PASEOS DE JUNIO DE 2022

¡SAN FERMÍN! (¿San Fermín?)

Txosnak, 2016ko Sanferminetan.
Txosnak, 2016ko Sanferminetan. JAGOBA MANTEROLA / FOKU Berria 1-6-2022

Navarra Suma (UPN+PP+C´´ s), partido gobernante en el Ayuntamiento de Pamplona- Iruña, ha prohibido la apertura de Txosnas populares en el Casco Viejo de la capital navarra. De hecho, la oferta del alcalde, Enrique Maya, era su instalación en el parque Runa, situado extramuros, pero la organización Herri Sanferminak y el grupo Gora Iruñea han rechazado esta ubicación por estar muy alejada del recinto festivo.

Se consuma así, acaso, la limpieza ideológica de los sanfermines que se inició allá por 1978 con la entrada de la Policía Armada al mando de comisario Rubio que supuso un antes y un después en la dimensión reivindicativa de la fiesta, y las sucesivas moficaciones , lentas , pero seguras, que a lo largo de varias décadas han ido estableciendo como propios y de toda la vida asuntos como el «cohete» , la rigurosa vestimenta rojiblanca, o algunas melodías compuestas y en su momento dirigidas por el famoso Maestro Bravo, mientras todo lo alternativo se iba recluyendo en las llamadas Barracas de los partidos que luego lo fueron de diversos movimientos sociales.

No es de extrañar, así, que a aquellos grupos que se plantean hoy en día unos sanfermines populares, participativos,feministas, ecologistas, vascos, anticapitalistas y plurales no se les haga un lugar, o si se les hace, que sea lo sufientemente alejado del núcleo de la fiesta cada vez más elitista, machista,anti-ecológica, anti-vasca (?),altamente mercantilizada y monopolizada por los mismos – y las mismas – que decidieron una y otra vez dar un «escarmiento» cuando su poder oligárquico, tan conservador como tenebroso, entraba en crisis.

Dicen las organizaciones populares mencionadas que , a pesar de los obstáculos ,seguirán trabajando, y esto es algo que queda fuera de toda duda…Pero quizás el primer paso debería ser retormar su lugar – físico y moral – en estas fiestas que bajo el aparentemente y diáfano grito de ¡San Fermín!, ¡San Fermín! esconde muchas oscuridades…

-.-

PAZ(iencia)

Hoy, durante mi paseo matutino, he entrevisto bajo un puente una figura femenina que sigilosamente se palmeaba brazos y piernas con vigor sin salirse del medio metro cuadrado que ocupaba, mientras a su lado pasaban jóvenes, adultos y algún que otro canoso haciendo footing , oyendo música con sus auriculares y revisando una y otra vez sus relojes de pulsera.

He ralentizado el ritmo de mis pasos: era una mujer ya entrada en años, vestida con un mono oscuro, probablemente china…Y no he podido evitar acordarme de aquella lejana madrugada en Wuhan , lugar luego tan conocido por su mercado y el famoso COVID-19, en la que armado de todo el valor que da la inocencia cuando no la inconsciencia, bajé de mi hotel a la plaza que tenía delante para dar una vuelta y me encontré con una multitud que en un silencio absoluto practicaba Tai -chi en grandes grupos y volaba cometas.

Y de vuelta a casa me he dado cuenta de aquel sustrato cultural, articulado en una entrenada atención y no tanto en nuestra occidental intención, que desde el primer momento detecté en los estudios sobre el mundo oriental a los que me dediqué con aplicación in illo tempore , podía manifestarse ya , gracias a la globalización ,en cualquier esquina próxima.

Y también, que lo paradójico de esta práctica continuada de la atención, que acaso tome su metáfora máxima de las artes marciales, como decía el sensei Gichin Funakoshi, resulte ser la inmediata obtención de un estado no necesariamente deseado pero calificado en nuestros lares como intencional… Algo que aparece con claridad y distinción en este célebre diálogo entre Taisén Deshimaru y un discípulo : –«Llevo ya tres años haciendo meditación sobre el zafu…¿Cuándo alcanzaré la iluminación?» …–«Cada vez que te sientas ya la estás alcanzando»

Y ahora, escribiendo estas lineas, me pregunto : ¿Tendremos algo que aprender de esta entrenada atención, de esta paciencia tan disciplinada? ¿Y no solo en una dimensión intrapersonal, sino también social, ideológica…e incluso política?

-.-

LA GUERRA DE UCRANIA ( y Groucho Marx)

«Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros«. Esta famosa sentencia, atribuida al célebre Groucho Marx, puede que adquiera en los próximos meses una severidad ajena a su origen sardónico.

Me refiero, por supuesto y con perdón, a la guerra llamada «de Ucrania».

Pues haciendo abstracción ,en la medida de posible ,de los profundos argumentarios geopolíticos que se han desplegado desde el mismo comienzo del conflicto y que han generado una nueva «batalla por el relato», las medidas de presión económica adoptadas por la Unión Europea están comenzando a tornarse problemáticas.

Y buena muestra de ello es el efecto boomerang que tales medidas están teniendo, favoreciendo una inflación galopante debida entre otras causas al alza del precio de la energía – muy condicionada por el gas ruso – y de algunas materias primas y alimentos.

El inefable Josep Borrell, manifestación máxima e institucional de la impotencia europea, ha insistido y continúa insistiendo en la necesidad de respetar unos principios de Derecho Internacional que han sido conculcados una y otra vez en el caso en cuestión, y ya se están levantando voces que cuestionan el seguidismo de fondo al Amigo Americano.

Porque la pregunta es si la ciudadanía europea está dispuesta a sufrir las consecuencias cotidianas de la actitud de la Unión Europea ante esta guerra, toda vez que la Federación Rusa debería llegar a ser más bien un aliado global ante la lucha final que se atisba en el horizonte, entre USA y la República Popular China.

Lejanos los tiempos de aquel tan hispánico «Más vale honra sin barcos, que barcos sin honra» del quijotesco almirante Méndez Nuñez o del quevedesco «No es por el huevo, es por el fuero«, defender los barcos que traen el huevo, puede llegar a convertirse en la alternativa de una realpolitik que coloque a los principios en su lugar…

«Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros«… Pero no otros cualesquiera…

-.-

EL NIÑO( el balón y su papi)

La acera no era muy ancha y aquel niño, de unos diez años y unos veinticinco quilos de peso- que diría Josep Pla- corría arriba y abajo y de un lado al otro haciendo virguerías y chutando su balón de fútbol contra una fachada.

Al llegar a su altura, se ha apartado con cara de pocos amigos y ha dicho en voz alta: «¡Jo, aita, cuando estoy más concentrado , viene gente!».Y yo, impertinente como siempre, le he respondido : » ¡ Oye, nene, que esto no es un campo de fútbol! Es que por la acera normalmente viene gente…»

El chaval se ha replegado sobre la ventanilla abierta de un coche aparcado a su altura, y se ha podido atisbar un a modo de padre barbado que dejaba su móvil y se hundía en el asiento.

Y sí, esta historieta puede ser una anécdota más en la cadena de sentido de una versión doméstica de la llamada «socialización del sufrimiento».Pero no lo es sin más, pues denota varios lugares comunes, por no llamarlos de otra forma asaz cruda.

Así, y comenzando por el principio, se muestra patente ese narcisismo general básico que parecen alimentar las nuevas generaciones de padres, dejando que sus descendientes hagan lo que les dé la gana por aquello de no coartarles ni impedir «su creatividad», lo cual que no se sabe si atiende a alguna teoría pedagógica explícita o a un implícito y cómodo pasotismo.

Y continuando , la anecdotilla también da cuenta de esa permisividad de amplio espectro acerca de los espacios comunes, cada vez más atravesados por biclicletas, patinetes, triciclos – sí, triciclos – segways y otros artilugios similares, mientras las autoridades correspondientes miran democráticamente hacia otro lado y quienes desean simplemente pasear deben recurrir a sus mejores quiebros de caderas para sortearlos – ¡ No se le ocurra protestar porque mayormente le harán una higa!

Y por fin, la historia del nene y el balón manifiesta con claridad ese prodigio acaparador, metafísico y moral, de la realidad en que se ha convertido el fútbol, ya criterio de verdad para casi todo. Un prodigio que opera también como colonizador de cualquier plaza, calle, parque o esquina ( o acera ) hasta tal punto que en los centros educativos se ha debido poner límites de ocupación del tiempo y del espacio en los patios para aquellos que, entontecidos a veces por sus mismos progenitores, se ven como Messis- in- pectore – ¡ Ah a cuántos ( y alguna) que prometían hubo que reciclar durante el periodo en el que me vi dando Sociología del Deporte en la Escuela de Administración y Gestión Deportiva Johan Cruyff!

Y es que si no se puede mantener la legitimidad moral – no ya legal- de caminar por una acera…En fin , el niño, el balón y su papi…

-.-

JOAN FUSTER ( o el lugar del intelectual)

Lo que parecía imposible ha ocurrido. Y ha sido que, por encima y por debajo de las dimensiones políticas, varias instituciones valencianas,catalanas y baleáricas han logrado acordar una serie de actividades con ocasión del centenario del nacimiento del escritor Joan Fuster ( Sueca, 1922- 1992), de quien Josep Pla dijo: «Representa una nueva mentalidad. No es un valenciano estricto, ni un catalán de Valencia, ni un valenciano catalanizado. Fuster es un elemento normal de la totalidad de nuestra área lingüística.»

Una de las acciones más interesantes ha sido una mesa redonda celebrada recientemente en el Ateneu Barcelonès bajo el título «Joan Fuster, arquitecte d´ una cultura».

Y , como se puede evidenciar si se siguen las intervenciones de esta mesa redonda,la clave desde la que Fuster creó toda su amplia y variada obra, fue la constitución de un lugar nuevo desde el que hablar, un lugar en el que a la vez estaba y no estaba para mantener su libertad intelectual sin comprometerse con nadie ni con nada, pero siempre dando cuenta de sus observaciones y reflexiones. Es decir, todo lo contrario a un intelectual orgánico o engagé, de manera que la opción de la crítica y la evaluación permaneciera en cualquier caso fuera de toda estrategia y se aplicará a un a modo de guerra de guerrillas táctica sin posicionarse ni con tirios ni con troyanos.

