LOS PASEOS DE JUNIO DE 2024

EL LENGUAJE (de la Ciencia y el cui prodest?)

A raíz de la columna anterior ,he recibido varios mensajes cuestionando de nuevo la función del lenguaje de la Ciencia, en este caso desde el ámbito de las Ciencias Sociales y particularmente de la Historia, tan implicada en la dimensión de la identidad colectiva.

Toda vez que los fundamentos – desde mi punto de vista, por supuesto- sobre esta cuestión ya los traté en su momento y los he vuelto a tratar recientemente, no me queda ahora sino aportar algunos  matices al respecto, más que nada para animar la canícula veraniega, tan pronta a la astenia neuronal.

Y así, aunque desde el siglo pasado , de la mano de J. G. Droysen y W. Dilthey, ha habido una distinción entre las ciencias denominadas puras( o físicas o experimentales) y las denominadas sociales, desde el punto de vista del lenguaje que pueden utilizar en sus resoluciones ,estas distinciones no han terminado por ser muy relevantes ,a pesar de los intentos de estas últimas por utilizar los métodos cuantitativos ( mayormente estadísticos )de las primeras para darles un touch de cientifidad matemática indiscutible.

Ahora bien, si se tiene en cuenta que el objetivo de las Ciencias Sociales es fundamentalmente analizar la conducta de los seres humanos, sería preciso recuperar  la relevancia de aquellos aspectos cualitativos que reclamaba Max Weber en su intención de objetivar la subjetividad de los actores sociales por medio de un método comprensivo (Verstehen) no explicativo ni vinculado a leyes, como acaso sea en el mundo de la naturaleza.

Además, a otro nivel, está claro que en última instancia ,ambas modalidades de Ciencias deben positivarse en un registro lingüístico -al menos por ahora -y que en este sentido toda aproximación a este registro resulta de gran interés y utilidad para quienes se dedican a estos menesteres, como ya lo sugirió David Locke en su conocida obra La ciencia como escritura.

Por fin , de este breve repaso reflexivo se puede concluir con claridad que la única diferencia entre la expresión lingüística de las ciencias es tan solo su soporte último experimental y/ o documental que es lo que, por cierto, comentaba Paul Veyne en su recomendable Como se escribe la Historia- Foucault revoluciona la Historia, respecto de la Historia, al contraponerla a la Ficción por la incorporacion arbitraria en este última de aspectos narrativos imaginativos .

Y ya que se ha mencionado a Michel Foucault, no estaría de más recordar sus investigaciones sobre los vínculos entre el Conocimiento y el Poder y preguntarse siempre , ante estos textos en ocasiones tan exquisitamente formalizados y avalados inter pares, pretendidamente neutrales y objetivos , aquello del cui prodest?

CHILLIDA-ORTEGA MUÑOZ ( o la apertura de un poema)

La muestra evoca más la apertura vertical de un poema que la narrativa horizontal y deambulante que se suele ofrecer habitualmente en la mayoría de las exposiciones.

Ayer por la tarde y en el contexto del programa BBKateak, se inauguró en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, la exposición Eduardo Chillida – Godofredo Ortega Muñoz.

El programa BBKateak promueve encuentros entre obras de artistas de la colección y en este caso Javier González de Durana, coordinador artístico de la Fundación Ortega Muñoz (Badajoz), ha seleccionado doce obras de Chillida -siete esculturas y cinco obras sobre papel- y nueve pinturas de Ortega Muñoz, ofreciendo un singular diálogo.

En principio, la distancia cronólogica – Godofredo Ortega Muñoz (1899- 1982) Eduardo Chillida ( 1924-2002) – y estilística entre ambos parecería más bien apuntar a registros muy alejados entre sí y , sin embargo, la muestra manifiesta una sutil conversación de líneas, colores y vacíos.

Probablemente estas confluencias se deben a que ambos participaron, cada uno a su manera, de un impulso común de modernidad, ajeno a las viejas contraposiciones entre realismo/ abstracción o tradición / vanguardia , formalizando una obra un tanto ajena a las modas, y de connotaciones diversas, como sugerí en su momento en relación a Ortega Muñoz.

La muestra permanecerá abierta hasta el 30 de setiembre y merece una visita detenida y reposada que evoca más la apertura vertical de un poema, en palabras de Gaston Bachelard, que la narrativa horizontal y deambulante que se suele ofrecer habitualmente en la mayoría de las exposiciones.

EL PASEANTE ( 8 años y un día)

Con la que estás leyendo, querido amigo ( y querida amiga, of course) alcanzo el número de 1.500 de entradas en este blog, desde que se inició a finales de la primavera de 2016.

Antes de nada quiero agradecer a DEIA la mano abierta que ha mantenido a lo largo de estos ocho años aun cuando lo que aquí haya podido publicarse fuera en algunos casos divergente del tono general del diario: supongo que esta actitud es una consecuencia más de unos tiempos en los que algunos y algunas estábamos del mismo lado frente a la arbitrariedad censora de la dictadura franquista.

Repasando estos apuntes, mayormente escritos a vuelapluma tras un paseo o una conversación, me he dado cuenta de que he ido tocando casi todos los palos, desde la vida cotidiana de barrio hasta la actividad cultura o la dinámica política, procurando que en algún momento  asomara la sonrisa ante el absurdo o  el delirio ( individual o colectivo) y que me lo has agradecido.Y de los personajes que han ido apareciendo ¡qué te voy a decir! Que todos  forman parte de mí mismo, como ocurre, según el psicoanálisis, en aquellos más profundos sueños. Así que aquí  también se podría aplicar  aquello de Flaubert : «Madame Bovary c´ est moi» ; salvando, por supuesto ( ¡por supuestísimo! ) , las distancias.

Pero la literatura – que es lo que al cabo pretendo hacer en este pequeño formato – debe generar lo verosímil  lo cual es todavía más difícultoso si se opta por eso que ahora llaman autoficción. De ahí que, de vez en cuando, algún lector o lectora haya comprobado con celo crítico anglosajón  que no había estado donde mis palabras decían o que  donde yo había puesto sol todo era lluvia.

En estas maniobras en la oscuridad y para que brillen las palabras desde sí mismas,  algún maestro se ha de tener , y el mío ha sido Josep Pla, un a modo de japonés nacido en el  Empordá,  que más allá de ser un anarquista de derechas dio a luz un Calendario sin fecha que es al cabo lo que este blog ha pretendido llegar a ser con fecha, en ocasiones de caducidad, y sin suscribir sus principios ideológicos.

En fin, puestas las cartas boca arriba, si a partir de ahora continúas siguiéndome, querido lector, querida lectora, mon semblable, mon frère ( y ma soeur, of course), ten siempre presente que si lo que cuento tiene algo que ver con la realidad, será culpa de la realidad, como decía  con toda seriedad mi tío el novelista Julio Manegat que fue quien me metió   en estos embrollos desde muy chico , rescatando una tradición muy anclada en la rama familiar de los Urmeneta, con mi abuelo el jelkide Ataúlfo – Latz- a la cabeza que ya publicaba sus columnas en La voz de Navarra … Vale!

ABANDO HABITABLE ( 5 aniversario)

De los ocho años que lleva en circulación este blog, cinco han tenido como uno de los protagonistas relevantes a la Asociación Abando Habitable y Saludable que ha defendido desde el principio la ilegalidad del proyecto de construcción de un enorme edificio de ocho plantas y cinco sótanos, en el barrio bilbaino de Abando..

Ya en junio de 2019 mostré mi sorpresa y mi tristeza ante la sospecha de que la operación fuera un simple pelotazo urbanístico que, concertado entre el Obispado de Bilbao y la constructora MURIAS con el concurso de MUTUALIA, se llevara por delante un edificio singular , sede de la Escuela de Magisterio Begoñako Andra Mari (BAM) de la que guardo un cariñoso recuerdo. Pero, por entonces, todavía esperaba que se abriera «un diálogo sincero» para llegar a un acuerdo, antes de que se  provocara «un desastre urbanístico ,así como enormes pérdidas económicas a Murias, a Mutualia y , por supuesto , al Obispado, dejando a BAM ,acaso, en la cuerda floja».

Desgraciadamente aquellas previsiones se han cumplido. Se derribó el edificio, se retrasaron las obras por la irrupción de la pandemia del COVID-19 y por diversos problemas legales ,y finalmente la entrada en concurso de acreedores de la empresa URBAS que había absorbido a MURIAS en plena crisis, ha traído como consecuencia la paralización definitiva del proyecto, dejando, eso sí, un gran agujero en medio del barrio.

Un agujero físico, pero también metafísico. Físico porque se muestra como una herida urbana, mal desinfectada y peor cuidada. Metafísico, porque su razón de ser ha sido reformulada una y otra vez al albur de las sucesivas correlaciones de intereses, pasando de la condición de lugar apropiado para la ordenación de lo espiritual a espacio abstracto y porcentual de pingüe negocio. Y un agujero también moral por el que se han precipitado problemáticas recalificaciones urbanísticas de la mano de quienes se supone deben ordenar el territorio -el Trono- y de quienes defienden en otros ´´ambitos una estricta pureza ética- el Altar.

Y, como ya me hice eco en la última reflexión al respecto, nada de todo lo anterior hubiera ocurrido si se hubiera hablado más y mandado menos – pues lo que tenía salir mal ha salido mal- y si se hubiera tenido un poco más de coraje cívico y de verdadero compromiso ciudadano, algo que, hasta ahora, solo ha demostrado la Asociación Abando Habitable y Saludable en estos últimos cinco años de lucha pacífica y reivindicativa…

TEATRALIDAD Y VIDA COTIDIANA (de Carlos Panera)

Hoy, a las siete de la tarde y en la librería FNAC-Bilbao, tendré el gusto de participar en la presentación de Teatralidad y vida cotidiana, de Carlos Panera Mendieta.

Como he dicho lo haré con mucho gusto y por tres razones.La primera y la más importante porque se trata de un amigo de una larga duración en la que hemos compartido avatares varios tanto en lo personal como en lo profesional.

La segunda, en tanto que académico, pues en su momento tuve la oportunidad de formar parte del Tribunal de la Tesis Doctoral en la que se fundamenta este libro y que obtuvo la calificación de sobresaliente cum laude.

Y en tercer lugar como editor, ya que que desde el primer momento me ocupé de encauzar el texto que desarrollaba aquella investigación hacia una obra adsequible que recogiera lo fundamental de esta sugerente y amplia aportación.

Una aportación que desvela, desde un punto de vista multidisciplinar, la trama de roles que desempeñamos en la vida cotidiana así como la sublimación estética tan histórica como por otro lado atemporal que ha supuesto la existencia del teatro como arte y en el que el autor ha estado implicado durante largos años, sobresaliendo su trabajo como director de la famosa compañía Maskarada.

Es de esperar que esta obra , prologada por Carles Sans (Tricicle) e ilustrada con fotografías de Ernesto Valverde, sirva de referencia para quienes han estado , están y estarán implicados directamente en la escena, pero , sin duda, otros profesionales del mundo de la sociología , la psicología o la antropología pueden sacar mucho y buen provecho de ella.

HORACIO ( revisited)

«Tome el que escribe asunto que no sea superior a sus fuerzas…»

El amigo Sarrasketa, al parecer, está haciendo lo que yo debería,es decir, una revisión a fondo de este blog al límite de las 1.500 entradas.Y me ha propuesto que reproduzca de nuevo una vieja columna que «empalmaría muy bien con la anterior» y que en su momento se tituló DE PISONES Y PISOTONES.

Así que hay va:

De Pisones y pisotones

«Estoy sentado en la minúscula terraza del Bar Avenida, mordisqueando una de sus célebres «felipadas» y bebiendo, a pequeños sorbos, una caña. Espero a M. que tiene que terminar su bolo en la Alhóndiga-Iñaki Azkuna Zentroa en un cuarto de hora.

En lenguaje del nouveau roman, a dieciséis grados   y tres minutos por el oeste atisbo una sombra que se mueve con gestos compulsivos  en torno a lo que pudiera ser un teléfono móvil. Cada tres minutos arroja  impetuosamente una colilla  que cae junto a mi zapato izquierdo sin apagarse. Comprobado el ritmo del proceso,  a la tercera colilla  me veo en la obligación de apagarla, ya con un pisotón manifiesto, y  la sombra se eleva sobre mi y oigo un a modo de gruñido y, a continuación, pasos que se alejan. Y recuerdo que una vez Miguel Sánchez-Ostíz me recomendó un libro que todavía tengo pendiente de leer: Molestias del trato humano, de  Juan Crisóstomo de Olóriz.

Viene M. y le cuento el susedido. Sonríe por no reírse. “Es que te lo tomas todo demasiado a pecho. En vez de enfadarte por usar el cenicero grande y no ese pequeño que tiene sobre la mesa, deberías pensar  en la carga de trabajo – como se dice ahora- que  su expansiva actitud aporta al colectivo de trabajadores de la limpieza”.

Hago una cambiada y le pregunto por su conferencia, charla o lo que sea (tenemos mutuamente prohibido acudir a las que da cada uno pane lucrando: así nos ahorramos esa frase fatal del «¿qué te ha parecido?» y podemos  mantener nuestra amistad.

Está satisfecho pues, según dice, ha conseguido que  al menos una persona haya decidido dejar de escribir. «Pero», le pregunto, » ¿no habías venido a un taller de creación literaria?».»Así es, pero recuerda el  <Sumite materiam vestris, qui scribitis, aequam viribus> de la Epistola ad Pisones de Horacio». «Ya, ¿y en cristiano?»- «Tome el que escribe asunto que no sea superior a sus fuerzas…«

Y yo me quedo pensando en cuántas veces nos metemos en asuntos que son excesivos para nuestras fuerzas, desde pincho-potes amistosos hasta deportes de no-riesgo: la próxima vez me guardaré y muy mucho de dar pisotones demasiado expresivos…»

Y pues sí que esta escriturilla tan antigua empalma y bien con la última, pues háblase de lo mismo mas desde diferente punto de vista – ¡ Cielos, qué clásico que me he vuelto de pronto!- Y la recomendación mayor para el colectivo de lletraferits– esa Epistola de Horacio llamada también Arte Poética- es de las mejores que han salido de aquesta mi pluma (O, my god!)…

FELICIDAD MEDIOCRE (¿o dolor superior?)

¿Qué es preferible, una felicidad mediocre o un dolor superior?

En las primera páginas de la excelente y voluminosa biografía de Josep Pla escrita por Xavier Pla ( Un cor furtiu, Destino, 2024) se reproduce una anotación de la versión manuscrita de El primer quadern gris , de 1918, que dice «És horrible no tenir cap il-lusió- mes que aquesta secreta i diàbolica il-lusió d´ escriure a la que ho sacrifico tot. Què és preferible, una felicitat mediocre o un dolor superior?»

¿Qué es preferible, una felicidad mediocre o un dolor superior?…En 1918 , Pla tenía 21 años y podía escribir algo así como si la alternativa pudiera presentarse en perfecta equidistancia y dotada de la pertinente claridad y la oportuna distinción.

Pero en su caso, y en la mayor parte de quienes se han dedicado y se dedican a la creación artística, la pregunta no deja de ser una impostura pues no tienen otra opción que dedicarse , en la medida que les sea posible- o sea, en la medida en que si no hay venta haya renta, que diría Pierre Bourdieu- a alguna «secreta y diabólica ilusión».

Además, y como ya se ha repetido en numerosas ocasiones desde Aristóteles hasta Freud pasando por Nietzsche, esa dedicación es su forma única de «estar-en-el- mundo», o de socializarse, en términos psico-sociales, y de aquí que sea tan necesario , más si cabe que nunca, distinguir entre su obra y su vida, y acaso entre su personaje y su persona, siendo preferible aquello de «know the poetry, not the poet» que mentaba T.S. Eliot en su famoso The sacred wood.

Pues también es muy conocido que una vez poseídos y poseídas por la musa correspondiente, sus vidas suelen ser una sucesión de desequilibrios que en muchas ocasiones, se fagotizan a sí mismas en una abdución que tan hábilmente se exponía en aquel film titulado Arrebato, de Ivan Zulueta.

Pero, por supuesto, y a pesar de todo ,hay quienes encuentran en esa forma de estar en el mundo el equilibrio que no pueden conseguir en otras maneras de vivir, como ya lo expuso Robert L. Stevenson en su Carta a un joven que se propone abrazar la carrera del arte, texto que quizá debería leerse antes de dejarse llevar por la bandera de un dolor superior…

ELECCIONES (¿2D/3D?)

¿Toda esta gente hubiera sido capaz de tragarse  toda la película en ese 2D desvaído?

A lo largo de estos ocho años en los que vengo publicando estas escriturillas gracias a la generosidad de este rotativo y que van a sumar unas mil quinientas ( ¡1.500!), ha habido muchos seguidores explícitos e implícitos, a quienes aprovecho para agradecer y mucho su atención.

Entre los primeros, últimamente el más proactivo está siendo un tal SARRASKETA del que algún día tendré más datos que su seudónimo. Pues bien , el ( o la) colega en cuestión me ha recordado una columnilla que hace tiempo yo escribí pensando en mí y que no sé por qué le ha parecido que debería volver a poner en circulación.

Y así lo hago, sin más, como dicen ahora los adolescentes, si bien bajo el nuevo título que S. propone ,para fermento de rostros cariacontecidos:

«Acabo de salir del cine. De la película  no voy a hablar pues, aunque recomendada, me ha parecido un bodrio  más de esos que circulan entre lo que antes se consideraba engagé y una sensiblería tan de moda como infantil. En esta cuestión, como en tantas, no he podido traspasar la barrera de los años setenta- ¡Ya quisiera alguien hacer algo parecido a Tarde de perros, de Sidney Lumet!

No, voy a hablar de la sesión en cuanto que tal. Para ello, y en primer lugar, he de describir mi situación al modo del nouveau roman: sentado en el extremo de la fila 5 asiento 11, en una sala sin pasillo central, tenía por delante un grupo de veinteañeros que formaba , ya en la oscuridad, una barrera multicolor mientras tecleaban con ardor sus teléfonos móviles; por detrás, una cincuentona se abanicaba a ritmo de tendido de sol aunque yo más bien me había arropado ante el frío glacial habitual en estos recintos ; y a mi derecha , un señor bastante entrado en carnes deglutía sin cesar ( y ostentoreamente que hubiera dicho Don Jesús Gil y Gil ) más y más palomitas que sacaba sin descanso de una bolsa big-size.

Pues bien, pasados diez minutos de la proyección y teniendo en cuenta que era una película en 3D, yo no alcanzaba a ver sino un 2D desvaído por lo que se me han ocurrido tres hipótesis: a) que mi nervio óptico se había dañado repentinamente; b) que las gafas que me habían dado ad hoc ( previo pago de 1 euro) no eran las adecuadas ; y c) que había algún  problema en la cabina. Descartadas las dos primeras hipótesis tras las oportunas averiguaciones, he decidido levantarme, y  ante la conmoción general básica y sucesiva, atravesar doce asientos para llegar al pasillo y alcanzar la salida.

Ya fuera, me he encontrado con un acomodador somnoliento al que le he contado mis cuitas. Se ha encogido de hombros, ha dado media vuelta y ha desaparecido tras una puertecilla en la que ponía «PRIVADO». Al cabo de unos minutos ha salido y ha dicho » Ya está».

He vuelto a la sala y a mi asiento.  Me he colocado las gafas y he comprobado que veía perfectamente. Por delante y por detrás, y a mi derecha  todo seguía igual. Y entonces he pensado… ¿Toda esta gente hubiera sido capaz de tragarse  toda la película en ese 2D desvaído? Y he recordado a tantos dirigentes (de familias, municipios y sindicatos) que con un gesto de  sufrida humildad suelen decir: «Esto es lo que hay».  Y me he dormido».

Any way, me ha parecido que para compensar estas lineas acaso tan delicuescentes, y visto el finde que se nos aproxima, no está de más aportar esta amplia reflexión que ha hecho al respecto Juan Ignacio Pérez Iglesias (Iñako) en su blog Conjeturas y que se títula: «Lo que nos jugamos el 9 de junio».

Vale!- que diría Quinto Horacio Flaco.

FERIA DEL LIBRO ( entre Karmele Jaio y Goiatz Labandibar)

Tras el sentido homenaje que recibió Patri Urkizu el lunes con ocasión de la concesión del Premio Pluma de oro en la 54 Feria del Libro de Bilbao – y que me permitió saludar a viejos amigos sin incurrir en aquello que Pla llamaba dolorismo recreativo tan propio de estas nuestras edades – ayer por la tarde acudí a la Biblioteca de Bidebarrieta.

Bajo el título de «Amores y pecados capitales», se desarrolló un interesantísimo coloquio entre Karmele Jaio (Premio Pluma de plata 2024) y Goiatz Labandibar- que recibió el premio Zazpi Kale de la mano de Jose Agustín Iturri, presidente de la Cámara del Libro de Euskadi- a cuenta de la presentación de sus respectivos libros Maitasun kapital y Bekatua.

El interés del acto residió, en mi opinión, en dos aspectos , uno explícto y otro implícito que se manifestaron sin solución de continuidad.

Así, por un lado, y gracias a la habilidad de la presentadora, Idoia Jauregi,se fueron entrelazando varias y diversas aproximaciones de la percepción que algunas mujeres de diferentes generaciones pueden tener del mundo amoroso, con sus sentimientos a veces contrapuestos, destacando la importancia del autoconocimiento así como del respeto y el reconocimiento mutuos, apuntando levemente hacia una sororidad de larga duración.

Y por otro lado, la condición de que el debate transcurriera tanto en castellano como en euskera, proporcionó un botón de muestra más de que también en esta última lengua se pueden tratar sin remilgos y con un punto de vista diferente los temas arriba comentados.

En un reciente artículo acerca de la supresión de las lecturas obligatorias en las próximas pruebas de acceso a la universidad en Catalunya, Magí Camps recordaba aquello de que «si no lees, no pasa nada, si lees pasan muchas cosas» ,algunas tan sugerentes como las señaladas, y eso a pesar de que a la hora de planteárselas los escritores, en esta caso las escritoras, continúen afirmando que, como dijo en su momento Roland Barthes y dejó caer Karmele Jaio, en principio escribir es un acto intransitivo…

LOS SERVICIOS PÚBLICOS ( y el iliberalismo)

Privatizado o no, un servicio público es un servicio público y su último responsable es la institución correspondiente.

Ya va para largo la huelga del servicio de Bilbobus que ha adoptado formas diversas según las sucesivas decisiones de sus trabajadores y trabajadoras, de los sindicatos y de la administración municipal.

El resultado está siendo una grave alteración del ritmo cotidiano ciudadano que se enfrenta cada día a un algoritmo imprevisto, generando desasosiego cuando no un manifiesto enfado ante la impotencia para poder hacer algo que favorezca la solución del conflicto.

Quizás en otros tiempos este malestar se hubiera manifestado pública y colectivamente – ha habido algún atisbo de ello- pero en los que nos toca vivir la desarticulación social tan solo está favoreciendo un sentimiento de desconfianza general básica respecto de los actores implicados.

Lo más triste, y acaso peligroso, de esta desconfianza es que se polariza hacia quienes tienen el mando en plaza, cuya capacidad para intervenir se muestra una y otra vez inútil y que además cuenta con la excusa mayor de que se trata de un servicio que ya no depende de la autoridad municipal sino de la empresa adjudicataria.

Y aquí radica el meollo de la cuestión, pues privatizado o no, un servicio público es un servicio público y su último responsable es la institución correspondiente que , de paso, debería reflexionar hacia dónde le lleva esta tendencia administrativa.

En cualquier caso ,si la institución correspondiente no es capaz de asumir su responsabilidad se vuelve irresponsable ante la ciudadanía y contribuye a su propio descrédito abonando el descrédito de la gestión política en general y abriendo camino a ese fenómeno que luego temen tantos políticos demócratas como es el iliberalismo.

Pues el iliberalismo es esa corriente política, punta de lanza del neoliberalismo, que aprovecha todas las mínimas frustraciones individuales para generar un caldo de cultivo colectivo autoritario y antidemocrático que ya viene creciendo en diversas partes del mundo, articulándose en la nueva extrema derecha.

Por lo tanto, y mal que les pese a los y las responsables institucionales de este y otros conflictos semejantes, abteniéndose de intervenir más allá de actualizar aquello de «pekatuan penitentzia» están diluyendo acaso inconscientemente el suelo sobre el que se asienta la legitimidad democrática de su autoridad y favoreciendo el crecimiento del huevo de la serpiente…

AUTONOMIA DIFFERENZIATA ( de Giorgia Meloni)

Según me comenta mi querida amiga siciliana Paola Florio ,siempre atenta a estos temas, el gobierno de la primera ministra Giorgia Meloni ha aprobado una nueva ley -«Legge della autonomia differenziata»– para conceder , entre otros aspectos, autonomía financiera a las diferentes regiones italianas.

Todavía no se sabe el alcance de este nuevo marco jurídico, pero puede ser que tenga un efecto muy negativo al dejar el Estado de ejercer como moderador fiscal favoreciendo la desigualdad entre los diversos territorios.

El hecho de que haya sido un gobierno de extrema derecha quien haya llevado a cabo esta modificación legislativa no deja de apuntar a una dirección neoconservadora que ya fue motivo de muchas discusiones a lo largo de la constitución de la República Italiana en la que precisamente Sicilia ya goza de un  «Statuto speciale » debido a la participación de su oligarquía , en parte vinculada a la mafia, en el desembarco de las tropas aliadas durante la Segunda Guerra Mundial.

Y al albur de la noticia , he recordado la expresión conespacialidad que acuñó, según Karl Mannheim, el pensador alemán A.  Müller,en oposición a la palabra contemporaneidad y que viene a hacer predominar la evolución histórica en un ámbito territorial determinado frente a la evolución histórica general en un contexto más amplio, lo cual lleva a dirigir la mirada identitaria más hacia una estructura de carácter feudal , con sus fueros y privilegios, que hacia una una estructura burguesa unitaria y centralista.

Que esta dinámica se inscribe en un retorno de concepciones ideológicas ultraconservadoras es algo que no se puede negar y que provenga de Italia ,una de las naciones-estado más frustadas de Europa , no se puede obviar.

Pero, por otro lado, también es posible que aquello que fue un foco de resistencia frente al centralismo burgués que impuso una nación por encima de todas las demás ,se pueda convertir al cabo en una fórmula federal o confederal que acaso aporte muchas ventajas siempre que se mantengan los equilibrios y contrapesos necesarios.

Recuerdo al respecto que en estos lares, esta era una de las propuestas finales del Partido Carlista que, como ya se ha explicado en numerosas ocasiones, pasó de ser anti-liberal y anti-centralista desde el Antiguo Régimen a ser antiliberal por anti capitalista desde el Socialismo, proponiendo una estructura política federal.

Detengo aquí mi reflexión porque creo que ya he dado suficientes referencias como para connotar algunas situaciones que en este momento estamos viviendo en la piel de toro...Any way, y una vez más… Grazie mille, amica Florio!

N.B: Nere alaba Maite Yuanentzat

(c) by Vicente Huici Urmeneta

LOS PASEOS DE MAYO DE 2024

MIGUEL SÁNCHEZ-OSTIZ Y EL BARÓN DE MÜNCHHAUSEN( sobre «Osadías y descalabros»)

Libro único y directo, ajeno a la autocomplacencia o al alegato, Osadías y descalabros nos abre de nuevo «el cuarto de los baúles de los viajes ultramarinos» siempre por hacer en «el riesgo de buscar sin descanso la ventura…», y nos recuerda el valor prístino de la escritura, esa coleta de la cual se puede tirar para no hundirse en la oscura ciénaga, como el barón de Münchhausen…

Para quien alguna vez ha sentido el scripturire, esa manía de escribir de la que habla Roland Barthes citando a Sidonio Apolinar en su La preparación de la novela, no hay nada como recibir el último libro de un colega y más si además es amigo de larga duración, pues se adivinan detrás de las páginas recién impresas, el peso de ganas y desganas, de entusiasmos y tristezas, y de muchas, muchas correcciones.

Así lo he he sentido yo al recibir Osadías y descalabros, de Miguel Sánchez-Ostiz, primorosamente editado, como es habitual , por Pamiela.

Y de todo lo mentado hay en este libro, fruto de un renacimiento digno de aquel barón de Münchhausen  que logró salir de una ciénaga tirándose de su propia coleta.

Pues bien que ha tirado de sí mismo M S-O, tras sufrir un ictus que le dejó fuera de combate durante unos meses y cuyas secuelas ha ido superando gracias al cuidado, la farmacia y una nueva apuesta en el juego que mejor ha dominado , la escritura, un juego del que ha salido siempre triunfante, como lo prueba la cincuentena de obras publicadas , entre novelas, poemarios , dietarios y ensayos por las que fue reconocido con varios galardones, entre ellos el Premio Príncipe de Viana de la Cultura en 2001.

En este caso, el escritor navarro ha dado cuenta valientemente de esta vuelta a la vida frente a una muerte que «se mete en el espejo profundo de la sala de reposo y desde esa lejanía te observa, paciente…», consiguiendo que renazcamos con él a través de sus palabras.

Libro único y directo, ajeno a la autocomplacencia o al alegato,Osadías y descalabros nos abre de nuevo «el cuarto de los baúles de los viajes ultramarinos» siempre por hacer en «el riesgo de buscar sin descanso la ventura…», y nos recuerda el valor prístino de la escritura, esa coleta de la cual se puede tirar para no hundirse en la oscura ciénaga, como el barón de Münchhausen…

¿SPOILER? ( Sí, por favor)

Según vengo comprobando una y otra vez, en las presentaciones de libros de narrativa suele haber un a modo de contención a la hora de hablar del contenido para , según se dice, «no hacer spoiler».

Curiosa expresión este anglicismo que se usa con el sentido de ‘revelación de detalles de la trama de una obra de ficción’, según la RAE que , a su vez, recomienda usar en su lugar destripe ( como acción de anticipar el desenlace de una historia a quienes no lo conocen») que ciertamente suena «más peor» – que dirían en la Ribera- y otro sí, menos cuqui.

Pero justamente «spoiler» era lo que se hacía en la Grecia clásica al resumir antes de cualquier representación teatral el argumento de la obra, pues la importancia se otorgaba no tanto a la trama sino a la forma en que se (re)presentaba, es decir a la habilidad expresiva de quienes actuaban o cantaban y a los «decorados» que les rodeaban.

Este rito o costumbre, por lo que se sabe, se fue manteniendo durante la Edad Media y hasta los albores de la modernidad ,y acaso fue progresivamente desapareciendo cuando la novela asumió la primacía social frente al teatro (Bourneuf, R. – Ouellet, R. La novela ,1983) ,acentuándose con las novelas por entregas de los primeros periódicos y más adelante, de mano de la novela negra, madre de todas las intrigas que en el mundo de hoy son, han sido- ¿y serán?

Pero, aun así, no parece que la elusión del» spoiler» permita generar muchas expectativas pues salvo contadas ocasiones los argumentos son tan canónicos como repetitivos, pues como destacaron los formalistas rusos con Vladimir Propp a la cabeza, las situaciones y los personajes son limitados a pesar de sus aparentes variaciones.

Así que, bienvenidos sean todos los «spoiler» posibles, pues de esa manera se dirigirá la atención hacia la evaluación de la forma en que se presentan los argumentos, con lo que , de paso, se podrá valorar mejor el trabajo de creación que hay detrás de lo leemos línea tras línea…

100 HAIKUS (de Valentí Gómez-Oliver)

Siendo conocida mi inclinación por la literatura japonesa, hace unos días me llegó por correo 100 HAIKUS (Lapislàtzuli, 2024), de Valentín Gómez-Oliver.

El autor (Barcelona, 1947) cuenta con una dilatada trayectoria como profesor en La Sapienza y en la Università degli Studi Roma III y en tanto que experto en literatura comparada, así como traductor y escritor.

En esta ocasión, Gómez-Oliver ha elegido un centenar de haikus de entre los muchos que ha escrito para presentarlos en forma de libro a lo largo de cinco capítulos, en los que las ilustraciones del propio poeta se alternan con traducciones de los poemas , originariamente escritos en catalán, a diferentes lenguas como el castellano, el inglés, el francés, el alemán, el italiano y el japonés.

No hay duda de que en esta recopilación se lleva a cabo un uso singularmente personal de esta breve forma poética japonesa tan sugerente , pues por un lado, y desde el punto de vista formal, cada haiku incorpora una inusual rima generalmente en consonante entre el primer y tercer verso , esbozando entre los dos últimos un a modo de contraste sorprendente (¿kireji?).

