EL ERTE, EL ERE…Y EL CIERRE

A media mañana, bajo la luz amarilla del flexo, mientras corregía una vez más las páginas de un futuro libro sobre el «zoon elektronikón» , esa forma de socialización a través de la redes electrónicas que se va imponiendo paulatinamente, unos gritos acompañados por irritantes toques de sirena, me han sobresaltado.

He abierto la ventana y , bajo una luz blanca, casi cenital, he visto un par de cientos de hombres y mujeres, ordenados en varias filas indias, desfilando tras una pancarta en la que se oponían al cierre de su empresa. La marcha iba muy lenta, y sin solución de continuidad se podían escuchar varias consignas, entre ellas una que me ha llamado particularmente la atención: «¡Menos gestores, más trabajadores!»

He cerrado la ventana y me he quedado pensando. La empresa, supongo, será una de las muchas que habrán pasado del ERTE al ERE, y del ERE al cierre, con el consiguiente deterioro de la red industrial pero también, y acaso eso sea lo más importante, con la consecuencia terrible del paro insospechado hace apenas algunos meses.

Sí, este es un efecto de la pandemia del COVID-19 que al pertenecer al mundo de la más profunda infraestructura social, no ha cobrado el relieve mediático del cierre de la hostelería que, al cabo, afecta a todos y a todas, por no hablar de lo relacionado con la enfermedad, que acapara titulares a cualquier hora del día.

Es posible, además, que la situación sanitaria esté generando en el mundo laboral, un efecto similar al que se está produciendo en la educación , el comercio, o el ocio, cada vez más digitalizados, y que a fuer del teletrabajo, «los gestores» estén aprovechando la coyuntura para llevar a cabo una silente reordenación del sector industrial.

Y, claro, frente a la labor silenciosa de «los gestores», solo quedan los gritos de «los trabajadores», utilizando una de las formas clásicas de protesta como son las manifestaciones, un último recurso para, al menos, dar cuenta de algo que también está ocurriendo por mucho que se obvie en esos tweets audiovisuales en que se han convertido la mayoría de los informativos televisivos.

Pero constatar es solo constatar: en los tiempos de la Transición, cuando por fin se reconoció el habeas corpus y los abogados podían estar presentes en los interrogatorios «oficiales», la policía golpeaba a los detenidos en su presencia y los letrados tan solo podían constatarlo en sus papeles, por si luego el juez en cuestión tenía a bien tenerlo en cuenta…

También en este ramo laboral hay no una sino varias constataciones,así que es de esperar que los jueces tengan a bien evaluar con la claridad y distinción que quería Descartes, la solicitud de cada ERTE, de cada ERE y de cada cierre…

5 respuestas a «EL ERTE, EL ERE…Y EL CIERRE»

  1. Hola, D. Vicente y demás aportadores.
    Yo querría comentar un puntito de desacuerdo. No es un «efecto del COVID». El sistema se ha adueñado del COVID como instrumento para hacer lo que hace mucho tiempo querían hacer y/o habían comenzado a hacer más o menos subrepticiamente. El cierre de oficinas bancarias, no es por el COVID, sino porque multitud de operaciones las tenemos que hacer los usuarios vía cajero, ordenador o móvil, que no sé porqué le seguimos llamando teléfono cuando la función telefónica del aparatito en cuestión es un mínimo porcentaje de su uso, y al mismo precio… como en las gasolineras «autoservicio» que quitan un montón de trabajadores pero siguen cobrando lo mismo… evidentemente son muchos más los sectores, además de bancos que aprovechan la situación creada por el/la COVID para hacer lo que las gasolineras y últimamente muchas grandes superficies que eliminan personal de cobro con el «autocobro».
    Es evidente que la enorme cantidad de perjudicados y perjudicadas son los mismos y las mismas (desde un punto de vista socioeconómico) que lo han sido en otras crisis. No dudo de que necesitan ayudas públicas, pero lo que no acabo de entender es a la enorme lista de grandes empresas que han obtenido beneficios extraordinarios gracias al bicho, y que a grandes rasgos coinciden con las que obtuvieron también enormes beneficios extraordinarios en otras crisis no se les van a cobrar impuestos extraordinarios. Es lo que siempre ha hecho el sistema: «Socialización de pérdidas y privatización de beneficios»…. y si aún tuvieran algún problemilla podríamos volver entre todos a organizar un rescate tipo película bélica, para bancos, eléctricas… etc.
    Un saludo

    1. Anteriormente , en otras columnas,ya he comentado que la pandemia del COVID-19 está siendo la ocasión de oro para llevar a cabo numerosas reformas en muchos ámbitos que hubieran sido de difícil asunción con la premura y la desinformación con que ahora se están produciendo. Pero, querido corresponsal, su intervención aporta mucha luz al plantear la cuestión de una manera más específica ,documentada y razonada. ¡Muchas gracias!

  2. Perdone la frivolidad don Vicente por fijarme en cosas triviales pero el primer párrafo le ha salido genial. Ya sé que los eres, los ertes y los despidos son mucho más importantes pero……………..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.