EL DECLIVE (¿del Imperio Americano?)

Mi amigo Mikel – «Tanke» por mor de la asaz pasada clandestinidad – uno de los habituales de la Junta Extraterritorial de los Desayunos de los Martes que se solía celebrar al mediodía de los jueves, está desolado.

El motivo no es otro que, como ha cambiado recientemente de tramo de edad, el seguro privado que tenía contratado le va a salir a partir de ahora más caro que un ojo de la cara.

Todo esto le ha ocurrido porque a pesar de sus 70 primaveras siempre o casi siempre se ha sentido joven – un beti-gazte que se dice por estos lares – y al borde ya de finalizar su periodo de Profesor Emérito ,no ha dejado de practicar diversas actividades físicas – fundamentalmente un bicicleteo algorítmico – y metafísicas- mayormente dedicadas a la especulación sociológica.

Pero claro , en siendo que mandan los años administrativos y no los psico-somáticos, el susto ha sido doble pues se ha sentido repentínamente tan viejo en el calendario como vulnerabilísimo en el cada día.

Por aliviarle la pena, le he recordado el largo recorrido que hemos hecho juntos durante varias decadas y cómo hemos figurado sucesivamente tal que católicos-comulgantes-de-fábrica, tardo-existencialistas, cristianos-por-el-socialismo, marxistas-leninistas, maoístas, estructuralistas, feministas-postulantes, internacionalistas-solidarios y al final neo-ecologistas, eso sí, siempre con un toque patrio ( o matrio que diría el recientemente fallecido Andrés Ortíz Oses, compañero de estrambóticas tenidas) heredado de nuestros ancestros.

Y pues que he quedado con él algún domingo tristón de este otoño para vernos de una tacada la magnífica trilogía del canadiense Denys Arcand –El declive del imperio americano (1986) , Las invasiones bárbaras (2003) y La caída del Imperio Americano (2018) – en la que tan precisamente se muestra el devenir de nuestra generación, a pesar de haber un océano de por medio, y con el fin de rescatar el espíritu de aquellos cine-clubs de la adolescencia que eran un excelente pretexto para hablar de lo divino y de lo humano sin que el secreta de turno se aclarara de nada…

2 respuestas a «EL DECLIVE (¿del Imperio Americano?)»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.