Y, por otro lado, su temática es muy variada , pues yendo más allá de los motivos habituales con su correspondiente mención estacional (kigo), asume breves apuntes reflexivos aproximándose al aforismo- Inte.ligècia: ho fa la pensa:/ aprende coses noves/ gran recompensa (XLIII)- o desarrollando un anecotario referido a personajes históricos y mitológicos – Minotauro: Animal mitic/ meitat home i toro/Teseu fou crític (LXV) – o a coyunturas recientes- Coronavirus: covid-19/ s´ amaga i ens tortura/ un virus nou (LIX)-.

Conclusivamente, ambos aspectos confieren a 100 HAIKUS una particularidad acaso objetual, más allá de los principios teóricos tradicionales en los que se ha articulado mayormente la creación haikista.

Quedando a la espera de una prometida antología de los haikus de Gómez-Oliver en euskera, he de confesar que para mí, que en estas lides soy más bien clásico, uno de los mejores de este libro es el titulado Sicilia: el taronger/ l´ olivera, la vinya, / el mar proper (XXXIII)…

TASIO (40 years after)

Se acaba de estrenar en el Festival de Cine de Cannes una copia restaurada de Tasio, la opera prima del cineasta navarro Montxo Armendariz. El film original vió la luz allá por 1984…

…En una cena que recordaré siempre, y en la que se comentaron algunos aspectos del guión y del rodaje, un desgraciado equívoco, fruto de las intrigas intestinas del mundo del cine de aquella época y que ninguno de los implicados ni implicadas quiso aclarar -recuerdo haber pedido al respecto más de un careo- me apartó personalmente de su director cuya obra sin embargo he seguido con mucha atención.

Era yo por entonces un joven inocente y bastante habladorico y , en ciernes de publicar mi primer poemario – Teoría del extraño movimiento -, todavía pensaba que el mundo de la creación artística era un ámbito tan puro como el de mis haikus, en el que tan solo se intentaba conseguir una cierta perfección estética.

Con con el tiempo me fui dando cuenta ,y acaso aquel incidente fue el primer aviso,de que en dicho mundo como en otros barrios del quehacer humano hay envidias solapadas y amoríos inconfesables, fidelidades coyunturales e infidelidades oportunistas, y sobre todo muchos intereses ocultos de los que darían muy buena cuenta tanto la psiquiatría como la economía.

Pasados cuarenta años, no puedo sino alegrarme de la recuperación institucional de esta película que marcó un antes y un después en el devenir del cine español contemporáneo , y acompañarla con el aplauso que en su momento me fue a priori negado.

Y, en cualquier caso, sería conveniente recordar para el futuro que son las obras quienes hacen a los artistas y no los artistas quienes hacen las obras, mal que les pese…

LA FÁBRICA DE MI PADRE ( o un pasado no tan lejano)

El documental La fábrica de mi padre debería ser de obligada visión y activo comentario en colegios ,escuelas y universidades, para dar cuenta de la vida cotidiana del mundo obrero, de sus reivindicaciones y de sus luchas, en un pasado no tan lejano pero acaso ya olvidado.

Me acerqué ayer por la tarde al Palacio Euskalduna Jauregia de Bilbao donde se presentaba el documental La fábrica de mi padre, tras haber recibido la invitación de Mikel Toral (ex-camarada sensu stricto), coguionista y codirector del film junto a Txutxi Paredes.

La sala estaba llena de supervivientes del mundo obrero y progresista del tardo-franquismo y de los primeros años de la Democracia, y el acto fue presidido por la Diputada Foral Teresa Laespada.

Esta doble condición volvió la convocatoria muy significativa a fuer de emotiva pues , por un lado ,se pudo asistir al relato puntual y sucesivo de los testimonios de trabajadores y trabajadoras de las grandes fábricas vizcaínas de aquellos años, como Luis Alejos , Marijose González o Txato Etxaniz, así como del abogado laboralista Perico Ibarra, y por otra parte se sumó el reconocimiento institucional, plasmado en la ayuda prestada para producción del film.

Un reconocimiento en forma de memoria articulada ya que , como destacó Imanol Zubero, sin memoria no hay perspectiva de futuro, avanzando la conclusión de que los derechos conquistados , y entre ellos los laborales, no lo son de una vez para siempre y que es a través de la organización y de la lucha como se deben mantener, siendo este último el mensaje del mínimo común multiplicador que se puede transmitir a las nuevas generaciones.

Así, La fábrica de mi padre debería ser de obligada visión y activo comentario en colegios ,escuelas y universidades, para dar cuenta de la vida cotidiana del mundo obrero, de sus reivindicaciones y de sus luchas, en un pasado no tan lejano pero acaso ya olvidado…

LUNES ( en plan Pla)


Recupero para este lunes un viejo texto escrito a mano y que he encontrado reordenando carpetas:

«Dice Josep Pla en su dietario Notes Disperses que Max Scheler afirma que uno de los rasgos que caracterizan la forma de pensar de la clase alta en una sociedad es la tendencia a la identidad, frente a la clase baja que tiene una comprensión más dialéctica o interrelacionada de los seres y de las cosas.

Sería interesante definir con exactitud las expresiones «clase alta» y «clase baja» y observar si el peso de la definición recae sobre la renta ( alta o baja), sobre la capacidad de decidir políticamente ( alta o baja) o sobre la disponibilidad de recursos simbólicos ( alta o baja, aquí Bourdieu), teniendo en cuenta que la posibilidad de una combinatoria triple por arriba o por abajo está en nuestros días muy alterada por los medios de comunicación y la globalización.

En cualquier caso, parece que la tendencia la identidad, a ser uno/una (s) mismo/a (s), cualesquiera que sean sus unidades básicas – individuo o grupo- indica un deseo de permanencia en la situación actual y un miedo explícito al cambio de cualquier género. Y también que un punto de vista dialéctico es un manifiesto deseo de disolución de la situación actual y una apuesta más o menos consciente por el cambio.

Algo así como que la clase alta quiere continuar siendo alta y que la clase baja quiere dejar de serlo.

No obstante parece también que los problemas habituales ( de renta, políticos y simbólicos) de una sociedad de clases se agudizan cuando una parte de la clase baja se ubica ideológicamente en las formas de pensamiento de la clase alta contribuyendo al mantenimiento de la clase alta como clase alta y ratificando inconscientemente y humillantemente su condición vicaria de clase baja.

Roland Barthes , en su sugerente ensayo Sade, Fourier, Loyola llegó a decir que este fenómeno era inevitable ya que la ideología dominante es dominante porque domina y , sobre todo, en las clases bajas, pero ya Carlos Marx advirtió mucho antes que Barthes que de la conciencia de la dominación nacería cualquier género de liberación. De liberación de la identidad, por ejemplo».

Es posible que el texto sea excesivo para comenzar la semana, pero a la vista de cómo está el patio en estos lares y allende los mares atlánticos y mediterráneos, puede ser que proporcione alguna pista…No sé. Ustedes dirán…

(Entre tanto recomiendo a quien pueda interesar el libro Un cor furtiu- Vida de Josep Pla ( Destino, 2024 ) de Xavier Pla que ahora estoy leyendo y del que daré cuenta oportunamente)

EL AGUJERO Y EL OBISPADO (y la Ley de Murphy)

En el barrio de Abando de Bilbao hay un agujero vergonzoso y vergonzante del que deberían dar cuenta tanto quienes desde el Altar tomaron la iniciativa de este desastre como quienes desde el Trono del mando en plaza lo han permitido.

La versión popular de la Ley de Murphy dice que «Si algo puede salir mal, saldrá mal».

Y para rato se iba a imaginar el ingeniero estadounidense Edward A. Murphy Jr.  que esta ley serviría para explicar una de las cantadas más sonoras que se han producido en la política urbanística de Bilbao.

Pues el ya tantas veces mentado proyecto de construcción de una gran sede diocesana – Bizkeliza Etxea -en una parcela del barrio de Abando en la que antes se ubicaba la Escuela de Magisterio de la Iglesia Católica (BAM), comenzó mal basándose en una recalificación de terrenos un tanto surrealista, continuó mal cuando se modificó el proyecto inicial para dar entrada a la Clínica Mutualia y ahora ha se encuentra en una fase mala malísima, ya que la constructora Murias- absorbida por URBAS en el 2020- ha entrado en concurso de acreedores.

De todo esto hay una cumplida crónica en la página de Abando Habitable y Saludable, la plataforma vecinal que se se ha opuesto desde el principio a lo que algunos han denominado el corte inglés episcopal.

Pero también hay un gran agujero, ahora abandonado, tras haber derruido un edificio probablemente no muy singular, pero que formaba parte de la memoria colectiva del barrio, con su estilo vagamente colonial acentuado por dos grandes palmeras.

Un agujero vergonzoso y vergonzante del que deberían dar cuenta tanto quienes desde el Altar tomaron la iniciativa de este desastre como quienes desde el Trono del mando en plaza lo han permitido.

Y sí, la Ley de Murphy dice  «Si algo puede salir mal, saldrá mal», y esto ha salido muy mal : lo más extraño es que quienes podían apelar a la inspiración divina para conjurar una ley tan humana se dejaran llevar por la especulación más rancia , en contra acaso de sus principios morales…Bekatuan penitentzia!

AUSTER ( y el realismo)

Ha fallecido el escritor estadounidense Paul Auster, autor de una singular obra literaria, en la que sobresale por motivos propios su ya famosa Trilogía de Nueva York.Inclinado como soy a la escritura autodiegética disfruté y mucho en su momento con  La invención de la soledad. Y también con una larga reflexión sobre el realismo de la que me hice eco en Aproximaciones a la Razón Narrativa (Historia, Novela, Autobiografía):

«En una entrevista de la obra miscelánea  Experimentos con la verdad, dice Paul Auster a propósito del realismo: “ El azar es parte de la realidad; continuamente nos vemos transformados por las fuerzas de la coincidencia. Lo inesperado ocurre en nuestras vidas con una regularidad casi paralizante. Y sin embargo, existe  una idea generalizada de que las novelas no deberían abusar de la imaginación. Todo lo que parece improbable se considera necesariamente forzado, artificial, irrealista. No sé en qué realidad ha vivido esta gente. Están tan inmersos en las convenciones de la  denominada  literatura realista que su sentido de la realidad se ha distorsionado. En estas novelas, todo ha sido uniformado, despojado de su singularidad, encerrado en el predecible mundo de causa y efecto. Cualquiera que tenga la sensatez de asomar la nariz fuera del libro y analizar lo que tiene frente a él, comprenderá que ese realismo es una absoluta farsa. Para decirlo de otro modo: la verdad es más extraña que la ficción. Supongo que mi propósito es escribir una ficción tan extraña como el mundo en que vivimos”.

La cita merece la pena, ya que en ella se plantean, al menos, dos interesantes  cuestiones. La primera  es la que  intenta desbaratar la convención del realismo, mostrando la falsedad de la ecuación realidad = representación realista. Aquí Auster no puede ser más explícito: por lo general, eso que  se llama «realismo» es una absoluta farsa ya que pretende hacer pasar por una representación exacta de la realidad lo que no es sino una reducción uniformada de la misma, sometida a la coherencia obligada del vínculo causa – efecto. Sabiendo, desde Schopenhauer, que el mundo es, para los seres humanos, fundamentalmente representación, lo que el escritor norteamericano apunta es el abuso de una modalidad de representación que se afirma como normativa de todas las demás, utilizando para legitimarse un sentido común que suele tener  muchos intereses particulares. El realismo, así, no es tan inocente como parece, además de ser falsario.

La segunda es la distinción implícita entre fantasía e imaginación, proponiendo la  incorporación de esta última al dispositivo creador y desterrando la primera  como potencia falseadora y  pretenciosa. En efecto, el uso de  la imaginación  abre   la exploración de lo que podría ocurrir a partir de lo que ocurre, incorporando la dimensión del azar. Por el contrario, el recurso a la fantasía opera con una combinatoria arbitraria de ocurrencias que reivindica, al cabo, una verosimilitud imposible. Como se ha podido ver en muchas ocasiones, la confusión terminológica y, sobre todo, conceptual, entre estas dos potencias humanas, abre camino a  su sinonimia, haciendo un flaco favor al espíritu crítico.

Además, curiosamente, de la reflexión cruzada acerca de estas dos cuestiones, puede llegar a deducirse que lo que Auster denomina «realismo», o «representación realista»,  es  más bien el fruto de un empleo inconsciente del recurso de la fantasía, y que su propuesta literaria, tildada por algunos como  de pseudo ciencia-ficción, resulta de una aplicación muy medida de la tantas veces confundida imaginación»( 48-50).

Y reproduzco estas palabras de Auster – que, por cierto, presentó en septiembre de 2017 en Azkuna Zentroa de Bilbao la novela ‘4 3 2 1‘ – porque acaso pueden servir de referencia reflexiva en estos tiempos de auto-ficción en el espacio literario… Y de fake-news en el ámbito político…

PRIMERO DE MAYO ( ¿del 71?)

El primero de mayo de 1971, durante el gobierno de la Unidad Popular ,se celebró en la Plaza Constitución de Santiago de Chile, una gran concentración con la presencia del Presidente de la República, Salvador Allende Gossens como único orador, que comenzó su discurso diciendo : «Trabajadores de Chile: Éste no es un día de fiesta; éste es un día de recuerdo, de rememoración. Un día para mirar hacia atrás, más allá y dentro de la frontera de la patria y rendir un homenaje a todos aquellos que, en distintas latitudes, cayeron luchando por hacer más digna la vida del hombre…».

En aquellos años todavía se confiaba en que era posible una vía democrática hacia el socialismo, pero pronto se pudo ver que en el marcado juego democrático, las fuerzas conservadoras, apoyadas por el imperialismo, no iban a consentir que el Estado fuera gestionado por las coaliciones progresistas. Y así, como es bien sabido, el 11 de septiembre de 1973,tras unos meses de desestabilización trufado de insidias y algaradas, el gobierno de la Unidad Popular fue derrocado por un golpe de Estado encabezado por el general Augusto Pinochet, desatando una terrible represión.

Entre tanto, en 1972, el cantautor Oswaldo gitano Rodríguez, había compuesto una canción-En la plaza del pueblo, primero de mayo del 71 – que dio para siempre testimonio de aquel entusiasmo , y que decía:

En la plaza del pueblo
Primero de mayo del 71
En la plaza del pueblo
Primero de mayo del 71
Hay que cantarle a todos los trabajadores
que allí se juntan
Por eso nos citan muy temprano
aún no llega la gente, la plaza está vacía.
De pronto se oyen los parlantes
llamando voluntarios a cargo del transporte
deben llevar a varios compañeros
al punto de partida
De la maratón obrera
que del cerro a playa ancha
está a punto de largarse.
Cumplida ya esa tarea
el acto ya comienza y la gente va llegando
Llegan los hombres del puerto
con sus implementos de trabajo
La plaza se cubre de banderas
sigue llegando gente con lienzos y estandartes.
Saludo a los estudiantes
que han llenado la plaza de gritos y clarines
El tambor resuena y el clarín nos llama
a todos a la lucha
Y canto un canto que les dice
que ya nada ni nadie podrá deternernos.
En la plaza del Pueblo
Primero de mayo del 71…

Hoy que se celebran varias manifestaciones para celebrar el Primero de Mayo no estaría de más recordar por lo menos aquel entusiasmo…de 1971…

DE RODODENDROS ( elecciones y democracia)

Dicen que cuentan que en una ocasión, dando un paseo con un amigo, el célebre poeta Rubén Darío se detuvo de pronto extasiado ante un arbusto floreado y que preguntó qué era aquello, a lo que su amigo le respondió : «Esto, querido Darío, es un rododendro, uno de esos arbolicos que sueles mencionar tan a menudo en tus poemas».

Es sin duda excusable que en el mundo de la literatura se le pueda conceder a Darío y a otros tantos una licencia poética como la que se manifiesta aquí, incluso aunque asuma una dimensión ontológica en versión nominalista, pero no está muy claro que tales excepciones sean trasladables a otros ámbitos de la vida como, por ejemplo, la política.

Y así ocurre en algunas circunstancias que a los políticos se les llena la boca con palabras como Constitución o Democracia , pero luego se les tiene que recordar algunos artículos frecuentemente olvidados de la primera y varios procedimientos establecidos en la segunda, lo cual que resulta bastante penoso.

Ahora que se acercan unas nuevas elecciones en medio de la astenia primaveral en la que mayo mucho marcea, convendría no olvidar estas distinciones ,pues es legítimo llamar a la participación tanto para ganar como para derrotar, para detener o, en su caso, aislar, arguyendo «que nos jugamos mucho», acaso «el todo por el todo», configurando estos comicios casi como revolucionarios en la medida en que de ellos dependería una radical alteración de lo que hasta ahora tan solo ha evolucionado, sea el huevo de la serpiente o el fuero y el huevo.

Pero alzando la mira, en ese nivel macro-político es más que posible que , como le hacía decir Giuseppe Tomasso de Lampedusa al Príncipe Salina en El Gatorpardo , todo cambie para que todo siga igual, porque así es el juego político, y sea quien sea quien tenga el mando en plaza, nadie va a renunciar al marco liberal burgués que todos llevan en su esencia y que es la condición de su existencia.

Y si bien, en primera instancia, es posible que al menos podamos librarnos de aquello de que «volverá a reír la primavera que por cielo, tierra y mar se espera», todo apunta a que los verdaderos cambios (¿revolucionarios?) provendrán más bien, como ha comentado mi viejo amigo Paco Martínez, de que se creen la condiciones para ellos, para lo cual se precisa un esfuerzo colectivo y cotidiano de muy larga duración, sorteando con habilidad los enjuages ling¨´üísticos que confunden las palabras y las cosas… Por ejemplo, los rododendros con los rododendros, o la democracia con la democracia…

MESIANISMOS (a la carta)

Ha habido muchos comentarios sobre el artículo del profesor Martínez a que se refería la última columna – DE RODODENDROS ( elecciones y democracia)– pero solo se ha publicado uno que no contenía insultos ni descalificaciones – para eso ya tenemos a «los parientes mayores» y a «los padres ( y madres) de la patria».

La piedra de toque ha sido mayormente cierta indignación ante el reconocimiento de la política referencial de hogaño como una variante civil de la religión tradicional de antaño.

Al respecto, quiero recordar hoy una frase de Josep Pla, esta vez referida al fascismo mussoliniano : «La gente estaba bien, pero una vez leída la propaganda, le parecía que estaba mal».

Pues bien , he aquí otra magnífica muestra de mesianismo , en este caso fascista, en una vertiente civil que no puede apenas ocultar su profunda raigambre judeo-cristiana. Pues todos los mesianismos, implícitos o explícitos, parten de este principio de desvelamiento de una supuesta penosa situación para, a continuación, sumirse en el acaramelamiento en torno a un líder salvador – el supuesto mesías- que con su autoridad carismática -Max Weber dixit – dirige a las sensibilizados, a veces naciones enteras, supuestamente hacia la libertad.

Las pautas últimas de comportamiento de estos movimientos mesiánicos pueden encontrarse sistematizadas en el libro bíblico del Éxodo ( lectura  muy recomendada) pero se hallan convenientemente socializadas en muchas partes del mundo por medio de la enseñanza de las religiones semitas en cualquiera de sus variantes.

Curiosamente, desde que, en Europa, la política ocupó el lugar de la religión como criterio de dilucidación ideológica – o sea, más o menos desde el siglo XVIII- tanto la  izquierda como la derecha han utilizado el mecanismo mesiánico para intentar tomar el poder y, al parecer, lo continúan haciendo, configurando muchas variantes, algunas de ellas claramente etno-nacionalistas y/o populistas, sin que se puedan atisbar otras posibles alternativas salvo las precisamente apuntadas por Paco Martínez.

Bien es cierto que el sociólogo Karl Mannheim, en su obra Ideología y Utopía , otorgó el carácter de utópicas a aquellas formas de pensamiento que denunciando situaciones sociales opresivas, incitaban a la movilización social, pero cualquier movilización, por mucho que pretenda cambiar las cosas a mejor, no consigue necesariamente su objetivo: el mismo Mannheim hubo de exilarse a raíz del triunfo del nacional-socialismo alemán. Pues el mesianismo, en cualquiera de sus variantes, es, sin duda, desde su origen y en su práctica, un irracionalismo.

Pero, en fin , parece que si hay alguna mentira más allá de todas las mentiras sobre la condición humana no es sino aquella que decía » Historia, magistra vitae», pues la estupidez masificada, y más si es programada – y ahora convenientemente difundida por las redes sociales- neutraliza cualquier capacidad de reflexión, y más bien anima a salir a la calle cantando de nuevo un a modo de aquello de «Por Dios, por la Patria y el Rey…»

(c) by Vicente Huici Urmeneta

LOS PASEOS DE ABRIL DE 2024

MATILDE HUICI ( una mujer republicana)

14 de abril.Un nuevo aniversario de la proclamación de la II República Española, el último intento de despegar de la piel de toro los liquenes verdosos del Antiguo Régimen, muy antiguo y muy régimen.

La conciencia ( histórica, o lo que sea) al respecto parece mostrarse muy vaporosa sobre todo para las nuevas generaciones de milenials, salvo en los casos en los que haya habido alguna anécdota familiar, revestida de ejecuciones, de desapariciones, o de exilio.

En mi familia ha habido de todo, predominando el toque nacionalista ( vasco, por supuesto ) aunque siempre con un toque liberal, como el de mi abuelo Ataulfo Urmeneta, padre de Miguel Javier Urmeneta, un vasquista poliédrico.

Pero también hubo republicanos, y particularnente una republicana , Matilde Huici, lejana pariente recuperada al cabo de los años por la indagación histórica, por ejemplo de la mano de Mª Nieves San Martín Montilla , o Ángel García Sanz.

Matilde Huici Navaz- ya firmaba con su segundo apellido- nació en Pamplona en 1890. Estudió Magisterio  en Bilbao y Leyes en la Universidad Complutense de Madrid.

Gracias a  una beca de la Junta de Ampliación de Estudios, pudo desplazarse a Vermont (USA)  donde se especializó en Pedagogía.

Militante socialista, fue miembro de una generación de mujeres cultas, comprometidas y feministas, siendo compañera de Clara Campoamor, María de Maeztu y Victoria Kent, con las que  fundó  la Asociación de Mujeres Españolas Universitarias.

Viajó a la URSS y volvió entusiasmada  y radicalizada. Desempeñó varios cargos políticos durante el periodo republicano y cuando estalló el levantamiento militar  trabajó en la Sociedad de Naciones (hoy ONU) y  posteriomente se exiló en Chile, mientras sus más próximos eran  fusilados.

En Chile, creó una red educativa dirigida a la primera infancia de la que todavía quedan algunos centros y , por fin, murió en Santiago de Chile en 1965.

Vaya pues un recuerdo para ella en este día y con él un homenaje a todas aquellas mujeres cuya huella intentó ser borrada…

LOS DESAYUNOS DE LOS MARTES (La Copa del Rey)

La Junta Extraterritorial del Desayuno de los Martes se ha reunido por fin y sorprendentemente un martes y a la hora del desayuno ( bueno, a partir de las 9 horas y 16 minutos) en su sede eqüe-principal del Café Iruña.

A petición anterógrada de nuestro sociólogo Mikel, la tenida ha sido convocada en la modalidad de situation room ,»dados los eventos consuetudinarios que acontecen en las rúas con banderolas y pancartas» (sic).

Ansí que, conticuere omnes, una vez aprobado el Acta de la Reunión Anterior por unanimidad, ha sido el infrascrito quien, churro en ristre, ha tomado la palabra para mostrarse preocupado por la deriva p´ublica en que ha devenido la próxima celebración del partido final de la Copa entre el Athletic de Bilbao y el R.C.D.Mallorca pues ,»como en ocasiones anteriores, los claros clarines están sonando demasiado pronto y se está vendiendo la piel del oso antes de matarlo, lo cual que puede trascender en caso de fracaso en una depresión colectiva que no va a ser en modo alguno el mejor contexto para la cita electoral que se celebrará prácticamente a continuación» (sic).

Intentique ora tenebant , hasta que ha intervenido Koldo nuestro «psiquiatra-siempre- de-guardia» indicando al respecto que no hay nada mejor que una buena depresión para llegar «al fondo de las cosas y de los cosos» (sic) y de esta manera tomar tierra después de tanta volatil algarabía,y que , además, y en su caso, darle al kalimotxo puntual suele salir mejor que el diazepam programado.

Por su parte, Patxi, ha apuntado que las depresiones colectivas son siempre un buen nutrimento para los guiones distópicos y aunque él está más bien a favor de las «distopías positivas» (sic) , piensa volver a ver Dune para inspirarse ad hoc, sobre todo tras el original análisis que ha leído en el blog de Javier González de Durana.

En el tendido del gineceo ha habido división de opiniones. Laura se ha mostrado sorprendida «ante tanta negatividad» (sic), aunque ella y su «marido-ideal-de-la-muerte» siempre han sido más bien del Real Madrid y este partido ni le va ni le viene.

Marta ha encarado el asunto citando profusamente a Durkheim y a los momentos de efervescencia colectiva que tanto hacen por asentar la identidad, por lo que,alzando su taza de té, ha soltado un discreto «¡Eup!» añadiendo un «aquí paz y después gloria».

Por otro lado, Itzi, no ha dicho ni mú, dedicándose tan solo a hundir una y otra vez su segundo croissant en su café con leche doble, y Amanda, nuestra jurista, ha preferido emitir un voto particular indicando que el tema no le interesa en absoluto y que por lo tanto se abstiene de esto y de todo lo anterior, señalando no obstante «el caracter monárquico del asunto en tanto que lo que se disputa es una Copa del Rey» ( sic, too)

Y, por fin, entre restos de bollería, tazas y vasos vacíos , a las 11 horas y 3 minutos , se ha dado por concluida la Junta.

De todo lo cual doy fe a.d. XIII Kal. Martius.Anno DCCXXII ab Bilbao urbe condita. Yo , el Secretario Perpetuo de la JEDM.

[firma ilegible]

APOSTILLAS AL NOMBRE DE LA COPA

¿La excesiva presión social sobre los jugadores del Athletic no ayuda nada, deportivamente hablando?

Desde que a raíz del acta de la última reunión de la Junta Extraterritorial del Desayuno de los Martes, mi fiel seguidor (¿ o seguidora?) intitulado Sarrasketa mentara las palabras del ex Caparrós acerca de que la excesiva presión social sobre los jugadores del Athletic no ayuda nada, deportivamente hablando, he recibido un buen montón de comentarios, la mayor parte irreproducibles,bien por su extensión, bien por su acritud, bien por su inadecuacion ,así que he optado por borrarlos todos y dejar tan solo el primero sive original.

Any way, sí puedo ofrecer una clasificacion sintética y ejemplar de todos ellos , y que es la siguiente:

  1. INSULTOS ( del tipo «mal nacido», «hi de puta», » ¡ cállate, cabronazo!» etc.)
  2. ALGARABÍAS ( al modo «Athleeeeetic» y » A vi , a la va…», » ra, ra, ra»)
  3. DESAZONES ( «No sé cómo te puedes dedicar a escribir sobre esas tonterías», «Y de Gaza y de Palestina ¿qué?…)
  4. INTERPRETACIONES( «Idola fori», «religiones civiles» ,» mucho más que un club» …)
  5. VARIOS ( que no aparecen en esta clasificación)

Pero acaso, los listados mentados pueden resumirse en un comentario singular , de un tal Cartujano que decía: «Pero esta Copa, ¿ no lleva por nombre Copa del Rey? ¿Tanto monárquico hay por allí?»

Y, en fin, no puedo sino agradecer tanta atención, aunque, como diría Josep Pla, tampoco sé si lo anterior podría interesarle a alguien…

TRAS LA ESTELA DE LA GABARRA (por José-Félix Merladet)

Una vez más, y en este caso tomando como referencia la gran concentración que se produjo el pasado jueves día 11 de abril con ocasión de la victoria copera del Athletic de Bilbao, presento las reflexiones de José-Félix Merladet, miembro del Taller de Escritura Autobiográfica que coordino:

«Por el río Nervión/bajaba una gabarra/con once requetés/de boina colorada/Rumba la rumba la rumba/la rumba del cañón» (Versión original del s. XIX)

De las características con las que Émile Durkheim define una religión en su clásico Las formas elementales de la vida religiosa, el culto al Athletic parece reunirlas todas: tiene dogmas de carácter cuasi religioso (como lo de ser el único equipo del mundo de primer nivel que no contrata jugadores de fuera de su cantera /región), rituales cautivadores, antiguos, permanentes, incluso catárticos, (himno, atuendos, cánticos, imágenes, alirones, etc.) y un grupo de fieles militantes o ecclesía. También hay un gran milagro santificador: que un club de Primera, sin foráneos o extranjeros, no haya bajado jamás, en más de un siglo, a Segunda División.
Incluso tiene aspiraciones proselitistas universales, pues dispone de peñas fervientes distribuidas por todo el mundo. Además, como otras grandes religiones que suponen unos lazos y estructuras superadoras de las divisiones sociales o raciales, también genera un factor centrípeto de cohesión social que tiene importantes connotaciones políticas, pues casi todos los habitantes de la actual Bizkaia se sienten solidarios en esa adoración al Club, sean del origen geográfico, del apellido, sexo y de la adscripción partidista que sean. Es muy curioso que incluso forofos que se consideran republicanos e independentistas se sientan tan orgullosos de haber ganado una Copa… del Rey de España.
Asimismo , tras la pandemia y entre guerras que nos atenazan y amenazan desde Ucrania, Gaza, Irán e Israel, parece acuciante el deseo de evadirse y entretenerse, pues se ha generalizado la vieja concepción de que este gran Teatro del Mundo «son dos días» ante la que parece avecinarse, una variante del viejo panem et circenses.
Para muchos mágica la gabarra, para unos pocos gran tabarra, hay que reconocer que esta nueva religión laica sirve para solidarizar, unir, amigar, «re-ligar» en un ambiente festivo a gentes que de otra forma se despedazarían entre sí y tal vez lo hagan – si por desgracia, decaen pronto los recuerdos y el “buenrrollismo” que se vivió en puentes y riberas – tras las próximas y muy reñidas elecciones. Pero esa es otra religión…

LA CIUDAD VIVA ( ¿y ruidosa)

Las autoridades con mando en plaza deberían mostrarse más severas mostrando más eficacia por lo menos a la hora de hacer cumplir lo que ya está legislado…

Recientemente se ha celebrado en el Centro Municipal de Distrito del barrio de Abando de Bilbao una mesa redonda que podía haberse celebrado en cualquier centro de distrito municipal de cualquier gran ciudad.

Pues el título de la misma era Una ciudad viva ¿tiene por qué ser ruidosa? y es que en el proceso de expansión hostelera que mayormente acompaña a la turistización, la contaminación acústica ha comenzado a ser ya un problema de salud casi tan grave como en su momento lo fue el consumo de tabaco: ese fue por cierto el núcleo de una de las intervenciones a cargo de profesionales psico-sanitarios de los estudios de sueño.

En efecto, cada vez son más abundantes los barrios y calles en los que la ciudadanía debe compartir su descanso con la actividad hostelera hasta altas horas de la madrugada haciéndose el descanso imposible y favoreciendo el uso desmedido de somníferos y tranquilizantes.

Por supuesto, y como también indicaron otros intervinientes, hay una colusión de intereses en juego a la hora de analizar este problema: así por un lado y en primer lugar están los de los ciudadanos que no pueden dormir en condiciones pero también los de aquellos otros que no desean dormir sino disfrutar de la noche ,y por fin pero no en último lugar los de los hosteleros que a quienes no parece importarles mucho ni lo uno ni lo otro si en la cuenta de la vieja aparecen unos suculentos beneficios.

Y en medio de este circuito problemático están las leyes y los decretos ad hoc, pero sobre todo los Ayuntamientos, a quienes, en última instancia, les toca inspeccionar y en su caso sancionar hasta el cierre los correspondientes establecimientos, si bien en algunos casos esta última función puede conllevar una disminución de los estipendios que llegan a las arcas muncipales: uno de los asistentes al acto dijo literalmente que «el Ayuntamiento se muestra débil frente a la fortaleza de la Hostelería» a la que otro contertulio tildó de «mafiosa».

Sin suscribir las anteriores afirmaciones, las quejas del vecindario no parecen generar una gran efecto – en algún momento se llegó a describir un caso sangrante- , ni siquiera las re-transmitidas por el Ararteko, hasta el punto de desconfiar de la dirección de misma Policía Municipal que en muchas ocasiones «no está ni se le espera».

