladó al castellano magníficamente su célebre Tristram Shandy.

Y , any way, y como soberano del Reino de Redonda, no queda ya sino vocear enérgicamente aquello de God save the King!…God save un tal Marías !

(c) by Vicente Huici Urmeneta

Una mesa redonda sobre la MEMORIA TRAUMÁTICA

La filósofa y psicóloga Eliane Amado Lévy- Valensi ( 1919- 2006) en su obra La naturaleza del pensamiento inconsciente, un ensayo que marcó un antes y un después tangencial en los estudios sobre la memoria, afirmaba : «La armonía no está garantizada por el solo retorno de lo reprimido a la conciencia pues el retorno de lo reprimido constituye un viaje en episodios ya que , sin duda , lo reprimido llega siempre con un convoy de retraso, se equivoca de vía o de estación, o se las arregla para embarullarse con las señales indicadoras…»

Y frente a esta modulación inarmónica, en la pretensión de desatascar lo reprimido, se han construido desde los años cuarenta del siglo pasado modelos de recuperación de la memoria en su dimensión social que han recibido los nombres de Memoria Colectiva o Memoria Histórica, en un esfuerzo, en ocasiones titánico, por conjurar el relato de una Historia ad demostradum escrita desde diferentes extremos ideológicos.

El último intento de esta ya larga serie se articula en la llamada Memoria Traumática que ha sido espléndidamente circunscrita en sus dimensiones teóricas y empíricas por la Tesis Doctoral que en su momento presentó Sabin Egilior Mancisidor y de la que ya di oportuna cuenta.

La editorial DADO, ha publicado recientemente un libro del mismo título- La memoria traumática– y en sus páginas se hace hincapié en este modelo de dilucidación de la memoria, incluyendo aspectos de la Shoah, la represión de las dictaduras latinoamericanas y las desapariciones del franquismo, aportando, asimismo, una metodología novedosa y sugerente para la realización de futuras investigaciones.

Pues bien , de todas estas cuestiones , charlaremos en próximo viernes 16 de setiembre , a partir de las seis de la tarde en los locales SERTUTXENA (Eloisa Artaza, 1 – GORLIZ), durante la mesa redonda en la que , bajo el título «La memoria traumática: otra historia de la represión política» participarán Sabin Egilior, el conocido antropólogo forense Francisco Etxeberria y el que suscribe, en calidad de presentador, sin olvidar, por supuesto que, como también afirmaba Amado Lévy- Valensi, «la conciencia siempre está en el presente; puede ser conciencia del pasado o prefiguración del futuro, pero enlaza significaciones en una coyuntura actual…»

(c) by Vicente Huici Urmeneta

HIJOS (y perrijos)

Los vecinos de abajo tienen un perrillo al que dejan solo durante varias horas al día y que se desgañita ladrando, en algunos casos, creo , amargamente, esperando la vuelta de sus dueños…

Y hoy, en un periódico local, se menciona que por estos lares la población canina ha aumentado entre el año 2013 y 2020 un 33%, presentando un sonoro repunte durante la pandemia. Y otro sí, que ,mientras tanto, la población humana de niños menores de doce años, ha disminuido un 18% en el último quinquenio, siendo muy acusada la tendencia a la baja entre 2020 y 2022.

Y como sociólogo- en -excedencia, recuerdo un apunte reciente, tomado en la Versilia italiana, que me lleva a reflexionar, brevemente ( la calorina no da para más) sobre el significado de estos «eventos consuetudinarios que acontecen en la rúa» que diría Juan de Mairena

Lo más fácil de deducir es la transferencia emocional entre humanos y perros que a veces llega hasta el extremo mimético de humanizarlos, dándoles nombres de pila de personas, haciéndoles participar de la dieta de los dueñas y dueñas – ¡ya hay casos de perros veganos!- e incluso transportándolos en carricoches de bebés.

Y puede ser cierto, como afirman ciertes psicóloges, que en algunas ocasiones estas conductas ayuden a mitigar la soledad, pero más allá de la ridiculez palmaria de algunas de las expresiones antes mentadas, quizá se pueda percibir una transformación más profunda, aquella que, tirando del hilo del narcisismo rampante que nos informa, acentúa una satisfacción retroalimentada que impide cualquier feed-back problemático: «Con los hijos y con la pareja hay conflictos, pero con un animal no, tú mandas y él obedece».