Lugar difícil, abrupto, incómodo para quienes estuvieran dispuestos a abducirlo como capital simbólico…Lugar incluso peligroso, como lo prueban los dos atentados que Fuster debió sufrir.

Pero un lugar acaso necesario para , precisamente, generar debate, un debate sin fin sin otros límites que el ámbito de una lengua.

Un lugar, en fin, ocupado por un intelectual tan valenciano como universal- ¡ahí está su Diccionari per a ociosos (Diccionario para ociosos) ! – que quizá sería un buen modelo frente a tanto pesebrista que nos rodea y que hasta se enorgullece de su compromiso

-.-

EL AGUJERO ( todavía estaba ahí)

Cuando me he despertado el agujero todavía estaba ahí. Y donde antes había un bello edificio blanco de aspecto colonial ahora hay un vacío apenas parapetado por unas tablas amarillentas .Y donde antes había dos hermosas palmeras verdes ahora tan solo hay cascotes oscuros y pedruscos rojizos.

Es un agujero físico, pero también metafísico. Físico porque se muestra como una herida urbana, mal desinfectada y peor cuidada. Metafísico porque su ontología ha sido reformulada una y otra vez al albur de las sucesivas correlaciones de intereses, pasando de la condición de lugar apropiado para la ordenación de lo espiritual a espacio abstracto y porcentual de pingüe negocio.

Pero es también un agujero moral por el que se han precipitado problemáticas recalificaciones urbanísticas, correspondencias insólitas más propias del Antiguo Régimen o reformulaciones de un proyecto nunca claramente perfilado.

Un agujero físico, metafísico y moral sobre el que tendrá que posicionarse al cabo el Tribunal Supremo, ante la incapacidad incomprensible de las autoridades civiles y religiosas para llegar a un acuerdo con los vecinos y vecinas que desean un parque de proximidad apelando a las previsiones de los planes de planificación urbanística

Sí, cuando me he despertado el agujero todavía estaba ahí y es el socavado en la parcela desde la que , hasta hace un par de años, se oían las risas de los alumnos y alumnas de la Escuela Universitaria de Magisterio Diocesana – BAM- del barrio de Abando de Bilbao…

-.-

INCIDENCIA (cómo me convertí en una)

Por designio algorítmico de los dioses ( y diosas, of course) que diz que no existen pero haberlos hayl@s, tengo tres niveles hacia abajo un pub de nombre mesopotámico do antes lo había de vernácula denominación.

Por lo general el pub cumple con creces en aislamiento de ritmos estocásticos y horarios de apertura y cierre. Pero he aquí que ayer por la noche- ¡Jo qué noche -calurosa!- reunióse en alegre algarabía una mocina exultante que entraba y salía con copichuelas de la barra a la calle y viceversa y viceversa.

Y como, pasada la una de la madrugá ,el jolgorio se prolongaba y  comenzaban a emerger gritos de júbilo cuando no de alguna extraña angustia y hasta algún  que otro alarido  entre  risotadas prolongadas por el alcohol , decidí  llamar al número del pub, sin obtener respuesta alguna, acaso por los decibelios musicales del entonno.

Fracasado  mi primer intento  de conciliación cívica,  me puse en comunicación  con la Policía Municipal. Me atendió una voz femenina joven y aprendida que, tras algunas preguntas de fácil  respuesta, indicó que «me abría una incidencia» solicitando el DNI  para que constara mismamente como «comunicante».Y yo, eufórico de tan hegeliano, colgué sin más , como dicen que dice ahora la juventud.

Esperé y esperé,  y la animación de la mocina ya desbarraba en canciones de desigual acompañamiento y gritos simiescos aquí y alla,  y , ante  la ausencia de la acción pública correspondiente , volví  a marcar el número municipal.

Me atendió la misma voz,  correctamente, pero ya con ese tono de «rencor pasivo» que , como decía Josep Pla,  se evidencia en quien se siente molestado. Mi incidencia continuaba abierta y en preguntando hasta cuando, recibí la misma  respuesta.

Ante este loop físico y  metafísico,  solicité  de la voz su número  de placa  y me indicó que carecía de ella. Otro  sí, algún medio  de identificación,  a lo que también se negó reiteradamente – hoy preguntaré  sobre  la legalidad  de esta asaz redonda negativa.Visto todo lo cual, decidí dejar  constancia de mi punto de vista sobre el servicio prestado – tras  asegurarme de que  se estaba grabando  nuestra conversación  – y colgué de nuevo el teléfono.

A continuación,  levanté la persiana de mi dormitorio, abrí la ventana de par en par y tras reclamar  la atención de los juerguistas, les sugerí con expresivos  gestos  que se fueran a su p…casa. No sé porqué, pero tuvo efecto  mi intervención, de lo cual  mucho alegréme pues pensado  ya tenía recurrir a los disuasorios barreños de agua, ínsitos en mi arqueocerebro sanferminero.

Ansí que al  cabo pude conciliar el sueño, pero continúo sin saber si la «incidencia» se ha cerrado,  aunque, supongo, a los ( y las, of coursemunipas, más dedicados a detener  ladrones, deshacer riñas familiares,  evitar suicidios,  y otros menesteres  tan dignos como similares, aunque en algunos  más menores no estén  ni se les espere… O , peor, que lleguen «a buenas horas, mangas verdes…» que menta el refrán.

N.B. Ya me hubiera  gustado  hablar  más  que de «incidencias» de Incidentes, un poco al modo  como tan cariñosamente lo hizo  Roland Barthes en su dietario  del mismo título.  Pero, en fin,en estas croniquillas se hace lo que  se puede…

-.-

PEDRO SALABERRI (Premio Príncipe de Viana de la Cultura)

¿De qué ciudad / las leyes de la línea / del horizonte?

El pintor Pedro Salaberri ha recibido recientemente el Premio Príncipe de Viana de la Cultura correspondiente a la edición 2022. Javier Balda, miembro del Consejo Navarro de Cultura, glosó en el acto de entrega del premio los méritos del galardonado, de quien destacó su «capacidad innata para el dibujo» y «su «tratamiento del paisaje en un amplio sentido», haciendo un buen resumen de su larga y coherente trayectoria.

Conocí a Salaberri a finales de 1975, con ocasión de la preparación de una exposición que se celebró en marzo del año siguiente en la Sala de Cultura de la Caja de Ahorros de Navarra, dirigida por Xabier Morrás. Todavía conservo el catálogo que además de una muestra gráfica , recogía una larga conversación sobre su vocación pictórica, sus fuentes de inspiración , la función de la crítica y otros aspectos de la vida artística.

El sentimiento de afinidad fue inmediato y desde aquellos días, mantuve, he mantenido, una larga relación, al principio alrededor de un té en el estudio de la calle Zapatería que compartía , si no me equivoco, con Mariano Royo y después, afincado yo en Bilbao, en visitas y colaboraciones sucesivas.

Así, en 1985 ilustró espléndidamente mi libro de haikus Teoría del extraño movimiento, publicado por la editorial Pamiela en una coleción dirigida por Santiago Echandi y en la que también vieron la luz libros de poemas del novelista Jesús Ferrero y el aforista Ramón Eder.

Continué siguiendo su obra, cada vez más perfilada y atinada, y siempre que puede retomé el contacto colaborando en proyectos conjuntos, por ejemplo en la Revista cuatrimestral de humanidades biTARTE, dirigida por el también pamplonica , escritor y pintor, Javier Mina.

En 2015, Pedro volvió a ilustrar con gran acierto y delicadeza mi segundo libro de haikus – Breve ensayo de cartografía – y aquello fue motivo, un muy agradable motivo para el reencuentro, con él y con su mujer, Mª Carmen Pueyo, «la rubia».

Mucho se ha hablado y se hablará de la obra de Pedro Salaberri, un clásico de la pintura de nuestros lares, ya inscrito entre las fuentes de luz – y nunca mejor dicho- que han iluminado la negra provincia que tan hábilmente describió Miguel Sánchez-Ostiz, por cierto también Premio Príncipe de Viana de la Cultura de 2001.

Pero yo prefiero quedarme con la frase final de aquel catálogo de 1976 porque en ella se resume todo lo que podría decir de su obra: «Un amigo me dijo que él antes miraba las cosas y que la pintura le ha enseñado a verlas»

-.-

VERANO ( LOCO-MÍA)

Si como decía Josep Pla- citando sin citar ,como casi siempre, a Montesquieu- los conflictos entre las altas y bajas presiones atmosf´éricas tienen más consecuencias psicosociales de lo que se pueda imaginar, el comienzo de este verano tan singular , con sucesivos episodios africanos y árticos, puede ser una buena muestra de ello.

Ansí, paseando por casa, como se intitula por estos lares, resulta que Laia Costa, «la actriz del momento» por su papel en la muy aclamada Cinco lobitos -«un film que sucede en Urdaibai y refleja un modo de ser, hacer y comunicar muy nuestro» según un columnista vernáculo – y  que habitualmente reside en Miami, abandonando su rol lloriqueante, posa moderadamente sonriente – ¿será en el fondo una vasca severa?- con modelos de J. W. Anderson en la reapertura de la Casa Loewe de Barcelona, y lo hace en la portada del Magazine de La Vanguardia y en cinco páginas interiores a todo color y formato , mientras declara , entre otras cosas, tales como : » No soy apasionada de los focos e intento ser muy selectiva en mis apariciones. Va más con mi personalidad pasar desapercibida» y «prefiero estar fuera de radar». Y, claro, ya se sabe que «know the poetry, not the poet», pero any way

Y otro sí, y con ocasión de que se ha aprobado la «Ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos de las personas LGTBI» que ha suscitado más de una controversia y no precisamente desde la carcundia – al respecto estoy a la espera de saber que opinan mis amigas de la revista PIKARA– la FINA (Federación Internacional de Natación) ha aprobado una nueva normativa que acota la participación de nadadoras transgénero en competiciones femeninas porque, entre otras circunstancias, batían a sus colegas sin solución de continuidad, lo cual que, como diría Umbral, puede ser un buen prólogo para hablar de un nuevo libro ad hoc, en estos tiempos en los que lo políticamente correcto es cada vez más azaroso.