Se habló también de desplazar los lugares de ocio a polígonos urbanos específicos, pero de inmediato surgieron las dudas en relación al transporte ( mayormente nocturno) y a las condiciones de los transportables...

Así que la contaminación acústica no parece tener un remedio fácil ni inmediato, pero mientras tanto acaso las autoridades con mando en plaza deberían mostrarse más severas mostrando más eficacia por lo menos a la hora de hacer cumplir lo que ya está legislado…

25-A (o «Grândola,Vila Morena…»)

Todavía, al escuchar los primeros compases de «Grândola, Vila Morena» , la canción de José Zeca Alfonso que desde Rádio Renascença marcó el comienzo del levantamiento del 25 de abril de 1974, algo vibra dentro de aquellas gentes que eran anti-fascistas pensando, como decía Manuel Vázquez Montalbán, que eran revolucionarias…

Ahora que se cumplen 50 años de la Revolución de los claveles, he vuelto a ver Capitanes de Abril, la película de María de Medeiros, a cuya proyección asistí por casualidad en 2001 en el cine Sao Jorge de Lisboa, ciudad a la que había acudido a un congreso de filosofía.

En aquella ocasión me sorprendió el excaso público y el menor interés por aquel episodio de la historia portuguesa – habían pasado 26 años- pues por entonces los comentarios que se podían escuchar por la calle se referían mayormente al icono máximo de la post-modernidad lisboeta que eran los grandes Armazens do Chiado.

No sé hasta qué punto aquellas jornadas formarán ahora parte de la conciencia colectiva lusa, pero no puedo eludir la significación que tuvo en estos lares.

Pues contemplar que las fuerzas armadas de un Estado vecino terminaban con la dictadura de Marcelo Caetano , mientras Francisco Franco  y su «Régimen» continuaban vivos, se interpretó por aquí como un precedente de lo que podría ocurrir y que no ocurrió, pues el ejército español- a pesar de la UMD- era de otra calaña.

Lo que luego vino en uno y otro caso ya se apuntaba en una de las últimas conversaciones del film de Medeiros, en la que el capitán Maia ( espléndido Stefano Accorsi) charla con su colega Manuel (Fréderic Pierrot) recordando al excéptico comandante Gervasio ( impresionante Joaquim de Almeida):

-Hemos ganado esta guerra

-No lo sé, quizá los enemigos serán ahora menos visibles, o se diluirán democráticamente en la legitimidad de sus funciones…

Pero todavía, al escuchar los primeros compases de «Grândola, Vila Morena» , la canción de José Zeca Alfonso que desde Rádio Renascença marcó el comienzo del levantamiento, algo vibra dentro de aquellas gentes que eran anti-fascistas pensando, como decía Manuel Vázquez Montalbán, que eran revolucionarias..,

UN AÑO DE HAIKU ( de Ricardo Egiguren)

En el mundo de la creación literaria, hoy cercado por la novela y absolutizado por su vertiente negra descafeinada, no es frecuente encontrar a alguien particularmente interesado por la poesía. Y desde luego todavía es menos frecuente dentro de ese ámbito que alguien se encandile en fondo y forma con esa variante poética mínima que constituye el haiku.

Por todo ello no deja de ser sorprendente el libro de Ricardo Egiguren (Leioa 1957) , titulado Un año de haiku (Eguzkilore, 2024) que he recibido recientemente con una cariñosa dedicatoria.

Egiguren , a quien conocí en un taller de escritura dirigido por la escritora Mónica Crespo, es autor de varias obras narrativas como Cuentos para Goizalde –Goizaldentzako kontakizunak (2020) o Paso Norte (2023), así como otras de carácter más ensayístico como Mariposas que puedes observar en tus paseos por los Pirineos(2012).

En los libros mencionados ya se puede constatar un particular aprecio por la observación de la naturaleza que en este caso se ha formalizado acogiéndose a la práctica del haiku, breve poema de origen japonés que en sus tres versos y diecisiete sílabas pretende dar cuenta , a veces sorpresivamente, de una imagen apenas vislumbrada, de un aroma huidizo o de un sonido lejano.

En este sentido,los haikus de Egiguren se presentan en un registro clásico, agrupados, siguiendo la tradición, según el criterio del «kigo» , es decir, el devenir estacional, y acompañados de un breve texto narrativo que contextualiza su momento creativo, un tanto al modo del célebre Sendas de Oku de Matsúo Bashô:

Entre temporal y temporal, se han abierto momentos de calma y quietud en esta estación tan fría.Las tardes con sol de invierno son placenteras

Día sin viento

la tarde soleada

luna creciente

Un libro, en fin, para disfrutar tanto en su lectura como levantando la mirada para dejarse llevar por las evocaciones que suscita entre verso y verso, cada uno de sus haikus…

UNA ESQUELA ( y unos celtas cortos)

MRS in memoriam

Fumaba sin parar celtas cortos que encendía uno tras otro con una caja de cerillas enceradas.

Hojeando el periódico, he encontrado su esquela. Ha muerto joven, con tan solo sesenta y ocho años…

…Era 1972 y estudiábamos el primer curso de Filosofía y Letras en la Universidad de Deusto bajo la égida de algunos profesores singulares como el excéntrico historiador del arte Luis Lázaro Uriarte o el excelente latinista Santiago Segura.

La había visto por primera vez en la cafetería de la Facultad , al fondo ,en una mesa esquinada mirando hacia el ventanal, nostálgica de algo indefinido. Al día siguiente me la presentó una compañera que se sentaba a mi lado en el aula y que era amiga suya desde la infancia.

Fumaba sin parar celtas cortos que encendía uno tras otro con una caja de cerillas enceradas. No sabía muy bien qué hacía allí, pero sobrevivía – decía- a base de un entusiasmo mínimo, aunque estaba un tanto preocupada porque se la caía el cabello inopinadamente.

Más adelante coincidimos más veces entre algún que otro café y casi siempre compartiendo un pincho de tortilla de patatas , famoso a pesar de estar hecho con huevina. Y también en el cesped verde y ciudado del campus, ella mirando hacia el cielo con desgana y yo hacia ella con mucho detenimiento.

Tenía un punto de femme fatale y una coma de existencialismo primitivo que desembocaban en dos puntos muy atractivos para mí, jovencísimo recién llegado de la negra provincia de Flaubert y lector novato de Mundo Obrero.

Pero mis poemas , tan primitivos como vanguardistas, una extraña mezcla de Gerardo Diego y Samuel Beckett, no captaban su atención, abducida y acaso con razón por el alpine amarillo con el que su novio solía ir a buscarle.

Un buen día, mala tarde para mí, desapareció sin dejar rastro y luego desaparecí yo y ya solo quedó el recuerdo de una sucesión de encuentros fugaces, cada vez más desdibujados a fuer de brillantes. Y un olor, el del humo de aquellos celtas cortos.

Y después nada. Durante cincuenta y dos años no he sabido nada más de ella, hasta que, como he dicho, hoy he visto su esquela, una esquela que se suma a otras tantas, según una ley quizás justa pero no necesaria…

MADRID (la tarde que llegue a)

Mientras caminabamos por la calle del Príncipe hacia la Plaza de Santa Ana, he recordado mis primeros madriles y mis primeros entusiasmos…

En esta mi jubilación profesoral en la que procuro cumplir con aquello del «otium cum dignitate», no puedo eludir las invitaciones de algunos amigos y amigas que me han acompañado a lo largo de los años.

Así, el lunes por la tarde, pasada la resaca pascual ,griposillo, y con la juerga colectiva pendiente a cuenta del triunfo copero del Athletic , me he acercado a Madrid a otro de los talleres de escritura que en este caso coordina un colega que no quiere ser identificado. La excusa, una vez más, charlar un rato sobre El hilo de Ariadna (Nuevas aproximaciones a la razón narrativa), mi último parto.

En el taller, entre los asistentes predominaba la edad media y, salvo dos excepciones, la mayoría, como en otras ocasiones, eran mujeres- en algún momento habrá que profundizar en esto .

Llegado mi turno, más allá del libro ,he estado hablando del valor simbólico de la escritura y del espacio literario en el que se inscribe una vez publicada, y lo he hecho como quien prefiere tratar del software y no tanto del hardware. Ante mis primeras palabras, he notado algún que otro carraspeo, luego varias miradas dirigidas hacia el suelo, aburridas, y otras, hacia el techo, contrariadas. He citado a Bourdieu y a Barthes, como siempre,pero también a Stendhal o a Proust y, en fin, hasta al Kennedy de La conjura de los necios. Y al cabo me he resumido en una parrafada, afirmándome en la necesidad de conocer los motivos de esta libido scribiendi y avisando de la crudeza de las editoriales, de la arbitrariedad de la crítica y, por supuesto, del público ignoto e impenitente.

Finalizada mi intervención, una de las asistentes, de cabello negro y ensortijado, me ha dicho con ojos acuosos que he sido muy cruel y que se le han quitado todas las ganas de seguir escribiendo. He asentido en silencio : suele ser esta una de mis misiones en estos bolos para evitar males posteriores y mayores –he mentado de pasada el suicidio de algunos escritores (y escritoras) famosos, pero no su condición sexual que tanto interesa a veces.

Otra de las asistentes ha señalado algo enfadada que la organización de este taller de escritura debería tener en cuenta los deseos y expectativas de los asistentes al planificar las intervenciones de los invitados, y tratar, por ejemplo, de la construcción de los personajes. Uno de los dos participantes varones, un señor serio y corpulento, se ha levantado y, sin decir una palabra, ha tomado las de Villadiego.

Quienes al cabo se han quedado, me miraban con expectación, como si esperaran que yo debiera decir algo para compensar las intervenciones anteriores. Como no he dicho nada , mi viejo colega y coordinador del taller me ha dado las gracias y ha iniciado un tímido aplauso que se ha disuelto entre los primeros movimientos de sillas y mesas.

Cuando la gente ha comenzado a levantarse, he recogido mis cosas lentamente para permitir que todo el mundo fuera saliendo. Una joven en quien no había reparado se me ha acercado invitándome a ira tomar algo a la Cervecería Alemana : «Sí, por supuesto».

Y mientras caminabamos por la calle del Príncipe hacia la Plaza de Santa Ana, he recordado mis primeros madriles y mis primeros entusiasmos. Las largas tertulias del Comercial y la pequeña buhardilla de la calle Libertad. Aquella felicidad de haber huido de la negra provincia y estar por fin en la capital, eso sí, con un manuscrito en la maleta…

MATONISMO (¿inmobiliario?)

María del Carmen López Marco in memoriam

«…antes de que se pueda generalizar esta nueva variante de matonismo, el matonismo inmobiliario…»

Esta mañana he comprobado desde una ventana que en el agujero del que tantas veces he hablado no había ninguna actividad. Según se dice en el barrio, la paralización puede deberse a que la empresa (MURIAS-URBAS) encargada del vaciado de la parcela y la posterior construcción de un gigantesco edificio ha entrado en concurso de acreedores.

Pero cuando he salido a la calle para iniciar mi paseo matutino, he percibido cierto alboroto, y he visto que uno de los miembros destacados de la plataforma Abando Habitable y Saludable que está en contra de este macroproyecto , estaba siendo acosado por un individuo que ha sido identificado como el jefe de obra de la constructora en cuestión.

Tras unos minutos de gran tensión ,ha aparecido una patrulla de la Policía Municipal de Bilbao y ha levantado un atestado de los hechos.Posteriormente se ha presentado la correspondiente denuncia.

Todo lo anterior no hace sino abrir la posibilidad de una vía penal por acoso más allá de la ya abierta en el ámbito civil ante lo que una gran parte del vecindario considera un «pelotazo» urbanístico organizado entre la Diócesis de Bilbao y la aseguradora MUTUALIA ,con el beneplácito del edilato mayoritario local.

Pero ,entre tanto, no estaría de más que la dirección de la mentada empresa expedientara al aguerrido acosador cuya conducta, al parecer, es reiterativa. Y también sería conveniente que las autoridades religiosas correspondientes , propietarias originarias de los terrenos, condenaran estos hechos.

Todo antes de que se pueda generalizar esta nueva variante de matonismo, el matonismo inmobiliario…

ESCRITURA (placer y goce de la)

Me ha escrito un antiguo alumno de un Taller de Escritura en el que participaba hace algunos años. Me dice que tras publicar un par de libros – dos novelas breves muy bien resueltas- se siente bloqueado y que no encuentra la manera de enhebrar de nuevo la escritura.

El bloqueo del animal de pluma es un tema viejo y sobre el que se han dicho muchas cosas, pero a mí siempre me ha parecido de lo más atinado un libro de Victoria Nelson, titulado precisamente Sobre el bloqueo del escritor, que ya recensioné hace más de una década. Así que, para no repetirme, ahí va aquella nota para él y para quienes puedan estar en una situación similar:

» La disciplina creativa surge del placer, no de la tiranía sobre uno mismo ni de la autocrítica «. La frase es de Victoria Nelson, cuyo  libro Sobre el bloqueo del escritor  es un excelente repaso a varias cuestiones acerca de la  práctica de la escritura y , por extensión, del arte.

En esas palabras  se acumula aparentemente mucha sabiduría, resultan un pequeño compendio exacto y  acogedor. Pero, más allá del asentimiento espontáneo que implican, ¿ se puede comprender adecuadamente qué es lo que postulan ? Vayamos por partes.

Hay en esta frase varias expresiones  claramente definidas, cuando no tópicas. Por ejemplo  disciplina creativa. Sobre esta expresión lo menos que se puede decir es que su contenido es ya  una verdad asumida y contrastada – salvo esas excepciones que siempre confirman la regla – : la creación precisa de una disciplina. Es  decir, el proceso de generación y desarrollo de nuevas formas plásticas o discursivas solicita generalmente de quien se dedica a ello un aprendizaje continuado y cierto sometimiento de su conducta a unas reglas más o menos severas.

Otro tanto ocurre con la expresión  tiranía sobre uno  mismo. Casi todo el mundo  ha experimentado la vivencia de tiranizarse en una situación excepcional  de tipo profesional – un trabajo que hay necesariamente que terminar – o personal – por ejemplo, obligarse a salir  con los amigos  sin muchas ganas después de un desastre sentimental.

En cuanto a la  autocrítica   es algo admitido que cuando es excesiva y repetitiva – y sobre todo esto último: ese arrepentirse continuamente de lo que se ha hecho – denota una inseguridad profunda, muy compatible, por cierto, con proyectos megalómanos  de relación interpersonal o de trabajo. Pero también se sabe  que una autocrítica matizada, lograda tras un discreto alejamiento de lo que se ha hecho o se ha pretendido hacer,  cuando se realiza amorosa y comprensivamente, es la mejor ayuda que cualquiera puede tener. Incluso más efectiva que cualquier crítica proveniente de un amigo o de un enemigo.

Sin embargo, la expresión  placer  es la que presenta mayores dificultades en su definición y tanto más cuanto que  se convierte en el eje  significativo de toda la frase.

En efecto, Victoria Nelson nos dice  que la disciplina a la hora de la creación no surge de la mera obligación, ni mucho menos de la obligación auto-impuesta como consecuencia de una autocrítica patológica, sino que surge del placer, pero,  ¿ qué  es el placer?

En principio el placer es un deleite proporcionado por algo que gusta mucho. Así, por lo tanto, el sometimiento que implica la creación vendría impulsado por el propio deleite que ella genera. Pero, ¿ cómo sería posible  un placer que requiere un sometimiento sin aceptar una interpretación masoquista? La cuestión se complica, además, toda vez que  el placer suele tener una connotación pasiva y, por el contrario, la creación resulta ser algo activo.

 ¿ Estamos, pues, hablando de otra cosa? ¿ Cómo podríamos  expresar una sensación que gusta mucho  pasivamente y que es, sin embargo, producto de cierto sometimiento  activo ?

Quizá la respuesta la haya dado, entre otros, Roland Barthes en su  El placer del texto. En dicha obra Barthes ha distinguido entre placer  y  goce, atribuyendo a esta segunda expresión un significado más aproximado de lo que queríamos dar cuenta. El  goce  no sería algo pasivo, sería un  placer activo  – muy equivalente, por otro lado, a la  activa inactividad   tan necesaria  ante la creación… pero ésta es ya otra cuestión. El  goce sería así  el placer ocasionado por un sometimiento activo que, además, generaría creación. Esta sería la diferencia, por ejemplo, entre leer y escribir. Pero esta sería también, como lo expone el propio Barthes, la diferencia entre un  texto de placer  y un texto de goce .

Así que  la frase de Victoria Nelson debería reformularse de la siguiente manera » La disciplina creativa surge del goce, no de la tiranía sobre uno mismo ni de la autocrítica «. De esta forma se podría superar la aparente contradicción entre el activo  sometimiento a una disciplina y un placer pasivo. El placer-goce de la creación.«

(c) by Vicente Huici Urmeneta

LOS PASEOS DE MARZO DE 2024

CLARINES (no tan claros)

Ya no suenan los oscuros clarines ,ya el último trono ha desaparecido por una esquina acompañado de estandartes , nazarenos ( y nazarenas) y sus regueros de cera y de incienso, y ahora todo es «litros de alcohol corren por mis venas, mujer»

Pues es esta una ciudad de extremos metaforizados en un acto único de gastadores que caminan a 160 pasos por minuto y , como buenos novios de la muerte, pasean alzado y a pulso a un crucificado en su cruz entre admiraciones silenciosas.

Y otro sí, en el otro extremo de este país de Admunsen, ya suenan los claros clarines entre banderas de nuestros padres, acaso antes de tiempo, sin recordar que otras veces que tan alto sonaron, y según se dijo, fue tanta la presión que recibieron los jugadores de su equipo – que también es más que un club- que volvieron derrotados y para un buen rato y todo fue llanto y crujir de dientes entre riadas de severo kalimotxo.

A la vista de esto y aquello, dicen expertos socio-petardos que así vamos mal, muy mal – auskalo! – pero acaso convendría que antes de continuar en sus imprecaciones se vieran de nuevo el El planeta de los simios o se leyeran el Sapiens de Harari y aceptaran lo que hemos devenido, que en realidad no es muy diferente a lo que fuimos: hordas de monos ( y monas, of course) locos que a veces no están tan locos ( ni locas, of course, too).

Y otro tanto sería recomendable a tanto ( y tanta) tik-toker que se apuntan a la moda destroyer para conseguir divertidos likes ,sin atisbar en sus siempre descubiertos nuevos mediterráneos que siempre hay un oculto deus ex machina preparado para hacer el paseíllo, cualquier paseíllo.

Ansí que eso, unos clarines no tan claros, y aquí paz y después gloria…

Lo más sugerente viene a ser la previsión de poder caminar un largo rato sin prisa , haciendo las paradas oportunas para contemplar la profunda entrada a un palazzo renacentista , la fachada barroca de una iglesia o el escaparate cilíndrico y multicolor de un kiosko en una esquina.

Y mientras tanto, dejarse pasar por las sucesivas oleadas de turistas de atrás hacia adelante ,de adelante hacia atrás, por la izquierda o por la derecha, redefiniendo con habilidad circense la marcha.

Y caminar ,eso sí, lentamente, sin ningún espíritu deportivo, sino más bien adoptando aquel antiguo modo de «fare il signore» – ya sin bastón, of course– que comentaba Josep Pla, convirtiéndose en un flanêur ( ya también , alora, en una flanêuse) tal como lo dejó apuntado Louis Huart en su famosa Physiologie du flanêur.

Y hacerlo, por supuesto, sin menospreciar a quienes van dulcemente teledirigidos por su teléfonos móviles, nuevos apaños de los viejos mapas de papel, o a quienes hacen esas largas colas en los establecimientos de moda- pues también tienen derecho a sufrir y a hacer de su sufrimiento común un nutrimento de su identidad colectiva en estos tiempos tan documentada y documentable electrónicamente.

Y hacer un alto en ese lugar siempre visitado, año tras año, y en compañías muy diferentes…

( escrito en una servilleta del Antico Caffè Greco, de la via Condoni)

Una vez más, en el Taller de Escritura que coordino se ha producido un pequeño milagro, en esta ocasión de la mano de Valen Riaño y su revindicación del silencio:

«Siempre pienso en el silencio como el amigo fiel, guardando las confidencias, asintiendo en mi pesar, gozando en mi alegría. Él a mi lado, dispuesto a oír mis rezongas.

Comencé el camino en la reflexión, con la soledad a cuestas, dispuesto a padecer. El desierto en el horizonte, el silencio lleno, sin perturbación. Mis labios sellados, con miedo de estropear la partitura de la nada. El conmigo, yo con él, diciéndonos todo, sin guardarnos nada. Mi cerebro y el suyo eran uno. Ningún reproche, la aprobación necesaria, la crítica precisa.

Los días pasaban, y seguía a mi lado, ayudándome en la reconciliación. La arena murmuraba, él a mi lado, como escudero fiel. El viento ululó, haciéndolo huir intimidado por el ruido. No le gusta molestar, ni ser molestado. La calma regresó, me miro de frente y volvió a callar.

¡Qué importante es tenerte cerca! – exclamé en la satisfacción. Mis palabras revoloteaban en el interior, sabedor de su amistad. No preguntas y si lo haces, pareces ausente, pero estás ahí. Te alejas y vuelves. La disertación, sin ti, se hace intrascendente, pero contigo inventa el buen hacer.

Hace poco oí una ocurrencia, en los labios de un erudito, reclamándote en la sabiduría de los idiomas. Compartirte en inglés, francés, español, en cualquier trance, merece tu consideración, revela tu importancia, y ayuda a disfrutarte. Pero en la monotonía del “unilinguismo”, también resplandeces por tus virtudes.

En el enigma de tu presencia, me revuelvo por tu indiferencia. Te has fajado en los eventos más dolorosos, huyendo de la protesta vociferante, dando el boicot a los insultos.

Hoy más que nunca te revindico, en la necesidad de hacerte más presente. En el sacrificio de tu valor infinito.

Y en el silencio callo mi ocurrencia«.

He ido a ver la versión remasterizada de Stop Making Sense, el documental musical sobre varios conciertos del grupo Talking Heads, rodado en 1984 durante 3 noches y con 7 cámaras por Jonathan Demme y considerado uno de los mejores conciertos jamás filmado.

En aquellos años 80, la banda, compuesta por David Byrne (voz principal, guitarra), Chris Frantz (batería), Tina Weymouth (bajo) y Jerry Harrison (teclados, guitarra)  marcó un antes y un después en el devenir del rock combinando elementos del punk  y del   funk.

También en nuestros lares pudo percibirse su influencia, por ejemplo en la escisión de los recién creados Hertzainak que protagonizó Xabier Montoia ( con Kaki Arkarazo) y su grupo M-ak que hasta 1991 dio cuenta de las nuevas corrientes musicales que vertebrarían en paralelo el Rock Radikal Vasco rompiendo con la tradición nostálgica e intimista anterior.

La música del documental me ha devuelto a una etapa de mi vida muy vinculada sentimentalmente a la capital alavesa cuando , en plena Transición, parecía que la cultura vasca se estaba abriendo a las vanguardias siguiendo la senda de la pintura y la escultura.

Y he recordado a gentes como Montoia – el Gamma, si no recuerdo mal- que tras el protagonismo que le tocó desempeñar por motivos profesionales- era quien apuntaba musicalmente a una entonces recien nacida ETB- ha alternado su carrera musical en solitario con una larga dedicación a la creación literaria, desde Anfetamiña ( Susa 1983)hasta Hiriak eta urteak ( Pamiela, 2023)…

Se presentó ayer en la sede vizcaína del COAVN la nueva edición de Juan Daniel Fullaondo.Escritos críticos, editada a cargo de la profesora María Teresa Muñoz, participando en el acto el arquitecto Carles Muro y el crítico de arte Peio Aguirre.

Como destacó la editora, este volumen podría inscribirse en una tetralogía en la que no faltaría una recopilación de los escritos sobre Bilbao de este arquitecto singular – como ha recordado recientemente el historiador del arte Javier González de Durana – , hombre de amplia y variada cultura que, además, fue el alma de la revista NUEVA FORMA( 1967- 1975), marcando un hito informativo sobre este arte que articula los espacios.

La obra presenta un conjunto de textos sumamente sugerentes combinando registros del gremio con otros plásticos, filosóficos o literarios.

Y a mí, sin duda debido a la deformación que padezco como «sociólogo -( del espacio) -en excedencia», me ha interesado sobre todo el capítulo titulado «Panorama y paisaje» que, creo, debería ser de obligada lectura para quienes ,de modo privado o bajo el amparo institucional, toman parte en la reordenación del espacio público, sea configurando plazas, parques o jardines, pues en mucho casos el «espacio arquitectónico» ( que diría Pierre Bourdieu) funciona tan algorítmicamente como «el sistema de la moda» ( que mentaría Roland Barthes), como ha puesto de manifiesto colateralmente el cineasta Felix Viscarret en su divertida y a la vez delicada Una vida no tan simple.

Pero la reedición de este libro ya es,como tal, algo muy de agradecer en estos tiempos de tanto alboroto y tan poca reflexión…

La semana que viene me toca hablar de La última vuelta del camino, la larga autobiografía entreverada de Pío Baroja, en el curso sobre Memorias y Autobiografías que vengo desarrollando en las aulas de ACAEX-EGIKE de la UPV.

Revolviendo papeles y fichas – de papel, de las de antes- he encontrado un apunte que dice: «En la segunda parte de La ciudad de la niebla ( 1909), Pío Baroja sorprende a sus lectoras y lectores con unas reflexiones acerca del libro que están leyendo, para terminar anunciando que ha decidido “tomar la pluma de su heroína” y convertir lo que era un relato en primera persona en otro, escrito desde la tercera persona. Parece así que Baroja se hiciera eco de las teorías del formalista ruso Viktor Schkolovsky, quien pretendía que, con técnicas similares, se conseguía el efecto de extrañamiento ( ostranenie), una de las claves para la supuesta renovación de la literatura contemporánea. La cronología desmiente esta posible influencia , pues las teorías de Schkolovsky son una década posteriores a la redacción de la novela mencionada, pero, en cualquier caso, con el ejemplo apuntado, queda un tanto en entredicho el cacareado carácter decimonónico de la narrativa barojiana».

Creo que ya usé esta reflexión en un artículo anterior hace una veintena de años, pero, una vez más, y más allá de sus derivas anti-todo (antisemitas, antiparlamentarias, antidemocráticas o anticomunistas) fruto probablemente un pesimismo histórico bien fundado en Nietzsche y Schopenhauer, su figura continúa pasando desapercibida , salvo para algunos atentos lectores como es el caso de Miguel Sánchez-Ostiz que no hace mucho nos regaló Pío Baroja, a escena: Una biografía a contrapelo , en la que se recogen los fundamentos del colosal fresco barojiano dando cuenta, además, de la potencia de su escritura.

Una potencia que le hizo hacer lo que después inspiró a otros ( por ejemplo, a Hemingway) y que se cimentaba en comenzar a escribir por donde le viniera en gana, terminar de la misma manera , cambiar sin previo aviso el punto de vista, e incluir, ad libitum, diálogos intensos o descripciones varias de paisajes y paisanajes.

Algunos han visto en este hacer una indolencia y desaliño que le impidió llegar a ser un Proust o un Joyce , pero, todavía hoy, en tantos ámbitos en los que la escritura se mantiene ligada a las normas rígidas de la literatura sancionada por parte de la crítica y el profesorado , resulta para algunos irritante la obra de este vasco-madrileño que quiso ser un escritor sin veleidades literarias.

Quizá por eso, casi nadie se acuerda de él , y menos aún quienes “ a fuerza de leer y no vivir, han perdido la noción de la realidad” ( La vida es ansí, 1912) y desean hacer de la vida literaria la vida misma, a pesar de que, en el fondo de sus corazones, no le perdonan al primer solterón de Itzea que , en su momento, vendiera más ejemplares que quienes hoy encabezan esas famosas listas de los libros «más vendidos»….

De vez en cuando llega al Taller de Escritura que coordino un texto que me deja sorprendido por su delicada sensibilidad. Es el caso del que viene a continuación, una breve pero intensa crónica sobre una parada de autobús , sutil escenario para la duración ajena al tiempo del reloj ,y firmada por Maite Moñux:

DIEZ MINUTOS

Día desapacible de frío, lluvia y viento, casi un completo de mal tiempo. Había sido un aperitivo largo de domingo. En la parada del autobús que me acercaría a mi refugio, no había nadie más – ¿Quién iba a estar en la calle a esas horas, con la fuerte borrasca? – . Las personas sensatas estaban resguardadas en sus casas. Pero yo permanecía allí, bajo la marquesina. La pantalla de información anunciaba diez minutos de espera.

De pronto me fijé en el alcorque que estaba al lado, todo un mundo cabía dentro de él. Las trombas continuas de agua lo habían anegado formando un pequeño mar. Los restos de colillas de colores flotaban como embarcaciones que eran movidas por las olas provocadas por la ventolera. Envolturas de chicles parecían barcos a la deriva y el residuo de una fruta ,quizá roída por un chucho, se mantenía a flote como un gran trasatlántico. Alguna semilla ,arrastrada por el aire, había hecho que brotara una extraña vegetación simulando un bosque de diminutos helechos que cubría casi la mitad de la superficie. En medio de aquella selva y océano embravecido, una perla blanca ponía el contrapunto. Acaso se había desprendido de un pendiente, en el fuerte abrazo de despedida de una pareja de adolescentes, antes de que ella se subiera al vehículo y dijera adiós con la mano.

Levanté la vista del suelo y observé que el color rojo del transporte urbano asomaba por la esquina. -¡Qué pronto!-, dije en voz alta. A mi lado, protegidas bajo la cubierta, descubrí a cuatro personas...

Levantarse del sofá y apagar el televisor o dejar de lado las redes sociales exige hoy más esfuerzo que romper las ataduras de la caverna de Platón y ascender penosamente hasta la salida.

Ahora que estamos en ese periodo que se suele tildar de pre-electoral y de diferentes y escaladas elecciones, resulta difícil escuchar a un candidado ( o candidata, of course) sin oír una frase en la que, más allá de numerosas esdrújulas forzadas, no aparezca la palabra ilusionante. Así, líderes ( y lideresas) de diferentes pelajes nos hablan de «proyecto ilusionante», «cambio ilusionante», «etapa (o fase) ilusionante» y otros tantos sintagmas nominales de ciertas pretensiones sonantes.

Curiosamente, este adjetivo no está recogido en el Diccionario de la Real Academia Española, pero sí ilusión, una de cuyas cuatro acepciones indica lo siguiente: «Esperanza cuyo cumplimiento parece especialmente atractivo».Otra de las acepciones torna el sentido y señala que la ilusión es una «viva complacencia en una persona, una cosa o una tarea».Otra más apunta a un registro retórico de «ironía viva y picante».

Pero la acepción principal es muy contundente, pues resuelve que la ilusión es el «concepto, imagen o representación sin verdadera realidad, sugeridos por la imaginación o causados por engaño de los sentidos».

O sea, que, cuando alguien nos habla de algo ilusionante, intenta inocularnos un rayo de esperanza autocomplaciente que no tiene mucho que ver con la realidad y que supone una ironía inconsciente. Osease, y en cristiano, que nos quiere engañar, quizá sin darse muy bien cuenta.¡Vaya!

Este tema de la ilusión es viejo, muy viejo. Ya aparecía en la República de Platón, en el libro VII (lectura recomendada), cuando por medio del Mito de la Caverna nos anunciaba el futuro advenimiento de esa potente generadora de ilusiones que es la televisión.

También el amigo Freud, en El porvenir de una ilusión (lectura recomendada) y relacionándola con el deseo, nos decía que la ilusión es «una creencia cuando aparece engendrada por el impulso a la satisfacción de un deseo, prescindiendo de su relación con la realidad».

Entre el idealista Platón y el psicoanalista Freud, las ilusiones continúan desfilando frente a nosotros sin prisa pero sin pausa. Levantarse del sofá y apagar el televisor o dejar de lado las redes sociales exige hoy más esfuerzo que romper las ataduras de la caverna de Platón y ascender penosamente hasta la salida. Y acaso es así porque las ilusiones parecen satisfacer nuestros deseos, aunque lo hagan de un modo narcisista, es decir, buscando más un deseo de satisfacción que la satisfacción de un deseo.

Incluso los más rigurosos escépticos no fruncen mucho el ceño ante las «ilusiones de todos los días» porque, como dijo Josep Pla, «som uns conformistes d´ adhesió incompleta»(así, en catalán, para quienes lo hablan en la intimidad)…

Dar la cara sería muy recomendable, sobre todo en estos momentos pre-electorales cruzados – y otro sí crucificados- por esos casos de corrupción de algunos partidos políticos que más bien parecen haber operado como caciques orgánicos y que generan una desconfianza general básica hacia el mundo de la gestión pública.

Como ya he comentado en ocasiones anteriores, justo delante del chaflán de mi casa se está vaciando una gran parcela para construir contra viento y marea un enorme edificio que ha sido , es, y supongo que será, motivo de judicialización y de rechazo vecinal.

La parcela está rodeada por una valla metálica de mediana altura sobre la que se desarrolla una gran actividad diurna y nocturna :cada cierto tiempo aparece una gran pintada en la que se puede leer : «QUIEREN GRIS- QUEREMOS VERDE» junto con otra que dice «PELOTAZO OBISPAL ILEGAL»,aludiendo al santificado propietario del terreno.

Estas dos pintadas son tan sistemáticamente ejecutadas como rápidamente borradas por los eficaces servicios de limpieza del Ayuntamiento – aunque últimamente ya solo borran el «OBISPAL ILEGAL» de la segunda, acaso por hastío o…¿ por economía?- pero la valla se ha convertido en objeto de deseo de las empresas ad hoc que pegan sin solución de continuidad todo tipo de carteles publicitarios – ahora alternan los de Los 10 tenores con AC /DC WT Tour ,componiendo singulares collages multicolores aunque un tanto horteras.

Pues bien, estos últimos cartelillos – algunos verdaderos cartelazos – permanecen en la valla hasta que con las inclemencias del tiempo se despegan a trozos cayendo sobre la acera y un supuesto espacio de juego escolar, animando el cotarro de los más pequeños, sobre todo de aquellos más proclives a ver pelotas de balonpié en cualquier amontonamiento insólito.

No hace falta demostrar una gran agudeza política para comprender las acciones y omisiones de estos servicios de limpieza pero sí sería interesante escuchar el argumentario de quienes tienen el mando en plaza ya que a fin de cuentas son los que ordenan y desordenan esta algorítmica alternancia, porque si se considera que la valla-en-cuanto-que-valla es un soporte válido para hacer publicidad de cualquier cosa- de verdad ¡ de cualquier cosa!- ¿por qué no puede ser humilde y elemental bastidor para una reivindicación vecinal que además se expresa tan reiterativamente?

Dar la cara sería muy recomendable, sobre todo en estos momentos pre-electorales cruzados – y otro sí crucificados- por esos casos de corrupción de algunos partidos políticos que más bien parecen haber operado como caciques orgánicos y que generan una desconfianza general básica hacia el mundo de la gestión pública.

Y es que hay que tener cara para no dar la cara…!PELOTAZO! ¡Ah la pintada guadiana!

Vuelvo en el tren tras un viaje rápido a Salamanca. El jueves estaba invitado en una Escuela de Escritura para hablar sobre ficción y auto-ficción y, de paso , presentar ( more Umbralis) mi ensayo El hilo de Ariadna (Nuevas aproximaciones a la razón narrativa).

Como durante este cuatrimestre estoy desarrollando un curso sobre Memorias y Autobiografías, en las Aulas de EGIKE de la EHU/UPV, y la semana que viene tocaba charlar sobre Stendhal, se me ocurrió contraponer Recuerdos de Egotismo y Vida de Henry Brulard.

De la contraposición entre la crónica torpe que supone Recuerdos y la fina elaboración de la segunda, ambas escritas en primera persona, surgió inmediatamente un interesante debate que se remontó hasta El Lazarillo de Tormes difuminándose progresivamente la frontera entre la ficción y la auto-ficción, e incluso disolviendo el ensayo , aparentemente tan diferente, en el mundo de la ficción- esta es, por cierto y con sus matices, una de las tésis de mi obrilla.

Y así saltó por los aires el voluntarismo inocente de Philippe Lejeune y su «pacto autobiográfico» que iguala verosimilitud a verdad, y también se puso en evidencia el oportunismo comercial de Serge Doubrovsky y su propuesta de «autoficción», por mucho que ya haya sido sancionada por el Premio Nobel de Literatura.

Recuperada la escritura como tal, independientemente del género adjudicable, la tenida dio un giro radical y, como casi siempre, derivó hacia el mundo editorial, causa final que suele abducir a los (y las) lletraferits.

Me salvó de la inoportunidad mi colega y director de la Escuela de Escritura – ¡ gracias y muchas, Carlos!- que indicó al respecto que una próxima sesión se dedicaría a la película Las ilusiones perdidas de Xavier Giannoli, basada en la obra del mismo título de Honoré de Balzac, pues «en el film se muestra de manera clara y distinta el mundo literario que le tocó vivir a Balzac tan atravesado por intereses comerciales, ideológicos y políticos que quizás no hayan cambiado tanto».

Un colega barbado y algo añoso sacó a relucir al respecto Las reglas del arte Génesis y estructura del campo literario de Pierre Bourdieu, pero algún bostezo combinado con varias miradas discretas al reloj que presidía el aula, dió a entender que la sesión ya tocaba a su fin …

Bueno ,voy a dormir un poco acunándome en el traqueteo del vagón…Pero, en fin , como también decía Stendhal en el Henry Brulard , «en realidad, yo no estuve en Wagram»

(c) by Vicente Huici Urmeneta

LOS PASEOS DE FEBRERO DE 2024

LOS DESAYUNOS DE LOS MARTES ( Los Goya, los tractores y ¡Zorra!)

La Junta Extraterritorial del Desayuno de los Martes se ha reunido hoy miércoles a partir de las 19 horas y 16 minutos en su sede eqüe-principal del Café Iruña.

A la convocatoria han acudido presencialmente todos los miembros y miembras de la susodicha Junta- la compañera Laura recién tomada la ceniza en la aledaña Iglesia de San Vicente.

Una vez aprobada el Acta de la Reunión Anterior por unanimidad, ha intervenido en primer lugar y atropelladamente Patxi, tildando la ceremonia sabatina de los Premios Goya 2024 de «farsa goyesca a la sombra de Netflix» (sic) ,aportando la opinión de un entendido y reconocido crítico, y señalando la comercialidad suma del film La sociedad de la nieve, «prêt-à- porter para los Oscars» (sic too).

Ha habido cabeceos mayoritarios de asentimiento, a pesar de reconocerse que nadie había visto la mentada, y en este punto a Koldo, nuestro siquiatra- ahí- siempre-de-guardia, se le ha debido explicar por parte del Secretario que lo de la nieve nada tenía que ver con la famosa fariña galega.

A continuación, Mikel ha dado cuenta de su sorpresa por el tamaño de la mayoría de los tractores que se han manifestado en días pasados por calles y carreteras de la piel de toro, que le han recordado, por sus dimensiones, a «los tanques del acuartelamiento de El Goloso, de la División Acorazada» (sic), en que hizo la mili, lo cual que le ha preocupado y, sin saber porqué, le ha recordado a la movilización del transporte que en 1972 colapsó Chile, en visperas del golpe de estado de Pinochet. Otro sí, y sin desmerecer lo anterior, ha leido el siguiente párrafo ad hoc de un artículo de Manuel Castells- «aquel ministro que supo dimitir a tiempo» (sic): «el capitalismo global se empeña en imponer una agricultura sin agricultores, en que máquinas y química se encarguen de una producción en masa para las masas, mientras una agricultura ecológica selectiva y mucho más cara se dedica a las élites urbanas que se sienten salvadoras del planeta consumiendo tomate ecológico en sus ensaladas de diseño».

Cambiando de tercio, o no, seguidamente ha habido un intercambio de opiniones sobre el asunto de Zorra, la canción de Nebulossa que, salida triunfante del BenidormFest, va a representar al Reino de España en Eurovisión. Dado lo intrincado de la disputa que se ha mantenido, mayormente en la sección ginecéica de la Junta, el contenido de la misma se puede resumir en la siguiente forma y manera: 1)Amanda, nuestra jurista, la ha considerado una muestra más del empoderamiento lingüístico de la mujer; 2) Itziar, la ha entendido como la última reinvención de la ideología heteropatriarcal – y ha indicado un link de protesta; 3) Marta, directamente, ha propuesto el visionado de una parodia de la la televisión vernácula catalana. Laura, por su parte, se ha mantenido en silencio.

Repentinamente , Koldo ha dicho con una voz ultratúmbica, fruto sin duda de su cuarta birra tostada: «Mi reino no es de este mundo», y dado lo avanzado de la hora y sin que hubiera más temas que tratar, se ha levantado la tenida a las 21 horas y 42 minutos.

De todo lo cual doy fe Kal. Feb.Anno DCCXXII ab Bilbao urbe condita. Yo , el Secretario Perpetuo de la JEDM. [ firma ilegible]

DIETARIO SIN FECHA(leyendo el periódico )

Están sentados  siempre en la misma esquina   del bar, a  la una de la tarde. Son dos sesentones avanzados y probablemente jubilados, él grande y barbado, ella delgada y fina.

Comparten una mesa sobre la que  tienen extendido un periódico abierto cuyas hojas van pasando, entre los dos, lentamente. Mientras él  bebe poco a poco una cerveza rubia y espumada  y ella apura lo que parece ser un vino blanco , van leyendo el diario de cabo a rabo,  señalando de vez en cuando alguna noticia y haciéndose entre sí numerosos comentarios y alguna que otra broma.

Cuando terminan la lectura, doblan el ejemplar cuidadosamente, se levantan, llevan el periódico y sus vasos hasta la barra, pagan y se marchan. Luego se les ve desaparecer entre el bullicio del mediodía unidos de la mano.

Más allá de lo sorprendente de poder contemplar algo así en un mundo de intercambio permanente de whatsapps y tik-toks, es inevitable aceptar que se trata de un rito desarrollado y  perfeccionado a lo largo de muchos años. Un rito  muy propio de gentes que han aprendido acaso, con el paso del tiempo, nuevas formas  de amor, más allá de las tópicas y convencionales. Por ejemplo, la de leer un periódico juntos…

SANDECES (gastronómicas)

Estamos ante una nueva versión del expolio histórico en el orden gastronómico, que, para más inri y recochineo inculto se plantea como “una adaptación a los nuevos tiempos«.

El desembarco de los gastrobares underground en estos lares ha tenido como una consecuencia mayor la imposibilidad de comerse una simple tortilla de patatas. Pues lo que ya se nos ofrece es una base de tortilla española con multitud de añadidos espurios como jamón york, morcilla de Burgos, queso roquefort o a saber qué crustáceo despistado. Por lo visto, la patochada de los culinary-centers y de los concursos de master-chefs ha calado y bien- de la inminencia y significación de este avatar ya nos previno en su momento Pierre Bourdieu en La Distinción-Crítica social del gusto.

Otrosí ocurre con el té, que de tanto haberse vuelto rojo ,verde o blanco, ha dejado de ser el negro de siempre, lo cual que hay que específicar ante la cara de contricción del camarero o camarera correspondiente. Y del vino, mejor no hablar: cualquiera que no se tome (por lo menos) un crianza con la mirada transida, entre aspavientos benevolentes y palabreo metafísico, pasa por un paleto total.

Tanta sutileza no deja de ser sorprendente para un país y una cultura zafia hasta antesdeayer, cuando no directamente bruta y descamisada. Parece como si quisiéramos ser postmodernos sin haber pasado por la modernidad (Bruno Latour: Nunca fuímos modernos) y a ello se aplican bareros cool y restauradores iniciáticos (alabados sean sus a veces impronunciables nombres) dirigiendo su particular política de estímulo al consumo a base de sandeces gastronómicas.

Y como la burguesía de estos lares ha sido siempre corta-cortísima de miras (Manuel Tuñón de Lara dixit), haciendo más la cuenta de la vieja que la de resultados a medio plazo, la más pequeña y emprendedora, con el concurso de quienes tienen el mando en plaza, juega a la clavada del guiri mientras pueda y le dejen, ya que es al guiri al que se capta a través de las social networks.

O sea que, en realidad, estamos ante una nueva versión del expolio histórico en el orden gastronómico, que, para más inri y recochineo inculto se plantea como “una adaptación a los nuevos tiempos» porque el dinerillo acumulado, a fuer de salir mayormente disparado hacia las multinacionales, es pan para hoy y hambre para mañana (esto sí lo sabemos desde la crisis de los Altos Hornos).

Bobos y bobas todos y todas, nadie dice que el rey está desnudo…¡Sandeces gastronómicas!

IKURRIÑA (aquella)

Se ha celebrado recientemente el 130 aniversario de la “gamazada”, una reacción popular a favor de los fueros contra los planes del ministro español de Hacienda Germán Gamazo que pretendía en 1893 modificar parcialmente el status jurídico impositivo de Navarra, articulado en la llamada Ley Paccionada de 1841.

Sin entrar en el debate que se ha generado con ocasión de esta efeméride, quiero referirme al episodio de la recepción de  la comitiva de diputados que habían conseguido anular aquellos planes y que se desarrolló el 18 de febrero de 1894 en la estación de Castejón, donde tenía parada el tren que los devolvía a Pamplona.

Pues en aquella recepción, a la que acudieron, según se ha dicho, cerca de diez mil personas , entre discursos, música y bailes ( y misa, of course ) se exhibió, según también se dice, por primera vez  la ikurriña, si bien como enseña vizcaína.

Viene lo anterior a que cuando me dedicaba a la investigación histórica, allá por finales de los años setenta del siglo pasado, trabajando sobre la Asociación Euskara de Navarra y particularmente sobre la figura de Arturo Campión (1) , Koldo Mitxelena, mi director, me facilitó una entrevista con Estanis Aranzádi para ampliar mi documentación.

En aquella entrevista, que transcurrió a lo largo de toda una tarde, Aranzádi me proporcionó mucha e interesante información ( entre ella la existencia de una novela sicalíptica , titulada La Monja, escrita por D. Arturo) , y me comentó que aquella ikurriña que se había exhibido en Castejón la había bordado su abuela , Juana Irujo ,y que se había conservado en aquella casa durante muchos años.

Siempre he tenido curiosidad por saber dónde acabó aquella ikurriña, una bandera sobre la que por entonces no parecía haber ni muchas ni buenas expectativas, o , al menos, similares a la expresión «Euzkadi» que tan poco ( y tampoco) convencía a Campión…Sobre todo teniendo en cuenta que hogaño es una de las enseñas oficiales en cualquier institución.

Por lo demás, y volviendo a la Gamazada, ahí sigue ,en el Paseo de Valencia, el Monumento a los Fueros erigido en 1903, con el rostro pétreo de Rosa Oteiza al frente como matrona foral , aquel que yo veía desde el balcón de la casa de mi abuelo , el jeltzale Ataúlfo Urmeneta, y que , por lo que parece, todavía no ha sido inaugurado…

(1) Se presentó como primera Tésis de Grado en la Facultad de Filosofía y Letras de la UPV/EHU bajo el título Ideología y política en Arturo Campión y se publicó en Revista Príncipe de Viana, núm. 163, Mayo-Agosto, 1981, pp. 641- 687

LA SOMBRA (entrando en)

Siempre es posible encender una luz en esa sombra en la que se va entrando , la luz del otium cum dignitate libremente creativo.

Un viejo y buen amigo, ya jubilado, me ha escrito desde Barcelona quejándose de que ya no le llaman para participar en ningún ciclo de conferencias, ni siquiera para una mesa redonda, y me ha puesto el ejemplo de un diálogo que se va a celebrar próximamente en la universidad. Un diálogo sobre el tiempo vivido y el tiempo del relato, tema al que ha dedicado una buena parte de su vida profesional como ensayista y que ha fructificado en unos cuantos libros y en varios premios.

Añade que , para más inri, en el mentado diálogo participan dos tipos para él totalmente desconocidos que apenas si llegan a la cuarentena, pero que, dice,»deben de estar de moda en los círculos literarios».

No he sabido muy bien qué contestarle y tan solo me he solidarizado con su sentimiento, dándole una razón que mientras la argumentaba me daba perfecta cuenta de que era «más falsa que un amadeo» – como solía decir Miguel Sánchez-Ostiz.

Pues, como también he podido comprobar yo mismo, una vez que se sale del espacio institucional más ( el académico) o menos ( el literario) matizado – por no hablar del político- , en el que se ha desarrollado lo que antes se denominaba una carrera, sobreviene un a modo de muerte social ante lo que conviene «saber entrar en la sombra suavemente», como comentaba recientemente Rosa Montero.

Además, y por lo demás, esta sustitución generacional no deja de ser inevitable por mucho que a las nuevas levas se les reproche bien su inocencia prístina o su incultura manifiesta: ahora les toca a ellos y a ellas ( y ya a elles ) colocarse – como se decía antes- y eso implica matar a los correspondientes padres y madres.

Ahora bien, siempre es posible encender una luz en esa sombra en la que se va entrando , la luz del otium cum dignitate libremente creativo, de la atención y el cuidado hacia los novísimos y novísimas , y cuando sea solicitada, de la conseja. Todo aquello que, en fin, cumpla con los límites indicados en el aforismo 110 del Oráculo manual y arte de prudencia de Baltasar Gracián: «No aguardar a ser sol que se pone»…pues «máxima es de cuerdos dejar las cosas antes que los dejen»…

Pues, eso, my dear and old friend…

ARTISTA (el trabajo de)

La columnilla de ayer – sobre los bestsellers– ha desatado comentarios varios, algunos de los cuales he reproducido evitando , como siempre, los anónimos rusientes.

Ya sé, y desde hace mucho tiempo, que este tema de la creación y su rentabilidad – dice ahora la juventud directamente «me renta» y/o «no me renta» – altera y mucho los ánimos sobre todo en comunidades pequeñas, como suele ser la literaria.

Por ello, he vuelto a recuperar de mi biblioteca Un arte de vivir  de André Maurois, publicado en la hoy lejana editorial mexicana Anaya.

Dice Maurois en el capítulo titulado «El trabajo del artista» que la vida de quien desea dedicarse a la creación debe tener al menos tres partes. Una – humana la llama él – carnal y sentimental que le permita conocer a los seres humanos y sus circunstancias; otra de meditación y ensueño solitario, donde  rumiar lo vivido y  transformarlo en materia artística; y una última, en fin, en la que, por medio del estudio de los grandes maestros ( y maestras, habría que añadir hoy en día) y con la ejecución de pacientes ejercicios, se pueda obtener la suficiencia técnica que todo arte precisa.

Por si fuera poco, Maurois se adelanta a algunas de las preguntas más comunes respecto de los temperamentos artísticos y , por ejemplo, afirma que «el retiro total del mundo es malsano en la mayor parte  de los artistas», añadiendo , con Goethe, que «la  soledad es cosa bella cuando se está en paz consigo mismo y se tiene una labor definida» .

Doy cuenta de todo esto, por si sirve de guía y consuelo a quienes comienzan y puede reforzar a aquellos y aquellas que llevan ya un tiempo en este destemplado camino y ,en general, para dar un toque acerca de esos mundos interiores, tan alejados de la presencia social, en el que suelen vivir quienes se dedican a la creación artística de cualquiere índole…

EL BESTSELLER( y el soufflé)

Son ya demasiados los amigos y amigas , excelentes escritores y escritoras, que tuvieron su momento de gloria y sus premios y agasajos, y hoy están ya descatalogados y no hay ni rastro de su obra en las librerías.

Al detenerme frente a un semáforo en rojo, ha pasado lentamente frente a mí. En un primer momento ,he pensado que se trataba de un autobús electoral, pero al observarlo más detenidamente me he percatado de que, en efecto, era un autobús, pero publicitario. Y junto a una gran foto suya, la de los brazos cruzados ,se podía leer » MÁS DE 300.000 EJEMPLARES VENDIDOS «, con la portada de su penúltima obra.

Es, sin duda, el rey del bestseller en estos lares generosos en reinas del mismo cariz, y ni se prodiga en las listas de «los más vendidos» de las publicaciones ad hoc, ni son frecuentes las críticas sobre su obra. Una obra, por otro lado, fecundísima, que daría envidia a Stephen King que confesaba, cuando todavía era capaz de hacerlo, que escribía una media de dos páginas y media por hora.

Tuve la mala suerte de conocerle en circunstancias malísimas, ejerciendo brevemente de inocente mamporrero en una asociación literaria de cuyo nombre no puedo -ni quiero- acordarme. Lamentablemente el episodio transcurrió entre rayos de miradas y truenos de palabras, pero, vista la luz, el destino me dio la oportunidad de salir zumbando.

No he leido ninguno de sus libros pues mis gustos van por otro lado denominado, a saber porqué, literatura. Aun así, ni que decir tiene que le deseo mucha y buena suerte y sobre todo que las altas ventas le duren lo suficiente como para tener en el futuro unos ahorrillos: son ya demasiados los amigos y amigas , excelentes escritores y escritoras, que tuvieron su momento de gloria y sus premios y agasajos, y hoy están ya descatalogados y no hay ni rastro de su obra en las librerías.

Pues en el «espacio literario» del amigo Pierre Bourdieu funciona algorítmicamente «el sistema de la moda» del colega Roland Barthes, y esta estática y tal dinámica es muy similar en otros «espacios», como el cine, la fotografía, la pintura , la escultura, la música…O la arquitectura, como ha puesto de manifiesto Felix Viscarret colateralmente en su divertida y a la vez delicada Una vida no tan simple, en la que un viejo arquitecto ( severo Ramón Barea) advierte a un joven colega( despistado Miki Esparbé) que acaba de recibir un premio de que se lo tome como un soufflé que se puede deshinchar en cualquier momento…

EXTIMIDAD (breve ensayo de )

( by Leonardo Castelao)

«Crec que escriure no consisteix a fer tornar visible el que és invisible, com creien els romàntics, sinó fer visible el que ja és visible i que tothom mira i ningú no pot o no sap o no vol veure» ( «Creo que escribir no consiste en hacer volver visible lo invisible, como creían los románticos, sino en hacer visible lo que ya es visible y que todo el mundo mira y nadie puede o no sabe o no quiere ver», en traducción para quienes no hablan catalán en la intimidad).

Me he detenido en esta larga frase del magnífico libro de Xavier Pla El soldat de Baltimore. Assaigs sobre literatura i realitat en temps d’autoficció (2022.Barcelona: Lleonard Muntaner Editor, S.L.) mientras preparaba la siguiente sesión del curso sobre literatura autobiográfica que vengo animando en las aulas de ACAEX-EGIKE de la UPV-EHU.

Y , más allá de su verdad, de su ambiciosa pretensión y acaso de su titánico radicalismo, he reconsiderado sumariamente todo lo que un día cualquiera me resulta drásticamente visible ,y he decidido desarrollar estos breves apuntes haciendo una tímida gala de eso ahora tan de moda que se denomina «extimidad», esa mostración mayormente obscena de lo íntimo tan bien caracterizada por Paula Sibila y que tanto abunda en las redes sociales :

«En aquel tiempo este era un barrio tranquilo, con sus panaderías, sus ultramarinos, sus bares y cafeterías, y los gritos alegres de los niños y niñas a la entrada y salida de los colegios y escuelas.

Ahora, sin embargo, por la mañana, a las ocho en punto, me despiertan los pitidos regulares y motorizados de las excavadoras que profundizan un agujero sub iudice ab origine, en el que se quiere construir un gigantesco edificio.

Desde el mediodía ya no se pueden abrir las ventanas, pues la casa se llena del tufo a fritanga insoportable de un bar de parroquianos reconvertido en taska underground que, careciendo de la pertinente salida de humos, ha colocado un extractor ad hoc en paralelo distribuyendo hacia toda la fachada su pestilencia, un cuqui perfume del que se puede disfrutar otro sí ,y a saber cómo, en las escaleras interiores.

Y por la noche, y a pesar de las continuas reconvenciones, he de soportar el tam-tam cenutrio de la música general básica de un pub que cierra a las tantas aunque tiene a bien no cerrar la puerta exterior, rompiendo ansí cualquier amago de aislamiento sonoro«

En fin, que no sé si todo esto tendrán algún interés, como solía decir Josep Pla, ni tampoco , si he cumplimentado lo de «hacer visible lo que ya es visible y que todo el mundo mira y nadie puede o no sabe o no quiere ver» , pero ahí van estas cosillas íntimas ya en la extimidad para recreo del personal…

LOS PASEOS DE ENERO DE 2024

LOS DESAYUNOS DE LOS MARTES ( los socialistas , el DSM y Chillida )

La Junta Extraterritorial del Desayuno de los Martes se ha reunido hoy miércoles a partir de las 8 horas y 5 minutos en la sede eqüe-principal del Café Iruña

Han asistido todos los miembros y miembras de la susodicha Junta, excepto Laura, de Master en Toronto e Itzi de retiro en Leyre, en viniendo todes con cierta premura por sus muchos compromisos y quehaceres posteriores.

Aun así, y aprobada el Acta de la Junta anterior, la tenida se ha desarrollado asaz ordenada.

Mikel ha presentado un documento que pensaba llevar hoy a su clase de Sociología Política, y que le ha llegado de un colega madrileño. Bajo el título de Los socialistas críticos. Memoria y socialdemocracia radical, expónense en el susodicho argumentos varios que – Mikel dixit- pueden permitir aclararse de lo viene en pasar en la piel de toro, más allá de las columnas de Iván Redondo.

Como nadie ha dicho ni mu al respecto, nuestra juntera jurídica Amanda ha requerido de Koldo, una vez más recién salido de guardia siquiátrica, su opinión sobre la noticia de que según el British Medical Journal, la industria farmacéutica repartió hasta catorce (14) millones de dólares entre los facultativos de la Asociación Americana de Psiquiatría que elaboraron la última versión del DSMDiagnostic and Statistical Manual of Mental Disorder– , el manual de referencia internacional para el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades mentales.

El interpelado, apurando su cafe doble con sal, por toda respuesta ha mostrado a los presentes y de une en une, el siguiente e-moji:

dejando el jugoso asunto para el gran maestro Quim Monzó.

A continuación Patxi ha dado cuenta de su murria frente a lo que ha denominado «la operación Chillida», tipo, en su opinión, de pasado más que oscuro que ha «pretendido con sus hierros gigantescos peinar cualquier biografía anotada» (sic).

Le ha salido al paso Marta, recordando aquello de «know the poetry, not the poet» – no sé si lo transcribo bien- , lo de » quien esté libre de pecado que tire la primera piedra» y otro sí de que más vale no hurgar demasiado en casi nada porque «por estos lares no va a haber ningún milagro de Boston y sí mucho cuñao cuñaa» ( sic).

En este punto han dado las 9 horas, ha comenzado a llegar la turistada por lo del brunch y, consecuentemente, se ha decidido levantar la sesión, corriendo el fondo de caja – que ya anda algo escaso- con los conleche y los cruasanes, y un nuevo doble con sal para Koldo.

De todo lo cual doy fe a.d. XVIII Kal. Feb.Anno DCCXXII ab Bilbao urbe condita. Yo , el Secretario Perpetuo de la JEDM.

[firma ilegible]

En un reciente artículo titulado «No es tan inteligente«, Daniel Innerarity hacía una lúcida evaluación , bien que provisional ,acerca de la irrupción de la Inteligencia Artificial en nuestras vidas.

Y más allá y más acá de mostrar sus ventajas e inconvenientes, abogaba por afrontar una «Crítica de la razón algorítmica» ya que tal es el fundamento último de su funcionamiento.

La propuesta es sin duda justa y necesaria porque propone reflexionar sobre lo que parece tan neutro y neutral como se han venido contemplando las matemáticas.

Pero también porque apunta al corazón de una nueva versión de aquel fin de las ideologías que propugnaba antaño el opusdeísta Gonzalo Fernández de la Mora y del que hogaño se hacen eco gentes diversas desde los palacios hasta las cabañas, en nombre de la eficiencia.

Pues ni las matemáticas son tan neutras como pretenden tal que lo demostró en su momento Emmanuel Lizcano ( Imaginario colectivo y creación matemática, 2009) , ni el algoritmo es equidistante y equilibrado sino muy interesado:véase Cardon, D. 2018 Con qué sueñan los algoritmos .DADO ed.

Así que, frente a esta operatividad tecnocrática sancionada con el buenista «depende de para qué se use», no viene mal reclamar una reflexión a fondo, una Crítica de la Razón Algorítmica…

No me he animado a publicar nada durante unos cuantos días, sumido en la murria que me han ido produciendo las noticias de los lares propios y lejanos.

Por lo que respecta a la piel de toro, todo ha devenido insulto y desprecio unidos a incultura y mala educación. Y tanto allende los mares como en el avispero de Oriente medio ya no se sabe si la impunidad es peor que la denuncia de la impunidad que tanta constatación de impotencia destila.

Pero…Pero ayer asistí a una asamblea de Abando Habitable, la asociación que lleva movilizándose desde hace varios años contra un macroproyecto urbanístico impulsado por el Trono municipal y el Altar diocesano, y volví a sentir durante un par de horas el vigor de lo comunitario, la fuerza del consenso proactivo de unas gentes de barrio que defienden en la práctica un bienestar ciudadano que otros y otras tan solo exhiben en las campañas electorales.

Cuando finalizó la reunión, acordada la continuación de la senda legal y también una serie de acciones de resistencia no-violenta, di un largo paseo dándome cuenta de que había comprendido una vez más que de poco sirve intentar salvar lo ajeno, siempre susceptible de ser abducido por la plusvalía política del caciquismo orgánico partidista, sin defender serenamente lo propio. Sin defender un barrio habitable, resistente a los intereses de quienes tan solo pretenden ocuparlo para sacar pingües beneficios sin importarles lo más mínimo los malos olores diurnos o los ruidos nocturnos.

Y ya en casa, he encontrado un libro en medio del suelo de mi estudio, Zen en el arte de escribir, de Ray Bradbury, y al ir a recolocarlo en la biblioteca, me he percatado de que tenía una página marcada y un subrayado que decía :» Escribir es una forma de supervivencia. Debemos alzar las armas cada día, sin excepción, sabiendo quizá que la batalla no se puede ganar del todo, pero que cada esfuerzo ya significa una especie de victoria».

Y he escrito esto…

TXANI RODRÍGUEZ (o el pellizco)

Txani Rodríguez (Llodio, 1977) pertenece a una nueva generación de escritoras- como Noemí Sabugal o Sara Mesa- que están abriendo una nueva deriva en el panorama narrativo, y que en su caso recibió la sanción de entrada en el espacio literario bourdieuliano con la recepción del Premio Euskadi de Literatura 2021 por Los últimos románticos (Seix Barral, 2020)

Ayer se presentó en la Biblioteca de Bidebarrieta su última novela, La Seca (Seix Barral, 2024), de la mano de la voz tronante y perfilada de la periodista Almudena Cacho que administró los tiempos con precisión radiofónica, teniendo muy presentes las señales horarias.

En un acto único, se desgranó cumplidamente la nueva obra que recoge, acaso en ese registro ahora tan à la page de la autoficción, los avatares familiares, amistosos y amorosos de una joven de Llodio que pasa el verano pandémico en el Parque de los Alcornocales, situado entre Málaga y Cádiz, al tiempo que revive la mitología que acuñó durante sus estancias de la infancia en aquel paraje de explotación del corcho, con sus personajes transversales , sus trabajos y sus días.

Y a pesar de que algunos asuntos – tal que la cuestión medioambiental, los guiños a la literatura andaluza o el carácter un tanto tóxico de las cuadrillas – reclamaban un posible debate, Almudena Cacho dio por finalizada la tenida tras una brevísima y cotangente intervención del público.

En cualquier caso, La Seca promete, y más en la medida en que pueda generar un pellizco sensible, moral o reflexivo en quien la lea, honor que , como en la milicia, se le supone , y que apuntaron así la autora como la presentadora…

«Soy médica de familia. Cada año por estas fechas estamos igual: máximo apogeo de los múltiples virus respiratorios y los servicios sanitarios al borde de la saturación.Antes se contrataba personal de refuerzo, hoy dicen que no es posible.En mi centro, con cuatro bajas por cubrir desde hace unos meses y las ausencias por vacaciones, nos ha tocado cerrar la cita previa y dedicarnos a ver urgencias, visitas del día, perdiendo la esencia de lo que es un centro de atención primaria»

Este es el primer párrafo de una «Carta de los lectores», publicada en La Vanguardia el día de Reyes y firmada por una médica catalana. Pero, a la vista de los numerosos testimonios que se pueden escuchar en la calle, acaso también podía haber sido firmada por cuaquier facultativo de estos lares.

Pues desgraciadamente, todo parece indicar que el modelo sanitario público que había sido una de las joyas de la corona de la autonomía vasca ha comenzado a ser desmantelado encaminándose hacia un modelo mixto de tinte neoliberal.