Sin duda este esquema de autosatisfacción no problemática tiene que ver y mucho con el panel estructurante del mundo electrónico que con sus redes sociales tiende a evitar los conflictos cara a cara, disolviéndolos muchas veces en un circo de anónimos artistas del alambre, donde, como decía Umberto Eco, hasta el más tonto ( y tonta, of course), tiene su tribunilla.

Y, por fin , todo quedaría en casa, en casa de cada uno y de cada una y con su respectiva mascota, si no fuera porque la sustitución de los hijos por los perrijos puede implicar en el futuro algunos problemas- graves- en el recambio generacional, sobre todo cuando va prosperando una xenofobia palpitante entre las bambalinas de la derecha recalcitrante…

(c) by Vicente Huici Urmeneta

JLRG ( o ¿Cómo hemos podido perder tanta potencia intelectual?)

José Luis Rodríguez García (1949- 2022)

«¡ Qué revistas había entonces! ¿Cómo hemos podido perder tanta potencia intelectual?» me decía ayer mi viejo amigo , el filósofo y catedrático de la UNED Paco Martínez.

Y me lo decía a raíz de un comentario que le había hecho sobre mi vínculo con el recientemente fallecido José Luis Rodríguez García, también filósofo y catedrático, en este caso de la Universidad de Zaragoza, a quien había conocido siendo yo secretario de la Revista de Ciencias Sociales EL CÁRABO, y sobre el que Paco había hecho una preciosa necrológica.

Así que no he podido evitar volver la vista hacia aquellos años setenta en los que todo parecía posible y que, por lo tanto, fue una ocasión histórica inigualable para grandes debates ideológicos y políticos y que poco a poco fueron desapareciendo entre el cansancio y , a veces , como consecuencia de un pragmatismo simplista.

Pues se nos venía encima una democracia homologada a una Europa entonces mascarón de proa del Estado de Bienestar – y ahora aleta de estribor del Neocapitalismo – y una postmodernidad impensable, toda vez que la modernidad no había arribado a nuestras costas y la revolución pendiente todavía era …¡La revolución burguesa!

Eramos, fuimos, una generación sin maestros , como bien dice Martínez, pues salvo casos extraordinarios, la mayoría estaban muertos o en el exilio, pero algunos y algunas destacaron inter pares proporcionando claves y pistas sin eludir el compromiso político que exigía el tardo-franquismo. Y tal fue el caso de José Luis Rodríguez García que militó en  el Movimiento Comunista (MC).

Y frente al reducionismo tacticista de los debates hoy habituales en los medios de comunicación y frente a la incultura general básica manifiesta , no es de extrañar que, a pesar de todo, algunos y algunas sigamos reivindicando aquel nutrido ambiente de intercambio de ideas y proyectos…»¿Cómo hemos podido perder tanta potencia intelectual?»

(c) by Vicente Huici Urmeneta

EL NUEVO CURSO POLÍTICO ( y Aldo Moro)

ALDO MORO SECUESTRADO (1978)

Prietas las filas, tirios y troyanos se aprestan para dar comienzo al «curso político». Desde cada trinchera se disparan las primeras andanadas que suenan un tanto a diana floreada. Otro sí nadie quiere hablar con nadie, aunque se reconocen contactos discretos.

El otoño se presenta más caliente que el verano, que ya es decir: una inflación del 10% que , salvo los sindicatos, los mandamases no quieren reflejar en los salarios, y que va a ir in crescendo ante la perspectiva de una crisis ( ¿energética? ¿ de valores?) de la que las empresas ad hoc y la Federación Rusa no hacen sino pingües beneficios con la ayuda del Amigo Americano y su gas licuado.

Pero, mientras se evidencia el nuevo Rapto de una Europa que no es capaz de actuar como tal – ¿ qué fue de tanto galán?- a pesar de haber declarado verde la energía nuclear, China reconstruye su Imperio aplicando rigurosamente los principios del wéiqí y colocando fichas blancas allá y acullá. Al peligro amarillo – ¡Cuando China despierte el mundo se echará a temblar! – responde el Amigo Americano reclamando el mandarín clásico y colocando sus fichas negras, en preparación de un Ordago a la Grande.

Entre tanto , cuando todo es llanto y crujir de dientes , por estos lares se preparan municipios y provincias – en sus diversas acepciones- para el Ordago a Pequeña de unas nuevas elecciones locales que – dicunt– marcarán el devenir de las Corridas Generales.