Y por fin,sin poder evitar dirigir una mirada hacia la llamada «Guerra de Ucrania», cada vez más opacada por las noticias sobre «los eventos consuetudinarios que acontecen en la rúa» cual la inflación doméstica galopante mientras las eléctricas acumulan beneficios insólitos , Biden pide a las gaseras que, please, limiten sus beneficios, y S.S. el Papa Francisco deja caer que «acaso Rusia pudo sentirse acorralada», se podría redondear la vista panóramica de diablo cojuelo dejando constancia del renacimiento mediático, tan oportuno en fecha y hora, de aquella horterada hiperbólica que fue LOCOMÍA…

– ¿Pero , oiga usted, agujero-koa, acaso no le vendría bien uno de aquellos grandes abanicos para espantar ,moscas, moscones y virus varios en estos meses caniculares?

– Ciertamente, bien sûr, mon ami, mon semblable, mon frere… ma soeur… ¡Que pases un buen verano! Uda on bat pasa dezazula!

PASEOS DE MAYO DE 2022

LÁGRIMAS (metálicas)

James Hetfield, abrazado por sus compañeros de Metallica, durante el concierto en Brasil.

James Hetfield, abrazado por sus compañeros de Metallica, durante el concierto en Brasil

James Hetfield, el líder de Metallica, la banda de heavy metal que inicio su carrera en 1981, rompió a llorar de pronto en el concierto que se estaba celebrando hace un par de semanas en Belo Horizonte, diciendo «Estoy viejo, no puedo tocar esta mierda nunca más «. De inmediato sus compañeros dejaron de tocar y le abrazaron. Tras unos minutos de expectación, Hetfield retomó la melodía entre los aplausos del público y fue capaz de terminar el concierto.

La anécdota, como casi siempre, no deja de ser sugerente por analogía pues, en efecto, de un tiempo a esta parte viene sucediéndose una larga serie de revivals de algunos cantantes y grupos , acaso íconos musicales en su momento, que por razones varias se empeñan en hacerse ver y oír abducides de sí mismes.

Entre las razones aludidas las habrá aquellas que se refieran a la necesidad perentoria de un reencuentro con un público tan envejecido como agradecido, y también las de recuperar con su presencia una ausencia clamorosa en la pomada, y otro sí , cómo no, la urgencia de restañar deudas y recuperar hipotecas, toda vez que mayormente ya se encuentran al otro lado de la barricada y sus melenas albas o sus alopecias pavorosas pueden sin escrúpulos fotografiarse con autoridades en blue-jeans y corbata.

Y aunque no todos estos empeños «estén al canto de despeño» – que diría Baltasar Gracián– olvídase aquello de cualquier tiempo pasado fue siempre mejor , y de aquí esa íntima que no confesa contrición que emerge en quienes sintiéndose siempre jóvenes – beti-gazte que les llaman por estos lares- se repiten para sus adentros, y a pesar de su sonrisa, un fatal never more.

Nada de todo esto ocurriría si se recuperara cierto sentido de lo histórico, público y privado, algo difícil de conseguir en esta onda global y narcisista que nos invade, en la que la inmediatez programada como saludable lleva , por ejemplo, a otros y otras a empeños singulares y obsesivos como continuar escalando montañas o hacer esforzados viajes en bicicleta que acaban, sí, en despeños, con lesiones más o menos graves.

Y es que también dijo el Gracián – que era un tolosa (¡Gracias , Ana, por el palabro) ilustrado en pleno Barroco exaltado- que había que aprender a «no aguardar a ser Sol que se pone» y «dexar las cosas antes que los dexen»… Pues si no se acabaría- se acabará – por llorar lágrimas…¡metálicas!.Publicado el

TOUROUM BOUROUM (el nº 5 de)

Desde sus orígenes han sido las revistas aquellas publicaciones periódicas que trataban de temas diversos y que merecían ser re-vistas por su particular interés. Las ha habido muchas y de diversa condición, y las dedicadas a la cultura han cumplido históricamente funciones muy diferentes como se puede deducir de la influencia, en su momento, de algunas como Revista de OccidenteCahiers du cinéma  o The New Yorker , por citar tres muy conocidas.

TOUROUM BOUROUM, «Revue littéraire semestrielle en langues des Pyrénnées et du monde»(1), es una publicación que presentándose como una «revista-espacio» acoge diversas manifestaciones creativas , plásticas y literarias, desde Bayonne-Baiona, en el País Vasco francés.

En su reciente número 5, se reune un amplio repertorio de textos en français, euskera, catal´´a y castellano, sobresaliendo los poemas de Itxaro Borda ,un interesante artículo de Jonathan Tamayo sobre el escritor y académico de Euskaltzaindia Federico Krutwig , de quien se cumple el centenario de su nacimiento, así como los collages de Marisa Gutiérrez Cabriada , las fotografías de Maryilyn Bousquet y una portada de Christiane Giraud.

La publicación, sugerente por su variado contenido, resulta además un objeto propio por la alta calidad de la edición, sumando al goce de la lectura y la contemplaci´on de las ilustraciones ,el placer inmediato de su textura de papel.

Por otro lado , TOUROUM BOUROUM, como ya se comentó a propósito del número anterior, constituye una prueba singular de que los Pirineos siempre han unido más que dividido a los pueblos, las gentes y las lenguas dispersas entre sus valles.

Y hacerlo bajo esta forma materialidad constituye un hallazgo que mueve al deseo de apostar por su continuidad y de todo lo que conlleva.

(1) TOUROUM BOUROUM Revue littéraire semestrielle . – Su nombre onomatopéyico evoca el ruido de las torrenteras montañosas

touroumbouroum@outlook.fr

https://touroumbouroum.blogspot.com/Publicado el

CINCO LOBITOS( y tal)

Son estas columnillas un poco de todo, mezcla espuria de dietario que no de diario (íntimo, of course), reflexión política en tono menor, crónica breve de la cultura y , en ocasiones, apunte ideológico sobre lo que Francis Bacon denominaba idola fori, esas correspondencias imperfectas entre las palabras y las cosas ,que se repiten y adquieren naturaleza de verdad.

Pues bien, adscribiéndome inconscientemente a esta última variante, he ido a ver Cinco Lobitos, de Alauda Ruíz de Azúa, recientemente premiada en el Festival de Málaga y muy alabada por La Crítica al uso. Y lo he hecho , sin darme cuenta y por defecto, el día del estreno, beneficiándome , para mi sorpresa, de un descuento patrocinado por el gobierno vernáculo.

La sala estaba hasta los topes y, mascarilla en ristre, he debido solicitar amablemente silencio – isilik mesedez! – a mis más próximes nada más comenzar la proyección ante la gruesa corriente de comentarios en voz alta que cual serpie iba y venía sin solución de continuidad.

Los prolegómenos, que ya generalmente incumplen la normativa horaria al respecto, alargándose más de lo debido,han mostrado dos anuncios, el primero en formato de vídeo rapero reclamando las hazañas de las mujeres deportistas , y el segundo, institucional, proclamando la necesidad de mujeres creadoras. Bien, o sin más, como dicen ahora los adolescentes.

La sinópsis oficial del film indicaba que trataba de «una joven, Amaia, que acaba de ser madre y se da cuenta de que no sabe muy bien cómo serlo y de cómo al ausentarse su pareja por trabajo unas semanas, decide volver a casa de sus padres, en un bonito pueblo costero del País Vasco, y así compartir la responsabilidad de cuidar a su bebé, descubriendo que además de ser madre no dejará de ser hija»… Pero una vez comenzada la película , desde el primer momento me ha parecido que estaba asistiendo a una versión convenientemente actualizada de aquella infausta «8 APELLIDOS VASCOS».

Y otro sí que si en aquella ocasión se enunciaban todos los tópicos ad hoc – vasca severa, vasco baldragas, ninis talludites , …- entre risas y sonrisas , de los protagonistas y del público, en esta circulaban entre lloros, entre muchos lloros, entre muchísimas lágrimas salpimentadas de algún que otro toque humorístico- impagable, siempre, Ramón Barea- para remedar lo trágico del asunto y dar ansí un alivio a les asistentes. Y, por supuesto, y una vez más, y en la mejor tradición del cine hispano – con perdón- con una prolongación innecesaria de la cinta y sin saber rematar, como se suele decir -también con perdón- en términos taurinos.

Pero nada, nada de nada, from my point of view, de «una película prodigiosa, formidable», ni de «notabilísima opera prima», ni de «un retrato sólido y honesto», ni de «una joya que no debería pasar desapercibida»…

Y a la salida del cine, rodeado de comentarios elogiosos en voz alta, algunos sobre las maravillosas localizaciones de la película, y alguna que otra furtiva lágrima, he vuelto a paso lento hacia casa, sin muchas ganas de escribir esto, pensando en tí, como ahora pienso, Hypocrite lecteur– lectrice , –mon- ma – semblable, – mon frere– ma soeur!

Cinco lobitos…y tal.Publicado el

LITERATURA (y periodismo)

«Periodistas y (a pesar de todo) escritoras» es el título del coloquio que se ha celebrado recientemente entre las periodistas y novelistas Txani Rodríguez y Beatriz Manjón, moderado por Alicia San Juan, bajo los auspicios del Colegio y la Asociación Vasca de Periodistas con la colaboración del Colegio de Médicos de Bizkaia.

El título recoge ya una ambigüedad que se mantuvo a lo largo de todas las intervenciones. Una ambigüedad que se manifestó en algunos momentos como contradictoria, en otros como compatible y en la mayoría como culposa , a fuer de adobada con exaltaciones puntuales e hiperbólicos arrepentimientos experienciales.

Por supuesto, en todos los casos se estuvo circulando por el carril del periodismo escrito, si bien se hicieron algunas menciones a la participación creativa en guiones de radio y televisión.

