GLORIETA DE BILBAO ( MADRID, 1978)

Le vi llegar a través de  la cristalera  del Café Comercial . Se sentó como si se dejara caer, dando un bufido. » Que sí » dijo , » que  vamos a apoyar esta constitución como   el PTE o el Partido Carlista». «¿La votación ha sido muy ajustada?» pregunté yo. «Pues sí, porque tanto el MCE como los trotskos  y, por supuesto, EIA, LAIA y HASI ,van a votar en contra».

Me repantigué en el sofacito de cuero marrón y llamé a Miguel, el camarero. Al poco nos trajo un té con leche para mí y un gin-tonic de MG para Quim. «Y eso que para nosotros es inaceptable no haber introducido el derecho de autodeterminación y no haber dejado a un referéndum la decisión sobre Monarquía o República…Pero , en fin, y tú, ¿qué vas a hacer?». «Yo me voy a abstener, como el PNV» le contesté. «¿Y eso?». «No sé , pero votar que no es juntarse con Fuerza Nueva». » Ya, pero también va a abstenerse la Falange Auténtica…».» Ya…»

Con la distancia que dan los cuarenta años transcurridos, es de suponer que muchos ( y muchas) deberán  recurrir a la Wikipedia para comprender los términos de aquella conversación.  Y no digamos ya, sus implicaciones.

Me encontré con Quim veinte años después, cuando llevaba varios dirigiendo el periódico más » independiente  » del país. Habiéndose vuelto un experto en economía, me pasó un libro que para él había sido un descubrimiento y que yo ya había leído hacía bastante tiempo.

Era El Gatopardo, de Giuseppe Tomasi di Lampedusa. Y tenía  marcada una página  en la que el sobrino del aristócrata siciliano decía: » Si nosotros no participamos también, esos tipos son capaces de encajarnos la república.Si queremos que todo siga igual, es necesario que todo cambie…»

Una respuesta a «GLORIETA DE BILBAO ( MADRID, 1978)»

  1. Glorieta de Bilbao. Café Comercial (falta la cita a Malasaña y su Elígeme en la calle San Vicente Ferrer). ¡La de carteles que pegué por Rentería y sus pueblos del entorno para que saliera triunfante aquella constitución, hoy vilipendiada por tantos!
    No, no todo siguió igual como en El Gatopardo. Al menos para mí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.