CHANEL (¿5?)

«Llegó la mami/La reina, la dura, una Bugatti/
El mundo ‘tá loco con este body…»

Es de suponer , sin tener que especular mucho, que todo lo que ha rodeado a la cantante Chanel en su actuación en Eurovisión se habrá convertido en un argumento más, y de peso, en el argumentario independentista periférico y refrigérico.

Pues para quien no se siente ni quiere ser «español, español, español», verse de alguna manera representado por una mujer que reune todos los tópicos de la apasionada fémina espagnole desde la Carmen de Bizet, hipersignificada por la taurina chaquetilla de luces -made by Palomo Spain- , y convenientemente actualizada por acrobáticos culos y desbordantes tetas entre maromos babeantes, la partida ya está echada.

Y otro sí , para quienes continúan viviendo en el exilio interior de una larga Transición , Chanel es una muestra más de lo poco que ha cambiado la piel de toro por mucho que la mona se desvista de seda, resultando muy extraño, a fuer de curioso, la ausencia de voces críticas que hayan denunciado con la contundencia y alharacas de otras ocasiones tal muestra hiperbólica de sexismo, a no ser que se haya considerado a la infrascrita y su Corte como …¿una manifestación de empoderamiento?

Pero, en fin, lo cierto es que mucho no se podía esperar de esa horterada mayúscula en que se ha convertido el Festival de Eurovisión -¿ alguien dudaba de que en esta convocatoria iba a ganar Ucrania? – probablemente una de las puntas de lanza más efectivas de la destrucción de Europa como proyecto. Estábamos avisados (y avisadas, of course) al menos desde la candidatura de Rodolfo Chikilicuatre y su «Baila el chiki-chiki» en 2008 – el año, oh casualidad, de la crisis bursátil mundial-.

Any way siempre quedará para los anales – y nunca mejor dicho- aquello de «Se te dispara cuando la prendo /hasta el final, yo no me detengo» en un perreo de libro.

Chanel, Chanel…Lejana la voz de Marilyn Monroe confesando que lo único que usaba para dormir eran unas gotas del célebre perfume Chanel 5 …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *