EL ARTE COMO VOCACIÓN ( Miguel Zugaza y Miriam Ocariz)

Imagen relacionada

El paseo de ayer me llevó hasta   el magnífico Salón de Actos de la Biblioteca de Bidebarrieta, antigua sede de la sociedad liberal «El Sitio», donde había un debate bajo el título de «La  creación como vocación»  entre Miriam Ocariz y Miguel Zugaza.

La sesión careció de brío por la anuencia mayor de los contertulios, pero aun así salieron temas sugerentes algo derivados de la propuesta inicial que se esfumó a los cinco minutos.

La diseñadora Miriam  Ocariz – que expone en la actualidad en la Sala Rekalde –  confesó su temprana  vocación por la moda- ya desde su adolescencia como nadadora impenitente en el selecto Club Martiartu-   que  siempre vió como una aplicación de su pasión por el dibujo.

Zugaza  , director del Museo de Bellas Artes  tras su paso por el mismo cargo en el Museo del Prado,  elevó el punto de  mira para señalar la importancia de la creación artística  ( citó  el centro BilbaoArte en varias ocasiones) apuntando que  una ciudad –  se refirió a  Bilbao- no puede ser sólo un escaparate de centros culturales  y de museos en los que » hay arte y otras  cosas » ( sic) . Se lamentó así  mismo del cuantitativismo  – según  el número de visitantes  – con que se evalúa a los museos , sin reconocer su labor informativa ,formativa , conservadora y restauradora del patrimonio cultural. Y echó en falta públicamente  una crítica del arte a la altura de las circunstancias. Al cabo, apostó también por una clara ley  de mecenazgo que facilite la actividad artística y , en general, cultural. En fin, que demostró,  como se puede ver , tener las ideas muy claras sobre las tareas pendientes- y tuvo el detalle de omitir sus planes de ampliación del Bellas Artes – algo que sin duda aprendió de su padre Leopoldo, factotum  de la actividad cultural de estos lares en los años difíciles del tardo-franquismo.

Por lo demás,  al hilo de las preguntas, se evidenció la  necesidad de seguir dando vueltas a estas cuestiones si acaso con interlocutores más  distantes en sus puntos de vista y con una dinamización  más  ágil.

A la salida, llovía. Ella fumaba un cigarrillo.Y no se porqué me acordé de » Miña terra galega,
donde el cielo es siempre gris…»

Una respuesta a «EL ARTE COMO VOCACIÓN ( Miguel Zugaza y Miriam Ocariz)»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.