Bienytú , Ondo esan behar y otras tácticas disuasorias para combatir el dolorismo recreativo – que decía Josep Pla

Resultado de imagen de jacques lacan

A propósito de mi mención a  Jacques Lacan, el psicoanalista francés, dice Koldo que sus mayores éxitos los consiguió en terapias rápidas que hacía mientras subía en el ascensor con sus pacientes o, todavía mejor , cuando se adormecía en su consulta y soltaba de vez en cuando expresiones como ¡OH!, ¡AH!, ¿SÍ? , ¿NO?

Mi psicoanalista, que era culto y agudo, estaba ya casi sordo porque era muy mayor  y solía utilizar un sonotone que yo  nunca sabía si estaba encendido o apagado, porque era un clásico y no le iba lo del face to face , como ahora se ve en las películas norteamericanas. Pero cuando  decía algo, le salían frases completas, con sujeto, verbo y predicado, como, por ejemplo «¿Y por qué cree usted que tiene esos sentimientos?» lo cual era muy consolador aunque yo no hubiera  mentando  sentimiento alguno.

«Es que la gente tiene mucha necesidad de que se le escuche» se reafirma Koldo, que es del gremio. Y debe ser verdad. Pero todo tiene sus límites. En mi tierra originaria, a la pregunta «¿Qué tal?», se suele responder automáticamenet con un»Bienytú», así, todo junto. Si esta respuesta no ha sido suficientemente disuasoria y se comienza a hablar acerca de  un infarto imprevisto, un cancer de larga duración o un terrible  accidente de circulación, se suele cortar con un «Pero bien, ¿no?» Y es que el personal se defiende como puede de lo que Josep Pla denominaba  dolorismo recreativo. De lo contrario, si se acepta el reto, tras la frase «Voy a intentar resumir» se atisba  algo así como un capítulo primero…y ya no hay manera de escaparse.

Por aquí usamos el «ondo esan behar» (» bien hay que decir») que es sintético, eufónico, breve , contundente y muy práctico si se mira fijamente a los ojos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.