DE VENECIA A SAN JUAN DE GAZTELUGATXE

Me comenta la Florio desde Venecia- a donde ha acudido a un Congreso- que ya apenas si se puede pasear por sus calles como no sea de madrugada. De hecho, a pesar de que se ha prohibido la entrada de los gigantescos cruceros, las mareas de turistas que llegan desde Mestre  hacen la ciudad más  impracticable que el aigua alta.

Me suena que en Barcelona el Ayuntamiento está debatiendo tambien  limitar el número de visitantes y, otro sí, en Donosti, donde los indígenas se quejan de no poder  ni ir a comprar el pan  tranquilamente durante el verano.  En la radio oigo, por otro lado, que ,dadas las colas de personal que se montan para subir a San Juan de Gaztelugatxe- sobre todo después de ser utilizado en el rodaje de Juego de Tronos–  a lo mejor ponen una taquilla y a lo peor..¡  Un funicular! Pero, entre tanto, cosas del desarrollo desigual, en Getxo se desviven porque atraquen barcos cada vez más grandes…

Y me pregunto si esta manía de moverse  no intentará compensar  la insatisfacción profunda que debe producir la horizontalidad  contradictoria  por virtual que generan las redes sociales , en las que todo «está-a -la-mano» sin  estarlo verdaderamente. Algo similar a ese deseo de muchos y muchas de vivir intensamente el momento- momentu itzelak!, oyes-  de tan anodina y rápida que se ha vuelto la cotidianidad omnipotente.

Y no dando lugar a discretos viajes físicos -por ese barrio desconocido de nuestra propia  ciudad- ,ni metafísicos – leyendo  ese libro tantas veces postergado-, ni  a  secretas duraciones que se paguen más de extensiones  que de intensiones, como la lenta contemplación de un atardecer  veraniego desde el banco perdido de una  calle solitaria…

 

6 respuestas a «DE VENECIA A SAN JUAN DE GAZTELUGATXE»

  1. Desde el banco perdido de una calle solitaria…

    Qué bonito escribes.., te acabo de descubrir.. y me encantás, esa frase encierra mucho, muchas sensaciones, mucha paz, mucho aprecio por las cosas sencillas de la vida, las únicas que tenemos siempre gratis y al alcance de la mano, del pie en este caso, paseante.

    Estaré todo el día y parte de los siguientes con esa frase girando en mi cabeza.. con todo lo bueno que ello implica, qué comienzo de domingo más bueno e inesperado, sorpresas te da la vida..

    Muchas gracias y feliz domingo,
    ondo ibili!!!

  2. «como la lenta contemplación de un atardecer veraniego desde el banco perdido de una calle solitaria…». No hay duda, está usted enamorado. ¡Oh…..l’amour!

      1. Lo de la hierba, más bien de su olor, creo que lo dijo cuando alguien le comentó que bebía mucho y que en el camino de vuelta desde Palafrugel (bar Sport) hasta Llofriu podría caerse y él le comentó eso de que, mejor, así podré oler la hierba mojada junto a mi cara. Todo un tipo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.