BREVE LETANÍA CIVIL SOBRE LA FAMILIA Y EL MUNICIPIO…(EL SINDICATO, OTRO DÍA)

No todos los policías son así... por suerte

Para que las familias – sean del tipo que sean y se denominen como se quiera- comprendan que enseñar a comer, a beber, a limpiarse las manos y los dientes no es asunto de  la Escuela…Te lo rogamos, ¡óyenos!

Para que las familias-  – sean del tipo que sean y se denominen como se quiera- comprendan que los niños y niñas deben divertirse y también aburrirse sin que sea necesaria una programación extraordinaria de actividades extra-escolares…Te lo rogamos, ¡óyenos!

Para que las familias-  – sean del tipo que sean y se denominen como se quiera- comprendan que puede ser conveniente que los niños y niñas  reciban algunos valores- del tipo que sea- para seguirlos o rebelarse contra ellos, si procede…Te lo rogamos, ¡óyenos!

Para que los municipios -grandes, medianos o pequeños-  no compitan entre sí levantando pabellones deportivos deficitarios, museos de temática ridícula y auditorios que sólo se usan una vez al año…Te lo rogamos, ¡óyenos!

Para que los municipios -grandes, medianos o pequeños-  vigilen adecuadamente a su policías municipales para que  hagan cumplir la ley y recuerden, por ejemplo que las bicicletas son vehículos de dos ruedas cuyo tránsito debe ir por  calles, carreteras y carriles-bici y no por las aceras ni por zonas peatonales…Te lo rogamos, ¡óyenos!

Para que los municipios -grandes, medianos o pequeños- no hagan del aparcamiento en sus calles una fuente de financiación de la que luego no puedan prescindir…Te lo rogamos, ¡óyenos!

¡Óyenos, sí! Seas quien  seas y estés donde estés  y danos una señal…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.