CRÓNICAS PANDÉMICAS. 24.On line.

El catedrático de Sociología de la Educación Mariano Fernández Enguita se quejaba recientemente de que no se hubiera preparado con suficiente antelación la utilización de los sistemas telemáticos en la educación.

La objeción es sin duda muy atinada y más viniendo de uno de los mayores expertos en cuestiones de enseñanza . Probablemente esta falta de preparación se ha debido a muchas razones entre las que se pueden destacar la heterogénea difusión del mundo electrónico entre la población, la escasa visión estratégica de una política educativa global imposible de acordar, y, en particular las reticencias de una gran parte del profesorado ante este nuevo medio así como la frivolidad concomitante que ha suscitado en muchos ámbitos estudiantiles.

No obstante y a pesar de la larga serie de investigaciones que se vienen haciendo desde hace muchos años tanto acerca de la irrupción de lo electrónico en la sociedad como particularmente en la educación, es cierto que a partir de ahora se va a tener una oportunidad excepcional para hacer una gran prueba en toda regla.

Pues en efecto, la alternativa electrónica se ha presentado como una de las consecuencias necesarias del distanciamiento profiláctico ocasionado por la pandemia. Y como decía Baltasar Gracián con un acento oriental, «todas las cosas se han de saber tomar no por el corte que ofendan, sino por la empuñadura que defiendan», y sin duda el corte de la pandemia está acabando con muchas vidas y con muchas economías.

De manera que sea cual sea el origen del COVID-19, que algún día se descubrirá, lo cierto es que nos ha colocado en varios puntos de inflexión, uno de los cuales remite a una apuesta global técnica, económica, social y formativa a favor de la utilización de los recursos on line.

Así que si la implantación de la educación on line es ya inevitable -y sin obviar los trastornos de conciliación laboral y familiar que va a desatar – habría que hacer un gran esfuerzo de documentación para tener la suficiente base empírica como para llevar a cabo un análisis sopesado de sus ventajas e inconvenientes .

Solo de esta manera podremos evaluar si nuestros miedos eran justificados y nuestras respectivas tan halagüeñas y lo podremos hacer precisamente ante la inevitabilidad de lo que se nos ha venido encima… Y, chi lo sa, acaso estaremos probando un modelo de enseñanza tan disruptor como novedoso que quizás nos haga adelantarnos a nuestro propio futuro…

5 respuestas a «CRÓNICAS PANDÉMICAS. 24.On line.»

    1. Gracias por la pregunta.Lo cierto es que sí, don Antonio, pero no son dudas respecto a la existencia del virus ni a su propagación, ni tampoco sobre las medidas que se están tomando para combatirlo. Mis dudas se refieren a la dimensión social de la enfermedad y a sus efectos socio-políticos así como éticos. En realidad son las mismas dudas que tuve – y continúo teniendo- sobre la aparición del VIH-SIDA que tanto transformó la vida sexual. En esto utilizo la caja de herramientas intelectuales de Michel Foucault.

  1. Hola
    Tienes toda la razón. Todos conocemos que el acierto/error son básicos para aprender, más en una situación como la actual. Si, de los errores hacemos anatema malo. Ahora bien, no olvidemos nuestros conocimientos empíricos, nos estamos adaptando rápido a el teletrabajo, ya lo íbamos incorporando paulatinamente, pero en mi campo que es la sanidad, un super especialista puede muy bien resolver asuntos telemáticamente siempre que las cuestiones se le planteen bien orientadas, pero la valoración global de un paciente desde el punto de vista de sus síntomas, su exploración física y su situación psicológica, emocional, social en resumen holistica por ahora creo, que el que mejor lo puede hacer es el médico de familia y por ahora solamente de forma presencial. Saludos

    1. Por supuesto, Salvador, la forma presencial en sanidad, educación , y yo diría, en general, es la que proporciona mayor capacidad de relación interpersonal ( y profesional). El telegrafo, el teléfono fijo, los móviles y ahora los smartphones y las redes sociales pueden ser buenas ayudas cuando el vis a vis es imposible o problemático. Por otro lado, a mi parecer, se está además esbozando una nueva forma de individuación/socialización que he denominado «zoon elektronikón» que quizá dé pistas para el futuro: Del Zoon Politikón al Zoon Elektronikón. Una reflexión sobre las condiciones de la socialidad a partir de Aristóteles
      Gracias por el comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.