Pero, al cabo, fuera en forma de crónica, de reportaje, de columna, de relato, de novela o de guión, fue difícil eludir que se estaba hablando de creación literaria por mucho que la mentada ambigüedad se escudara en citas bastante conocidas , desde la de Pepe Bergamín mostrando una manifiesta incompatibilidad ,hasta la de Gabriel García Marquez afirmando su excelente y hasta necesaria combinación, pasando por la de un Paco Umbral, genio y figura de lo que se denominó periodismo literario. Faltó una referencia a Josep Pla, pero , como en tantas otras ocasiones, ni estaba ni se le esperaba.

Pues, ciertamente, y como decía Roland Barthes, escribir es un verbo intransitivo, una pulsión que suele proceder de muy oscuros o de muy claros deseos y que se puede desencadenar en múltiples formas y en muy variadas situaciones vitales, sin que sea preciso arrimarse a ninguna teoría de los géneros literarios para conseguir una seguridad ontológica – ¿ qué soy escritor/a o periodista?- que solo la puede dar ese vínculo complejo que se genera entre quien escribe y quien lee – y que tampoco la esforzada «estética de la recepción» ha logrado dilucidar del todo-.

En todo caso quedó en el alero cierta necesidad de encauzar ese scripturire o «manía de escribir» por medio de algún método ya fuere la «hora pinillesca» ( por Ramiro Pinilla) de dedicación al día que mencionó Txani Rodriguez, evocando sin duda aquel consejo de Stendhal que decía «si desea ser escritor escriba durante dos horas todos los días con inspiración o sin ella»…

Pues eso, que diría Umbral…Literatura y periodismo…Publicado el

FINLANDIA ( y Eurovisión)

«El presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, llama por teléfono al presidente de Finlandia, Sauli Väinämö Niinistö y le dice: ¿Quieres ganar el Festival de Eurovisión del año que viene?»

Y ha sido este chiste negro-negrísimo escuchado en una tertulia, lo que me motiva a escribir estas líneas, recogiendo de paso otros argumentos de peso que he ido apuntando en mi libreta eléctrónica.

Y así, y en primer lugar – que no sé si debería ser el último o acaso el único- me surge la pregunta de qué pintamos en este lío quienes para bien y para mal estamos en la Unión Europea.

Y apartándome de los argumentarios hiperbólicos de la macro-política y no porque no sean de interés sino porque en muchas ocasiones parecen reverberaciones de las disputas sobre la «doble verdad» del averroísmo tardío sin la finura que proporcionaría al efecto la nunca periclitada «navaja de Ockham», me adhiero a la siempre útil pregunta del «Cui prodest?», oséase, a quién beneficia más allá de las apologías de humanismo dieciochesco.

Pues bien, por lo que se acaba de ver, y en primera instancia, beneficia a la OTAN, que contará en breve con dos nuevos miembros , Suecia y Finlandia, una vez resuelto el asuntillo ese de los kurdos que tanto molesta a Erdogan. Y decir la OTAN es decir , of course, United States of America ( first!)

En segundo lugar, beneficia a la industria armamentística del mundo mundial que ahora deberá armar y rearmar nuevas fronteras, una vez que, en un dos por uno, el ataque preventivo de la URSS ( ¿qué harías tú?) se ha saldado a la contra.

Y otro sí al comercio energético que sin tener mucho – ni acaso nada – en cuenta los programas de transición ad hoc – ¡que van demasiado deprisa, my God! – irá diseñando el mapa de la solución final en la que los contendientes geo-eco-pol´íticos serán el Cl´érigo de Alabama y el Mandarín del Banderín.

Y en cambiando de perspectiva, a quien NO BENEFICIA NADA DE NADA esta guerra de singular precisión, es a esta Unión Europea renqueante que defiende el fuero y se olvida del huevo, dejando entre tanto que un nuevo huevo, el huevo de la serpiente ,bien conocido en estos lares durante el siglo pasado, vaya creciendo mientras debe soportar un inflación rampante.

Una vez más…Ni John Le Carré hubiera elaborado una trama tan bien armada – y nunca mejor dicho- y si lo hubiera hecho podría haberse titulado «La destrucción de Europa».

Pero,en fin, siempre quedará el Festival de Eurovisión…¿Ganará el año que viene Finlandia?Publicado el

LA MEMORIA TRAUMÁTICA

Por diversas circunstancias en este año singular del siglo XXI hay un repunte en el interés por recordar, analizar y , en la medida de lo posible, asumir algunas de las grandes catástrofes que se desarrollaron en el siglo XX.

En este contexto son muchas las investigaciones que están ahora sacando a la luz graves vulneraciones de los derechos humanos, contribuyendo a la purga de las secuelas consecuentes.

El libro de Sabin Egilior – La memoria traumática ( ISBN: 978-84-124424-3-4)- aborda con singular destreza el sufrimiento colectivo experimentado en tres de los conflictos más dramáticos del pasado reciente (la Shoah, las dictaduras represivas latinoamericanas y los desaparecidos del franquismo), aportando una novedosa conceptualización de la memoria que remite al fenómeno que se produce cuando una sociedad, marcada por la tragedia, logra afrontar y saldar cuentas empáticas con el daño experimentado que ha estado supurando en latencia durante un incómodo periodo de silencio.

Como fruto paralelo a dicho trabajo de análisis, la obra plantea además una metodología específica, útil para el desarrollo de procesos de rememorización en sociedades y comunidades en donde la vulneración de los derechos humanos ha dejado tanto víctimas individuales como colectivas.

Queda así disponible, oportunamente reescrito, el núcleo de la tesis doctoral que presentó hace un par de años en la Universidad del País Vasco Sabin Egilior , recogiendo una amplia base empírica articulada en un extenso dispositivo audiovisual para el que su autor ha contado con la experiencia previa de hasta cinco producciones fílmicas propias ( como Tras un largo silencio -2007- o El largo viaje– 2009), y el asesoramiento permanente de expertos en la materia, como el antropólogo forente Francisco Etxebarria.

Un libro, en fin, que marcará sin duda un antes y un después en los estudios sobre la memoria individual y social, participando en primera línea en los debates sobre la relación entre la Historia y la Memoria Colectiva , o en los más novedosos a los que se ha incorporado la denominada Memoria Histórica.Publicado el

CHANEL (¿5?)

«Llegó la mami/La reina, la dura, una Bugatti/
El mundo ‘tá loco con este body…»

Es de suponer , sin tener que especular mucho, que todo lo que ha rodeado a la cantante Chanel en su actuación en Eurovisión se habrá convertido en un argumento más, y de peso, en el argumentario independentista periférico y refrigérico.

Pues para quien no se siente ni quiere ser «español, español, español», verse de alguna manera representado por una mujer que reune todos los tópicos de la apasionada fémina espagnole desde la Carmen de Bizet, hipersignificada por la taurina chaquetilla de luces -made by Palomo Spain- , y convenientemente actualizada por acrobáticos culos y desbordantes tetas entre maromos babeantes, la partida ya está echada.

Y otro sí , para quienes continúan viviendo en el exilio interior de una larga Transición , Chanel es una muestra más de lo poco que ha cambiado la piel de toro por mucho que la mona se desvista de seda, resultando muy extraño, a fuer de curioso, la ausencia de voces críticas que hayan denunciado con la contundencia y alharacas de otras ocasiones tal muestra hiperbólica de sexismo, a no ser que se haya considerado a la infrascrita y su Corte como …¿una manifestación de empoderamiento?

Pero, en fin, lo cierto es que mucho no se podía esperar de esa horterada mayúscula en que se ha convertido el Festival de Eurovisión -¿ alguien dudaba de que en esta convocatoria iba a ganar Ucrania? – probablemente una de las puntas de lanza más efectivas de la destrucción de Europa como proyecto. Estábamos avisados (y avisadas, of course) al menos desde la candidatura de Rodolfo Chikilicuatre y su «Baila el chiki-chiki» en 2008 – el año, oh casualidad, de la crisis bursátil mundial-.

Any way siempre quedará para los anales – y nunca mejor dicho- aquello de «Se te dispara cuando la prendo /hasta el final, yo no me detengo» en un perreo de libro.

Chanel, Chanel…Lejana la voz de Marilyn Monroe confesando que lo único que usaba para dormir eran unas gotas del célebre perfume Chanel 5 …Publicado el

MEXICAN? (A day with/out a)

OZARK

A pesar de las recomendaciones de mi amigo Patxi que, como he comentado en otras ocasiones, clasifica las series en malas y muy malas, me he recreado viendo dos de Netflix que gozan de premios y reconocimientos: Breaking Bad (2008-2015) y Ozark (2017-2022)

Sin entrar a la grande para no hacer eso que ahora se denomina spoiler, he detectado que entre las dos hay un paralelismo argumental asaz curioso y significativo.

En efecto, en ambas , una reposada familia de WASP ( White Anglo-Saxon Protestant), para garantizar su futuro ,termina por dedicarse al negocio de la droga entrando inevitablemente en contacto con cárteles mejicanos formados por agitados grupos OHC (Obscure-Hispanic-Catholic) que, para más inri, llevan apellidos como «Navarro» o «Elizondo»

Por supuesto, las reposadas familias blanquitas acaban aceptando la dinámica violenta, criminal, inmoral y perversa de las familias oscuras, si bien, al cabo, tras una sucesión de retruécanos narrativos – es de suponer que para prolongar las temporadas– el Bien vence al Mal, como era de esperar de esa tendencia a la moraleja general básica del Imperio (Norte)Americano que se resume, según Edith Wharton, en no “escandalizar al clérigo del Mississippi”.

Y en considerando lo anterior, no he podido evitar recordar aquella película titulada A day without a mexican (2004), de Sergio Arau, en la que se mostraba el desastre socio-económico que podría ocurrir en los Estados, particularmente en California,si por cualquier razón aleatoria , un día desaparecieran todos los trabajadores y trabajadoras llegados desde el México lindo.

E inevitablemente, así suele ser la lógica cultural, me ha salido a colación el muro de Trump, esa muralla que pretendía cerrar el flujo incesante de emigrantes ilegales ilusionados con el self-made-man y el pasaporte azul , y que , además, aquel hiperbólico Presidente quería que pagara el mismísimo México … A day with(out) a mexican?Publicado elDeja un comentarioen MEXICAN? (A day with/out a)

REDES ( asesinos y sanfermines)

En Bilbao,el supuesto asesino de varios homosexuales -a quienes además había vaciado sus cuentas corrientes- ha sido detenido tras una larga y complicada investigación policial.

En Pamplona, la votación popular sobre el cartel anunciador de las próximas fiestas de San Fermín ha tenido que ser suspendida al detectarse un fraude.

Estas dos noticias de índole tan diversa tienen sin embargo un relevante aspecto común que es su vínculo con las redes sociales.

Pues en el primer caso el presunto asesino captaba a sus víctimas por medio de una app de contactos ad hoc, y en el segundo, la votación ha sido anulada al detectarse un número insólito de votos electrónicos a favor de uno de los carteles participantes ya que tal votación se llevaba a cabo por vía digital.

Todo lo cual no supone sino un par de anécdotas más que sumar a las ya muchas que van matizando la cada vez mayor importancia que van teniendo las redes sociales electrónicas en las relaciones interpersonales e institucionales – y al respecto se podría también añadir la complicada gestión que supone este tipo de relaciones con las entidades financieras o , por ejemplo,con las Haciendas públicas , como se ha podido comprobar recientemente-.

Nada por supuesto hay que objetar con carácter general a la implantación de un sistema de relaciones que ofrece tantas ventajas y facilidades y que además en tanto que inevitable ya parece pertenecer a una nueva fase de la evolución social y tecnológica global.

Pero todos los avisos que en su momento aparecieron, sugiriendo prudencia, atención y control sobre estos nuevos medios parecen no haber tenido mucha efectividad y tanto más cuanto se ha ido admitiendo la dimensión electrónica como una vida no ya solo paralela sino primordial en nuestro devenir cotidiano…Pues , como decía la psicóloga Sherry Turkle no hace ni una década, “ya no necesitamos tener ocupados a los computadores ya que son ellos quienes nos mantienen ocupados”, y lo más penoso es que lo hacen en medio de la desidia política, el oportunismo económico y la abulia social hasta que algo revienta y pone en evidencia… a un asesino o a los mismos sanfermines…Publicado el

REALIDAD( La construcción social de la)

Mientras me afeito, oigo por la radio que el Gobierno ( de España) ha convocado de urgencia una rueda de prensa. Subo el volumen y escucho que los móviles del presidente Sánchez y de la ministra Robles han sido espiados por el programa Pegasus al que la semana pasada se se le atribuía el seguimiento de varios independentistas catalanes.

Me parece estar dentro de una novela de John Le Carré , pero me pongo al trabajo, ahora dedicado a corregir lo que acaso será una segunda parte de Aproximaciones a la razón narrativa, de no menor trama intrigante.

Cumplida mi «hora Stendhal» – en realidad dos horas de escritura «con inspiración o sin ella» – salgo a la calle para despejarme y hacer algunas compras. Las terrazas de los bares de mi barrio, reducidas al mínimo por una arbitraria normativa municipal tras la generosa y también arbitraria expansión pandémica, están petadas de jubilados y jubiladas que se amontonan solidariamente porque ,además, está lloviendo.

Aun así, tras un breve paseo, consigo refugiarme en el ángulo oscuro de mi bar habitual y leo el periódico más de derechas que tengo a mano por aquello de las columnas de opinión económicas que, como siempre, predicen males sin cuento y hoy más por la pretensión de los sindicatos de elevar los salarios… ¡según la subida del coste de la vida! De paso, un llamémosle chiste gráfico hace una burla un tanto zafia del Uno de Mayo ( que siempre es del 71, aunque a algunes les parezca un jolgorio del pasado).

Tras la comida y una breve siesta, me dispongo a ir al cine. Voy en metro -volveré andando si la autoridad no lo impide- que a estas horas viene muy lleno y en el que cada viaje es una oportunidad etnográfica. En esta ocasión me sorprende el contraste entre las mascarillas blancas todavía obligatorias y las minifaldas – algunas microfaldas- multicolores que lucen algunas adolescentes : no sé si Mary Quant atisbó el éxito perdurable de su tijeretazo.

Veo Arthur Rambo , de aquel Laurent Cantet que tanto conmovió con su La clase (Entre les murs, 2008), y salgo extrañamente animado. La película pone sobre el tapete la contradicción entre Karim, un triunfante «poeta de los arrabales»de origen argelino y su alter-ego Arthur Rambo , un «hater» twittero ,fundamentalista islámico y antisemita : constituye una sagaz ontología del presente ,coincidiendo en esto, una vez más, con Juan Zapater.

A la salida, llueve de nuevo y me refugio en una magnífica librería de segunda mano.Trasteando ,encuentro una vieja edición de La cantante calva de Eugène Ionesco. Lo abro y leo «SR. SMITH: La historia es curiosa, casi increíble». La frase me parece tan evocadora en general, que me lo llevo – previo pago de tres euros, of course-.

Y ahora que vengan Peter Berger y Thomas Luckmann y me hablen de la Construcción Social de La Realidad…Publicado el

ROSA SENSAT ( o Maria Antònia Canals)

Maria Antònia Canals (1931- 2022)

Mientras los medios de comunicación reproducen – y en algunos casos , animan – la nueva pelea de gatos callejeros suscitada a raiz de las escuchas ilegales llevadas a cabo con el software espía israelí Pegasus, en Girona ha muerto a los 91 años la pedagoga Maria Antònia Canals.

Canals ha sido un referente internacional en la Didáctica de las Matemáticas, pero sobre todo fue una de las grandes impulsoras de la renovación pedagógica fundando en 1965, junto con Marta Mata y otros colegas, la Escola de Mestres Rosa Sensat, con el objetivo de reflexionar sobre la labor docente y de impulsar el catalá como lengua escolar.

Su dilatado trabajo se articuló en el modelo de las denominadas Escoles d´ Estiu, favoreciendo el encuentro y formación de muchos maestros y maestras, y se proyectó por ejemplo en Euskadi, donde a finales de los años setenta surgió el colectivo ADARRA que en la década siguiente logró reunir en sus Jornadas de Verano a cerca de 3000 participantes.

La vida y la obra de Maria Antònia Canals constituye un buen ejemplo de cómo a pesar de los vaivenes políticos y sus correspondientes alternancias institucionales, en muchas ocasiones expresadas en leyes y contraleyes que escandalizarían al mismísimo y optimista Hegel, es posible llevar a cabo una labor serena y constante desde la sociedad civil, de la mano, por supuesto, de quienes confían racional y razonablemente en su efectividad a largo plazo.

Pero para ello, para tener una visión de futuro, es preciso pasar por encima de lo coyuntural – hoy abducido por lo inmediato y multiplicado por lo electrónico – y ceñirse a lo estructural, adoptando una concepción braudeliana de la Historia, dando opción a un planteamiento global de larga duración.

Y tambien, sin duda, es necesario reivindicar la dimensión vocacional de quienes se dedican a la educación, apartándose de los delirantes e inoperantes planteamientos tecnocráticos hoy tan en boga…

PASEOS DE ABRIL DE 2022

26 DE ABRIL (Gernika)

Si ayer se podía rememorar la ilusión de un gran cambio político que se generó con la Revolución de los claveles portuguesa de 1974, hoy no puede evitarse el recuerdo del bombardeo de Gernika de 1937.

Además , y sin entrar en las raices de una guerra que más bien parece un conflicto entre USA y la Federación Rusa en suelo de una Europa impotente, las imágenes de la destrucción de algunas ciudades ucranias hogaño evocan excesivamente las de antaño de la villa foral.

Y si bien es cierto que en aquella guerra civil que siguió a aquel alzamiento incivil, hubo muchos bombardeos letales – basta recordar los 144 que se llevaron a cabo en Tarragona entre de mayo de 1937 y enero del 39 – el de Gernika se ha convertido acaso en un símbolo de todos ellos y de su crueldad.

Crueldad física y moral por la devastación generada y el elevado número de víctimas civiles. Crueldad institucional por la hipersignificación que histórica y tradicionalmente tuvo y ha tenido la villa foral y su árbol , tan universalizado por el bardo Iparraguirre. Crueldad emblemática, desde que Pablo Picasso pintó en los meses siguientes al bombardeo ese gran cuadro que, hoy residente en el Museo Reina Sofía de Madrid, se ha convertido en una referencia mundial.

Según el historiador Paul Preston, el conspirador y capitán carlista Jaime del Burgo- que ocupó con sus tropas los alrededores de la Casa de Juntas- preguntó a un oficial del Estado Mayor del General Mola: «¿Era necesario hacer esto?» y el oficial le contestó: «Esto hay que hacer con toda Vizcaya y con toda Cataluña».

Ya lo advirtió T. S. Eliot en 1922, al comienzo de su The Waste Land…»April is the cruellest month…»

25 DE ABRIL (revisited)

Un buen amigo me ha enviado esta mañana una grabación de Grândola Vila Morena -de José «Zeca» Afonso – en versión de Amália Rodrigues .Y la he escuchado de nuevo con un difuso placer melancólico. Pues esa canción ,como ya está recogido en los anales de la Historia, fue el desencadenante de los movimientos ,por supuesto militares, que iniciaron la Revolución Portuguesa de 1974.

Aquella Revolução dos Cravos se convirtió desde el punto de vista político en una constatación de que podía caer el penúltimo régimen autoritario de la Europa no comunista ,y también la muestra manifiesta de que algo así podía ocurrir en la España tardofranquista.

Pero de la misma manera que todo aquel gran movimiento abocó en una revolución burguesa en tono mayor ,despegándose de cualquier acento revolucionario más avanzado , no dejó de tener la virtualidad de formalizar un sentimiento de cambio radical ( ¿ hacia el Socialismo?) que necesitábamos («algunos y algunas» como solía decir Agustín García Calvo ) por estos alfoces .

