¡BOTELLÓN!

Acerca de los botellones juveniles que tanto están dando que hablar,decía recientemente Fernando Savater que a los 20 años no fue ni casto, ni abstemio, ni obediente, y que en recuperando «aquella subversiva edad seguro que no estaría lejos de los escandalosos y, sobre todo y ante todo, de las escandalosas».

No es don Fernando santo de mi devoción, y siempre me han gustado más sus libros que su «actitud cívica», aunque he de reconocer que en una ocasión le escuché una frase que me gustó mucho :»Se dice que todas las ideas son respetables, pero las ideas no son respetables, pues solo lo son las personas».Frase inteligente pero inútil en el caldo de cultivo cainita que nos ha informado desde Indíbil y Mandonio.

También en esta ocasión puede que las afirmaciones del filósofo guipuzcoano sean tan inteligentes como inútiles , pues es lógico que jóvenes y jóvenas estén hasta sus mismísimos respectivos tras el largo confinamiento y las drásticas condiciones de convivencia que les impiden dar rienda suelta a sus hormonas y al coup de foudre consiguiente.

Probablemente, y como ya se ha repetido más que la lista de las comarcas, si en los comités asesores de quienes deciden la política frente al COVID-19 hubiera ( habido) algún representante de la Sociología, la Psicología o, sin más, de la Juventud, se habría evitado una línea de acción meramente sanitaria y como mucho para-económica, y con ello la rebelión de las masas botellónicas que ha agudizado la de por sí edad del escándalo.

Pues pensar que nuestros jóvenes deben comportarse como cayetanos (y cayetanasof course) obedientes y que los que no lo hagan así o son «de fuera» o «canis y chonis» desmadrados, que , además, tienen como único objetivo destrozar escaparates, asaltar comercios y enfrentarse a las FOP, es un tanto burdo a fuer de absurdo.

Y aunque como decía el camisa vieja y sutil escritor mallorquín Llorenç Villalonga en sus Falses Memòries de Salvador Orlan, “la ironia irritava, perquè em temps de guerra les coses han de ser o blanc o negre…”, planteada la pandemia del COVID-19 como una guerra, más les valdría a nuestros mandamases ( y mandamasas, of course) tener en cuenta la globalidad de El arte de la Guerra de Sun Tzu que las estadísticas que les ofrecen los tecnocratillas de turno.

Pero acaso se esta hablando de otro país, de un país imposible en el que la juventud sea de verdad tenida en cuenta y no solo salga criminalizada en los medios de comunicación por hacer un…¡ Botellón!…

Comentarios:

  1. Aurelio Gutiérrezdice:Saváter se columpia mucho, a mi modo de ver, con sus boutades. Si el ilustre catedrático de ética hubiera pisado un ambulatorio sabría lo estúpido que resulta defender el derecho a drogarse con heroína y otros venenos y más con una argumentación muy endeble aunque entusiasta.
    Me quedo con buena parte de su libro «Humanismo impenitente» y lamento que muchos políticos no quieran mojarse con su parroquia a la hora de promover actitudes cívicas. Realmente, quizás esos botellones son inevitables.

LA CASA (del Padre)

+ M.A.– R. I. P. –

Falleció ayer, a los 78 años de edad, literalmente con las botas puestas, trabajando en su huerto, en los brazos de su esposa y su hijo, rodeado por sus perrillos y el paisaje que tanto amaba.
Con la firme creencia en la vida eterna, dispuesto y en paz para recibir el Abrazo del Padre.

CRISTO ES NUESTRA PAZ

( para E., J., Jb. y F.)

Vuelven algunos ( y algunas) al cabo a La Casa del Padre. Educados en esa variante singular del judeo-cristianismo que es el catolicismo, pronto cambiaron el Dios Único por la Patria Única , se deslizaron de las procesiones a las manifestaciones, suplantaron al Papa por el Secretario General y el Paraíso por el Socialismo, al albur, hoy diríamos algorítmico, de la Historia.

Antifascistas que no revolucionarios, usaron el látigo contra los mercaderes hasta la extenuación, pero, de pronto y sin saber muy bien porqué, cayeron en el estanque de Siloé y, arrepentidos, dijeron que habían vuelto a ver la luz y emplearon mucho más años en pedir perdón por su herejía generacional que los transcurridos en sus desvaríos juveniles. Hubo incluso quienes de ese arrepentimiento hicieron profesión y hasta lucrativa, y otro sí quienes recuperaron públicamente la religión primitiva, retornando al nacional-catolicismo más explícito.

