¿EL CLIENTE SIEMPRE TIENE LA RAZÓN?

Una de las manifestaciones más evidentes ,aún en su inconsciencia ,de cómo va transformándose la sociedad,  es el cambio de significación de algunas palabras.

Así, por ejemplo, » cliente» que tenía una clara denotación y connotación comercial, hasta el punto de figurar con grandes letras en lemas tan conocidos  como » EL CLIENTE SIEMPRE TIENE LA RAZÓN «.

Pues bien, esta palabra comenzó hace ya algún tiempo a deslizarse hacia otros ámbitos llegando a utilizarse con retintín y aún con equívoco jolgorio en el mundo de los servicios sociales, la educación …y hasta en la medicina.

No sé le escapará a nadie ( ¿ O sí?) que utilizar la palabra » cliente » o » clienta» – por mor de la última corrección política- en estos ámbitos por lo general públicos implica reconvertirlos nominalmente hacia lo comercial que suele ser más bien  privado

Pero, la reconversión,  aún en su estado nominal- que en muchas ocasiones lo es también de facto,  o no- discursivo como diría Foucault – conlleva una alegre horizontalidad  en la cual cualquier información  obtenida de un programa de televisión matinal o en una consulta compulsiva de la wikipedia puede llegar a competir de igual a igual con los conocimientos de la profesora o el médico de familia.

Y ,claro, como » el cliente siempre tiene la razón » sí o sí e incluso hay oficinas ad hoc para regularlo culposamentr, el ( o la )profesional de turno se las ve y las desea para aquilatar  sus decisiones…y sus palabras.

Antes se decía aquello de «en el pecado, la penitencia». Pues eso…que diría un Paco Umbral.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.