Todo parece estar claro, salvo lo que más adelante diga el ex-comisario Villarejo o haya pronosticado Iván Redondo, pero «something is rotten in the state of Denmark». Y el que suscribe va ya un poco con el culo pelao porque , sin ir más lejos, en un libro recién leído – 4 inchieste di Leonardo Sciascia – se deja caer entre líneas que el zulo donde estaba secuestrado Aldo Moro por las Brigate Rosse – por haberse atrevido, O my God!, a conciliar un pacto entre el PCI y la DC- …¡estaba en el Vaticano!

TURISMO ( el indiscreto encanto del)

(Ana Peña, 2016)


La ciudad parece una cota tomada y hasta la Gran Vía que en un agosto prepandémico solo era ocupación de quienes no habían aprobado ni el recreo, hogaño es una populosa cañada multilingüe que se abre al prado de un Casco Viejo en el que se puede comer la neo-tradicional bandeja de pinchos («tapas» dicunt) de catering programado.

Las fiestas locales y la Vuelta a España, con el atractivo irredento del Guggenheim – que ahora presenta una muestra de cochazos impresionantes- están ocasionando un orgasmo sostenido entre la hotelería , mayormente multinacional, y entre la hostelería resiliente que, para aprovechar este kairós como siempre inesperado, ha optado – dicunt- por triplicar los precios.

A todo lo anterior se suma el indiscreto encanto de quienes tienen el mando en plaza, extasiados ante el impacto económico de la coyuntura que, en viendo que no llegan suficientes y gigantescos cruisers, tienen la intención de incrustar en la ría de Gernika un Guggenheim 2.0 para que opere como gran aspirador turístico ( se calculan unos 300.000 visitantes/año, O, my God!).

Pero en mi barrio , la mayoría de los bares de parroquianos han decidido cerrar mientras proliferan los hostels y los pisos turísticos ocupados – dicunt- por gentes que no saben si están en Sitges o en San Antonio de Ibiza.

Pero nadie está ni se le espera para reflexionar sobre este fenómeno del turismo global que aboga por modelos periclitados, cual es el caso de una Barcelona destrozada por la gentrificacion y de una Venecia ya en plena reconversión…¿Tendrá que ocurrir algo más para que se llegue drásticamente al fondo de la cuestión?

LA VERSILIA ( ya de vuelta…y media)

La despedida ha sido correcta, ni demasiado formal ni muy emotiva, debido probablemente a que connotamos cierto frío espíritu nórdico – de tan rubios nos confunden muchas veces.

Aún así ha sido una despedida personalizada,consecuente con el trato familiar y la comida casera – hablo, no puedo evitarlo, del Hotel Apuana de Pietrasanta.

Todo lo contrario a lo que ha venido a continuación. Pues, nada más ir a repostar gasolina, nos ha sorprendido un complicado sistema de toma y daca, a base de una fianza previa de 150 euros vía VISA porsiaca, echar lo deseado, y descontarlo on time. No había ningún humanoide por los alrededores y, más adelante, hemos comprobado que, de haberlo y solicitar sus servicios, el precio del litro subía un 15 %.Supongo que este procés comenzó el día en que aceptamos el autoservicio sin descuento alguno.

Tampoco ha habido humanoides en los peajes de las sucesivas autopistas – la verdad, podían acordar un sistema de compensación para evitar tantas paradas y sus consiguientes retenciones – aunque un a modo de Siri nos diera siempre las gracias ( en pagando, of course).

Pero el colmo ha sido que en un área de avituallamiento, he debido programar un espresso en una pantalla que me ha solicitado nombre, primer apellido, email y número de tarjeta de crédito, para , una vez hecho todo lo cual y marcando NO a sucesivas sugerencias ,ir a un mostrador con un justificante que se podía doblar en cuatro…y que me dieran un cappuccino. Aún así el , digamos, desajuste anterior, ha tenido su colofón en un baño sucísimo …y sin papel higiénico.

No sé si los humanoides desaparecerán definitivamente de todo el Sector Terciario , toda vez que cada vez hay ya menos en los dos anteriores, ni tampoco que pensarán de todo esto los sindicatos , pero cuando veo esas nuevas titulaciones universitarias surgidas en una muy libre interpretación de las bases «de Bolonia» ,tan monas ellas y a poder ser en inglés – una lengua por cierto que ya no se habla en la Unión Europea salvo en Irlanda – incluyendo aquello de new technologies y similares, me pregunto hacia dónde vamos o , mejor, hacia dónde nos están llevando…