Y es que acaso es esa expectación lo que más atrae del fenómeno revolucionario, esa esperanza en un una transformación radical abierta a todas las posibilidades , un sentimiento que ya expresó Inmanuel Kant en su celebre texto Qué es la ilustración ,años más tarde estrechamente glosado por Michel Foucault, y finalmente estirpado por este último a la luz de los descubrimientos de la Escuela de Annales francesa que no confiaba mucho ( en realidad, nada) en todo aquello que se inscribiera momentáneamente en la larga duración socio-económica.

Pero aún así y a pesar de todo,Grândola Vila Morena y la Revolución de los Claveles continúan suponiendo un antes y después para un par de generaciones que vivimos el mito de la revolución aunque solo fuera como guía de acumulación de fuerzas anti-fascistas ,pues, como muy bien advirtió Manuel Vázquez Montalbán, es muy posible que no hubiera tantos revolucionarios y revolucionarias pero si los suficientes como para intentar matizar un nuevo intento de revolución burguesa, esa todavía revolución pendiente en estos lares que siguen amparados en gran medida por el Trono y el Altar.

¡RITORNARE…!

Es rubia y menuda, la mirada de Nicole Kidman. De piel blanquísima, pesará unos cuarenta y cinco quilos, que hubiera dicho Josep Pla en su maravilloso Viaje en autobús.

Y en autobús volvemos tras visitar Lucca, una sucesión de plazas rodeadas de una larga y ancha muralla.

Y con la vuelta, se impone un ajuste de cuentas. Y se me ocurre hacerlo en un a modo de abecedario, que me gustaría en el tono de Joan Fuster, pero creo que me saldrá más bien al estilo de Rosalía…( con el concurso animado del KET familiar)

A, de Aperol-Spritz.

B, de Bocaccio y su Decamerón

C, de Cornelius, la trattoria más equilibrada que hemos conocido.

D, del Dante ,siempre arrepentido de haber nacido florentino.

E, de «Ecce Ancilla Domini» de dos mil Anunciaciones.

F, de la «fiorentina», esa chuleta tan cara que no puede competir con la vasco-navarra.

G, de Giovanni Papini . Clasificado 4 : Gravemente peligroso.

H, del Hermafrodita de los Uffizi

I, de «Info- chiuso»

J, de «¡Joder qué caro

K, de «ki lo  sá

L, de «laura» estudiantil y karaoke.

M, de Maquiavelo, sin ninguna duda, y con recomendación expresa, visto lo visto.

N, de FeltriNelli, todavía buenas librerías.

O, de Oh, oh ante el David de Miguel Ángel.

P, de Pratolini, Vasco y resistente.

Q, del Quintiliano de la Biblioteca Laurenciana

R, de «ricebuta fiscale»

S, de Siena.

T, de «fare il Tancredo»

U, de Ucrania, pero también de Palestina, o de Siria…o de…

V, del Vin Santo degli cantucci

W, de «¡wei qué chingón

X, de «ya no hay cine X…¡ qué poca calle tienes!«

Y, de «y hazme una foto»

Z, del Zá-Zá, ristorante.»

Pues eso…

¡SCRIVERE…!

En la visita a los Ufizzi, hoy me he detenido un buen rato ante el cuadro San Agustín en su gabinete,de Sandro Botticelli.

Se trata de una pintura al temple sobre tabla de un formato muy pequeño – mide 41 cm. de alto por 27 de ancho – y en ella se puede ver a Agustín de Hipona escribiendo acaso sus famosas y definitivas Confesiones, modelo de posteriores tales, memorias y autobiografías.

Según la crítica y la Historia del Arte ,el motivo de esta obra es muy clásico y evoca a un físico o sabio de la antiguedad, pero a mí lo que me ha parecido más sugerente ha sido ver bajo la mesa del escritor un buen número de fragmentos de papel, rotos y arrugados.

Pues a fuer de que la composición connote esas condiciones tan necesarias para quien desea escribir – o practicar en general un arte ( apartamiento, soledad, concentración…como muy bien destacó ,entre otros, André Maurois en Un arte de vivir ), denota sobre todo ese afán corrector que solo termina cuando se percibe que lo mejor es enemigo de lo bueno .

Algo, por cierto, difícil de percibir cuando se está poseído ( o poseída, of course) por esa manía de escribir que Roland Barthes refería como scripturire ,y que lleva a corregir y corregir, y sobre todo a borrar, en estos tiempos con un simple cursor virtual , pero no hace tanto comenzando un nuevo texto una vez eliminado físicamente el anterior…

Y entonces escribir se convierte en un trabajo tantálico por sin fin en el que el fin y el medio se acaban confundiendo en la mera acción , en ese intento de dar cuenta de una verdad sobre la realidad…Scrivere!

(escrito en la Trattoria Zá-Zá, chianti classico mediante)

¡LEGGERE…!

En una calle perdida de Florencia, cerca de la Accademia,he visto hoy una pequeña librería de lance – «Ginori» – y no he podido evitar solicitar del KET familiar un cuarto de hora de libre disposición.

Y habiéndoseme concedido por la Superioridad este tiempo franco, me he lanzado sobre sus estanterías y he encontrado un viejo ejemplar de Cronaca familiare, de Vasco Pratolini, una obra autobiográfica, primera de otras tantas de temática testimonial.

Pratolini fue un prolífico autor florentino, muy amigo de Elio Vittorini- a quien siempre se recordará no tanto por su Conversación en Sicilia sino por haber rechazado la publicación del luego tan mundialmente celebrado El Gatopardo, de G.T. di Lampedusa-.Como muchos jóvenes de su generación flirteó con el fascismo mussoliniano hasta que decepcionado pasó a la resistencia; reubicado en Roma, escribió más de veinte guiones entre ellos el de Rocco y sus hermanos (junto a Suso Cecchi d’Amico) de Luchino ViscontiPaisá de Roberto Rossellini entre otros y en 1954 y 1961 el director Valerio Zurlini filmó sus novelas Crónica familiar y Las muchachas de San Frediano.

Camino inverso, por cierto, al recorrido por el también florentino Giovanni Papini que de familia progresista pasó de un anarquismo ateo radical a un ferviente catolicismo con un intermedio fascista muy exaltado, hasta ingresar al final de su vida en la orden de los terciarios laicos franciscanos. Autor también prolífico, escribió obras memorables como Un uomo finito , Il libro nero – Nuovo diario o Gog ,rápidamente traducido al castellano durante el franquismo por su apología anti-comunista .

Pero claro, sobre Papini , a pesar de haber sido famoso y de que «las valkirias le deglutían con la mirada» ( otra vez Pla, que lo vio en varias ocasiones en los años veinte – del siglo pasado) hay un silencio total y resulta difícil encontrar libros suyos, incluso en librerías de segunda mano…Pues ya ni está ni se le espera… Sic transit gloria mundi!

¡PENSARE..!

Fue en la playa de Viareggio donde pude practicar hace casi cuarenta años una lección teórica muy bien aprendida : estaba tranquilamente nadando en paralelo a la costa cuando una fría corriente me arrastró hacia el interior del Tirreno, y ,tras luchar denodadamente contra ella sin éxito alguno, me dejé por fin llevar hasta que , de pronto, una gran ola cálida me devolvió hasta un arenal en el que pude hacer pie y salir…

Pues bien, mientras caminábamos hoy por su Passeggiata , preciosamente festoneada de luminosos chalets de estilo liberty , he entrado en una librería y me he dado de bruces, en un lugar destacado, con las Lettere dal Carcere , de Antonio Gramci, Premio Viareggio 1947 (a título póstumo ya que había fallecido en 1937 ).Ante mi manifiesta sorpresa, el librero, que pintaba tantas canas como el que suscribe, se ha confesado de inmediato un resiliente militante del PCI- desde el 1991 PDI.

A pesar de la alegre y un tanto nostálgica charla, no he comprado el libro, pues lo tengo desde hace más años que el episodio natatorio relatado. Y es que esas cartas son una magnífica introducción a los famosos Cuadernos de la cárcel, que en su momento me sirvieron para desasnarme del estalinismo general básico que, a fuer de útil, viví en el tardofranquismo.

Así que ha sido en la Toscana, junto al mar en el que me ví abocado a la nada practicando precisamente la nada, donde me he encontrado de nuevo con este pensador comunista que me salvó de la quema ideológica , para poder reafirmarme como post-comunista desde cierto abertzalismo íntimo, antes de ejercer tal que escéptico con efusiones místicas… Sin más, como suele decir mi hija…

¡ANDARE…!

Exhausto , me tiro sobre la cama y girando sobre mí mismo, levanto las piernas y coloco los pies desnudos sobre el cabezal para aliviarlos : es una antigua técnica que me recomendó mi sensei de karate-do cuando me dedicaba a tales menesteres.

Estoy ciertamente apalizado y no es para menos pues hemos recorrido media Toscana a uña de caballo para ocultar el oscuro deseo de visitar una vez más la estricta y medieval Siena, siempre enemiga de Florencia, sus florituras y sus Medici.

Gracias a lo que sea, Siena es todavía una ciudad pateable, y lo visible y visitable está en sus calles y plazas y no tanto en museos con entradas de colas kilométricas.

El larguísimo paseo de hoy ha comenzado con un Spritz-Aperol, aperitivo que ahora está de nuevo muy de moda, en la Piazza del Campo, (para mí « la placidad de la plaza en cuanto que plaza» en terminología a lo Heidegger )y ha finalizado comiendo en una esquina perdida, ocasión que he aprovechado para probar – y aprobar- la cerveza Irisbirra autónoma y heterónoma.

Ha sido , ciertamente, un buen día, alejados de las marabuntas peregrinas de turistas con palo-selfie en ristre y una admiración babeante e impenitente.

Cuando mis pies, y mis caderas ( y mis hombros) se han repuesto ,he vuelto al decubito supino ordinario y he abierto el libro de Josep Pla La vida amarga, por el capítulo «Records de Floréncia» que me he traído para la mesilla de noche y he leído: «¿ Para qué nos servirían el Duomo, el Campanile, el Batisttero, el Palazzo Vecchio…si no viniesen turistas.Nos moriríamos de hambre en medio de tantas bellezas y el Renacimiento entero no nos daría ni para un café con leche…», palabras pronunciadas por un camarero «que había meditado a fondo sobre el turismo»…en 1920.

Y ha descendido sobre mí un inmenso consuelo y he encontrado sentido, y mucho, a mi andare…en todos los sentidos.

¡VOLARE…!

Son las cinco y media de la mañana.Corre una fresca brisa primaveral y todavía no ha amanecido. En la parada del autobús tan sólo hay un par de guiris delgadurrios  y nosotros.
Por  fin llega el autobús del aeropuerto. Viene hasta los topes. Subimos. Los guiris se quedan rezagados:quieren pagar con tarjeta pero la que tienen no les vale, luego lo intentan en metálico pero con billetes de 50 euros que tampoco se aceptan.Comienza entonces una agria discusión.El conductor les conmina firmemente, a gritos, a   que se bajen y el personal comienza  a impacientarse.Me adelanto y pago sus billetes .Los recogen sin decir ni , como si les asistiera un derecho divino extraterritorial.Tampoco hacen amago alguno de agradecimiento: «Haz el bien y no mires a quien»-  decían los Hermanos Maristas en mi infancia.
Ya en el aeropuerto,una vez hecho el embarque,  el vuelo es rápido.Sin embargo,  a la llegada,  y pretendiendo conectar  con un nuevo vuelo, tras varias vueltas, trenecillo incluido, una desgraciada organización- confesa por uno de los operarios – nos hace  pasar  de nuevo por el control de seguridad.
Llevamos un documento europeo de viaje,pero nadie  nos ha comentado  si hay que hacer otro similar a la vuelta: todas oficinas ad hoc  están  cerradas a cal y canto.
Llegados al destino final, salimos a la calle sin que nadie  nos reclame el dichoso documento europeo dPLF que , por cierto, nos costó toda una tarde  cumplimentarlo.
Ya en el hotel, reflexiono sobre todo lo anterior  y concluyo que a pesar de la propaganda buenista hay gentes que son más  papistas que el Papa,  que hay ciudades que no están  preparadas para recibir – ni para despedir- turistas por mucho que se empeñen, y ,por fin que Europa continúa siendo una agrupación de una ineficacia clamorosa.

Y, no sé porqué, recuerdo aquello de  la familia, el municipio y el sindicato, bases articuladoras de la denominada democracia orgánica, aquella de la época del » Volare... «,  con el que Domenico Modugno ganó el Festival de San Remo de 1958…

MUSEOS( y motocicletas)

Los alrededores del Guggenheim bilbaíno están muy animados. Entre los grupos que se fotografían y auto-fotografían arremolinándose en torno al Puppy floreado, pasa una larga cola que se pierde en las profundidades por las que se accede a la entrada, bajando por unas siempre incómodas escaleras.

Y no es para menos, pues se exhibe una muestra titulada Motion. Autos, Art, Architecture que , comisariada por Norman Foster, expone un conjunto de 38 automóviles singulares en sus contextos históricos y artísticos, entre las propicias fechas del 8 de abril y el 18 de septiembre.

Habrá quien se pregunte qué pinta una exposición así en un sitio como este. Y hay una respuesta superficial y otra más, digamos, profunda.

La superficial, básica, elemental, f´ácil, es que un motivo así atrae a mucha gente que no ha pisado jamás un museo y no se le espera en el futuro, y la prueba empírica más directa son los casi 9.000 ( nueve mil) visitantes que ha atraído tan sólo en los dos días siguientes a su inauguración.

La respuesta más crítica, evaluativa y proyectiva, es que algunos museos, como el que se ha mencionado, se han aplicado a cumplir estrictamente, en la mayor parte de las ocasiones, las nuevas funciones que se les han atribuido en la post-modernidad, como templos de cultura análogos a los templos religiosos, haciendo del arte una vivencia tan sagrada para consagrados y consagradas, como incomprensible para paganos y paganas, si bien , de vez en cuando, aceptan expresiones que , partiendo de la «cultura popular»,asumen la condición de artísticas por el ámbito en el que se exponen- aquí habría que citar de nuevo al Pierre Bourdieu de La distinción. Crítica social del gusto …¿O recordar el urinario de Marcel Duchamp?

Y en principio, nada habría que objetar pues, como diría el Príncipe Salina, se trata de un signo más de estos tiempos en los que nos ha tocado vivir. Más bien habría que felicitar a quienes son capaces de mantener este equilibrio de funambulista experto que sabe estar siempre en la pomada.

Por todo cual, y como recordaba recientemente un periódico local, Motion. Autos, Art, Architecture «puede convertirse en la muestra más vista de los 25 años de la historia del Guggenheim, lugar que ocupa en estos momentos...El arte de la motocicleta«, una expo de 2001.

MATILDE HUICI (la republicana)

Matilde Huici Navaz ( Pamplona 1890- Santiago de Chile 1965)

Se celebra hoy un nuevo aniversario de la proclamación de la II República Española, último intento, también frustrado, de despegar de la piel de toro los liquenes verdosos del Antiguo Régimen, muy antiguo y muy régimen.

La conciencia ( histórica o lo que sea) al respecto parece mostrarse muy vaporosa sobre todo para las nuevas generaciones de milenials, salvo en los casos en los que haya habido alguna anécdota familiar, revestida de ejecuciones o exilios: no hace tanto que un alumno mío de primero de carrera – cuando ya comenzaba a denominarse «Grado»- mencionó a Franco como «un Rey» y otro tal preguntó «quiénes eran los carlistas», por no mencionar el apelativo de «rojos» utilizado por otro más en una exposición temática.

Y , desde luego y mayormente en mi familia ha habido de todo, predominando el toque nacionalista ( vasco, por supuesto ) aunque siempre con un toque liberal, como el de mi abuelo Ataulfo Urmeneta, padre de Miguel Javier Urmeneta, un vasquista poliédrico.

Pero también hubo republicanos, y particularnente una republicana , Matilde Huici, lejana pariente recuperada al cabo de los años por la indagación histórica, por ejemplo de la mano de Mª Nieves San Martín Montilla , o Ángel García Sanz.

Esta señora, que ya insistía en firmar tambien con su segundo apellido -«Matilde Huici Navaz» ,ha salido en estas columnillas más de una vez , pero no me resisto a volver a publicar «lo que un día escribí , pensando en ti…»:

«Matilde Huici nació en Pamplona en 1890. Estudió Magisterio  en Bilbao y Leyes en la Universidad Complutense de Madrid. Gracias a  una beca de la Junta de Ampliación de Estudios, pudo desplazarse a Vermont (USA)  donde se especializó en Pedagogía.

Militante socialista, fue miembro de una generación de mujeres cultas, comprometidas y feministas, siendo compañera de Clara Campoamor, María de Maeztu y Victoria Kent con las que  fundó  la Asociación de Mujeres Españolas Universitarias. Viajó a la URSS y volvió entusiasmada  y radicalizada. Desempeñó varios cargos políticos durante el periodo republicano y,  cuando estalló el levantamiento militar,  trabajó en la Sociedad de Naciones (hoy ONU) y  posteriomente se exiló en Chile, mientras sus más próximos eran  fusilados.

En Chile, creó una red educativa dirigida a la primera infancia de la que todavía quedan algunos centros y , por fin, murió en Santiago de Chile en 1965.

Sabían muy bien los franquistas a quién quitaban de en medio.  La cuestión era “limpiar la patria”  y a algunas,como a Matilde Huici, les tocó un castigo doble por ser mujeres y además cultas…»

PRO(cesiones)

Caminaba tranquilamente entre un flojo viento sur primaveral cuando he oído el claro clarín del toque de llamada. La verdad es que me he quedado muy sorprendido, pues no lo había escuchado desde la mili y además no acababa de saber de dónde provenía.

Casi de inmediato se ha podido escuchar un potente redoble de tambores y por la esquina izquierda han aparecido los capirotes de una cofradía de largo y muy expresivo nombre, en perfecta formación e inmejorable paso un-os-ep-aro .

De inmediato he recordado la tradicional vinculación de estos desfiles procesionales con los desfiles militares sin que sea necesario evocar el tan célebre y mediático del Cristo de la Buena Muerte , protagonizado por la Legión Española.

He seguido la comitiva con curiosidad para aprovechar los ecos de las diferentes melodías militares que se iban tocando y se me han ocurrido algunas cosas , siempre con ese filtro más o menos consciente de sociólogo-en-excedencia que no puedo evitar.

Así, por ejemplo, me ha venido a la cabeza, cómo estas organizaciones religioso- militares conservan aquel vínculo primigenio quizás antropológico y evidentemente societario que, entre otras funciones, sirvió de articulación básica para algunas de las organizaciones que aparecieron durante los periodos de dictadura más crudos de nuestra historia reciente, como el somatén durante el «Directorio» de Miguel Primo de Rivera, por no poner ejemplos más recientes.

Otro sí, cómo de aquellas y estas procesiones surgieron lo que luego se llamaron primero «procesiones cívicas» y más tarde «manifestaciones» ,que en perfecta analogía permitieron el tránsito a la modernidad en movimientos sociales impulsados por religiones civiles como el socialismo, el nacionalismo y sus diversas y variadas combinaciones.

Un modo de organización social , por cierto, que ha llegado hasta hoy ,y cuyo contraste, manifiesto en el hipotético encuentro entre una manifestación (¿obrera?) con sus pancartas y consignas y un desfile procesional con sus cruces y estandartes , haría las delicias del sociólogo R. K. Merton, a la hora de ejemplarizar sus teorías sobre las funciones manifiestas y las funciones latentes de una sociedad…¿ como la nuestra? …Pro-cesiones…

EL OBISPO ( emérito de Solsona)

«El obispo de Solsona ha tenido dos gemelas» he leído en un periódico. ¡Buen tema para ese escritor fino y agudo que es Quim Monzó ! Así que haré lo que pueda- Ya, ya sé que es Lunes Santo, y con todos mis respetos a les creyentes, me acojo al dicho de » lo cortés no quita lo valiente».