La lista de arrepentidos ( y arrepentidas) es larga y bien nutrida de conocidos nombres y apellidos, y ante ella muchos ( y muchas) se preguntan cómo y porqué se hicieron estas revueltas en el camino, aunque hay también quienes sentencian directamente que para tal camino no se necesitaban aquellas alforjas.

Y aunque se podrían hacer sugerentes estudios sociológicos y psicológicos- de hecho ya se han hecho unos cuantos- viene a ser conocido que volver a los orígenes más consuela que libera y que asumir el pasado críticamente hace cicatrizar el presente y abrirse al futuro nec spe nec metu, condición de la condición histórica vivida.

Pero claro, no todos ni todas pueden renunciar a cierta honestidad agresiva, y La Casa del Padre siempre está abierta y el Padre siempre está dispuesto a abrazar al Hijo Pródigo que, en la mayoría de los casos, debería haberse quedado a hacer los deberes en el Patio de los Gentiles…

MINORÍA (suficiente)

Ayer, contemplando el lento atardecer en una terraza veraniega, desde la mesa de atrás :

«Sois pocos». «Antes éramos menos». «Antes, ¿cuándo?» .»A mediados de los setenta». » ¿ De los setenta…?» «…del siglo pasado». «Bueno, de eso hace ya mucho tiempo, pero ¿ por qué os manifestábais?». » Nos manifestábamos contra el franquismo y de paso contra el capitalismo».»¿Y?». » Pues que luego nos dimos cuenta de que no éramos revolucionarios sino simplemente antifascistas y ese es un descubrimiento que muchos hemos hecho después de morir Franco y no nos lo hemos clarificado suficientemente a nosotros mismos». » Y eso , qué significa hoy en día?». » Significa que somos demócratas radicales y no meramente institucionales, que entendemos la democracia como un proceso sin fin no como un mero procedimiento, que no confundimos el diagnóstico – ¡ esto es lo que hay! – con el deseo y que lo que importa es saber lo que hay que hacer ,no su resultado…» .»Vamos que sois pocos y además idealistas…». » Ya, es posible que seamos más el producto de lo que la idea de la Revolución hizo en nosotros que de lo que nosotros hicimos por ella…Por eso aspiramos solo a ser una minoría suficiente…»

LO SAGRADO ( hoy)

Me dirijo a la localidad soriana de Berlanga del Duero donde el Centro Internacional de la Cultura Escolar (CEINCE) ha organizado un seminario sobre «Los espacios, lo sagrado y la transmisión».

Acudo encantado porque me apetece mucho conocer este centro, dirigido por el profesor Agustín Escolano, y también porque supone la oportunidad de un encuentro con colegas de larga duración , como J. A. Roche o Josetxo Beriain.

El tema – en el sentido etimológico de «insistencia»- de lo sagrado es una constante antropológica , pues todo viene a indicar que el ser humano es «profundamente significamentoso (obsesionado por representaciones, significaciones y claves profundas y herméticas como únicas razones determinantes de su conducta  y bienestar) y por ello mismo incapaz de experimentar  fenómenos sin asignarles un Sentido y un sublime alcance metafísico”, como afirmaban los hermanos Castro Nogueira en un libro inaugural y provocador, titulado Quién teme a la naturaleza humana? 

Pero para quienes hacen las cuentas filosoficas, históricas o sociológicas demasiado rápidas, este fenómeno de lo sagrado, tan vinculado operativamente a lo religioso,ya fue matizado por Émile Durkheim a principios del siglo pasado, indicando que las religiones tradicionales se desdoblarían funcionalmente en religiones civiles, en su momento el nacionalismo y el socialismo, al que quizás habría que añadir desde hace un tiempo también…el deporte…

Aun así estas transformaciones no cesan y acaso el último desdoblamiento haya sido el materializado a través de la revolución electrónica que tanto se ha potenciado durante la pandemia del COVID-19 por medio de la proliferación de terminales smart, así como por el asentamiento de softwares tipo Zoom, Facebook, Twitter, Whatsapp ,Tik-Tok y otros similares.

Y por ello, mi intervención en este seminario lleva por título «Internet: ¿ un espacio-tiempo sagrado?», esperando que se comprenda al cabo esta aparentemente insólita combinación que puede ser un nuevo ámbito de lo sagrado, hoy en día…

JUVENTUD ( y COVID)

El reciente incremento de contagios entre la juventud, más allá de elevar el número de positivos y desregular las estadísticas , ha generado una larga serie de reflexiones- cuando no de condenas o de reproches- acerca su comportamiento.