Un buen amigo e historiador de la economía me suele decir que durante los últimos cuarenta años hemos vivido la excepcionalidad de la prolongación del Estado de Bienestar que se gestó en Europa Occidental como réplica a la supuesta plenitud de los servicios sociales de los países del Pacto de Varsovia. Y que esta excepcionalidad comenzó a declinar con la caída de la URSS y del muro de Berlín dirigiéndose globalmente hacia el modelo económico norteamericano.

Sin duda , los grandes beneficiados de esta excepcionalidad han sido los boomers – quienes ahora tienen entre 60 y 78 años -que por un lado han contribuido a mantenerla con su trabajo y sus impuestos ,y que hasta ahora han gozado de buenos servicios sanitarios, educativos y de unas pensiones mayormente razonables.

Pero, como afirma este buen amigo, todo esto se está terminando y las pol´íticas progresistas tan solo estan consiguiendo retrasar la implantación del nuevo modelo.

Cuando los boomers desaparezcan es posible que el Estado de Bienestar tal y como se ha conocido también haya desaparecido ,a no ser que las gentes de la generación Z (los nacidos entre 1995 y 2012) desoigan los cantos de sirena tecnocráticos que explicta o implícitamente desgrana la política conservadora y se apresten a defender lo que consiguieron sus madres y sus padres , sin aceptar que van a vivir peor que ellos.

Pero esto último no será fácil en un ambiente tan condicionado por la dinámica de las redes sociales, las fake-news y l@s influencers, en el que el viejo mito narcisista del emprendimiento individual se solapa con aquel «fin de las ideologías» que en su momento proclamara el ideólogo franquista Gonzalo Fernández de la Mora.

Aun así, y como la esperanza, dicen, es lo último que se pierde, sería deseable , por ejemplo, no encontrarse un día tan solo con una Sanidad S.A…

He tenido la suerte de que Mari Domingi me dejara junto al árbol de Navidad el libro Primates al Este del Edén ( Ed. Crítica,2023) de Juan Ignacio Pérez Iglesias, catedrático de Fisiología y Coordinador de la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU.

He de confesar que desde que comencé a leerlo al día siguiente ,y entreverado entre cenas y comidas familiares, no lo he podido dejar hasta hoy, subrayando párrafos enteros como suele ser mi costumbre.

El contenido del libro , sintetizado en el subtítulo «El organismo humano a la luz de su evolución», me ha interesado y mucho, andando como suelo andar casi siempre a caballo entre disciplinas diversas a fuer de mi condición de sociólogo en excedencia, y he disfrutado, uno a uno, los quince capítulos, en los que recogen aspectos tan sugerentes como los cambios anatómicos, fisiológicos o de alimentación que nos han sobrevenido como especie en estos últimos seis millones de años hasta la evolución del encéfalo y, particularmente, el surgimiento de nuevas formas de cooperación grupal.

Pero también me ha seducido la prosa sugerente y exacta de Pérez Iglesias, clara y distinta que diría Descartes, bien fundamentada científicamente mas sin los habituales obstáculos de erudición manifiesta.

Una lectura, en fin, muy recomendable para comenzar el año reactivando la curiosidad sobre lo que hemos llegado a ser…

El primer movimiento fue la conversión de un quiosco de prensa en una cafetería -pastelería de rango multinacional, y las calles colindantes se inundaron de olores dulzones, mayormente aceptables. A continuación, un gran restaurante popular y barato se tranformó en un Tap Room que al cabo de un tiempo el personal ilustrado identificó como una cervecería.

Hace un par de semanas, un bar de parroquianos situado en una lonja de mi propia casa se ha traspasado, cambiando de nombre , de Gure Leku a Solo Gastrotaska.El cambio se ha evidenciado de inmediato pues los olores a fritanga están desde entonces saturando el barrio, hasta el punto de que ya casi nadie se atreve a abrir las ventanas.

Curiosamente, en el suplemento gastronómico de un periódico ha aparecido una crónica un tanto apologética acerca del nuevo local bajo el título «Manual para rejuvenecer un bar de barrio». En este reportaje , el chef del nuevo condominio, que lo es también de otro cercano, hace gala de haber mantenido «el aroma tabernario», si bien la oferta del Gure Leku que abarcaba poco más de unos pinchos,se ha ampliado en el Solo Gastrotaska hasta abrirse a la merluza frita, la coliflor gratinada o el canelón de ragout de rabo,o sea, que ha pasado de ser un bar a revelarse como un restaurante.

La vecindad, harta del intenso olor a fritanga, se pregunta de qué permisos goza el nuevo negocio, si cumple o no con la legislación vigente , y otro sí ,si las autoridades con mando en plaza han hecho todo lo que debieran al respecto.

Más «the answer is blowing in the wind», como cantaba Bob Dylan, un viento que contribuye a expandir todavía más ese tufo tabernario que le resulta tan cuqui al sin duda innovador chef de marras…Un olor, por otro lado, que tanto encandila a quien, sin tener que soportar sus consecuencias empíricas, se permite escribir, conclusivamente y sin sonrojarse, algo como «Un ejemplo de cómo la escena hostelera de Bilbao puede actualizarse sin renunciar a la autenticidad o recurrir a fórmulas importadas»…O my God!…¡Ya somos escena hostelera! ¡Caramba con el «Manual para rejuvenecer un bar de barrio»…

(c) by Vicente Huici Urmeneta

LOS PASEOS DE DICIEMBRE DE 2023

2024 (una tirada de I Ching)

Toca , pues, aquello de «paciencia y barajar» que solía decir, según dicen, Miguel Delibes cuando el mundo le venía escorado y que no era sino el remedo de otro dicho de aquel gran sabio de la vida , Baltasar Gracián, que en su Oráculo manual y arte de prudencia, recomendaba en situaciones como la descrita tomar las cosas «no por el corte, que ofendan, sino por la empuñadura, que defiendan».

Como todos los años por estas fechas, se me ha ocurrido hacer una consulta al I Ching evocando el próximo 2024. He utilizado el procedimiento de las monedas y para la interpetación he requerido la ayuda de la versión castellana de Albert Galvany ( YiJing El Libro de los cambios, Atalanta,2006), la francesa presentada por François Jullien ( Le Yi King, Zulma, 1992) y la inglesa de Richard J. Lynn ( The Classic of Changes- I Ching, Columbia University Press, 1994).

El hexagrama obtenido ha sido el 53, Jian, el Avance Gradual, si bien los dos nueves de arriba , quinto y sexto trazo, indican una evolución hacia el hexagrama 15 Qian , Modestia, siendo el opuesto el 54 Gui Mei, La Doncella Prometida.

Según esta disposición, globalmente el año 2024 no va a ser un periodo de grandes cambios, la situación se mantendrá estable según aparece configurada desde el 2023 y se exigirá mucha paciencia y firmeza para soportarla.

Dadas las circunstancias históricas en las que vivimos, mayormente tristes a causa de las guerras y los enfrentamientos políticos ,el pronóstico no parece apuntar hacia alegría alguna, si bien, teniendo en cuenta la trama profunda del I Ching, las situaciones presentes no vienen a ser sino el germen de futuros cambios, así como las crisis de todo tipo, las ocasiones para las grandes transformaciones.

Toca , pues aquello de «paciencia y barajar» que solía decir, según dicen, Miguel Delibes cuando el mundo le venía escorado y que no era sino el remedo de otro dicho de aquel gran sabio de la vida , Baltasar Gracián, que en su Oráculo manual y arte de prudencia, recomendaba en situaciones como la descrita tomar las cosas «no por el corte, que ofendan, sino por la empuñadura, que defiendan».

Pues eso , mis hermanos, mis hermanas… Pero, dadle a todo lo anterior la misma relevancia que pudiérais darle al célebre Calendario Zaragozano de Don Mariano Castillo y Osciero…

URTE BERRI ON! ¡FELIZ AÑOZ NUEVO!

FREGONA (la ilustre)

Por mucho que se quiera matizar el menosprecio hacia las mujeres dedicadas a la limpieza, lo dicho tan espontáneamente resulta al cabo una muestra modélica de la enjundia conservadora y clasista de UPN.

No voy a ser yo quien valore el acuerdo del PSN con EH-Bildu para cambiar la titularidad de la alcaldía de Pamplona: hay para ello voces más autorizadas y otro sí más agudas a la vista del estruendo que se ha armado aquí, allá y acullá.

Por lo demás, y abundando en matices,puede ser que una revisión atenta del documental El fin de ETA dé muchas pistas sobre lo ocurrido y lo que es previsible que ocurra en aristotélica clasificación.

No obstante, como pamplonica originario, he de decir que la frase de despedida de la anterior alcaldesa – «Nunca apoyaría a EH-Bildu a cambio de nada, pase lo que pase, prefiero fregar escaleras»- me ha retrotraído a mis años mozos, aquellos en los que, en efecto, fregar escaleras, ser ,en fin, una «fregona» , era la peor ocupación que se podía tener.

Y claro, la caída lingüística en la retrospección, ha adquirido todo su significado a la luz de este sociólogo-en-excedencia que uno ya es , resignificándose como una muestra modélica de la enjundia ideológica de UPN, tan conservadora , reaccionaria y clasista – y hoy machista- como lo era ya en la época de su fundador Jesús Aizpún.

Iba a consignar también la condición españolista – legítima sin duda- de dicho partido político, pero he recordado que en la literatura hispánica hay una novela, La ilustre fregona, de Miguel de Cervantes , que hace al cabo apología de una tal, pues revela la nobleza última de una mujer dedicada a estos menesteres, lo cual que desligitima su españolidad ferviente.

Pero, en fin, por mucho que se quiera matizar el menosprecio hacia las mujeres dedicadas a la limpieza (mayormente de escaleras), como luego hizo la ya ex-alcaldesa o se intente quitar hierro a la anécdota, como ha llegado a hacer el propio nuevo alcalde, lo dicho tan espontáneamente y con acento tan cuenquero, quedará ya para siempre como un ejemplo más de ese tipo de frases que expresan mucho más que lo que dicen y que revelan una convicción tan profunda como íntima…¡Ah la ilustre fregona!

LOS DESAYUNOS DE LOS MARTES ( o de la Navidad también se sale)

La Junta Extraterritorial del Desayuno de los Martes se ha reunido hoy domingo a partir de las 12 horas y 5 minutos en su sede eqüe-principal del Café Iruña.

A la convocatoria han acudido presencialmente todos los miembros y miembras de la susodicha Junta,

Una vez aprobada el Acta de la Reunión Anterior por unanimidad, ha intervenido en primer lugar Koldo, nuestro siquiatra- ahí- siempre-de-guardia – en terminología heideggeriana – para apuntar que ha sido reclamado por una autoridad superior para dictaminar sobre el caso de un sujeto de la policía autonómica que ha devenido en sujeta, reasignación que ha causado un cierto revuelo en el vesturario femenino de la comisaría a la que estaba asignad@.

Al respecto, nuestra juntera jurídica Amanda ha querido dejar constancia de la legitimidad de la reasignación por si en un futuro próximo tambien es reclamada ad hoc.

A continuación, Mikel ha recomendado el visionado de No me llame Ternera, de Jordi Évole,más por su severo valor documental que por su condición cinematográfica, «infumable» a juicio de Patxi , pero no menos que «las obras de senectud» (sic) de Victor Erice, Woody Allen o Ridley Scott que han obviado el «no ser sol que se pone» en dictamen de Don Baltasar Gracián.

Marta, cambiando de tercio y haciendo uso de su vector fenomenológico, ha hecho votos por un cambio en el Sistema Sanitario vernáculo, tras ser diagnosticada telefónica y falsamente de una fístula y conseguir pasados cuatro años una revisión ginecológica para setiembre de 2024.

En este punto ha irrumpido en la tenida Laura con el eslogan contenido de «Feliz Navidad» que ,según ha indicado, deseaba que constara en el Acta, en siendo a su vez respondida con mucho cariño por Itzi que ha señalado que otro sí quería incluir en La Misma el texto «De la Navidad también se sale».

Ante la circunstancia tensa y ortegiana que se ha generado al efecto, yo, en tanto que primum inter pares, he solicitado una nueva ronda de marianitos preparaos.

Y reídos y reídas todes, se ha levantado la sesión a la 14 horas y 13 minutos, encaminándose cada uno y cada una hacia sus domicilios de referencia.

De todo lo cual doy fe a.d. XX Kal. Iaun.Anno DCCXXII ab Bilbao urbe condita. Yo , el Secretario Perpetuo de la JEDM.

[firma ilegible]

JOSU ( y Évole)

Este film debería ser de obligada visión , pues , junto con otros diversos y contrastados materiales, puede permitir comprender en sentido weberiano algunas dimensiones de lo que ocurrió durante aquellos años y, por lo tanto, ayudar a discernir las derivaciones del presente, entre ellas las referidas a las consecuencias de la institucionalización de la izquierda abertzale…

En cuanto Netflix me ha dado noticia de que estaba disponible «No me llame Ternera», la larga entrevista de Jordi Évole a Josu Urrutikoetxea, me he dispuesto a verla, libreta y bolígrafo en ristre, sin esperar nada de particular cinematográficamente hablando.

El interés era doble. Así, por un lado, deseaba documentar la biografía de este miembro destacado de ETA, representante de una generación que abrazó la lucha armada en p`leno franquismo. Y, por otro lado, quería constatar si, como se había comentado, el film suponía un intento de blanqueamiento de la violencia ejercida por ETA.

Respecto a la primera cuestión, Urrutikoetxea se muestra firme en la defensa de su decurso vital, desde su decidida entrada en la organización armada en 1968 hasta su salida silenciosa hacia el 2006, resaltando el contexto de aquellos años, asumiendo la irreversibilidad terrible de algunas acciones , reconociendo el sufrimiento de todas las víctimas y, por fin, dando cuenta de su mediación, junto con Jesús Eguiguren para el cese de la actividad armada y la disolución de la organización. En este aspecto,y a pesar de los intentos recurrentes de Jordi Evolé, Urrutikoetxea no muestra arrepentimiento alguno, a pesar de que reconozca errores mayores e incomprensiones drásticas- como en el caso de Miguel Ángel Blanco.

Consecuentemente, no se podría decir que se manifieste ningún elemento de «blanqueamiento del terrorismo», a no ser que se parta de un apriori tan ahistórico como inútil, como suele ser la pretensión de juzgar con criterios del presente situaciones del pasado, proyectando los intereses mayormente políticos de hogaño sobre algunas interpretaciones torticeras de antaño.

Por todo lo anterior, creo que este film debería ser de obligada visión general pues , junto con otros diversos y contrastados materiales, puede permitir comprender en sentido weberiano algunas dimensiones de lo que ocurrió durante aquellos años y, por lo tanto, ayudar a discernir las derivaciones del presente, entre ellas las referidas a las consecuencias de la institucionalización de la izquierda abertzale, algunas tan reseñables como el reciente pacto de investidura del Presidente del Gobierno de España o la moción de censura presentada en el Ayuntamiento de Pamplona.

NEGRI (Toni)

Bastaría, en fin , esta breve biografía para evocar un recorrido político tan frecuente en aquellos tiempos en los que el imperialismo parecía un «tigre de papel» y del que algunos y algunas solo han conseguido arrepentirse sin extraer consecuencia alguna.

El pasado 16 de diciembre murió en Paris Toni Negri, pensador post-marxista de origen italiano que combinó su análisis del mundo neo-capitalista con una actividad política incesante.

Así, en efecto, sus aportaciones te´óricas, desde La forma Estado. Para la crítica de la economía política de la administración ( 1974 )hasta sus más recientes como Imperio  (2000) o Multitud (2004) , animaron la reflexión política combinando la tradición marxista con el análisis sobre el biopoder de  Michel Foucault  o el esquizoanálisis de Gilles Deleuze y Félix Guattari, siempre a la sombra de Spinoza que fue, sin duda, su filósofo de referencia.

Por otro lado,Negri paso de militar en la Gioventú Italiana di Azione Cattolica al Partido Socialista (PSI) y ,a partir de 1960 fue derivando hacia otros grupos de caracter comunista obrerista,como Potere Operaio. Acusado a finales de los años 1970 de ser miembro del grupo Brigate Rosse  ( BR) y de haber participado en dos atentados, fue condenado a prisión.

Posteriormente, elegido diputado por el Partito Radicale en 1983, se exilió a Francia, donde permaneció 14 años, escribiendo y enseñando, protegido frente a la extradición. En 1997  regresó a Italia voluntariamente para cumplir el resto de su sentencia, con la pretensión confesa de proponer un debate público sobre la situación de cientos de exiliados y prisioneros involucrados en las actividades políticas de la izquierda radical de los años 60 y 70.

Bastaría, en fin , esta breve biografía para evocar un recorrido político tan frecuente en aquellos tiempos en los que el imperialismo parecía un «tigre de papel» y del que algunos y algunas solo han conseguido arrepentirse sin extraer consecuencia alguna.

Y, como casi siempre, se podría aplicar en este caso aquello de «verba volant, scripta manent», porque más allá de su intensa actividad militante, Toni Negri ha dejado una buena colección de interesantes reflexiones sobre el mundo globalizado que él atisbaba y que ya, actualmente, vivimos bajo el signo de la globalización electrónica.

Entre ellas ,y como por una de esas extrañas causalidades de la vida, en un sugerente libro que me acaba de llegar- Marx & Foucault, Lecturas , usos, confrontaciones (DADO Ed. 2023) – hay un artículo de Negri sobre Foucault en el que se menciona que el gran éxito del neocapítalismo ha sido la aceptación subjetiva de los seres humanos como meras «máquinas productivas», sea de objetos, de salud …o de sexo – ¿ habiendo sucumbido a «los proyectiles almibarados de la burguesía»?

Pero, en fin, sin tener porqué asumir sus postulados y sus alternativas…¡Qué lejos queda todo esto de las disputas políticas hoy en día en vigor, llenas de insultos de patio y procacidades de tinte barriobajero, que unen a la falta de educación la incultura como forma de soberbia!

LO MEJOR DE 2023 ( entre Rousseau y Matsúo Bashoo)

No tengo dudas de que las clasificaciones, que no dejan de tener un aire de liga futbolera cuando no de propaganda entreverada, tengan un cierto fundamento cualitativo.

Suelo leer – en papel y por deformación profesional – los suplementos culturales de los periódicos más conocidos, añadiendo el ahora de propio EL CULTURAL. Y como es habitual en estas fechas navideñas, unos y otros se afanan en componer listas de «lo mejor» del año en sus diversas manifestaciones.

No tengo dudas de que las clasificaciones, que no dejan de tener un aire de liga futbolera cuando no de propaganda entreverada, tengan un cierto fundamento cualitativo, siempre teniendo en cuenta las prevenciones que en su momento apuntara Pierre Bourdieu en su ya famoso Las reglas del arte.

Pero como no me quiero quedar atrás y puedo hacerlo documentadamente ya que llevo un puntual registro de lo que leo, veo y visito, ahí va mi pequeña lista por si a alguien le pudiera resultar interesante.

Comenzando por el cine, El sol del futuro de Nanni Moretti, me ha resultado el film más sugerente del año, en fondo y forma como antes se decía, pues a su frescura vital añade una trascendencia sin complejos ni arrepentimientos.

En el mundo de la plástica, me ha gustado la nueva exposición de Pedro Salaberri que espero circule adecuadamente en los próximos meses , y el descubrimiento , de la mano de Javier González de Durana, del pintor extremeño Godofredo Ortega Muñoz en quien he encontrado muchos ecos comunes.

Pasando al ámbito literario, he de destacar la obra de Tere Irastortza Garmendia titulada Son nueve, los pájaros , en magnífica traducción de Felipe Juaristi de su Txoriak dira bederatzi. En el mundo del ensayo me ha sorprendido la obra de Xavier Pla El soldat de Baltimore- Assaig sobre literatura i realitat en temps d´ autoficció, pues sistematiza magistralmente el tratamiento de uno de mis temas – o insistencias- como es el de la escritura autobiográfica. Y al respecto no puedo dejar de recomendar los Diarios de Rafael Chirbes, lúcida muestra de escritura autodiegética. Y asimismo El tranvía fantasma, de Miguel Sánchez-Ostiz.

Y, en fin, este breve recorrido no puede finalizar sin la mención intempestiva al repaso reflexivo de Roland Barthes por Roland Barthes, a una profunda relectura de las Confesiones de J.J. Rousseau y a la meditación sobre algunos haikus de Sendas de Oku de Matsúo Bashõ.

Y para ti, querido lector, querida lectora, mi hermano,mi hermana ¿qué ha sido lo mejor de este 2023?

EL ARTE COMPROMETIDO ( y mi abuelo Ataulfo)

Ya he comentado en varias ocasiones que en su momento heredé algunos libros de mi abuelo Ataulfo Urmeneta, jelkide sutsua según las crónicas de la época.

Pues bien , hoy, ordenando la biblioteca, al ir a recolocar Origen de la familia,de la propiedad privada y del Estado , de F. Engels, en una edición valenciana de 1925, se ha desprendido de sus páginas una ficha manuscrita en la que se podía leer en letra muy menuda – la transcripción es mía -:»Bakotxak zeregin bat dau, nahi badau, une historiko bakoitzean.Nik, adibidez, ez dot inoiz artista gisa politikokiro parte hartu nahi izan, beste herritar baten gisa baizen. Eta artista gisa, espazio mentalak edegiten saiatu naz, iraupenean sarteko, eta, agian, gero denpora kronologikora itzultzeko, indarbarrituta».

Hechas las consultas pertinentes, la traducción podría ser :»Cada uno tiene una tarea, si quiere, en cada momento histórico.Yo, por ejemplo, nunca he querido participar políticamente como artista, sino como un ciudadano más. Y como artista, he intentado abrir espacios mentales para entrar en la duración y, quizá, volver después al tiempo cronológico, revitalizado».

No tengo ni idea de quién puede ser el autor de este párrafo, ni me consta que mi abuelo lo utilizara en ninguna de las columnas periodísticas que escribía en euskera firmando con el seudónimo de Latz. Supongo que la duración- iraupena– de la que se habla es la de Henri Bergson, y que esta mención le habría atraído la atención pues aquel Urmeneta tenía una amplia cultura,a fuer de ser matemático y filólogo aficionado, lo cual no le impidió,por cierto, rezar el ángelus todos los mediodías, ni acudir a comulgar todas las mañanas a la Iglesia de San Nicolás.

Pero esa diferenciación del artista en tanto que ciudadano por una parte y creador en un ´ámbito determinado de la cultura por otra,que se expresa tan sintéticamente en esas frases , no deja de sorprenderme , pues da cuenta de una polémica acerca del arte comprometido – engagé– que ya por entonces ( murió en 1954) debía de estar muy vigente.

Y así que no he podido sino sentarme un buen rato para meditar sobre todo esto e intentar dilucidar cuál podría ser la interpretación que se le podría dar a este texto hoy en día y en estos lares, en medio de la trifulca mediática y el desasosiego histórico que nos rodean… ¡Vaya con don Ataulfo!

CERCY ( y Annie Ernaux)

El ciclo CINE y CIUDAD-ZINEMA ETA HIRIA, organizado por el Colegio Oficial de Arquitectos Vasco- Navarro (COAVN)en su sede de Bilbao y presentado por Eneko Lorente , ha continuado con la proyección de J´ aimé vivre là ( Me encantó vivir allí), de Régis Sauder.

El film, hábil docudrama, se desarrolla en Cergy, un ciudad de nuevo cuño, situada en la periferia de Paris, aportando los testimonios de sus habitantes, desde quienes llegaron cuando apenas era una espacio sin urbanizar hasta los de quienes ya se han socializado en esta joven urbe.

Entre los testimonios, sobresale el de Annie Ernaux, Premio Nobel de Literatura 2022 y vecina de Cercy, que recoge diversos textos de su Diario de afuera (1993), La vida exterior (2000) y Los años ( 2008), rememorando su propia experiencia comunitaria bajo ese nuevo género literario denominado autoficción.

Y más allá de la excelencia de la pel´ícula, delicada y emocionante, quizá por mi interés por todas las modalidades de la escritura autodiegética ( diarios, dietarios, memorias, autobiografías),he recordado un sugerente artículo del hoy olvidado Roland Barthes , titulado «Délibération», publicado poco antes de su muerte en la revista Tel Quel ( y que se puede encontrar en Lo obvio y lo obtuso, Ed. Paidós, Barcelona , 1986), en el que mostraba su incertidumbre ante la práctica de llevar un diario.

Así, afirmaba que «la justificación de un diario íntimo ( como obra) solo podría ser literaria, en el sentido absoluto, aunque sea nostálgico, de la palabra». Pero a continuación señalaba una serie de aspectos negativos que podían disuadir de la escritura de un diario. En primer lugar , decía, el diario íntimo no responde a ningún objetivo externo, por lo que su escritura resulta una modalidad blanda de catarsis irrelevantemente narcisista. Consecuentemente, el diario «no es necesario» y, cuando parece que lo es , opera como un simulador de escritura que satisface todo lo más una analidad compulsiva. De todo ello proviene, concluía Barthes, la sensación de que los diarios íntimos sean tan aceptables cuando se escriben y tan decepcionantes cuando se leen.

Sorprendentemente, nada más entregar el aludido artículo, el mismo Roland Barthes iniciaba la escritura de un diario íntimo que más tarde fue publicado bajo el título de «Noches de Paris» ( en Incidentes, Ed. Anagrama, Barcelona 1987). Es este un diario sin duda adulto, pero a la vez fresco y casi se diría que adolescente , con algunos toques de suave lirismo cotidiano. Pero es sobre todo un diario muy trabajado en el que la labor de construcción literaria predomina sin alharacas sobre la necesidad de expresión.

Probablemente Barthes se estaba probando, o , mejor dicho, estaba intentando ver si era capaz de crear un tipo de obra al margen de su deriva ensayística, de aquella deriva ensayística que siempre había considerado su verdadera obra y que le inclinaba teóricamente a no escribir un diario y , sin embargo y por otro lado,le llevaba a iniciarse en lo que por entonces no tenía nombre : la autoficción. Esa autoficción hoy ya consagrada en la figura de Annie Ernaux y que tan eficazmente contribuye a redondear obras como J´ aimé vivre là 

(c) by Vicente Huici Urmeneta

LOS PASEOS DE NOVIEMBRE DE 2023

LOS DESAYUNOS DE LOS MARTES (¨¡Más iputofreno!»)

La Junta Extraterritorial del Desayuno de los Martes se ha reunido hoy viernes partir de las 14:05 horas en la mesa comunal sita al fondo de la sede eqüe-principal del Café Iruña.

Han asistido todos los miembros y miembras de la sobredicha Junta a excepción de Laura que se halla en viaje por el Egipto, destino al parecer de moda y por diversos motivos.

Una vez aprobada el Acta de la reunión anterior por unanimidad y solicitado de la camarería el Menú No-Turístico del Día, ha dado comienzo la sesión sin ningún particular ORDEN DEL DÍA.

En torno a una porrusalda, nuestra letrada Amanda ha querido manifestar su solidaridad con el Presidente del TSPV, que con un voto particular no se ha sumado al resto de integrantes del mencionado Tribunal que habían suscrito una resolución protestando por el conficto de poderes que puede suponer la todavía no aprobada y sin embargo ya reprobada Ley de amnistía.

Al respecto, Koldo, nuestro siempre insomne psiquiatra de guardia, ha mencionado que ayer por la noche hubo de atender a un individuo muy agitado, envuelto en una bandera carlista, que alternaba alaridos de berrea con lemas como «¡Puigdemont al paredón!» o «¡Más iputofreno!»

Al calor de una clarete navarro, se ha iniciado una serie de intervenciones confusas de la que el que suscribe ha podido deducir: 1) que hay gente que está muy mal (Itzi); 2) que en la derecha política hace falta un Fraga Iribarne que ponga un poco de orden a la vista del resultado del Fake-Joo (Mikel); 3) que todo sea porque no llegue el trump-bolsonarismo- mileinismo (sic) al poder (Marta)

Otro sí, y entre carrilleras de ternera , Patxi, que hasta entonces había permanecido en silencio y en atención latente, ha puesto sobre la mesa un libro intitulado Tatuaje, de un tal Manuel Vázquez Montalbán – de quien al parecer se acaba de encontrar una novela inédita: Los papeles de Admunsen– y ha leído las siguientes líneas: «La repugnaba cualquier tiempo perdido en el análisis del mundo en que vivía. Hacía ya tiempo que había decidido estar de paso entre la infancia y la vejez de un destino personal e intransferible, de una vida que nadie viviría por él, ni más ni menos, ni mejor, ni peor. Los otros podían irse a tomar por culo». Y ante la sorpresa del resto de concurrentes, ha declarado con los ojos muy abiertos que ya estaba escribiendo un guion al respecto, sin que nos fueran concedidas más pistas.

Un silencio denso nos ha atravesado, y Yo, como Secretario Perpetuo y Último Responsable de estas tenidas, lo he roto solicitando el postre. No ha habido cafés ni copas ( ni puros, of course), pero Koldo , como casi siempre, ha sabido sacarnos una sonrisa, levantando su vaso- ya de agua- al grito ( moderado) de «¡Más iputofreno!»

Y , con la tal sonrisa en los labios, se ha levantado la sesión a ls 16 horas y 11 minutos, encaminándose cada uno y cada una perhaps hacia sus domicilios de referencia.

De todo lo cual doy fe ante diem XIII Kal. Nov. Anno DCCXXII ab Bilbao urbe condita. Yo , el Secretario Perpetuo de la JEDM.

[ firma ilegible]

HALLOWEEN (de otros tiempos)

Resultado de imagen

In illo tempore…La noche del 31 de octubre al 1 de noviembre mi padre no dormía. Nada más cenar,  bajaba al barrio de la Rochapea donde estaba el negocio familiar  (SEMILLAS HUICI, Flores y Plantas, Pratenses y Forestales) y comenzaba a hacer centros y coronas que debían estar preparados para venderse  a partir de las nueve de la mañana del día siguiente. Le gustaba mucho hacerlo y era, además, un perfeccionista- algo que, creo, he heredado . Miraba y remiraba cada obra y hasta que no se quedaba convencido no se dedicaba a otra.  Los  empleados (mayormente  empleadas)  preparaban las bases de diversos tamaños así como las flores. Entre las flores, la reina era el crisantemo que se había cultivado en la huerta próxima , en largos bancales de los que , luego, en primavera, se recolectarían las fresas.

El ambiente  era muy animado, y  a eso de las tres y media de la madrugada se hacía  un receso con una buena recena- magras con tomate, huevos con txistorra- y unos cuantos tragos de vino que luego se prolongaba en café, una copita de patxarán  y algún que otro puro: siempre recordaré a una de las empleadas, una señora gruesa y colorada, apurando su faria mientras recogía en un cesto los restos de las flores desechadas.

Al amanecer todo había terminado. Centros y coronas se subían a la tienda de Pamplona en una camioneta y yo acompañaba a mi padre – desde los quince años me fue permitido acudir a este, para mí, pequeño akelarre- que antes de dirigirse a casa pasaba por el obrador de la pastelería de su amigo Unzué donde intercambiaba un espléndido centro por un  buen paquete de «huesos de santo». Luego nos íbamos a la Plaza del Castillo, a desayunar un chocolate con churros en el Iruña. Sabíamos que no podríamos dormir mucho porque a las doce comenzaría la inevitable,  larga y pausada visita al cementerio…

Tempus fugit, sicut nubes, quasi naves, velut umbra… 

SE HACE SABER…

No parece de recibo que a un ciudadano que simplemente va a buscar un libro, se le atribuya por defecto una «cesión de derechos de imagen».

«Se hace saber a toda persona que entre en este recinto que el rodaje que en él va a celebrarse será grabado para su uso comercial en plataformas digitales por Sony Music y/o sus colaboradores.

Por el mero hecho de entrar en este recinto, Ud.entiende y acepta que el rodaje va a ser grabado, consiente a ser filmado, y cede a Sony Music ( y sus cesionarios y terceros colaboradores autorizados) todos los derechos necesarios para que puedan usar y explotar su imagen en producciones audiovisuales, por cualquier medio conocido o por conocer, para todo el mundo y a perpetuidad,aceptando que no existirá pago o compensación de ningún tipo a su favor».

Este es el cartel con el que ,al parecer,se topó ayer un buen amigo cuando entró en el edificio Azkuna Zentroa -Alhóndiga Bilbao, camino de la Mediateca.

Según su testimonio, el texto estaba escrito en mayúsculas en castellano y en minúsculas en euskera y llevaba por título: «GRABACIÓN DEL RODAJE.CESIÓN DE DERECHOS DE IMAGEN DEL PÚBLICO ASISTENTE. 29 NOVIEMBRE 2023-GRABACIÓN RODAJE COQUE MALLA».

Y más allá de la torpeza sintáctica que denota, probablemente debida a una apresurada traducción del inglés, y al estilo autoritario y casposo que connota, no parece de recibo que a un ciudadano que simplemente va a buscar un libro se le atribuya por defecto una «cesión de derechos de imagen».

Y tanto más cuando pretende acceder a un centro municipal aunque presente las excelencias , que son muchas, del mencionado,y su equipo directivo sea hasta cierto punto libre en el desarrollo de su política cultural.

Así que, una vez más, y aunque no suele formar parte del estilo de trabajo habitual en estos lares, alguien debería dar una explicación…

ARTE (Bilbao)

BilbaoArte, el Centro de produccion art´ística patrocinado por el Ayuntamiento de Bilbao ha cumplido 25 años y se ha aprovechado la efemérides para abrir un nuevo local de caracter expositivo en Uribitarte 40.

El nuevo local se ha inaugurado con una exposición de una selección de los fondos del Centro, comisariada por Javier González de Durana que, asimismo, ha escrito una Presentación al catálogo editado.

En dicha Presentación, se desarrolla una reflexión tan personal como aguda y penetrante acerca del devenir de la comunidad artística de Bilbao que, por otro lado, constituye un buen prontuario para una consideración global de más calado , dados los temas que se van exponiendo.

Así, se menciona la penuria en que sobrevivió el medio artístico hasta los años finales del franquismo, el despegue de las políticas culturales generado por la acción institucional vasca y la Facultad de Bellas Artes de la UPV-EHU que dio sus primeros frutos a finales de los años ochenta (Sala Rekalde , 1987) y la creación de una cierta infraestructura articulada bien en la autogestión particular ( Consonni, 1996) , semipública (Museo Guggenheim Bilbao ,1997), sin olvidar la potenciación del Museo de Bellas Artes de Bilbao (1991), y por fin la inauguración de BilbaoArte en 1998.

Pero, como se ha dicho, más allá de este recorrido histórico, González de Durana trata en la Presentación de la dinámica entre la iniciativa pública y la privada, asunto siempre controvertido, del equilibrio entre las proyecciones ideológicas identitarias y la dimensión creativa, que ha dado lugar a muchos debates, así como finalmente, de la función de la Crítica como articulación interna y externa del medio artístico, una función también sometida a las modas coyunturales e internacionales.

Un texto, en fin, que debería estudiarse a fondo tanto por la hábil ordenación de su temática como por las derivas y referencias que se apuntan y que, sin duda , resultará una eficaz guía para los planes futuros de BilbaoArte. ¡Que así sea!

NAPOLEÓN ( ¿Solo?)

Con Napoleón, de Ridley Scott, se puede retomar de nuevo la discusión sobre las relaciones entre la realidad y la representación, la ficción y la verdad.

«El historiador Paul Veyne afirma que la verdadera distinción entre la Novela y la Historia es que la Historia  alcanza la verosimilitud utilizando  en el desarrollo de su esquema narrativo  materiales científicamente contrastados , mientras que la Novela puede añadir a estos  , otros,  fruto de la imaginación de quien escribe».

Haciendo la oportuna analogía entre la novela y el cine, he recordado este apunte de un viejo libro recientemente actualizado, a raíz de la polémica que se ha suscitado tras el estreno oportunamente navideño de Napoleón, de Ridley Scott, rodada para Apple TV+ y distribuida por Sony.

Pues, al parecer, algunos historiadores franceses han reprochado al director británico haber hecho de Bonaparte poco menos que una caricatura anglosajona , desconfigurando su perfil heróico ante su sumisión a Josefina, alterando gravemente algunos episodios de su agitada vida y, por fin, cometiendo errores de bulto en el relato de algunos hechos -como , por ejemplo, haciéndole presenciar la muerte de María Antonieta en la guillotina u ordenando cañonear la Esfinge de Guiza, durante la campaña de Egipto-.

Scott ha respondido a estas críticas aludiendo a su licencia artística como creador y, harto ya de los reproches, en una entrevista ha llegado a afirmar en relación a algunas incorreciones: “¿Estuviste allí? Ah, no estuviste allí. ¿Entonces cómo lo sabes?”

Con lo cual que nos colocamos en la casilla de salida y se puede retomar de nuevo la discusión sobre las relaciones entre la realidad y la representación, la ficción y la verdad.

Aun así, desde el mundo de la estricta crítica cinematográfica tampoco es que Napoleón haya transitado por una camino de rosas y más de una voz se ha alzado reprendiendo al creador de obras tan relevantes como Los duelistasAlien o Blade Runner, y desautorizando este colofón tan senil (?) como inesperado.

Pero, curiosamente, la polémica me ha recordado , paradojas de las sinapsis algorítmicas , a aquel Napoleón Solo interpretado por Robert Vaughn, en la sesentera serie estadounidense titulada El Agente de C.I.P.O.L. Aquello sí que era una ficción…¿O no?

ADMUNSEN (Los papeles de MVM)

¿Y a ti, querido lector, querida lectora, mi hermano, mi hermana, qué obras te abrirían la puerta de la confianza…?

Hacia la mitad de Los papeles de Admunsen, recientemente encontrada- y publicada – novela sesentera de Manuel Vázquez Montalbán – y verdadero mapamundi de su obra posterior- se mencionan los libros como claves de identificación del personal durante el tardo-franquismo.

Y así, abunda MVM, como los cristianos se reconocían dibujando un pez o una cruz o los masones apretando los pulgares, la progresía se (auto) detectaba según los libros que se exhibían : «Veíamos a alguien leyendo un libro de Sartre y sabíamos que seguro que se le podía hablar».

Y claro, en esta época atravesada por las redes sociales- y pronto abducida acaso por la IA- en la que muchos libros ya se leen en formato electrónico, ¿ cómo identificar a aquellos y aquellas con quienes se podría hablar?

Será más difícil y habrá que tener un ojo de halcón, pero, por ejemplo, en mi caso, y recurriendo al santoral civil del que habla John Dos Passos en sus memorias Años inolvidables, supongo que alguien que exhibiera los Ensayos de Montaigne, el Oráculo manual y Arte de Prudencia de Baltasar Gracián, Sendas de Oku de Matsúo Bashoo ,La Educación sentimental de Flaubert o El Quadern gris de Josep Pla, me generaría cierta espectativa.

¿Y a ti, querido lector, querida lectora, mi hermano, mi hermana, qué obras te abrirían la puerta de la confianza…?

SALUD MENTAL ( con perspectiva de género)

La perspectiva de género resulta ya inapelable en el contexto de la práctica psiquiátrica actual, sumándose transversalmente a otras propuestas similares que se están abriendo en otros tantos ámbitos sociales, si bien la particular violencia que hoy sacude el colectivo femenino hace si acaso más urgente su implantación.

¿Por qué a un hombre que llega a urgencias muy alterado con dificultades para respirar se le supone un problema cardio-vascular y a una mujer un ataque de ansiedad? ¿Por qué a las mujeres se les recetan más psico-fármacos que a los varones?

Estas y otras cuestiones salpimentaron la conferencia titulada La otra psiquiatría. La salud mental con perspectiva de género, impartida por Marga Sáenz Herrero, psiquiatra del Hospital de Cruces y profesora de la UPV-EHU, en el Salón de Actos de la bilbaína Biblioteca de Bidebarrieta, y en el contexto del ciclo «Ellas hacen ciencia»

Ante un numeroso público, mayormente femenino, Sáenz Herrero abordó el tema en dos dimensiones.

Así, por un lado se hizo eco de su propia práctica clínica, destacando la constatación de las insuficiencias de su formación médica a la hora de atender a las mujeres ya que su salud mental desde que son niñas se ve muy influida por factores sociales , económicos y educacionales particulares, lo cual le fue llevando a una larga deconstrucción de los fundamentos recibidos por considerarlos insuficientes, en un lento proceso de adaptación de los protocolos terapéuticos.

Y, por otro lado, resaltó las diversas fuentes teóricas y metodológicas que le habían ayudado en el proceso mencionado, incluyendo puntos de vista sociológicos, y psicológicos, como los de Phyllips Chesler ( Mujeres y locura ) o Carme Valls-Llobet ( Mujeres, salud y poder), sin obviar las manifestaciones art´ísticas y literarias, hasta alinear el conjunto en una perspectiva global de género.

Su intervención concluyó con la propuesta de que dicha perspectiva de género, balizada por diferentes estudios empíricos, resulta ya inapelable en el contexto de la práctica psiquiátrica actual, sumándose transversalmente a otras propuestas similares que se están abriendo en otros tantos ámbitos sociales, si bien la particular violencia que hoy sacude el colectivo femenino, amplificada por la repercusión de las redes electrónicas, hace si acaso más urgente su implantación,

Y , sin duda, el conjunto de aspectos que se fueron desgranando en la conferencia y en las sucesivas preguntas y respuestas que se suscitaron, constituye un buen programa para mover a la reflexión – y acaso a la acción- ante las fechas que se aproximan, como el 25 de noviembre, Día internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

RAMIRO PINILLA (de la mano de María Bengoa)

Ayer por la tarde, bajo una lluvia tan pertinaz como la sequía asoleada de semanas anteriores, me acerqué hasta el bello y ecléctico Salón de Actos de la bilbaína Biblioteca de Bidebarrieta.

Se presentaba El mar de Arrigunaga ( Tusquets, 2023), novela de la escritora y periodista María Bengoa, con el concurso del editor Juan Cerezo, la periodista Elena Sierra, y mi viejo colega de la UNED, y también escritor , Miguel González Sanmartín.

El libro relata la infancia y adolescencia de Ramiro Pinilla ( 1923- 2014), uno de los escritores vascos que dieron justa cuenta, en castellano, de la variedad histórica y social de estos lares en obras tan señeras como su premiada trilogía Verdes valles, colinas rojas, y que fue pareja de Bengoa durante los últimos años de su larga vida.

El mar de Arrigunaga es sin duda una obra singular, sugerente e interesante tanto por la temática como por la calidad de su escritura literaria , al menos en cuanto personalmente he podido apreciar.

Y , además, es un buen ejemplo para retomar el clásico debate acerca de los límites entre la realidad y la ficción. En este caso para intentar dilucidar si lo que aparece en el texto editado viene a ser una recopilación ordenada de los recuerdos de Pinilla y hasta qué punto la autora los ha narrativizado para permitir su clasificación dentro el género de la novela y no de la biografía.

En este aspecto, Bengoa mantuvo un singular equilibrio, más allá de los intentos vagamente inquisidores de sus contertulios, y del esfuerzo longánimo del editor por glosar algunas anécdotas destacadas.

Pero el acto fue breve. No hubo preguntas ni en el sentido aludido ni en ningún otro. Todo, no obstante,muy comprensible por el deseo de la mayoría de quienes asistieron que probablemente apremiaron un final rápido para conseguir la dedicatoria correspondiente, según se pudo ver luego por la larga cola que se formó al efecto.

Cuando salí a la calle, la lluvía seguía allí…

MÚSICA Y PENSAMIENTO ( Los diálogos de Ricardo L. Falla Carrillo)

Sobre la necesidad de una educación musical – ¿y acaso también artística en general?- paralela a la formación técnica y, en ocasiones, meramente tecnocrática, hoy en día tan frecuente en los centros de estudio.

He recibido la bella edición de INDAGACIONES SONORAS (Diálogos entre la música y el pensamiento en tres movimientos), del profesor peruano Ricardo L. Falla Carrillo , de quien ya dí cuenta y razón de otro libro titulado La trama invisible de lo útil ( Reflexiones sobre conocimiento, poder y educación).

En esta ocasión, no me parece procedente más glosa que la reproducción de la Presentación que yo mismo he aportado a la nueva obra, confiando en favorecer el flujo de intercambio intelectual transocéanico:

«La reflexión  sobre la música  ha sido casi siempre ocasional fuera de su ámbito propio, pero se ha manifestado puntualmente a lo largo de la historia del pensamiento  desde Pitágoras o Platón hasta  Juan David García Bacca, pasando por  Agustín de Hipona, Boecio, Descartes, Kant, Hegel, Nietzsche, Kierkegaard o Adorno.

Indagaciones Sonoras. Diálogos entre la música y el pensamiento en tres movimientos ,del profesor Falla Carrillo presenta tres interesantes aportaciones  al respecto estructuradas en dos partes y  tres movimientos. La primera parte comprende el movimiento titulado “Ideas sobre la música en el recorrido intelectual de Karl Popper”. La segunda parte abarca los movimientos segundo – “Apuntes biográficos e intelectuales de Bernardo Alcedo”- y tercero – “Música que piensa y cree. La “Resurrección” de Gustav Mahler en la perspectiva de Eugenio Trías”.

La obra, en su conjunto, está atravesada por dos cuestiones de gran relevancia. La primera de ellas es el intento de dilucidación de si, en efecto, “la música es pensamiento”; y la segunda, consecuente con la respuesta a la primera,  de si, por lo tanto, se trata de un arte que debe enseñarse y fomentarse.

Respecto de si la música es pensamiento –  un logos sonoro, al decir del filósofo español Eugenio Trías- emerge una coincidencia  entre los autores estudiados. Pues tanto los dos pensadores estudiados – el mentado Trías y Karl Popper, a pesar de sus diferencias metodológicas- como el músico letrado  José Bernardo Alcedo estiman que los fenómenos musicales se ubican en un tercer ámbito – o tercer mundo – en el que  de la fusión de lo emocional con lo simbólico surge una expresión que dinamiza estructuralmente el pensamiento: “Sostengo que el pensamiento tiene en la música una forma de exponerse. O que no queda confinado en exclusiva, como tantas veces se afirma, al dominio del lenguaje verbal, o a la palabra” (Trías).

En cuanto a la necesidad  consecuente de su enseñanza y fomento, también los tres se suman, desde diferentes perspectivas a una única causa.

Así, el austríaco Karl Popper aboga  por profundizar  en la tradición clásica y barroca, que denomina “música objetiva” desechando el romanticismo y el expresionismo que,  fiel a su concepción general del mundo, la naturaleza y el ser humano, considera decadente – “música subjetiva”- por acentuar  el protagonismo de quien la compone, defendiendo una “música objetiva no como auto-expresión ni como hetero-finalista”.

José Bernardo Alcedo, el músico peruano compositor del Himno Nacional del Perú, intentó crear  una infraestructura de establecimientos musicales en su país apelando a la nueva era que se abría con la fase republicana de construcción del Estado-nación peruano tras la Guerra de Liberación de los años veinte del siglo XIX. Pero, además, y en relación al tema que nos ocupa, dejó publicada  una Filosofía elemental de la Música ,aportando una ordenada guía sobre diversos aspectos formales del arte musical, escritos de manera didáctica, para su estudio y difusión.

Por su parte, el español Eugenio Trías  dedicó varias de sus obras y un gran número de artículos y ensayos a insistir, también desde su concepción simbólico-religiosa del quehacer humano, en la necesidad de aunar los estudios  musicales y los filosóficos, tomando como una de sus líneas de investigación la obra de Gustav Mahler, en la que apreció “una inteligencia reflexiva y fabuladora de primera magnitud, muy dotada para la evocación literaria y para reflexión filosófica y teológica”.

Todo lo anterior nos dispone a reflexionar sobre este tema tan apasionante  desde varias perspectivas.

La primera se refiere a profundizar en la dimensión simbólica del ser humano y a la consideración del logos –  palabra valorativa del zoon politikón que decía Aristóteles en tanto que zoon ejón logón – como una expresión más, no única del pensamiento racional.

La segunda se inclina a cuestionar, por lo tanto, la necesidad de una educación musical – ¿y acaso también artística en general? – paralela a la transmisión convencional y discursiva del pensamiento, en el contexto de  unos Estudios Generales de Humanidades tan escasamente  valorados frente a la formación técnica y, en ocasiones, meramente tecnocrática hoy en día tan frecuente en universidades y centros de estudio.

Por fin, la tercera apunta a no dejar de lado cualquier iniciativa intelectual, profesional e institucional – ¿política, sería necesario añadir?- que contribuya mediante la investigación a matizar más y mejor sobre las cuestiones señaladas.

Y en consonancia con este último punto,  como se ha señalado al principio, este ilustrativo libro del profesor Ricardo L. Falla Carrillo supone  una aportación global a tener muy en cuenta para desarrollos y derivas posteriores».  

SÁNCHEZ OSTIZ ( o el articulista fantasma)

Un aspecto de la escritura de Sánchez Ostiz siempre relevante ha sido el columnismo en prensa, sobresaliendo su larga trayectoria en el Diario de Noticias, periódico en el que desde hace tiempo se le echa en falta, siendo un tanto incomprensible la ausencia de un colaborador tan reconocido.

He podido por fin leer durante la semana pasada El tranvía fantasma , el último libro, por ahora, de Miguel Sánchez-Ostiz, en la, como siempre, cuidada edición de Pamiela.

Conocí a Miguel en los años setenta – ¡del ya sigo pasado- cuando en la negra provincia, algunos y algunas intentábamos abrir una ventana para que entrara algo de luz en aquellos días oscuros del tardofranquismo. Participamos en tertulias semi-clandestinas – como aquella que se celebraba en el Club Viana- ,en recitales públicos – tiempos de la Sala de la CAN- en revistas como Río Arga o Pamiela y en cuantas iniciativas se permitían al calor de la Transición.

Miguel destacó muy pronto por su doble condición de novelista y dietarista, sin dejar de lado su escritura poética y, poco a poco fue desgranando una larga obra que mereció varios premios, entre ellos el Premio Herralde de novela ( 1989) ,el Premio Euskadi de Literatura ( 1990 y 2010) , y el Premio Príncipe de Viana de la Cultura ( 2001).

Como ya he comentado en otras ocasiones, su vertiente como dietarista es la que siempre más me ha interesado, quizá por mi propia inclinación – teórica y práctica- hacia este género, y tanto más en la medida en que le ha permitido pergeñar, más allá de excelentes dietarios, una serie de obras mixtas, de «artefactos narrativos» singulares de los que El tranvía fantasma es su más reciente expresión, una expresión dif´ícil de resumir porque se trata de una obra poliédrica y ambiciosa en la que se atraviesa la actualidad en un viaje que también es interior.

Pero, sin duda, ha habido otro aspecto de la escritura de Sánchez Ostiz que siempre ha sido relevante: sus colaboraciones en prensa.

En este ámbito sus artículos lúcidos y expresivos han ido dando cuenta de los avatares cotidianos en diversos medios de comunicación, sobresaliendo su larga trayectoria en el Diario de Noticias en el que desde hace tiempo se le echa en falta, siendo un tanto incomprensible la ausencia de un colaborador tan reconocido. Es de esperar que esta situación tenga pronto remedio para que no se convierta en un articulista fantasma…

SALABERRI ( una invitación a la contemplación)

Salaberri presenta diecisiete obras partiendo de una disposición común a caminar y a contemplar lentamente el paisaje, haciendo de su mirada un motivo para la formalización plástica, resuelta en una serie de construcciones armónicas por medio de una paleta tan sorprendente como eficaz.

Me ha llegado la feliz noticia de la inauguración de una exposición de Pedro Salaberri.

Feliz noticia porque en esta muestra se puede apreciar una nueva etapa de depuracion en su pintura, una depuracion que no ha cesado desde que tuve mi primer contacto con su obra, a finales de 1975, durante la preparación del catálogo para una exposición que se celebró en marzo del año siguiente en la Sala de Cultura de la Caja de Ahorros de Navarra, dirigida por Xabier Morrás.

Como ya comenté hace algún tiempo ,el sentimiento de afinidad fue inmediato y una buena prueba de ello han sido las excelentes ilustraciones que de su mano se han incorporado a mis dos libros de haiku en el transcurso de los ´´últimos cuarenta años.

En esta ocasión, Salaberri presenta diecisiete parajes navarros, entre los que destaca el motivo del  puente como firme nervadura entre caminos y pueblos.

Y lo hace partiendo de una disposición común a caminar y a contemplar lentamente los paisajes, haciendo de ellos un motivo para la formalización que no es en modo alguno realista, sino más bien resuelta como paisajes recordados, pensados,  como » construcciones y armonías que guardan un paralelismo con la Naturaleza » que reclamaba Paul Cézanne. De aquí la utilización de una paleta tan sorprendente como eficaz , articulada en azules, malvas y rosas : “Casi me tengo que atar la mano porque si no lo pintaría todo de rosa”.

Esta exposición, que nuevamente invita a la calma y a la serenidad, permanecerá en la Casa de Cultura de la localidad navarra de Zizur Mayor hasta en 17 de diciembre , y bien merecería una larga tournée posterior en otras salas de otros tantos lugares…

EL FUTURO PREVISIBLE (ausencias, silencios, carencias)

(Daniel Innerarity)

Dar cuenta de las ausencias, de los silencios, de las carencias ,sí, un sugerente programa…Pero… ¿por dónde empezar?

«Acertará en el futuro quien no se someta ahora al capricho de la atención pública y sea capaz de conceder importancia en el presente a cosas que tal vez solo sean incipientes, a las tendencias de fondo, a lo latente» decía el profesor Daniel Innerarity en un artículo reciente .

Y , rememorando aquellas palabras de Baltasar Gracián que recomendaban «no ser de primera impresión» , acaso se apreciarían aquí dos operaciones que aun siendo diferentes se pueden dar pausada o simultáneamente.

Así, por un lado , sería necesario un a modo de epojé (¿fenomenológica?), es decir, una suspensión al menos temporal de la toma en consideración de lo que se ofrece como inmediato, hoy ya fundamentalmente a través de los medios de comunicación y de las redes sociales, que mueve más a la respuesta emocional que a la comprensión de las situaciones.

Y. por otro lado , y consecuentemente, se propondría una detenida observación, detección y descripción de lo mediato, de aquello apenas esbozado pero ya en proceso de desarrollo que precisamente apunta a una futura conformación económica, ideológica, social y hasta política.

Finalizaba Innerarity su artículo señalando la necesidad de que desde diferentes puntos de vista – la academia, los medios, la política ,los más diversos oficios- se vean las ausencias , se escuchen los silencios y se señalen las carencias , pues estas serían algunas claves muy importantes para poder adelantar lo que podría suceder en el futuro…

…Dar cuenta de las ausencias, de los silencios, de las carencias ,sí, un sugerente programa…Pero…¿por dónde empezar?

(c) by Vicente Huici Urmeneta

LOS PASEOS DE SETIEMBRE-OCTUBRE 2023 (AUTUMNALIAE)

AUTUMNALIAE 1 (de sapos y políticos)

Dicen que el escritor Carlos Fuentes advirtió que la política es el arte de tragar sapos sin hacer gestos y poniendo buena cara.

A pesar de haber desempeñado varios cargos de gestión en mi vida profesional, no he podido ejercer nunca como un verdadero político y todas mis responsabilidades fueron terminando en dimisión cuando el tamaño de los batracios sobrepasaba mi cavidad bucal…Tal que mi última al frente de una asociación literaria local de cuyo nombre no me puedo acordar, trufada de amiguismos y prelaturas.

Es de suponer que la deglución obligada de sapos verdes, negros o amarillos ( o a flores o a rayas, vaya usted a saber) traerá compensaciones inmediatas de tipo contable u honorable , y acaso mediatas, en forma de Juego de la Oca, pero hay que tener en cualquier caso un buen estómago y una mayor confianza y/o una firme ideología para persistir en el intento.

Y persistencia política es lo que se adivina a las puertas de este otoño más que caliente en la que el liderazgo es adelantado por la izquierda y por la derecha para sorpresa de algunos y algunas, y llanto y crujir de dientes de otros y otras.

Pero, entre tanto, más allá de la Gran Política y de sus Grandes Sapos, en la calle, lejos de altas torres desde donde se dirige el mando en plaza, la ciudadanía de a pie va viendo cómo se gastan grandes sumas en la propaganda de jornadas culturales que huelen a cuñadismo, cómo el ladrillo y el hormigón van colmatando el horizonte urbano achicacando cualquier respiradero verde, cómo cierta indigenofobia se expande por las terrazas de bares , restaurantes y cafeterías, para hacer sitio a la turistada de cruiser y google-map, cómo , en fin, hay que irse tragando un Pequeño Sapito cada día.

Pero de estos sapitos, que vienen a ser el pan micro-político de cada día, casi nadie se acuerda…

AUTUMNALIAE 2 ( de la nostalgia)

Respecto de la cuestión de la memoria , tan discutible y discutida en estos tiempos de nuevas confrontaciones agónicas, he recordado una frase muy repetida durante la Transición que decía «Contra Franco vivíamos mejor».

Me ha llegado el último número de la excelente revista digital diaria The Conversation que se dedica a la divulgación científica.

En esta ocasión está dedicada al tema de la nostalgia y desarrolla diversos aspectos desde puntos de vista tan variados como el vínculo de este sentimiento de tristeza melancólica con la música , el cine o aquello que se suele denominar «memoria histórica».

Respecto de la cuestión de la memoria , tan discutible y discutida en estos tiempos de nuevas confrontaciones agónicas, he recordado una frase muy repetida durante la Transición que decía «Contra Franco vivíamos mejor».

Y aunque Manuel Vázquez Montalbán ya avisó de que en aquellos tiempos muchos y muchas confundieron el antifascismo con el impulso revolucionario , no deja de ser cierto que entre algunas gentes se vivió colectivamente la emergencia de una utopía igualitaria que dinamizó la acción social, un tanto al modo como la había descrito Karl Mannheim en su precisamente Ideología y Utopía.

Pero, bueno, teniendo en cuenta que Francisco Franco y el franquismo quedan históricamente bastante lejos – «Franco, Franco…¿Un rey de España, no?» – me preguntó hace casi una década un alumno de primero de carrera- la nostalgia de aquel sentimiento utópico cada vez va siendo menos frecuente.

Y así, más allá de militar por defecto aquí y allá en causas legítimas de hogaño , algunos y algunas se conforman con reactivar una furtiva lágrima escuchando algunas canciones de los setenta y los ochenta, y viendo de nuevo, casi con mirada de cine-club, aquellas películas que en su momento resultaron tan significativas…

Pues, como se afirma en la introducción al mentado número de The Conversation , «nuestra época en realidad no es la de la nostalgia, sino una época más en la que, en ocasiones, preferiríamos volver no a lo que fue, sino a lo que nosotros creemos que había sido…»

AUTUMNALIAE 3 ( de lo bello y lo sublime)

La experiencia de lo cotidiano queda eludida cuando no abducida y despreciada frente al éxtasis de lo extraordinario ,como si lo bello ya solo se pudiera contemplar en cuanto que plataforma de lo sublime perdiendo como tal cualquier atractivo.

Hay en nuestros días una tendencia a las experiencias extremas. Así , por un lado,se hace, por ejemplo, reivindicación de los viajes a lugares exóticos y hasta hace poco inalcanzables, despreciando los antiguos y tópicos paraísos, y, por otro, se reclama el acceso a situaciones personales insólitas – deportivas, eróticas…-gracias a prótesis o a sustancias que activan o desactivan a voluntad a quien las utiliza.

Y si bien en ambos casos el acceso a una de estas derivas está muy vinculado a la disponibilidad de una renta obtenida por el trabajo evidente o por el robo disimulado, no deja de ser curiosa esta reclamación global que parece requerir la experiencia de cualquier forma de lo sublime.

Pues lo sublime es aquello que, según Kant, gusta porque sobrecoge y hasta atemoriza, y sobrecogimiento permanente parece ser que es lo que ahora se necesita en esta era narcisista e individualista tan potenciada por los recursos electrónicos que horizontalizan aparentemente los deseos.

Paralelamente a todo esto las mentadas experiencias se evidencian como oportunidades siempre únicas,siendo el sentido de lo único un a modo del viejo kairós de los griegos, solo que no logrado por la atención sino programado, por lo general, por las oportunas multinacionales.

Con todo ello la experiencia de lo cotidiano queda eludida cuando no abducida y despreciada frente al éxtasis de lo extraordinario ,como si lo bello ya solo se pudiera contemplar en cuanto que plataforma de lo sublime perdiendo como tal cualquier atractivo.

Y así ,esta bella y reposada puesta de sol solo parece tener sentido como peldaño y contraste hacia la sobrecogedora aurora boreal que nos ofrece la publicidad…

AUTUMNALIAE 4 ( de cine en el COAVN)

La actividad cultural del Colegio Oficial de Arquitectos Vasco Navarro (COAVN) en su sede bilbaína que desde hace varios años ofrece mensualmente la proyección de un film bajo la excelente y oportuna presentación de Eneko Lorente ha sido para mí una cita imprescindible .

Siempre he añorado con una nostalgia positiva los cine-clubs de mi juventud ,aquellos encuentros que a modo de cóctel combinaban la proyección de una buena y escogida película con un debate que por lo general sobrepasaba el tema para afianzarse coyunturalmente en la actualidad del tardofranquismo.

Por otro lado, mi vida profesional me ha llevado a investigar acerca de la percepción y significación del espacio o, si se quiere mejor, de los lugares ,incidiendo en los ámbitos urbanos y mayormente desde un punto de vista sociológico, como se puede comprobar en algunas de mis publicaciones académicas, sin eludir, no obstante una aproximación plástica o poética que he cultivado simultáneamente como afición.

Por todo lo anterior la actividad cultural del Colegio Oficial de Arquitectos Vasco Navarro (COAVN) en su sede bilbaína que desde hace varios años ofrece mensualmente la proyección de un film ,siempre obviamente vinculado al mundo del urbanismo, bajo la excelente y oportuna presentación de Eneko Lorente, ha sido para mí una cita imprescindible.

La semana pasada se inició un nuevo ciclo , ofreciendo Nosotros (Nous) una sugerente obra documental de Alice Diop, filmada recientemente,que discurre de la mano de la propia cineasta , una señora de la limpieza, un comerciante de chatarra, un escritor, una enfermera y un cazador, revelando la vida cotidiana, las relaciones humanas y las diferencias sociales que se pueden encontrar en la periferia de Paris.

Habrá que estar muy pendiente de los últimos jueves de cada mes para poder satisfacer esta doble afición que, tanto monta monta tanto, me acerca a los lugares desde registros tan diferentes.

AUTUMNALIAE 5 ( de Manu Leguineche)

Finalizado el acto, he vuelto a casa dando un largo paseo bajo la lluvia y recordando unas palabras de El club de los faltos de cariño que parecen recomendar cierto ayuno mental y probablemente una solapada atención flotante : «El exceso de información confunde las mentes y estraga la curiosidad».

Aficionado a la escritura autobiográfica, de la que soy otro sí moderado prácticante y teorizador en ciernes, siempre suelo tener a mano El club de los faltos de cariño de Manu Leguineche, sin dejar de tener en cuenta su vasta y variada obra, de la que por motivos similares, aprecio y mucho El camino más corto y La Tribu.

Como todos los años por estas fechas, la Asociación y el Colegio Vasco de Periodistas han organizado un acto en recuerdo de este cronista universal nacido en Arrazua.En esta ocasión y presentados por el polifacético Julio Flor, han participado la periodista y corresponsal de la Agencia de Noticias Associated Press en México María Verza y el catedrático emérito de Comunicación Audiovisual de la Universidad del País Vasco, Ramón Zallo.

Tras una breve evocación del homenajeado, Ramón Zallo ha llevado a cabo una interesantísima exposición acerca de la evolución de los media desde el tardofranquismo hasta la actualidad, destacando la escasa ayuda que han aportado a la dilucidación del conflicto vasco, generando una din´ámica de trincheras, en ocasiones de puro hate periodism, frente a la pluralidad de la sociedad civil que ha contrapuesto una y otra vez , y hasta electoralmente, lo difundido en los media y la opinión pública mayoritaria.

La intervención de Zallo ha desatado, como era de esperar, una breve polémica en la que también ha intervenido y con derecho propio María Verza que ha aportado su experiencia acerca de la violencia en México, reclamando un periodismo a pie de calle, directo y equilibrado, como lo hacía el propio Leguineche.

Preguntados luego si aquel tipo de crónica era posible en las actuales circunstancias, ambos han respondido con cierto escepticismo, poniendo el acento tanto en la recuperación de la autonomía profesional como en la adecuación a los nuevos tiempos en los que la información ha adquirido formas insólitas,sobre todo con el desarrollo del mundo electrónico que en gran medida condiciona nuestras vidas.

Finalizado el acto, y tras saludar a algunos viejos amigos – al mismo Zallo lo conocí allá por 1976 cuando coincidimos en la revista de ciencias sociales El Cárabo– he vuelto a casa dando un largo paseo bajo la lluvia y recordando unas palabras de El club de los faltos de cariño que parecen recomendar cierto ayuno mental y probablemente una solapada atención flotante : «El exceso de información confunde las mentes y estraga la curiosidad»…

AUTUMNALIAE 6 ( de Nanni Moretti)

El sol del futuro constituye un vibrante y audaz recordatorio de la esperanza de un futuro más justo e igualitario, siempre autorreflexivo y consecuentemente autocrítico en lo personal y en lo colectivo.

