«Catetos»,»fatxas»,»chonis» ( 4 y última parte)

El portavoz del Gobierno Vasco ha manifestado que  no tienen la intención de destituir a la directora de EiTB, tras el escándalo que se ha organizado a partir de los insultos vertidos en el programa de  ETB1 Ni euskaduna naiz, eta zu?. Ha añadido que el asunto ya está reconducido internamente y que se establecerán los medios adecuados para que no vuelva a ocurrir algo semejante.

Bien. Su postura es legítima puesto que es un gobierno legítimamente constituido. Pero nada se sabe de esa reconducción interna. Por ejemplo, ¿se ha suspendido cautelarmente la emisión de dicho programa? ;¿ ha habido alguna dimisión o destitución ad intra.

Así mismo el portavoz ha señalado que se creará en el Parlamento Vasco «una ponencia que revisará el modelo de la radiotelevisión pública vasca». Bien:  puede que esta sea una buena ocasión  para recordar lo que es una televisión pública – y de paso  hacer limpieza  de tanta bobería masoquista acumulada.

Pero,  aun así, queda una cierta sensación de inacción,  algo que en política no es de recibo: un gobierno, cualquier gobierno, debería reaccionar más contundentemente ante el insulto difundido por un ente público. Andarse con equívocos, melindres y buenas palabras , relegándolo todo a una comisión, recuerda demasiado a las maneras de hacer de algunos a quienes se ha insultado.

Y un gobierno, un gobierno cualquiera, no debería perder ninguna oportunidad de demostrar que efectivamente gobierna…

P.S. Finalizo aquí esta serie. Espero que se me perdone si en algún momento me he puesto  demasiado «grave y trascendental». No he podido evitarlo recordando a tantos demócratas vascos – y a muchos, sí, de los denostados progres del 68– que lucharon por la libertad con una voluntad creativa y sin odio. Aunque algunos de ellos no se dieran cuenta. Como mi abuelo Ataúlfo Urmeneta y su hermano Moisés, jelkides de primera hora.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.