CRÓNICAS DEL CORONAVIRUS ( 26. Treptower Park)

Treptower Park (Berlin)

Por las fotografías que exhibe Pablo en su blog , en Berlín el personal pasea o circula en bicicleta por las grandes avenidas y hace footing o se divierte con sus hijos en los parques, manteniendo, eso sí, unas distancias de seguridad, que no se sabe si son las habituales o las renovadas.

A Pablo lo conocimos con ocasión de un «free tour» y dada su habilidad para unir lo entretenido con lo erudito le seguimos de vez en cuando porque siempre tiene algo que contar.

Pero aun así estas imagenes tan relajadas de Berlín me han dado mucho que pensar, y todavía más los comentarios que han suscitado acerca de las mismas como exponente de cómo algunos gobiernos se pueden tomar la pandemia del COVID-19. Parece como si la enfermedad formara parte de cierta cotidianidad y que , por ejemplo, el número de muertos, que son ya 4.500, fuera simplemente aceptable: aunque, claro, hay que reconocer que la tasa de mortalidad en Alemania está por debajo de un 1% de los infectados.

Aun así, este tono, tan alejado del espíritu trágico que por aquí nos rodea, quizá pueda deberse a que el pueblo alemán está muy acostumbrado a grandísimas tragedias y acusado de otras tantas más, hasta el punto de que acaso se haya inmunizado ante el dolor propio y el ajeno, haciendo valer aquellas palabras que en su momento ya mencioné de Ernst Jünger: «La suma del dolor no reclamado se acumula para formar un capital invisible que va aumentando con los intereses y con los intereses de los intereses…»

Una respuesta a «CRÓNICAS DEL CORONAVIRUS ( 26. Treptower Park)»

  1. Der Mensch vergisst die Sorgen aus dem Geiste,
    Der Frühling aber blüht, und prächtig ist das meiste

    Olvida el hombre las penas del espíritu,
    que la primavera florece y hay brillo en casi todo

    Hölderlin eta Cernudaren bertsioa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.