Soy un fan clandestino de Nanni Moretti desde que tuve la ocasión de ver Caro diario (1993), un film singularísimo que en tres episodios documentaba narrativa y expléndidamente algunos aspectos de la vida cotidiana italiana de aquellos años , en pleno ascenso político de Silvio Berlusconi.

Y he dicho clandestino porque la mera mención del autor y su obra provoca, según he podido comprobar, reacciones muy contrapuestas, desde la adhesión incondicional hasta la repulsa inmediata.

Moretti , que cuenta con una larga trayectoria como director y como actor, y que ha sido galardonado tanto en el Festival de Cine de Cannes como en el de Venecia, por películas como la ya citada o por La habitación del hijo (2001) o bien por Mia madre (2015), me ha resultado siempre sugerente por dos razones.

En primer lugar , por la irreductibilidad de sus films a cualquier otro tipo de formato artístico, pues sus obras son imposibles de resumir ,generando una peculiar dimensión cinematográfica no vicaria de ningún otro registro creativo.

Y en segundo lugar por la carga subjetiva que evidencia en todos sus films que , sin renunciar a colocar delante las cuestiones de su tiempo, no se esconde en alambicados subterfugios narrativos sino que siempre da la cara o, mejor, todas las caras, crudamente, con sus verdades y sus mentiras.

Recientemente, ya con setenta años, Moretti ha estrenado El sol del futuro, su última película, y en ella se llevan al extremo las características señaladas, viniendo a ser un digno colofón a la deriva iniciada en la treintena cuando rodó Palombella rossa.

El sol del futuro constituye un vibrante recordatorio de la esperanza de un futuro más justo e igualitario que alumbró la actividad de los comunistas italianos durante la posguerra a pesar de su dependencia de la URSS, un recordatorio audaz, resiliente ,no exento de humor y con algún que otro toque melancólico, pero siempre autorreflexivo y consecuentemente autocrítico en lo personal y en lo colectivo.

Por todo lo anterior, quien todavía acepte el cine como entidad propia, y aspire a disfrutarlo en toda su plenitud, no debería dejar pasar esta oportunidad que, sin duda, le llevará más allá del panorama cinematográfico contemporáneo…

AUTUMNALIAE 7 ( de Víctor Erice)

Y si suele ser verdad que quien tuvo retuvo, lo que en Cerrar los ojos se retiene es una insoportable pesadez del ser, fruto de una melancolía muy destilada.

Mi anterior escriturilla trataba de El sol del futuro de Nanni Moretti, pero no me había dado cuenta de que también hablaba del cine del futuro.Me he percatado de ello al ver Cerrar los ojos, de Víctor Erice que, por comparación, no deja de ser una obra del cine del pasado.

Este film del cineasta de Karrantza está siendo muy elogiado por la crítica. Así Elsa Fernández-Santos indica que se trata de «un canto al cine como identidad y memoria». Pero también ha desatado juicios tan respetuosos como negativos: «Inmune a esta poética de Víctor Erice, no sé qué es peor si la indiferencia o el encabronamiento» ( Carlos Boyero) y otro sí algunos muy comprensivos, como el de Juan Zapater.

En lo que sí coincide la mayoría de los comentarios es en su condición de película testamentaria al suponerla un colofón de su anterior obra cinematográfica, representada por verdaderos buques- insignia de la Historia del cine español, como El espíritu de la colmena(1973), El sur (1983) o, en otro registro, El sol del membrillo (1992)

Y si suele ser verdad que quien tuvo retuvo, lo que en Cerrar los ojos se retiene es una insoportable pesadez del ser, manifiestamente formalizada en casi tres largas horas de un ritmo lento, diálogos densos en parte fútiles, fundidos en negro y otros recursos recurrentes de una melancolía muy destilada.

Obra final, casi ya arqueológica que diría el personaje que interpreta Mario Pardo, puede que no le haga un gran favor a Erice, pues a fuer de ser «una nueva obra maestra» ( Manu Yañez), no cumple con aquel principio que enunció Baltasar Gracián en su Oráculo manual y arte de prudencia: «No aguardar a ser sol que se pone. Máxima es de cuerdos dejar las cosas antes que los dejen».

AUTUMNALIAE 8 ( de Joan Fuster y Josep Pla)

(Joan Fuster y Josep Pla)

El escritor valenciano Joan Fuster ha sido para mí, desde que conocí su obra, una referencia estilistica tan importante como la del catalán Josep Pla. Y digo estilística porque a la vista de sus referencias ideológicas no tuvieron mucho que ver.

Fuster (1922-1992) siempre recogió un espíritu progresista con cierto toque indómito, mientras que Pla (1897-1981) fue casi toda su vida un anarquista de derechas, un poco al modo de Pío Baroja.

Curiosamente, en estas fechas en las que finalizan las conmemoraciones dedicadas al escritor de Sueca , se han abierto dos exposiciones en el Palau Robert de Barcelona que se plantean el vínculo entre Fuster y Pla que, para sorpresa de muchos y muchas , mantuvieron una larga y fructifera amistad a pesar de sus diferencias incluso cronológicas.

La primera –Joan Fuster-Josep Pla: una conversa infinita– acoge precisamente un espléndido desglose sobre este vínculo que comenzó en 1952 cuando el valenciano publicó en el diario Levante un artículo sobre Pla y que tomó cuerpo con la visita que el ampurdanés hizo a Sueca en 1959. Luego sería el propio Pla quien le pediría a Fuster que escribiera el prólogo a sus obras completas en 1966, y desde aquel momento mantuvieron estrechas relaciones, constituyéndose ambos en el eje de intercambio de gentes variadas dedicadas a la música, a la pintura y, por supuesto , a la escritura.

Siempre fue más que evidente que aquella amistad tenía un interés manifiesto que no era otro que la creación en lengua catalana – y/o valenciana según se mire- pero también les unieron algunas referencias comunes, como su admiración por Michel de Montaigne y ,consecuentemente,su común opción por el ensayo en diversos formatos, sobresaliendo la crónica periodística y el dietario.

Para quienes quieran disfrutar de la mirada irónica y el escepticismo amable de ambos escritores, las exposiciones mencionadas – la segunda, Joan Fuster en el seu temps es también muy sugerente – constituyen un excelente oportunidad para profundizar o ,en su caso, iniciarse en la vida y en la obra de estos dos grandes autores.

Una oportunidad que, tras su paso por València y Barcelona, no estaría de más que circulara también por la pell de brau , con las adaptaciones oportunas, a lo largo de los próximos meses que tan tensos se atisban en el horizonte político…

AUTUMNALIAE 9 ( del tam-tam sumerio y de Cicerón)

Andan las autoridades con mando en plaza muy entusiasmadas con la llegada masiva de turistas y el repunte del hospedaje y la hostelería , pero no parece que la vida cotidiana ( y el descanso nocturno) de sus habitantes les importe tanto como para cuidarla y protegerla… Quousque tandem abutere patientia nostra?

En aquel tiempo, yo escribí pensando en ti, mi hermano, mi hermana :

«Varios pies más abajo de mi dormitorio han abierto un «Club» de mesopotámico nombre que ocupa el lugar de un «Pub»  bilbaíno de larga duración y reconocido prestigio, ya extinto.

El mentado Club se presenta a sí mismo como lo más de lo más pues resulta ser un nuevo cocktailbar  »vestido» ( sic) por una supuesta prestigiosa firma «que vuelve a sorprender creando interiores con carácter y con cosas que contar».

Y yo no pongo en duda lo anterior, pero da toda la impresión de que en la premura de la apertura ( ¡ toma ya rima en consonante!) se olvidaron de aquello de «Vísteme despacio que tengo prisa» y no calcularon bien la insonorización del local, lo cual que me trae loco al tener que escuchar hasta altas horas de la madrugada unos tam-tames sumerios entre alaridos de júbilo nocturno ( lo cual que , a su vez, indica que el palurdismo vernáculo no está todavía preparado para finezas de «cocktailbar» y tal.

He pasado por el establecimiento en horario diurno y he manifestado civilizadamente mi queja; también he llamado reiteradamente al filo de las tres y media de la madrugada a un teléfono que nadie ha descolgado ,y el administrador de mi comunidad más allá de invocar la actuación de los pm´´ s , me ha sugerido que me presencialice mismamente en bata y zapatillas en la oscura noche, y con expresion severa… Ibant oscuri sola sub nocte«

Pues bien, como decía Julio Iglesias… La vida sigue igual. Bueno, en realidad no, sino más bien, más peor ,como suelen decir en la Ribera, pues el local se ha hecho glocal y al estereofónico tam-tam interior en expansión se ha unido un griterío exterior y nocturno de modalidad multilingüe.

Por lo demás, la pm no aparece ni se le espera- recibe, como es lógico, órdenes- , los servicios técnicos ad hoc miden los decibelios en horas insólitas y, según me ha comentado un vecino (le han dicho que:) el problema reside en que quienes vivimos encima del «cocktailbar» tenemos una agudeza auricular excesiva y que quizá – sugerencia ( diz) de la defensora del ciudadano – lo mejor sería… ¡que nos cambiarámos de casa!

Andan las autoridades con mando en plaza muy entusiasmadas con la llegada masiva de turistas – ya no siendo solo recipiendarios sino también emisores de gigantescos cruisers – y por el repunte del hospedaje y la hostelería – esa que tras la pandemia se arrodillaba pidiendo que ocuparámos las mesas y ahora nos echa a las siete de la tarde para colocar los manteles de las cenas- pero no parece que la vida cotidiana ( y el descanso nocturno) de sus habitantes les importe tanto como para cuidarla y protegerla – Serve & Protetc ?

Y ante esto , ¿qué queda sino Marco Tulio Cicerón y su Quousque tandem abutere patientia nostra? …Una pregunta que probablemente, entre tam-tames sumerios, se estará haciendo mucha gente en muchos otros barrios de otras tantas ciudades del mundo mundial…

AUTUMNALIAE 10 (del patrimonio)

El mantenimiento y la actualización de todas estas manifestaciones culturales supone una muestra evidente de las constantes y las variantes del patrimonio acumulado y ,más allá de su disfrute inmediato, lleva a cuestionarse aspectos más trascendentes y acaso más trascendentales como la multiculturalidad y la identidad de las comunidades.

Como todos los años por estas fechas, he recibido el programa de las JORNADAS EUROPEAS DE PATRIMONIO- ONDAREAREN EUROPAKO JARDUNALDIAK, organizadas por la Diputación Foral de Bizkaia bajo la dirección de Aintzane Egilior Mancisidor.

En esta ocasión, y bajo el eslogan “Ondarea bizirik- Patrimonio vivo”, las Jornadas están dedicadas al Patrimonio Cultural Inmaterial que, según la UNESCO, recoge en su definición “los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas — junto con los instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales que les son inherentes — que las comunidades reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural”.

Consecuentemente, las numerosas actividades incluidas en la programación, están dando cuenta de los saberes populares, la tradición oral, las fiestas y las artes culinarias, así como los ritos, los oficios, las técnicas y artesanías tradicionales, y también de las danzas , la música y los juegos.

Sin duda, el mantenimiento y la actualización de todas estas manifestaciones culturales supone una muestra evidente de las constantes y las variantes del patrimonio acumulado y ,más allá de su disfrute inmediato, lleva a cuestionarse aspectos más trascendentes y acaso más trascendentales como la multiculturalidad y la identidad de las comunidades.

Esta última dimensión, en sus vertientes teóricas y metodológicas , también merecería un hueco en próximas jornadas, a fin de generar un sugerente intercambio entre comunidades colindantes, pero asimismo con otras más lejanas que, sin embargo, pueden presentar sorprendentes analogías.

AUTUMNALIAE 11 ( de Ortega Muñoz)

Como práticante amateur del haiku , la contemplación de la pintura de Ortega Muñoz me ha dado la oportunidad permanente, a modo de un extraño kairós otorgado, tanto para la meditación como para la expresión, facilitándome largos periodos de aquella duración dialéctica que tan hábilmente describió Gaston Bachelard.

Desde la Fundación Ortega Muñoz , me ha llegado la noticia de la exposición Paisajes pensados que persigue un diálogo abierto entre la obra pictórica de Godofredo Ortega Muñoz y la práctica fotográfica de José Manuel Ballester, recientemente inaugurada, y que se prolongará hasta  al 31 de marzo del 2024 en el MEIAC de Badajoz.

Godofredo Ortega Muñoz (San Vicente de Alcántara, 1899 – Madrid, 1982) fue un pintor extremeño que realizó una extensa obra a lo largo del pasado siglo XX, resaltando un particular tratamiento del paisaje.

Conocí sus singulares cuadros por medio de Javier González de Durana, director artístico de la Fundación, y desde entonces ha sido para mí un referente inigualable tanto desde el punto de vista profesional como personal.

Pues como sociólogo interesado en la construcción social del espacio, la obra de Ortega Muñoz ha supuesto un eje fundamental en el diálogo entre las reflexiones teóricas y las resoluciones plásticas, adelantándose a lo que ya comienza a denominarse post-humanismo (Coeckelbergh, 2022), que no es sino una nueva apuesta de encuentro entre las expresiones artísticas y el conocimiento científico, en estos momentos tan condicionados por la revolución electrónica y la irrupción de la Inteligencia Artificial.

Pero, asimismo, como práticante amateur del haiku , la contemplación de la pintura de Ortega Muñoz me ha dado la oportunidad permanente, a modo de un extraño kairós otorgado, tanto para la meditación como para la expresión, facilitándome largos periodos de aquella duración dialéctica que tan hábilmente describió Gaston Bachelard.

Por todo lo anterior, espero que esta exposición pueda tener un dilatado recorrido y que, si fuera posible, se paseara también por estas tierras norteñas en las que , sin duda, sería muy bien recibida.

LOS DESAYUNOS DE LOS MARTES ( ¿woke?)

¿Estaremos en estos territorios históricos presos de lo que allende los mares se denomina globalmente movimiento «woke», destructor de diferencias y fronteras por medio de una cultura de cancelación de todos los previos físicos y metafísicos?

La Junta Extraterritorial del Desayuno de los Martes se ha reunido hoy miércoles a partir de las 14 horas en el Periflú , sede oficial y eqüe-principal.

A la convocatoria han acudido presencialmente todos los miembros y miembras de la susodicha Junta que no se encontraban en periodo vacacional , o sea, todos y todas – excepto Laura que se encuentra en un viaje por Egipto – ,procediéndose a hacer un encargo de vermús preparáos y sus alicuotas aceitunas.

Una vez aprobada el Acta de la reunión anterior por unanimidad, nuestra juntera jurídica Amanda ha presentado una apostilla que deseaba adjuntar al Acta en cuestión que decía:»Para norte de desnortados y desnortadas, se hace constar que las siglas JEDM -Junta Extraterritorial del Desayuno de los Martes- no tienen significación militar alguna, ni deben confundirse con JEMAD, es decir, Jefe de Estado Mayor de la Defensa», lo cual que se ha aprobado dadas las circunstancias internacionales por unanimidad de los y las presentes de facto y de iure.

La mención ha llevado el debate hacia la escurridera de la situación de Ucrania, tan opacada por lo de Rubiales y lo de Puigdemont, y Koldo , insomne una vez más y recién salido de su guardia psiquiátrica, ha solicitado que se reprodujera en altos decibelios «Ataque Preventivo De La URSS» (1983) de Polansky y el Ardor. A su vez, Patxi ha sugerido recordar «¿Teléfono Rojo? Volamos hacia Moscú» (1964) de Stanley Kubrick , o también, «In the Loop» (2009) de Armando Iannucci, para rememorar los avisos estéticos al respective, y apartarse de la «moda Oppenheimer»(sic).

Marta, cambiando de tercio y haciendo uso de su vector fenomenológico, se ha hecho eco de que las muestras de solidaridad que se aprecian en «amplios sectores de la sociedad», y que llevan a acoger refugiados y a «comprar cajas extra de ibuprofeno» para enviar a Ucrania, se deben a que en la marea de reportajes sobre esta guerra siempre figuran muchos niños y niñas rubios y de ojos azules, más próximos a nuestros cánones estético-éticos que los oscuros y desdentados que han ido apareciendo en los escasos reportajes sobre las guerras en Irak, Libia, Siria o Afganistán y que más bien mueven a la aporofobia, tal que los que llegan en pateras. Su intervención ha recibido muestras de aprobación.

Itzi, que hasta entonces había permanecido en silencio, se ha quejado de que se traten temas como estos en esta Junta, pues «no llevan a nada»(sic) y que hubiera sido mejor tratar del lío que se está montando en el movimiento feminista no ya , como antes, entre sus diversas corrientes, sino y sobre todo por el alcance de las reivindicaciones de los grupos LGTBIQ+.

Al punto Mikel ha expresado sus dudas sobre si no estaremos en estos territorios históricos presos de lo que allende los mares se denomina globalmente movimiento woke, destructor de diferencias y fronteras por medio de una cultura de cancelación de todos los previos f´ísicos y metaf´ísicos. Como el resto de la JEDM no ha comprendido casi nada, el susodicho ha aportado un archivo al respecto para futuras lecturas y apreciaciones.

Tomado que se ha el apunte para incorporarlo al próximo Orden del Día,tras otra ronda de vermús y aceitunas,se ha levantado la sesión a la 16 horas y 13 minutos, encaminándose cada uno y cada una perhaps hacia sus domicilios de referencia.

De todo lo cual doy fe pridie Non. Sep. Anno DCCXXII ab Bilbao urbe condita. Yo , el Secretario Perpetuo de la JEDM.

[ firma ilegible]

SOBRE EL ARREPENTIMIENTO (¿político?)

La derivación mediata de este masoquismo purgante es mucho más grave ya que, disfrazándose de autocrítica sangrante, impide una equilibrada crítica y con ello una verdadera aportación al conocimiento individual y colectivo.

Hacen algunos y algunas del arrepentimiento un ejercicio de aggiornamento que más allá de su discutible verosimilitud suele ocultar intereses transversales.

Pues con la excusa de pretender ajustar cuentas con el pasado, se muestran incapaces de aceptar lo que fueron y lo que hicieron, consiguiendo así mentirse dos veces.

La primera, al pretender explicar desde el presente las acciones y omisiones del pasado, perdiendo la ocasión de comprender , en sentido weberiano, el contexto personal y colectivo en el que se desarrollaron.

La segunda, consecuente con la primera, al desautorizar , en ocasiones entre la falsa humildad y la ironía latente, las referencias ideológicas que constituyeron el texto de aquel contexto, sin percatarse de su utilidad histórica como «caja de heramientas» coyuntural , al modo que en su momento describió con tanta agudeza Michel Foucault.

La derivación inmediata de esta, en muchos casos, penosa puesta en escena es la representación trágica del arrepentimiento actual, sin percartarse de que el camino abierto solo lleva a futuros arrepentimientos, inluido el formalmente vigente.

Pero la derivación mediata de este masoquismo purgante es mucho más grave ya que, disfrazandose de autocrítica sangrante, impide una equilibrada crítica y con ello una verdadera aportación al conocimiento individual y colectivo.

De manera que ante las lágrimas de cocodrilo de los arrepentidos y arrepentidas, solo cabe, una vez más recordar aquellas palabras de Baltasar Gracián que decían : «Conocer los desdichados para la fuga : no ay contagión tan apegadiza».

DEL CONCEJAL Y LA PRENSA

Esta actitud bronca puede deberse a su pertenencia a una generación que no conoció el anti-franquismo – pues nació en 1978- y la necesidad consecuente de diálogo , de consenso y de buenas maneras , condiciones tan necesarias entre los y las demócratas en aquel periodo aciago del pasado.

Al parecer, el Concejal de de Obras, Planificación Urbana y Proyectos Estratégicos del municipio en que ejerzo como vizcaíno no aforado ha comunicado la renuncia de la entidad a construir un parking en un monte cercano y muy querido por la ciudadanía, que suponía una gran tala de árboles, ante la oposición de la oposición y de gran parte de la opinión pública.

Según las crónicas ( media dicunt), las palabras del Concejal de de Obras, Planificación Urbana y Proyectos Estratégicos han sido, entre otras, las siguientes: «Si tan mal os parece este estacionamiento, se elimina, sale más barato…Estoy seguro de que si un medio local no hubiese sacado un titular sensacionalista no estaríamos hoy aquí.» Y las ha pronunciado, como se puede colegir, en un tono muy molesto.

Podía haber dicho, al menos con una media sonrisa , algo como «ante las críticas suscitadas por la tala de árboles, hemos decidido reconsiderar el proyecto», y tanto más en siendo , como al parece es, ingeniero agrónomo. Y aquí paz y después gloria. Pero no.

Sin entrar en el fondo de la cuestión, merece la pena recordar que este Concejal de Obras, Planificación Urbana y Proyectos Estratégicos tiende a molestarse y a enfadarse abiertamente cuando sus proyectos y/o explicaciones no son aceptadas – no hay para ello más que repasar la hemeroteca- lo cual que no es precisamente muy modélico como estilo de trabajo en un cargo público aunque tenga, que la tiene, toda la legitimidad democrática de la lista elegida en las urnas.

Como, en mi condición de sociólogo-en-excedencia, no soy muy partidario de las explicaciones simplemente psicológicas, se me ocurre que esta actitud bronca del Concejal de Obras, Planificación Urbana y Proyectos Estratégicos puede deberse a su pertenencia a una generación que no conoció el anti-franquismo – pues nació en 1978- y la necesidad consecuente de diálogo , de consenso y de buenas maneras , condiciones tan necesarias entre los y las demócratas en aquel periodo aciago del pasado, algo obviado por la nueva tecnocracia política que en muchas ocasiones solo hace rápidas cuentas de la vieja- con perdón.

Y otro sí, y dado que en esta ocasión ha acusado directamente a un medio de comunicación de alentar una alternativa crítica, y aun sabiendo , que no es tan difícil, cuáles son los paradigmas ideológicos – y económicos- de los media actualmente vigentes, parece que la educación política de este Concejal de Planificación Urbana precisaría de algún máster de actualización para ganar , aunque solo fuera, en eficacia comunicativa.

Entre tanto, y con todo el respeto que me merece como edil (re)elegido, le recomiendo el visionado de El cuarto poder , una vieja película de Richard Brooks (1952), en la que un brillante Humphrey Bogart señala, con claridad y distinción, la necesidad que tienen las democracias que se precien de mantener y respetar una prensa libre y, por supuesto, crítica, independientemente del punto de vista desde el que se manifiesten…

(c) by Vicente Huici Urmeneta

LOS PASEOS DE AGOSTO DE 2023- CANICULARIAE

CANICULARIAE 4 (circulando entre tatuajes)

Según voy comprobando en mis aleatorios paseos por la playa, el número de tatuados y tatuadas se ha incrementado notablemente.

El adverbio no es baladí, pues se nota que el aumento cuantitativo ha ido parejo del cualitativo, lo cual que para su mostración y demostración, precisa de bañadores de dimensiones más reducidas y en algunos casos de la reducción manual de la reducción – creo al respecto que sobre todo entre los varones la reducción manual de la braga náutica es también este verano una moda.

Nada habría que objetar a esta tendencia a cubrir el cuerpo de arborescencias, figurillas, lemas e ideogramas varios- en este último caso quizás sería conveniente saber su significado – pero no estaría de más intentar explicarlo ( ¿ psicosocialmente?) Any way, y como casi siempre, no es sino un nihil novum sub sole.

Basta para darse cuenta de ello repasar algunas páginas de ese libro maravilloso – en sentido etimológico- intitulado En los mares del sur de R. L. Stevenson, que ya en 1896 comentaba que a las mujeres de aquellas latitudes los hombres sin tatuar les parecían poco menos que desnudos.

Aunque , claro, Mr. Stevenson también da cuenta de que en algunas islillas próximas todavía era muy apreciada la carne del «cerdo largo».

En fin, esperemos que la moda del tatuaje no conlleve por una de esas analogías históricas tontas, una antropofagia explícita, porque implícita ¿ haberla, hayla?…

CANICULARIAE 5 ( visionando series)

Sería recomendable enviar a la consulta ortofonista a la mayoría de estos actores y actrices, mayormente hijos e hijas cuando no nietos y nietas del mundo de la farándula, para que se les enseñe a pronunciar con claridad y distinción, tal que lo hacían sus ancestros.

Ya he mencionado alguna vez que uno de mis amigos de la Junta Extraterritorial del Desayuno de los Lunes, el autointitulado realizador Patxi, clasifica las series en malas y muy malas.Entre estas últimas el mentado incluye las series españolas sin que al efecto exhiba ninguna condición identitaria o nacionalista.

Y el que suscribe, un poco por llevarle la contraria y animar las tertulias correspondientes y otro poco por conjurar algunas horas caniculares más allá de lecturas al sol y escriturillas a la sombra, se ha visto unas cuantas durante este pasado mes de julio tan políticamente incorrecto.

Y , malamente, he de decir que no he podido llegar a ninguna conclusión que pueda comunicarte, querido lector, querida lectora, mi hermano, mi hermana, y por una razón que ni tú ni yo hubiéramos sospechado.

La tal es la incomprensión general básica de los diálogos de los actores y atrices de las series hispánicas que más que decirse se podría afirmar que se perpetran y hasta tal punto que quien intenta seguir la trama – y algunas son largas, tópicas y retorcidas- debe estar en disposición adivinatoria, llegando al paroxismo en el caso de que se manifiesten en dejes galáicos o andalúcidos.

ansí, y aunque puedo constatar algunas series de cierto interés – como La Caza (2019) o Sequía (2022) – supongo que sería recomendable enviar a la consulta ortofonista a la mayoría de estas gentes, mayormente hijos e hijas cuando no nietos y nietas del mundo de la farándula, para que se les enseñe a pronunciar con claridad y distinción, tal que lo hacían sus ancestros , incluso hasta la hipérbole tan bien caracterizada por don Arturo, aquel simpático personaje de El viaje a ninguna parte, del siempre reivindicable Fernando Fernán- Gómez.

Si tal fuere, y con éxito, quizás en unos años mi compañero juntero pudiera reconsiderar su clasificación y ubicar las series españolas en otros parámetros al menos en relación a la dilucidación de lo que en ellas ocurre y que por ahora precisa del dificultoso concurso proactivo – ¿postmoderno?- de quien se atreve a solazarse con ellas…

CANICULARIAE 6 ( viajando en transporte público)

No estaría de más que quienes tienen el mando en plaza revisaran – y controlaran – estas privatizaciones para garantizar que las empresas implicadas cumplen con lo que se debe exigir a un servicio público.

Suelo utilizar el transporte público por motivos éticos y estéticos. Pues, por un lado, creo que supone una buena alternativa energética en los viajes necesarios- y no está el horno para bollos más calientes- y, por otro ,porque satisface cumplidamente una vertiente del otium cum dignitate que me corresponde como jubilado- ir hasta la última parada de una línea de metro o autobús y luego volver andando constituye una excelente oportunidad de ver paisajes y paisanajes que diría Josep Pla.

Desde hace algún tiempo a esta parte utilizo para informarme sobre las rutas y los tiempos de espera un par de apps que me recomendó un colega, fan entusiástico de cualquier software novedoso.

Pues bien, he ido comprobando que en muchos casos la relación entre la información proporcionada por las mentadas apps y la constatación empírica de la misma es mayormente aleatoria, y en lo que corresponde a las líneas de autobús francamente despistante.

Guiado por mi condición alternativa de sociólogo en excedencia y no teniendo a priori nada en contra de la utilización de los recursos electrónicos- sino todo lo contrario, como quien quiera puede comprobar- he dedicado algunas mañanas a investigar las dichas distorsiones que al menos a mí me resultan (moderadamente) desasosegantes, y he concluído que los fenómenos apuntados se deben a que son diferentes empresas las que, por sucesivas concesiones, gestionan los transportes públicos, las apps así como los paneles informativos ad hoc.

Ya sé que la mejor opción al respecto sería indicar los fallos puntuales a la Administración Pública que ha privatizado estos servicios , pero mi experiencia como ciudadano no puede ser sino muy negativa desde que informé en su momento sobre cómo un conductor nos dejó a todos los viajeros encerrados en un autobús, para después marcharse porque no había llegado su relevo, y no obtuve ninguna respuesta.

Así que supongo que no estaría de más que quienes tienen el mando en plaza revisaran – y controlaran – estas privatizaciones para garantizar que las empresas implicadas cumplen con lo que se debe exigir a un servicio ¿público?

CANICULARIAE 7 ( divagando sobre la paciencia)

Pues no hay nada peor que la paz que se quiere imponer borrando , literalmente, la disidencia , una práctica muy frecuente de muchos y muchas aprietabotones que confunden, en su ignorancia supina, la Política con la Gestión.

Como algunos (y algunas) recordarán  y otros ( y otras ) acaso habrán estudiado ( o no, que decía M.R. ) uno de los momentos culminantes del periodismo satírico español se debe al ejemplar de La Codorniz – que Álvaro de Laiglesia proclamaba ser «la revista más audaz, para el lector más inteligente»-que conmemoraba los 25 años de paz del franquismo en 1964 .En la portada de aquel número aparecia la mención «XXV años de paz» y en la contraportada la palabra Ciencia, resultando veinticinco años de paciencia.

He recordado esta an´ecdota – ¡ a saber debido a que extrañas sinapsis!- al volver a ver, en una fugaz visita a la capital, el empeño del servicio de limpieza local por borrar una vez más la pintada con el lema «PELOTAZO» inscrita en la valla que circunferencia una parcela que lleva siendo motivo de polémica vecinal de la mano de una asociación ciudadana.

La polémica en cuestión, similar a otras desatadas en otras tantas ciudades, tuvo su origen en una, digamos, peculiar recalificación de uso ,y su continuación en las vueltas y revueltas del proyecto mastodóntico que se pretende construir en ella y que, por cierto, ha sido reelaborado en varias ocasiones al calor de las diferentes crisis que últimamente nos han afectado , fundamentalmente la pandemia del COVID-19 y la Guerra de Ucrania.

Y es que paciencia deben ( de ) tener los empleados aludidos que deben circunscribir en cada ocasión su labor limpiadora a la mentada pintada, evitando eliminar los numerosos carteles de actividades varias también presentes en la metálica valla y que no son objeto de depuración; y también los miembros y miembras del consistorio con mando en plaza y servicio que ratifican sin pestañear una orden dada en circunstancias políticas de diferente cariz aunque del mismo tenor teológico; y otro sí los vecinos y vecinas de las fincas colindantes, participantes de la asociación ciudadana señalada, que observan entre la preocupación y la sonrisa este ten con ten una tanto maníaco.

Pues no hay nada peor que la paz que se quiere imponer borrando , literalmente, la disidencia , y aun más argumentando según una sola Ciencia – la jurídica- y sin tener en cuenta otras como la Sociología o la Ecología, y acaso la más importante, la llamada Ciencia Política que muchos y muchas aprietabotones confunden, en su ignorancia supina, con la Gestión.

Ah, pero no sé como he podido llegar hasta aquí: he comenzado rememorando aquella revista humorística franquista que revolvió en su momento las aguas del mismo franquismo, y he acabado en este conflicto urban´ístico de mi barrio…¿Será porque el tema hubiera sido digno de La Codorniz?

CANICULARIAE 8 ( revisitando Sicilia)

Sicilia es la región que ha resistido más activamente a esta manumisión de la historia y de la libertad, y ha demostrado en numerosas ocasiones que vive una vida de caracteres más propiamente nacionales que regionales (Antonio Gramsci)

Como este verano no podido hacer mi viaje anual a Sicilia, me estoy consolando viendo algunos episodios de El comisario Montalbano (en las espléndidas versiones de Alberto Sironi sobre las obras de Andrea Camilleri) mayormente para evocar sus paisajes y paisanajes.

Aún así, no puedo evitar reproducir una de las crónicas que escribí durante mi último periplo y que bajo el título Gramsci y la «unidad italiana » decía:

«En estos cincuenta años de vida unitaria, nuestros políticos se han dedicado en gran parte a crear la apariencia de una uniformidad italiana: las regiones habrían desaparecido en la nación y los dialectos en la lengua literaria. Pues bien, Sicilia es la región que ha resistido más activamente a esta manumisión de la historia y de la libertad, y ha demostrado en numerosas ocasiones que vive una vida de caracteres más propiamente nacionales que regionales.»

