Cuentos morales de aquí mismo: Los amores de Patxi

Patxi ha pasado hoy por casa en un carro de lamentaciones. Se ha enamorado – algo muy raro en él-  y aunque esto en principio no parece una mala noticia, sí lo es porque  se ha enamorado de una lesbiana. Un amor imposible  porque Patxi no concibe el amor sin  la cama.

Está desesperado de impotencia y también de sí mismo: es ya la tercera vez  que se enamora de una mujer a la que no le gustan los hombres. Yo, sin mucha convicción, la verdad, le he intentado consolar hablándole, una vez más,  de la relación tan curiosa y original que puede surgir entre los dos. No  he utilizado la expresión » amor platónico»  porque, a pesar de  su frecuente utilización, no suele tener mucho que ver con el propugnado por el propio Platón  y  porque, además, en este caso, podía tomarse como una provocación. Pero ha sido igual: Patxi se acuesta y se levanta todos los días ansiando perderse entre las piernas de la susodicha.

Después, cuando ha comenzado a teorizar, con los ojos encendidos, sobre si su enamorada sería o no verdaderamente lesbiana  y sobre las posibilidades de que si estuviera con él  un día, un  par de horas o tan sólo unos minutos… le acabarían gustando los hombres, le he  recordado  el mucho trabajo que tenía pendiente: esa víscera lista que es el cerebro , cuando tiene que satisfacer  los deseos de otras vísceras más broncas,  se vuelve completamente estúpida.

Patxi se ha marchado y yo me he quedado dándole vueltas  a estos amores fatídicos. Lo más curioso es que esas  mujeres de las que  se enamora  tienen todas un cierto toque andrógino. Por lo general son delgadas y nervudas , con poco pecho  y pelo corto. A veces cuando  le he visto con alguna de ellas por la calle , me ha parecido que  paseaba con algún colega más joven o con uno de sus sobrinos No sé. Por otro lado , Patxi siempre ha tenido un  ramalazo femenino.

Pero, en fin, tanto si el asunto va bien como si no, siempre podrá escribir un guión…Que es lo suyo propiamente…

N.B. Lo escribirá en el futuro , aunque él todavía no lo sabe. Y llevará por título La Santísima Trinidad o El origen de la familia .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.