CONECTAD@S ( a la nada)

«Vacunaron a mi hija adolescente hace dos semanas. A la salida no le dieron ningún justificante y, desde el día siguiente, hemos intentado tener al menos un certificado digital. Hemos recurrido a todas las vías posibles, presenciales y on line , a los servicios de atención ciudadana que o bien estaban colapsados telefónicamente o electrónicamente se remitían a sí mismos en un infernal y desasosegante círculo vicioso. Y hoy todavía no hemos conseguido nada…»

Todo esto me comentaba un buen amigo, a punto de anular la reserva de su viaje de vacaciones para el que le piden el mentado certificado.

En una columna anterior ,ya se dio cuenta de que la inversión en Sanidad Pública había descendido en un 50,7% durante los años de austeridad neo-liberal que siguieron a la crisis económica de 2008.

Y sin duda, esta escalofriante falta de inversión habrá repercutido en infraestructuras, medios técnicos propiamente sanitarios y , por supuesto, personal médico, habiendo sido la pandemia del COVID-19 la prueba de fuego en la que se han evidenciado, de repente, y a pesar del gran esfuerzo institucional desplegado, todas las insuficiencias, siendo quizá las más sonrojantes las relativas a la Atención Primaria.

Pero , a la vista de testimonios como el anterior, parece que la radical reducción de la inversión en la Sanidad Pública ha afectado también al personal administrativo y a la red electrónica que tanta importancia ha adquirido en el contacto con la ciudadanía.

Una ciudadanía que, sin embargo , ha continuado pagando sus impuestos y ha asumido severas restricciones salariales, y que a la hora de conectarse con la Administración, tiene en muchas ocasiones la desgraciada impresión de conectarse…a la nada.

6 respuestas a «CONECTAD@S ( a la nada)»

  1. Me hierve la sangre cuando leo en el artículo lo de «austeridad neo-liberal». Entiendo que es un eufemismo pero cabrea, y mucho. Y más cuando el papanatas sin visión de estado, chorizo para más señas, al frente de la desinversión en lo que es de todos para regalarles dinero a los bancos, mintiéndonos sin duelo, tiene la desfachatez de titular su autobiografía política «Una España mejor·.
    El último párrafo de tu artículo de hoy aporta otro dato importante: la ciudadanía ha seguido pagando impuestos religiosamente. Y a los carteles en ambulatorios reclamando más personal les pongo la cara de mis médicos, agotados y al límite.

    1. Muchas gracias por el comentario. Desde luego, resulta indignante que alguien crea haber contribuído a construir una España mejor, dejando en situación de debilidad máxima los servicios sociales públicos, desinvirtiendo y privatizando, mientras rescataba a la banca…

  2. Estoy de acuerdo con el comentario.Yo he intentado descargarme el dichoso certificado en mi teléfono y ha resultado imposible. Con la excusa del COVID y de la crisis del 2008 ha habido unos recortes de la leche y es casi imposible lograr que te atiendan en persona. Como ejemplo , hace unos dias a la familia de mi nieto le enviaron una notificación de cancelación del empadronamiento por no haberlo renovado en plazo ( tiene nacionalidad no española, aunque se haya pasado toda la vida en Bilbao donde nació) fui a la oficina…..y no lo podían hacer sin cita previa, a pesar de queen la oficina no había nadie esperando, por supuesto no me hizo ni la más mínima gracia y así lo hice constar, el funcionario (dicho sea de paso fue muy correcto) dijo que fue por las medidas anti Covid,además la cita por internet. Me vino a la cabeza el blog de Fernando Pérez Iglesias al respecto de este tema, publicado en este mismo diario. En resumen, un auténtico desastre

    1. Gracias por el comentario. Creo, en efecto, que las muestras de ineficacia son cada vez más abundantes y que, entre otras medidas, se deberían utilizar los fondos europeos Next Generation para enmendar estas graves deficiencias administrativas.

  3. https://www.franceinter.fr/emissions/geopolitique/geopolitique-du-vendredi-06-aout-2021
    La couronne d’Espagne vacille toujours.
    Crónica de la prensa extranjera. Traduzco algún fragmento sin afán de corresponsal.
    «Juan Carlos, un año después… dejó atrás varias investigaciones por corrupción y evasión fiscal. Por no hablar de unas maletas de billetes en Lausana… una fundación discreta donde esconder el dinero saudí de la corrupción y llamada Loukoum (no falta el humor entre los Borbones de España) Pero bueno, los españoles están acostumbrados: los Borbones de España han perdido sus coronas 4 veces en siglo y medio… la huida real es más que una excepción, una tradición.
    El estado español ha recuperado parte del dinero del fraude pero a medida que las restituciones – regularizaciones perdonadas – los españoles se dan cuenta de hasta qué punto el que todavía debemos llamar «Su Majestad» – después de todo, es oficialmente rey emérito – es solo un salteador de caminos.
    Los primeros 678.000 euros recuperados por las autoridades fiscales españolas correspondieron a tarjetas bancarias ocultas facilitadas por un empresario mexicano. En febrero, se recaudaron 4,4 millones de euros para depurar 8 millones de efectivo no declarado. Por no hablar de las comisiones de contratos de armamento que, según los propios jueces, tienen su origen el tráfico de armas.
    El dictador Franco murió en cama en 1975, su régimen tuvo tiempo de imponer el regreso de la monarquía e incluso el nombre del rey. ¡Es el único país del mundo en que ha sido restaurada la monarquía en el siglo XX!»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.