Siempre atento al matiz, siempre manteniendo una distancia crítica respecto de cualquier dogmatismo, me han sorprendido estas palabras de Antonio Gramsci escritas en 1918, hace ya más de un siglo.Y vista la situación que hoy todavía tenemos en la piel de toro, no sé si no convendría reflexionar sobre ellas, precisamente retrotrayéndonos a 1918 y a los problemas territoriales que ya por entonces se manifestaron, que se exaltaron crudamente durante la II República y la Guerra Civil, que se enterraron bajo el Franquismo, y que han vuelto a surgir con singular fuerza en nuestros días, tras unos años de supuesto consenso constitucional.

Porque, como también avisa Gramsci, «cuando se escriba la historia de estos últimos años con más vocación de verdad y exactitud que de deseo de suscitar estados de ánimo arbitrarios, muchos episodios aparecerán bajo otra luz…»

Y desde la Sicilia revisitada y sobre la que tanto he escrito , he aterrizado en estos lares y he comprobado que sí, que , en efecto, las palabras de Gramsci continúan teniendo un gran valor analógico y que por aquí pueden seguir siendo un estímulo para una reflexión politica global y estratégica, evitando los deseos de «suscitar estados de ánimo arbitrarios»…

CANICULARIAE 9 (degustando la paella)

Nada como los ritos para reactivar el sentido comunitario – esto ya lo sabía y muy bien don Émile Durkheim – y más si se da de comer y de beber.

Así que ayer fue largo día de paellas festivas en AndraMari, como fue breve pero intensa la excursión marítima de acompañamiento a la Virgen del Carmen ( gracias, Pablo y Arantxa) – sin aceptar del todo las teorías de mi estimado y desaparecido amigo Andrés Ortiz-Osés, defensor del matriarcalismo vasco ( matriacarlismo que le decía en la intimidad) es necesario reconocer que en estos lares casi nada se hace sin advocaciones marianas.

Así que comimos y bebimos bien y repasamos últimos susedidos y anécdotas varias.

La mejor de estas últimas se escuchó a la hora de compartir el zurracapote apriorístico, pues alguien ( gracias, Ricardo) comentó que al vino tinto ( o vermouth), el azúcar, la canela , el limón y los melocotones troceados ,la tradición indica que hay que añadir una larga uña del encargado de su preparación para darle el toque final y personal – nadie confirmó o desmintió este aspecto.

Las paellas, pues hubo dos, como el año pasado , distinguiéndose el mar de la montaña, estaban riquísimas- gracias Santi y Adelaida- y fueron continuadas de unas pastas exquisitas ,café y un gin-tónic algo rebajado y opcional.

Se habló luego en conversaciones ambidiestras, del fresco meteorológico de hogaño en comparación con el calor desasosegante del año pasado, de las carabelas deambulantes, así como de asuntos de actualidad , tal que el poliamor en sus vertientes físicas, metafísicas y políticas.

Y, poco a poco, entre besos y abrazos, la comuna se fue dispersando, aunque, como en el famoso cómic de la aldea gala de Goscciny y Uderzo , un pequeño grupo de irreductibles, desafiando a la familia, el municipio y el sindicato ,se encaminó hacia la campa ermitaña esperando una transubstanciación milagrosa y con el secreto objetivo de elevar la edad media de sus ocupantes hasta los veinticinco años…

CANICULARIAE 10 ( escuchando conversaciones)

Al tradicional tono de voz alto tan hispano ( los vasco-iberistas deberían  también investigar esta cuestión), se suma ahora el cruce estereofónico de las conversaciones de los teléfonos móviles

Querido lector, querida lectora, mi hermano, mi hermana, he recordado hoy lo que un día escribí pensando en tí y que decía así:

«Voy en el metro camino de Plentzia, de visita familiar. Es sábado y mediodía. Por la ventana entra una luz radiante que contrasta con la bulla que se oye dentro del vagón.

Al tradicional tono de voz alto tan hispano ( los vasco-iberistas deberían  también investigar esta cuestión), se suma ahora el cruce estereofónico de las conversaciones de los teléfonos móviles. Parece ser que de tan pequeños que se han hecho y en no teniendo ya cable umbilical alguno, a muchas gentes les sale una duda desde su arqueocerebro:la duda de si  acaso no serán bien oídos ( escuchados sería mucho decir). Y por ello hablan a gritos, y como los demás también gritan, entonces gritan más.

Así me he podido enterar de lo siguiente: de dos operaciones de próstata (una ha salido bien , la otra, no); de la nota de corte para acceder a los estudios de: Medicina, Ingeniería Industrial, Educación Infantil y Trabajo  Social; de un desastre amoroso ( en este caso , al alternarse los gritos con los sollozos no me he aclarado mucho); de las ventajas de los aceites esenciales; de lo bueno que está un actor que, probablemente debido a  mi edad, no conozco; de que hay una campaña mediática contra los sanfermines…y todo esto en menos de una hora.

Anda el personal muy preocupado por las grabaciones aleatorias e indiscretas  de las cámaras de seguridad o por la información que se transmite por las redes sociales…O porque Google acumule tantos datos y luego los venda o los entregue sub iudice…Pero yo  creo  que con un par de viajes  en metro al día, bien planificados y con objetivos muy claros, un «secreta» de los de antes ya tendría ganado su sueldo«.

Aquel suelto , de 2016, tenía por título «Pelí dans le metro» y evocaba una película inolvidable ( para mí, of course): Zazie dans le métro (Louis Malle, 1960), pero si hoy lo he recordado es porque en siete años , y con la pandemia del COVID-19 de por medio, la situación allí descrita se ha democratizado radicalmente .

Sin ir más lejos, durante mi compra mañanera , en la cola del super he estado escuchando lo que en principio me parecía un mero programa radiofónico, después el sonido de una telenovela …hasta que he comprobado que la joven que tenía delante estaba explicándole con pelos y señales a alguien un desastre amoroso a través de uno de eso adminículos auriculares que antes solo se veían en las películas de espías, de guardaespaldas o de «fuerzas especiales».

Y lo de «pelos y señales» no es una manera de hablar ni el recurso a un tópico narrativo, pues me he enterado- y conmigo toda la cola- de que «la tiene pequeña», de que «le huelen muy mal los sobacos» y de que tal como van las cosas la sujeta iba a «usar el satisfyer» y a «olvidar a esos pendejos»…

Pues eso (también) que diría un Umbral.

CANICULARIAE 11 ( refugiándome en el cine )

Any way, bienvenido sea Mr. Nolan a quien siempre agradeceré las tres horas de frescura en medio de ,ya, aquella tarde de agosto…

Un desconocido gabinete de crisis había decretado «alarma roja» entre las 16 y las 18 horas anunciando una temperatura de más de 40°.

Tras la persiana, la calle estaba desierta y el sol bañaba tu piel, digo la oscura piel del asfalto. A la sombra, el sofá ya no era ningún frigidarium a pesar de que el ventilador rulaba a máxima potencia. Así que la única alternativa era acudir a un refugio climático homologado: una sala de cine con aire acondicionado.

Revisadas las películas en concurrencia , Oppenheimer, de Christopher Nolan, se convirtió en la mejor opción pues concedía tres horas de supervivencia.

Finalizada la proyección, el público, escaso, se desperezaba tímidamente.A la salida, una brisa fresca anunciaba una posible galerna costera. Alguien comentó por detrás: «¡Vaya americanada!».

De vuelta a casa nos preguntábamos si efectivamente habíamos estado viendo una americanada. Y, si el bueno permanecía siempre en la pantalla a modo de un pálido Clint Eastwood imperturbable ,desapareciendo solitario en el horizonte lejano, y el malo- malísimo y con gafas era finalmente castigado por El Sistema – con el concurso de un tal J.F.Kennedy- tras avatares varios, apareciendo las mujeres como adminículos secundarios y para-histéricos… sí, habíamos estado viendo una americanada.

Por supuesto hay y habrá críticas más atinadas y profesionales y correcciones a un guión que , al cabo, no deja de transmitir algo más viejo que carracuca por mucho que recientemente se le atribuya a mi estimado Michel Foucault, y que es que el saber es poder, y que el poder estimula el saber – atentos y atentas a esto my dear university colleagues.

Any way, bienvenido sea Mr. Nolan a quien siempre agradeceré las tres horas de frescura en medio de ,ya, aquella tarde de agosto…

CANICULARIAE 12 (visitando paraísos)

¿Qué nos llevará a confiar más en un fotolito que en el paisaje y el paisanaje que tenemos por delante? ¿Que nos hace caminar como fantasmas por la ciudad propia?

Estoy tomando un café matutino en la única terraza abierta en el barrio, pues bares ,pubs y cafeterías están cerrados a la espera del estallido festivo que sobrevendrá , como estas inopinadas olas de calor, el fin de semana que viene.

Se supone que estoy leyendo el periódico – en papel of course– pero dada mi parafilia más confesable , no dejo de mirar por encima a través de las gafas de sol y de sondear a izquierda y derecha cualquier conversación – a esto mi tío, el escritor Julio Manegat, a quien debo la inoculación del virus lletraferit, le llamaba cariñosamente «ver pasar la vida».

Y esta mi atención latente acaba por tener éxito, pues una pareja de cuarentones sentada a mi lado parece haber despertado de un largo silencio. Él ha sacado un sobre del bolsillo de su chaqueta y del sobre unos cuantos folletos. «¿Entonces , Brasil o Vietnam?» ha preguntado. Y ella ha respondido haciendo un mohín: «No sé, no sé…».

Y he recordado aquello de «todo lo distante es más estimado”, que Baltasar Gracián apunta en el aforismo 209 de esa obra prodigiosa titulada Oráculo manual y arte de prudencia. Y a partir de aquí he cerrado el periódico…

Uf…¿ Qué nos llevará a confiar más en un fotolito que en el paisaje y el paisanaje que tenemos por delante? ¿Que nos hace caminar como fantasmas por la ciudad propia?

Probablemente nada de esto ocurriría si, en nuestra infancia, no nos hubieran hablado del Paraíso y de la Tierra Prometida , confundiendo la imaginación con la fantasía, si no hubiéramos escuchado hasta el aburrimiento todos los lugares comunes de esa mitología que diluye siempre el presente vivo en un futuro mitificado.

Pero como ya es tarde para desprendernos de tanta morralla ¿ no podríamos, al menos, aprovecharnos de ella para ver las otras ciudades ocultas en nuestra ciudad cotidiana?¿Para descubrir, mirando hacia arriba, esas buhardillas perdidas? Para sorprendernos con un callejón que se abre luminoso tras una esquina?¿Para descubrir una vereda nueva en ese parque por el que pasamos todas las mañanas?

Así que he doblado el periódico, me he levantado y , sin rumbo fijo, me he dejado llevar por la linea de sombra de unos plátanos próximos…

CANICULARIAE 13 ( filosofando moderadamente)

Estamos asistiendo a un progresivo deslizamiento hacia un nuevo paradigma en el que la pandemia del covid-19 y la guerra de Ucrania han ensanchado enormemente la necesidad de seguridad en detrimento de la libertad , facilitando su reconducción hacia los neofascismos que están resurgiendo globalmente.

Al filo de este ferragosto extraño, he podido leer, casi un mes después, el breve ensayo- Del sujeto neoliberal al sujeto neomitico. Con una coda postelectoral que me envió mi querido amigo Francisco José Martínez , catedrático de metafísica, y que necesita su tiempo y su espacio.

Según Martínez, estamos asistiendo en estos últimos años a un progresivo deslizamiento de la activación neoliberal – ya de casi todos y todas conocida y reconocida- a un nuevo paradigma en el que ,tanto la pandemia del covid-19 como la guerra de Ucrania «han ensanchado enormemente la necesidad de seguridad en detrimento de la libertad debido a la creciente conciencia de vulnerabilidad de los individuos», buscándose más «la inmunidad que la comunidad». 

Este deslizamiento ha potenciado la emergencia de un tipo de subjetividad – neo-mítica- que busca una zona de certidumbre en la vuelta a los atavismos tradicionales que en su integrismo fundamental facilita su reconducción hacia los neofascismos que están resurgiendo globalmente.

El profesor Martínez se muestra no obstante optimista frente a esta situación, pues considera que todavía quedan opciones individuales y colectivas que pueden frenar este deslizamiento y una buena prueba de ello- en su opinión- han sido las recientes elecciones que han detenido al menos momentáneamente esta deriva.

He leido varias veces este artículo, pues más allá de su denso y sugerente contenido , constituye un excelente activador neuronal en medio de la galvana propia de la canícula.

Tan solo se me ocurre, a fuer de alentar a su lectura, aportar un matiz, pues lo que Martínez describe quizás no sea tanto un nuevo modo de subjetivación, sino una nueva forma de individuación, susceptible de subjetivarse, tal y como precisamente apunta Michel Foucault en La hermenéutica del sujeto  , a base de autoconciencia crítica y proyección comunitaria

CANICULARIAE 14 ( recordando a Silvia)

Y hoy, bajando de nuevo lentamente el puerto de Lizarrusti, he recordado a Silvia, signo de sí misma y de toda una época…

No sé por qué, pero los últimos veranos se han convertido en tristes ocasiones , opacando el calor y el viento sur con las frías humedades de los tanatorios.

Y es que en esos últimos veranos he tenido que despedir a unos cuantos y buenos amigos con los que había compartido sueños de juventud y proyectos de madurez.

Y sí, ya sé que es «ley de vida» aparecer y luego desaparecer en este mundo a veces tan inmundo, pero aun así, y sin mayores pretensiones trascendentales, la muerte de gentes más cercanas tiende a dejar un vacío que por mucho que se vuelva a llenar, emerge cuando menos se lo espera.

Hace ya cinco años murió Silvia Fernández Viguera, historiadora , militante feminista y muy querida amiga . Tras asistir a su despedida, escribí estas palabras :

«La ceremonia ha sido breve. Han tomado parte quienes te han acompañado hasta ese final que es la muerte inesperada ,pues la muerte siempre es de los demás  y casi siempre, inaceptable.

Han hablado, por supuesto, de tu larga trayectoria como investigadora y militante feminista y han  recordado cómo hace apenas unos días se conmemoraban los veinte años de la publicación de aquel libro fundamental titulado Ellas, las mujeres en la historia de Pamplona.

Tras el canto del  «Zutik emakumeak» ,me he marchado discretamente. Sin más.No podía quedarme. Y luego he vuelto conduciendo lentamente por las curvas de Lizarrusti. En lo alto del puerto me he detenido .Sentado a la sombra, sobre las ruinas de la vieja venta, todavía con el regusto de la txistorra que había almorzado en Arbizu- ¡esa txistorra que tanto te gustaba! – he estado recordando todo lo que me has enseñado a lo largo de tantos años y también  todo lo que nos hemos reído juntos .Y me he adormecido acunado por un suave viento sur  y el repiqueteo  lejano de unas esquilas.

Después, me he despertado de pronto, he mirado el reloj y he continuado mi camino.

Te han despedido con un alternativo «¡Nos veremos en el infierno!» – supongo que por aquello de que » las chicas malas van a todas partes»- , pero yo creo que debe haber un pedacito de cielo sólo para  tí.«

Y hoy, bajando, de nuevo lentamente, el puerto de Lizarrusti, me he acordado de ellas…Y he recordado a Silvia, signo de sí misma y de toda una época…

CANICULARIAE 15 ( ¿añorando flâner? )

El anonimato que proporciona cualquier ciudad simplemente por el mero hecho de cambiar de barrio, un anonimato que permite degustar en un sentido polisémico sus paisajes y sus paisanajes.

Leo y releo una y otra vez La fisiología del flâneur, de Louis Huart ,una obra publicada en 1841,cuando las ciudades comenzaban a ser lugares de largos paseos gracias a sus amplias avenidas.

He de decir que lo leo a modo catártico para recordarme justamente lo que me falta en este mi pueblo costero. Y no hablo por hablar pues en un pueblo he vivido algunos años y también lo he hecho en una gran ciudad por mucho que ahora viva habitualmente en una ciudad sin más (ni menos, of course).

Y es que acostumbrado como estoy a estos largos paseos azarosos los echo en falta de vez en cuando.

Entre los obstáculos que Huart apunta uno muy relevante es aquel que convierte cualquier asociación fortuita en comunidad permanente ( que diría Ferdinand Tönnies) con todas las ventajas pero también con todos los inconvenientes que ello conlleva y ,entre estos últimos, la ausencia de anonimato que proporciona cualquier ciudad simplemente por el mero hecho de cambiar de barrio, un anonimato que permite degustar en un sentido polisémico sus paisajes y sus paisanajes.

Pues, el verdadero flâneur– y la verdadera flâneuse– camina en un sentido hasta que un semáforo, un perfume o una sombra le invitan a tomar otra dirección, yendo y viniendo intuitivamente y , por supuesto, sin ningún espíritu deportivo. Lo cual implica cierta densidad urbana que difícilmente puede darse en una pequeña localidad a pesar de su recrecimiento en apartamentos y hoteles carentes a menudo de estilo propio y de historia…

…¡Ah, pero esas mañanas frescas y luminosas caminando por arena! ¡ Y esos atardeceres lentos y rojizos contemplados desde un banco del paseo marítimo!

CANICULARIAE 16( ¿ rezando?)

Rece, pues, cada uno y cada una como quiera, en la iglesia, en el estadio, con el balón o sobre la bicicleta…Pero, por favor, sin que el rezo sea de obligatorio cumplimiento…Amén!

«Los muertos que vos matáis gozan de buena salud».

He recordado esta frase – diz que falsamente atribuida al Don Juan Tenorio de Zorrilla – en el terraceo vespertino de ayer, en escuchando dos conversaciones cruzadas en disposición NW- SE.

La proveniente de NW criticaba duramente el rezo del padrenuestro católico – en castellano – antes de los partidos por parte de la plantilla del Athletic de Bilbao según se ha evidenciado recientemente vía vídeo viralizado, denostándolo como costumbre confesional en un mundo aconfesional cual es el deportivo.

Sumábase a esta corriente de opinión, otra proveniente del SE que se sulfuraba ante la compra de futbolistas por parte de algunos equipos de ricachos árabes , siendo en este caso el motivo de la indignación «la pérdida de la identidad» bajo el imperio de los petro- dólares.

Y pues me ha venido la frasecilla in mente a cuenta de que se daba por muerto por una parte el mundo confesional tradicional y por la otra el mundo deportivo de siempre, sin reflexionar acerca de cómo para muchas gentes el deporte, y específicamente el fútbol, se ha convertido en una religión laica asumiendo todos los atributos que ya destacara Émile Durkheim, con sus dogmas, sus ritos y su ecclesía , fundamentos todos y efervescentes de cualquier identidad colectiva.

Porque aunque muchos y muchas crean que todo dios es ex machina, siempre suele haber un deus absconditus preparado para el relevo.

Y como diría el Gatopardo un vez más, rece, pues, cada uno y cada una como quiera, en la iglesia, en el estadio, con el balón o sobre la bicicleta…Pero, por favor, sin que el rezo sea de obligatorio cumplimiento…Amén!

CANICULARIAE 17 ( terraceando)

«Cuando los puestos de productos delicatessen superan en número a las carnicerías y fruterías del mercado de abastos, o el bar de la esquina cambia las tostadas y montaditos por cupcakes y muffins , es que no hay vuelta atrás y que la gentrificación del barrio de turno es un hecho »

Me gusta el terraceo siempre que el vermú esté bien preparado y la conversación resulte sugerente o al menos divertida, pero no suelo llegar a cuatrear.

Ayer el comienzo de mi terraceo fue solitario, cerveza sin alcohol en ristre , sombrero y gafas de sol ante la ausencia de sombrilla, y de lectura de varios periódicos en papel, acumulados a lo largo del fin de semana.

El mediodía transcurría en calma interior y exterior hasta que comencé a oir un sonsonente aflautado por estribor. Al poco comprobé que se trataba de una receta de tzatziki que era escuchada en el altavoz de un teléfono móvil por una señora muy enseñorada. Y a pesar de que considero el tzatziki una de las maravillas de la civilización griega, equivalente a la Metafísica de Aristóteles – otra lectura de obligado cumplimiento- no pude por menos que solicitar a la aludida dama , con la debida educación, que bajara el volumen de su aparatillo. Lo cual que hizo tras una semisonrisa de aceptación. Pero mi gozo quedó en un pozo, pues en cinco minutos comenzó a llegarme otra receta, esta vez de marmitako de atún con el aditamento de una drástica discusión sobre si estaba permitido o no el fumet.

En estas estaba cuando por babor irrumpió una cuadrilla de seis digamos guiris semidesnudos que apestaban a alcohol y a orines y que tras varios encontronazos con las mis sillas adyacentes lograron sentarse o, mejor, derrumbarse, en torno a una mesa, señor, y sumirse al unísono en un sueño que se preveía largo y acaso pesadilloso.

Y así, escoltado estereofónicamnete por la discusión sobre el fumet de estribor y los ronquidos de la ya amura de babor, observé a una joven pareja en pantalón corto y chancletas que se aproaba con diligencia hacia mi mesa.

«Excuse me, sir, we are looking for the Cookies pastry shop, where they have the best coffee in the city…» me dijo la joven desde una rubia altura significativa y tom´ándome, sin duda, por un colega deambulante. Negué con la cabeza y con una sonrisa: «Sorry, I have no idea, but good coffee is also available in this bar…»No les convenció mi recomendación , se despidieron y volvieron a consultar su teléfono móvil, dirigiendo su mirada allá y acullá.

Armado de más valor que El Juli, volví a mis periódicos y abrí LA VANGUARDIA. «Cuando los puestos de productos delicatessen superan en número a las carnicerías y fruterías del mercado de abastos, o el bar de la esquina cambia las tostadas y montaditos por cupcakes y muffins , es que no hay vuelta atrás y que la gentrificación del barrio de turno es un hecho » , leí al comienzo de un sugerente artículo de Asier Martiarena…Y entonces, me di cuenta de que la famosa Cookies Pastri Shop por la me habían preguntado era el nuevo local que se había abierto donde antes estaban los ultramarinos del barrio.

Así que me bebí el útimo sorbo de mi 0.0 y, en levantándome, me dirigí hacia popa por una calle estrecha, sin bares pero lo suficientemente sombreada, y con el firme propósito de informarme, en cuanto llegara a casa, acerca de ese palabro que más parece pájaro de mal agüero y que se acoge al término de gentrificación

CANICULARIAE 18 ( volviendo al Café Majestic)

Este café, antes lugar de reunión de escritores, pintores, periodistas y, en fin ,de gentes de análoga calaña, siempre discrepante y algo bullonera ,es ahora un puerto deportivo de estancias breves y selfies rápidas.

Nada más subir de la estación del metro de Bolhão, hemos sido arrasados por una multitud en pantalón corto y chancletas por la rua Santa Catarina con tan buena suerte que al pasar a la altura del portal del Grande Hotel do Porto, hemos podido hacer un quiebro y lanzarnos hacia su interior, esquivando con habilidad Fosbury flop la puerta batiente mediante.

Fichados que hemos sido, una vez depositadas las maletas en las habitaciones correspondientes, con indigno desprecio hacia el comodísimo Salão Winsord de este hotel que en su momento alojó a Eça de Queirós y a Manoel de Oliveira – y diz que otrosí a los Imperadores do Brasil – , hemos salido de nuevo a la calle y ,abducidos por la marea descendente, hemos llegado hasta la esquina de la rua de Passos Manuel, momento en el que tras una hábil maniobra a babor, hemos caído en torno a una mesa del Café Majestic.

Este café, testigo de un Oporto liberal ,lugar de reunión larga de escritores, pintores, periodistas y, en fin ,de gentes de análoga calaña, siempre discrepante y algo bullonera ,es ahora un puerto deportivo de estancias breves y selfies rápidas – y bastante caro por cierto.

De forma y manera que urgidos por la propia urgencia de una interminable cola y por las miradas asesinas de sus miembros y miembras, tras un té rápido ,nos hemos sumido de nuevo en la marea de la turistada que, según hemos escuchado ,nos llevaba ahora hacia el puente Luiz I con el objetivo de desembocarnos en la otra orilla , junto a la estación del cable rail, y desparramarnos entre el gentío que esperaba un atardecer digno de los efectos especiales de Spielberg, según todas las redes sociales.

Pero no hemos podido llegar. Un oportuno tropiezo de este que suscribe, en uno de los adoquines sueltos que festonean la Praça de Almeida Garret, se ha engorilado en esguince general básico y, consecuentemente, hemos tenido que retirarnos en metro inverso, newly hasta la estación de Bolhão.

Y en este punto he recordado el segundo de los Four Quarters de T.S.Eliot cuyo primer verso apunta «en mi principio está mi fin» para concluir en el último con «en mi fin está mi principio»…y tal. Y pues que así sea.

CANICULARIAE 19 ( nadando con Julio Manegat)

Me gusta y mucho nadar en el mar, en cualquier mar, si el tiempo no lo impide y la autoridad lo permite. Lo hago siempre en paralelo a la linea de costa desde que una corriente muy fría me llevó hace unos años hacia el interior del Tirreno y lo pasé muy mal para volver a hacer pie.

Suelo nadar sin aletas, ni gafas, a braza, lentamente, metiendo la cabeza en el agua con los ojos muy abiertos y tomando y echando el aire rítmicamente ,tal y como me recomendó en su momento mi tío Julio Manegat.

Pues Julio, tío iure uxoris , fue una guía permanente desde mi adolescencia. Él me enseñó, como he dicho, a nadar en mar abierto, me inculcó el amor un tanto platónico por la navegación, y sobre todo, alimentó mi imaginario de escritor inundando de libros la casa paterna, invitándome a pasar temporadas en Barcelona en las que conocí el mundillo literario que le rodeaba, y leyendo hasta la última linea de todo lo que yo torpemente iba escribiendo. Y lo hizo hasta su muerte, en el verano de 2011.

En 1970, en pleno éxito de su carrera literaria – había obtenido el premio «Ciudad de Barcelona» por La feria vacía – me dedicó su Spanish Show, finalista del Premio Planeta, con estas palabras: «A mi querido sobrino Vicente Huici, de quien tanto espero».

Julio me esperaba novelista, pero yo le salí ensayista menor y poeta mínimo , quizá porque su insistencia en que leyera a Josep Pla me apartó de la ruta prevista, encaminándome hacia Jules Renard, hacia Rousseau y hasta Montaigne.

Poco le pude devolver de todo lo que me dio, pero no pude menos que dedicarle mi última recopilación de haikus – Breve ensayo de cartografía– : «Per a Julio Manegat, que sempre ha estat darrere de tot això, en la seva última navegació cap al misteri».

Pero, aún así, cada vez que me adentro en el mar, en cualquier mar, y comienzo a nadar con los ojos muy abiertos, siento que los dos avanzamos lenta y rítmicamente hacia las islas Formigues…

CANICULARIAE 20 ( viendo «Cautivos del mal»)

Film denso y tenso que apunta al valor absoluto que para quienes se dedican a la creación artística – cinematográfica, literaria, musical o plástica- puede tener la obra, una obra a la que se sacrifica el amor, la amistad y la mera convivencia.

Según una buena amiga, en las tardes de lluvia, y más si son dominicales, solo se pueden hacer dos cosas y a ella no le gusta jugar a las cartas.

A mí , sin embargo, me gusta jugar a las cartas si bien soy tan torpe como con un black & decker, pero, si no hay ganas o compañía adecuada, veo una película clásica en blanco y negro, garantía absoluta de que no ha de estar de moda.

Ayer le tocó a The Bad and the Beautiful (Vincente Minnelli, 1952), estrenada en estos lares con el curioso título de Cautivos del mal.

El argumento es de los que se clasifican como de «cine dentro del cine» y desarrolla la historia de un manipulador productor de cine ( Kirk Douglas), que ha conseguido el éxito seduciendo sin desearla a una actriz (Lana Turner), traicionando a su mejor amigo (Barry Sullivan), y , por fin, eliminando a la mujer supuestamente frívola de un guionista (Dick Powell), actuando siempre sin el menor escrúpulo.

Film denso y tenso, con diálogos para ser enmarcados y primeros planos desafiantes, resulta al cabo, como suele ocurrir con cualquier clásico, el primer escalón para una reflexión de más altura.

Una reflexión que, en este caso, apunta al valor absoluto que para quienes se dedican a la creación artística – cinematográfica, literaria, musical o plástica- puede tener la obra, una obra a la que se sacrifica el amor, la amistad y la mera convivencia, abriendo un camino que lleva hacia la autodestrucción si la obra no es reconocida por el público o , al menos, la crítica.

Un fenómeno, en fin, que vuelve a poner de relieve aquel viejo dicho de «know the poetry, not the poet» y sobre el que acaso debieran meditar quienes perciben que solo se pueden socializar indirectamente a través de , precisamente, sus obras.

N.B.Después de ver Cautivos del mal salí inmediatamente de casa y me perdí entre calles bajo la lluvia…

CANICULARIAE 21 ( escribiendo sobre lo de Rubiales)

Lo que va a ser difícil es desterrar este lamémosle «estilo de trabajo» tan chulesco y pecho-palomo que , como bien decía El Fary debe caracterizar a ese «pedazo de tío» que debe estar ahí, con sus santos cojones- añado pues resulta de lo más fácil….

El que suscribe ,mayormente hombre blandengue en clasificación de El Fary, está muy sorprendido por la polémica suscitada a raíz del llamado pico o piquito que dio el presidente de la RFEF, Luis Rubiales, a la jugadora Jenny Hermoso con ocasión del triunfo de la selección española en el Mundial Femenino de Fútbol ,competición en la que se ha podido demostrar que «nuestras mujeres están aprendiendo a jugar al fútbol tan bien como los hombres» , en palabras del inefable Josep Borrell, subrayando, por cierto, una igualdad pelín casposa.

Sin entrar en la cuestión de si el acto referido fue o no consentido y por lo tanto una agresión sexual ,o si en cualquier caso resultó improcedente por parte de una autoridad deportiva , la sorpresa sobre todo procede de la polarización extrema de los media y de la opinión pública que se ha generado ,desviando la atención acerca de un tema de cierta ,digamos ,trascendencia como acaso pueda puede ser la configuración de un nuevo gobierno para la piel de toro. Claro que como bien se dice en El hombre de Alcatraz ( Frankenheimer, 1962) «la opinión pública olvida pronto»….

Pero, bueno, apurando un poco más, se puede llegar a comprender todo el alboroto que se ha suscitado ante la insistencia un tanto cenutria de señor Rubiales en no dejar el cargo – ¡No voy a dimitir ! ¡No voy a dimitir ! ¡No voy a dimitir! – a pesar de la avalancha de peticiones ad hoc , actualizando una tradición hispánica tan antigua como el «sostenella y no enmendalla» y que constituye un retruécano exportable a muchos ámbitos de la vida, particularmente de la vida política.

De manera que aunque se vaya por su propio pie, que parece que no, o que le echen desde la RFEF, la FIFA, desde el TSD o desde la Audiencia Nacional, lo que va a ser difícil es desterrar este llamémosle «estilo de trabajo» tan chulesco y pecho-palomo que , como bien decía El Fary debe caracterizar a ese «pedazo de tío» que-debe-estar -ahí, con sus santos cojones- añado, pues resulta de lo más fácil..

CANICULARIAE 22 (oyendo un monólogo)

Y yo he dado por concluida la cerveza, me he levantado y he continuado el paseo entre sombras , recordando una frase : «una lengua que ya nadie de la familia comprendía»…

Las tiendas han cerrado Un cielo blanquecino se ha abierto entre unas tímidas nubes tornasoladas.La turistada ha desaparecido de las calles.

Por fin encuentro una mesa en una terraza esquinada. Me siento y pido una cerveza a un camarero todavía sonriente. Mientras la degusto poco a poco ,no puedo evitar escuchar la conversación de la mesa de al lado .

Habla una mujer pequeña y menuda . Cuenta que huyó a Londres con su familia al comienzo de la guerra de Bosnia porque su doble condición de serbia y judía  no le auguraba un futuro muy prometedor.

De Londres , donde quedaron sus padres y hermanos, llegó al País Vasco y sobrevivió dando clases hasta encontrar  un trabajo estable como profesora de música en un conservatorio. Aprendió castellano y euskera, lenguas que sumó al inglés y al serbo-croata.

Luego, entre lágrimas, añade que su madre murió ayer tras haber estado internada durante los últimos años en una residencia en la capital británica y, lo más triste de todo, dice, hablando en su agonía en una lengua que ya nadie de la familia comprendía…

Cuando ha terminado ,su compañero de mesa no ha dicho nada. Y yo he dado por concluida la cerveza, me he levantado y he continuado el paseo entre sombras , recordando una frase : «una lengua que ya nadie de la familia comprendía»…

(c) by Vicente Huici Urmeneta