Yo mismo he apuntado una observación acerca de la influencia que puede tener en su vida cotidiana el nuevo ámbito que se ha abierto desde el mundo electrónico y sus redes sociales.

Una de las interpretaciones más sugerentes ha sido la que ha vinculado la posible inmadurez en el comportamiento con la inmadurez biológica del encéfalo ,que alcanzaría su plenitud hacia los 25 años.

Teniendo en cuenta este punto de vista y sin entrar en polémica alguna, tal interpretación biologicista debería como una más sin pretender ser La Interpretación ,pues desde que la Ciencia desplazó a la Creencia como Criterio de Verdad, ha sido y es frecuente confundir a la primera con el conjunto de Ciencias Físicas o de la Naturaleza.

Y así, si solo nos atuviéramos a lo que la Biología dice, no sería comprensible lo que la Psicología tendría que decir acerca de la exigencia de que la juventud decida su futuro académico con 17 o 18 años, o ,desde la Sociología respecto del vínculo de grupo, o desde la Economía, sobre cómo es posible que se les pueda suponer una madurez profesional a los 22 o 23 años, edad a la que la mayoría de ellos y edad finalizará sus estudios, o, por fin , lo más evidente, desde la Ciencia Política , que el voto sea permitido a los 18… ¡en plena inmadurez!

Sin duda se trata de un fenómeno complejo en el que deben ser bienvenidos todos los puntos de vista para facilitar la comprensión (en sentido weberiano: Verstehen) de este fenómeno que tanto nos está preocupando sin conformarse con explicaciones rápidas y monocausales que recuerdan a los argumentos teológicos .

Y no tanto , que también, por dar cuenta del fenómeno en sí y de sus diversas dimensiones si no porque de las conclusiones que se obtengan surge , o, mejor debería (de) surgir una línea de intervención en política de salud pública que pudiera ser más efectiva en un sentido global y que no solo tuviera en cuenta la saturación del sistema sanitario.

En este sentido, la incorporación de profesionales de las Ciencias Sociales y Humanas, así como de representantes de la juventud, a los órganos consultivos pertinentes es ya una necesidad manifiesta…

8 DE JULIO (1937/1978)

«Que quede esto bien claro: BILBAO CONQUISTADO POR LAS ARMAS…Ha habido ¡vaya que si ha habido Vencedores y Vencidos!; ha triunfado la España, una, grande y libre… Ha caído vencida para siempre esa horrible pesadilla siniestra y atroz que se llamaba Euzkadi y que era una resultante del socialismo prietista de un lado, y de la imbecilidad vizcaitarra por otro… » ( Discurso de Jose María de Areilza,  Conde de Motrico y alcalde franquista de Bilbao,pronunciado el 8 de julio de 1937 en el Teatro Coliseo Albia)

«¡Disparad con todas vuestras energías! ¡NO OS IMPORTE MATAR!» (Orden dada el 8 de julio de 1978 a la Policía Armada , tras el asalto a la Plaza de Toros de Pamplona protagonizado por un grupo de agentes encabezado por el comisario Miguel Rubio, pistola en mano, y que ocasionó la muerte de German Rodríguez y más de 150 heridos, once de bala)

Dos 8 de julio de vencedores y vencidos, pasados por las armas, diluidos en las memorias colectivas, ubicados en la cronología plana de la Historia y, desde luego, ya hábilmente descontextualizados hasta volverlos in-significantes

Pero acaso, y por esta insignificancia, más fruto de una amnesia programada que de un amnistía exultante , lo más triste es que Euskadi continúe siendo una pesadilla para algunos y algunas, y que a las reivindicaciones políticas de largo recorrido se siga respondiendo con la violencia, como recientemente ha ocurrido en Catalunya, a fuer de los oportunos indultos recientemente concedidos.

Y triste es también que ya casi nadie espere que se esclarezcan muchos episodios singulares que configuraron la trastienda de la Transición, una época constituyente en la que desgraciadamente no se logró enhebrar un concepto de España como Estado ( ¡Ah, aquello de «las Españas»!) y no tanto como Nación, algo pendiente desde el siglo XIX, junto a una verdadera revolución burguesa…

LA PELL DE BRAU ( o España de la Nación al Estado)

Poco han durado las etapas de liberalismo pleno en la Pell de Brau, que diría Salvador Espriu. Y quizá la peor consecuencia de ello haya sido el empecinamiento alternativo de los defensores ahistóricos del Antiguo Régimen en considerar España como una Nación y no como un Estado.

Pues ese empecinamiento generó desde los albores del siglo XIX el rechazo radical de quienes por razones varias se sentían miembros de otra Nación , como fue el caso mayor en Catalunya y posteriormente del País Vasco.

Como recordaba recientemente Juan-José López Burniol, fue el mismo Manuel Azaña quien hace casi cien años diagnosticó que el gran problema español era el problema político «de la estructura territorial del Estado, es decir, del reparto del poder y de los recursos financieros».

Y ciertamente, en las dos cuestiones anteriores se han centrado y se centran la mayor parte de los dimes y diretes de dialéctica política, por otro lado ya tan desgastada por endogámicamente reiterada.

Pero afrontar la visión de España como Estado y no como Nación, con todas sus múltiples implicaciones ideológicas , debería suponer también coincidir en el diagnóstico por parte de quienes se siente como formando parte de otras naciones dentro del mismo territorio.

Y , por lo tanto, asumir que el verdadero problema que queda por resolver es la estructura institucional de dicho Estado sin tener que recurrir a apriorismos nacionalistas, legítimos e inevitables en su momento, pero más propios de hace dos siglos….¿ Es algo verdaderamente tan difícil?

Pues, ¿ no sería mejor esperar que por fin viniera la primavera tras «aquest advers hivern de Sepharad…»?

LA IDENTIDAD (y la pospolítica)

( para D. A. , con el deseo de que tenga la oportunidad de combatir la dura canícula con homeopáticas lecturillas)

Con la mejora de la situación sanitaria han vuelto a la palestra pública, de manera más explícita, los temas identitarios que antes de la pandemia del COVID-19 acaparaban la atención.

Y no solo las cuestiones de identidad nacional- nacionalista , como en el caso explícito de Catalunya, sino también otros preteridos por la coyuntura, como la identidad de género, la ecológica o la multicultural.

Por lo general , estos nuevos tipos identitarios han sido asumidos de uno en uno por lo que en sentido amplio suele entenderse como izquierda, toda vez que la derecha política ha tenido suficiente con la identidad nacional y su repulsa a todo lo que sonara a identidad de clase – ¡Ah viejos tiempos en los que la Democracia Cristiana y la Socialdemocracia hacían buenas migas!

Pero este último aspecto, el de la identidad de clase, es el que precisamente ha traído y todavía trae de calle a la izquierda cuando intenta hacerlo compatible con los nuevos tipos de identidad apuntados. El lío no es en modo alguno novedoso, pues durante muchos años la combinación de nacionalismo y socialismo ha constituido un caballo de batalla de guerras sucesivas, con ganadores inciertos y muchos finales en tablas o deserción.

Hace tres años un joven pensador , Jorge Fernández Gonzalo, publicó Manifiesto pospolíticoRutas ideológicas para la izquierda del siglo XXI.( Dado Ed.),un libro que pretendía dar cuenta de las transformaciones ideológico- sociales que venían produciendose y que probablemente se han acelerado durante la pandemia del COVID-19.

Se podría decir que la obra solicitaba claridad y distinción a la hora de evaluar los nuevos movimientos sociales y mucha prudencia a la hora de asumir reivindicaciones que pudieran desconfigurar, por acción u omisión, la percepción de la estructura de clases sociales que se corresponde a la nueva fase del capitalismo en la que estamos viviendo, algo que los think tanks neo-liberales vienen analizando (pro domo suaof course )desde hace muchos años.

Quizá el estío sea una buena ocasión para hablar de todo esto a calzón quitado y mascarilla en ristre,  intentando dilucidar, sin prisa pero sin pausa, todo ese conjunto de reivindicaciones simbólicas, ideológicas , y sobre todo identitarias que se acoge al curioso nombre de pospolítica

COMENTARIOS:

Contésteme por favor don Vicente. En España (perdón en el estado español) mientras más de «izquierda» se es más sentimientos independentistas se tiene. Es decir, se hace mucho más hincapié en la identidad nacional que en la identidad de clase. Los casos de ERC, CUP, HB, Podemos (o Podemas), BNG, MPAIAC y tantos y tantos otros. Tengo mi modesta opinión sobre el particular pero me gustaría saber la suya que, en todo caso, será mucho más fundamentada. Antonio Gutierro.

Querido don Antonio: La respuesta sería larga, más bien para comentarla durante una comida o un paseo . Pero, basándome en la experiencia generacional y en las investigaciones a las que he podido acceder, puedo adelantarle que ese vínculo que usted establece entre la izquierda y los nacionalismos «periféricos» ( no todos independentistas) se debe a que durante la dictadura franquista, y sobre todo en el tardo-franquismo, el espectro político mencionado estaba en la oposición, estableciéndose una serie de complicidades que después, en la Transición y ya bajo la Monarquía, han sido difíciles de matizar y, en algunos caso, se han vuelto drásticamente contradictorias.
En una de sus novelas de la serie Carvalho – una serie que va recorriendo casi año a año la Transición – el siempre lúcido Manuel Vázquez Montalbán hace decir a uno de sus personajes:»No soy un revolucionario, soy simplemente un antifascista. Ése es un descubrimiento que muchos hemos hecho después de morir Franco y no nos lo hemos clarificado suficientemente a nosotros mismos».
Un cordial saludo y muchas gracias por la atención

CIUDADES (¿del futuro?)

Tras la modernidad de mediados del siglo XIX, vino la post-modernidad de los años 60 del siglo XX, y ya a principios del XXI se abrió un corolario denominado hiper- modernidad (Gilles Lipovetsky).La Historia y la Filosofía reconocen estos periodos, si bien el Arte, como casi siempre, los adelanta estéticamente.

Durante la Modernidad, las ciudades se convirtieron en el eje articulador de lo político en la medida en que acumularon por activa y por pasiva la mayor parte de los recursos productivos y se puso de manifiesto la enorme capacidad especulativa de una urbanización desatada.

La Post-Modernidad coincidió con la rebelión frente al centralismo ciudadano y convirtió los grandes y masificados barrios en catapultas colectivas que exigían participación y discusión («debajo de los adoquines, está la playa»).

La Hiper-Modernidad ha optado por la descentralización, la apertura de espacios verdes ,el transporte no contaminante y un urbanismo , por lo general, más amable, sin renunciar, por supuesto a la economía capitalista y bajo la hiper-vigilancia constitutiva de esta nueva era.En este sentido, la pandemia del COVID-19, no ha proporcionado sino una confirmación profiláctica de la nueva planificación.

Pero, por otro lado, es evidente que allá donde nunca hubo verdadera Modernidad, no hubo tampoco auténtica Post- Modernidad, ni consecuentemente,Hiper-Modernidad, para bien y para mal (Manuel Vázquez Montalbán).

Y que en tales lugares, en los que el Liberalismo siempre fue flor de un día, el Socialismo mero remedo del cristianismo social y el Nacionalismo, Carlismo sin boina roja, continúan gobernando las fuerzas del Antiguo Régimen, es decir, una Nobleza oligárquica venida a más ( como bien lo explicaba Manuel Tuñón de Lara), un Estamento Eclesiástico imbatible, gran propietario de bienes inmatriculados y que ha convertido en Seminarios la mitad de los centro educativos, y un Tercer Estado que les hace el caldo gordo en sus aspiraciones pequeño-burguesas.

Y nada más gordo que seguir ofreciendo el sacrificio de la especulación urbanística, de la colmatación de todos los lugares ciudadanos posibles,arguyendo además, con la excusa de la periclitada idea de «progreso», pretensiones sociales modélicas.

Pero, como se ha dicho , se trata de lugares en los que no triunfó la Modernidad …Ni se le espera…

ADMINISTRACIÓN (¿on line?)

Las dificultades para obtener on line una cita para la vacunación coincidió con el fallo sistémico de acceso para realizar una declaración de la renta «nueva y fácil».En estos días, los softwares que vehiculizan las propuestas para realizar el MIR están fallando tanto como los correspondientes a la matriculación en la EVAU – antigua «selectividad».

A las puertas de afrontar un futuro post-pandémico en el que la hibridacion – nuevo concepto que designa la combinación presencial /virtual- será un mediación clave en todos los ámbitos, los diferentes niveles de la administración no parecen estar a la altura de las circunstancias .

Y como el mentado proceso de hibridación , y sobre todo en su vertiente on line, supone un gran nicho de negocios varios- terminales, programas informáticos, conectividad o fuerza eléctrica, por ejemplo- y ya desde antes de la crisis de 2007, la privatización de muchas de las actividades propias de la Administración se ha acelerado notablemente, es posible que muchos de los fallos apuntados tengan una estrecha relación con la obtención de fáciles y rápidos beneficios particulares y no con la adecuada gestión de los intereses públicos.

Otro sí, siendo notorio que el amiguismo y el enchufismo tienen una larga tradición en el negociado público, y que la picaresca es aceptada bondadosamente aquí, allá y acullá, no estaría de más que las fuerzas políticas que todavía conservan alguna esquirla democrática, procedan a limpiar las administraciones correspondientes de los michelines adheridos por defecto.

Sobre todo para que las variantes on line simplemente funcionen como es debido, más allá de propagandas pretenciosas y más acá de galimatías procedimentales…