AUZOLAN( o «trabajo de barrio»)

El ayuntamiento de un pittoresque pueblo marinero vasco ha decidido implantar una OTA para regular el aparcamiento durante la canícula, debiendo pagar el importe correspondiente los visitantes ocasionales que, por otro lado, son considerados «veraneantes» de lo más incómodos que alteran el día a día secular.

Probablemente para fomentar el empleo vernáculo a fuer de la recaudación exhaustiva, la gestión de la mentada OTA ha quedado en manos de una empresa privada, ágil en cobrar, pero más lenta que el caballo del malo en activar los permisos correspondientes que mayormente deben ser reclamados por los usuarios no-vecinos.

Otro sí, están siendo precisamente algunos vecinos y vecinas quienes se están encargando de que se cumpla la ley en el desarrollo de una obra que contó con todos los parabienes administrativos de un ayuntamiento siempre en consonancia con los intereses privados diocesanos- el caso es conocido como «el pelotazo del obispado de Bilbao en Abando».

En esta ocasión, la constructora parece haber jugado a pillar , pues ha desplegado una macrogrúa sin permiso alguno y, ante la imposibilidad de usarla ,ha comenzado un derribo a cielo abierto que también ha sido paralizado ante las denuncias pertinentes del vecindario. Es de esperar que La Admistración, a la que le ha costado tomar nota de las sucesivas irregularidades, sea más expresiva a la hora de sancionarlas oportunamente.

Y es que, como dice el lema del gobierno autonómico, «Euskadi, auzolana»…En traducción oficial «Euskadi, trabajo en común»…Pero, también: «Trabajo de barrio»…¡ Ah viejos tiempos de las Coordinadoras de Barrios y Pueblos…en la tardo-democracia orgánica!

2 respuestas a «AUZOLAN( o «trabajo de barrio»)»

  1. Hola, Vicente.
    Desconozco el caso de la OTA, pero en el segundo caso, para cuya resolución confías en que la Administración «(…) sea más expresiva a la hora de sancionarlas oportunamente.» sólo recordarte que la justa y democráticamente elegida administración de la Villa es la misma que democráticamente decidió, por efectos del COVID, hacer una quita del 100% del alquiler del coso taurino, mientras que no creo que hizo lo mismo con tiendas, bares, restaurantes…. Y todos sabemos que los obispos son, incluso, más importantes que los toros.
    Yo no esperaría mucha «expresividad», excepto que la rama de la Administración que tenga que decidirlo sea otra.
    Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.