Para empezar el obispo en cuestión – «¡No digáis nombres, no digáis nombres!» -ya no es tal sino «emérito», pues anunció prudentemente en agosto de 2021 su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis por motivos «estrictamente personales». Y quien ha tenido las gemelas es, obviously, la mujer con la que en su momento mantuvo contacto carnal – «¡No digáis nombres, no digáis nombres!» -, por cierto, y con perdón,una escritora de novela erótica y satánica – Oh my God!

Estos eventos consuetudinarios que acontecen en la rúa Católica de vez en cuando, por persistir en el celibato que en las iglesias cristianas hermanas ya fue abolido tiempo ha, no dejan de recuperar una vieja costumbre eclesial que, a pesar de ser negada canónicamente, se ha mantenido durante muchos años si bien de una manera más implícita o menos explícita.

Desde luego poco se sabe al respecto sobre las últimas centurias, todo lo más que pudiera tener que ver con todo esto- ¿sexo… amor?, ad hoc ahora hay que andar con pies de plomo y más afilado que la navaja de Ockham – parece estar abducido por una homosexualidad rayante frecuentemente en la pedofilia, como en los recientes tiempos está saliendo a la luz y a les taquígrafes.

Pero ahora que estoy releyendo el Decamerón de Giovanni Boccaccio, me ha venido a la mente la novela segunda de la Primer Jornada . En ella , un judío, de nombre Abraham ( of course), a quien se pretende convertir a la verdadera fe, decide ir a Roma para comprobar la realidad de aquella Iglesia Católica Apostólica y Romana , y en contemplando la simonía sistemática,el desparpajo lujurioso de cardenalato y el enriquecimiento ilícito de muchos de los clérigos, vuelve con la convicción de que ,si a pesar de todo , dicha religión «aumenta y más luciente y clara se vuelve» debe ser porque en verdad «el Espíritu Santo es su fundamento y sostén», por lo decide bautizarse…»¡No mires nuestros pecados sino la fe de tu Iglesia!«

Desde luego, los tiempos han cambiado, y quizás ahora el rechazo de ese mundo que se esconde tras la cruz sea el de la espada inmobiliaria que está movilizando tantos bienes donados en su momento o inmatriculados en tropel para hacer un pingüe negocio, mayormente y una vez más bajo la protección de algún que otro Príncipe.

Y, conclusivamente, que el obispo em´érito de Solsona haya tenido un par…de gemelas no puede ser sino motivo de pública felicitación porque por lo menos ha sabido marcharse a tiempo, y no como otros que pretenden servir a dos amos a la vez.

LLENABAIS EL MUNDO… ( Mundua betetzen zenuten, de Tere Irastortza)

Al punto de escribir esta breve crónica he de resguardarme en el refugio de la objetividad de lo subjetivo que reclamaba Max Weber para algunas de sus investigaciones comprensivas.

Pues he de objetivarme en condiciones adversas, la primera y la más importante de las cuales es esta lengua castellana que, por otro lado, tengo en tanta estima.

Y ocurre que me pregunto ¿ cómo hablar de Tere Irastortza sino en euskera , cuando esta ha sido la lengua que nos ha vinculado desde el principio hasta hoy mismo? ¿ Si ha sido la lengua en la que he participado , con mucho gusto y durante tantos años, en la IDAZLE ESKOLA que ella dirige desde 2002? ¿ Cuándo ha sido mi mentora y primera lectora crítica de los pequeños ensayos publicados en Hegats: literatur aldizkaria?

Y, sin embargo, es necesario.Y no solo por la continuidad de estas columnas, sino por la reciente aparición de Llenabais el mundo- Mundua betetzen zenuten ( Olifante. Ediciones de poesía, 2022), la edición bilingüe de una de sus últimas obras.

Porque esta obra supone el acceso de un lectorado nuevo a la escritura de esta poeta ( y ensayista) que ha sido galardonada por dos veces (en 1980 y en 2003) con el Premio de la Crítica y de la que hasta ahora tan solo habían sido traducidos algunos poemas publicados en antologías en castellano, pero también en catalán , gallego, inglés, francés o italiano.

Una poeta para la que lo cotidiano, casi como un juicio sintético a priori, desciende de un firmamento puro iluminando las ocupaciones terrestres, de las que sin embargo se nutre sin cesar entre sus huecos y momentos más elementales: «Halakoxea dun biluztasuna, / barren igarria larru-azalean / eta zerua larru-pean» …» Esa es la desnudez: / intimidad que se adivina a flor de piel, / cielo bajo la piel»…

Ah, pero…He aquí que en el original en euskera se ha utilizado el hitano– un «dun» por un «da»- el peculiar tuteo que existe en el euskara , en este caso para su utilización entre mujeres… Y,claro, de la traducción también tengo que hablar porque junto con Jon Iñaki Lasa y Antonio Méndez, he participado en la revisión del texto que la misma Tere Irastortza había traducido.Espero que nuestras sugerencias hayan ayudado a mantener el tono del libro.

En fin, que a la alegría de ver esta obra como propuesta para nuevos lectores y lectoras , se suma la esperanza de atisbar, en términos de Pierre Bourdieu, que el espacio literario vasco puede proyectarse más allá de sus fronteras lingüísticas sin renunciar a la lengua  que lo circunscribe…

IBANT OBSCURI…

Conticuere omnes…Prietas las filas en el hemiciclo, se impone poco a poco el silencio.

A las cinco de la tarde, la Presidenta, nieta de un hombre tan leal a la República que bombardeó la Generalitat en 1934 y luego fue fusilado por Franco en 1937, saluda a los y las presentes y convoca al ausente que pronto aparecerá en las pantallas dispuestas ad hoc. Sus palabras recuerdan la proximidad moral de quienes no siendo Europa se siente europeos, casi españoles.

Intentique ora tenebant…Por fin aparece el Actor-Presidente en ropa caqui de campaña.

Héroe virgiliano, con sus versos , en diez minutos, conduce hábilmente a los y las concurrentes del Infierno de la Guerra al Paraíso de la Paz, reclamando del ámbito privado el boicot empresarial y del gobierno más armas ofensivas para soslayar el Purgatorio.

Recuerda al efecto que la Avenida de los Cuerpos en el barrio Sklovazod de Bucha, fruto de la perfidia del Oso Ruso mientras no se demuestre lo contrario, se puede comprender mejor evocando la Gernika destruida de 1937 en otro abril tan cruel como este de 2022 – «April is the cruellest month…» T. S. Eliot- provocando una tímida algarabía en una de las bancadas más pobladas.

Dadas las oportunas gracias por el vívido testimonio, también en la lengua vernácula- estridentemente traducida, por cierto- del ahora General-en-Jefe, nuestro Presidente Polivalente ab alto toro , en otros diez minutos, se ratifica en la europeidad del conflicto – ¡ Estamos Unidos! – y su relevancia para el futuro.

Al cabo, la sesión se da por concluida, mientras en paralelo, el JEMAD – Jefe del Estado Mayor de la Defensa – ya da por vencido al Agresor, apuntando que a partir de mayo será necesario observar con detenimiento los movimientos arbóreos del Panda Chino, mudo pero sonriente como los antiguos mandarines, y con el manual de Sun Tzu en ristre.

Y diputados y diputadas y senadores y senadoras, invitados e invitadas, van poco a poco abandonando el hemiciclo entre saludos y abrazos, todos alegres y combativos ( y combativas, of course), felicitándose por haber cumplido con su deber…Ibant obscuri sola sub nocte per umbram

FAMILIA ( el origen de la)

El origen de la familia, la propiedad privada y el estado | Las Rojas

Mikel eta Asisko Urmeneta nere lehengusuentzat

Para apartarme de la rumia apocalíptica que mencionaba en un artículo reciente el ex-ministro Manuel Castells el Breve, me he dedicado este fin de semana ha reordenar la sección filosófica de mi biblioteca.

Pues bien, en la , digamos, sección dedicada al marxismo, amplia, matizada y bastante completa por acumulación histórica, me he encontrado con una amarillenta edición de El origen de la familia, de la propiedad privada y del Estado del sintético Federico Engels …¡de 1918! Y entonces he recordado que me hice con este libro en una saca familiar que se hizo a la muerte de mi tío Augusto Urmeneta.

El tío Augusto era en realidad un tío-abuelo, o sea, un hermano de mi abuelo Ataulfo  Urmeneta, jelkide de pro, que vivía  en la casa originaria de Pamplona, en compañía de mis tíos carnales Sure (Resurrección) y Miguel. Tenía en aquella casa un cuarto propio y un pequeño despacho que daba sobre el Paseo de Sarasate- siempre llamado “de Valencia”- que utilizaba para sus menesteres como representante de la famosa casa Roca, dedicada a la venta de productos sanitarios.

Era un hombre alto , enjuto y fibroso y hacía una apología permanente del bien estirarse  para mantenerse en forma, de lo cual  daba  continuas muestras prácticas en cualquier momento y lugar. Además se procuraba una incesante actividad con un toque “sportif” que se manifestaba en largos paseos y en extenuantes partidos de pelota que jugaba en  un exclusivo club al que sólo podían acudir  hombres, de nombre Larraina.

Soltero irredento, se le conocieron varias novias y la leyenda familiar dice que, ya en el lecho de muerte, se casó por poderes con una de ellas, que vivía en Sudamérica.

Este tío Augusto me caía muy bien y siempre lo he recordado como un ejemplo de vida libre en un contexto bastante encorsetado por los apellidos y la religión (por supuesto, católica): probablemente ha sido el antecedente de una vertiente familiar abierta y liberal que ya ha dado algunos frutos.

El tío Augusto, además, siempre tenía   a mano algún regalo y yo apreciaba particularmente unas pequeña agendas de la casa Roca, encuadernadas en cuero, que cada año me daba por navidades y que me sirvieron para garabatear mis primeros diarios, esos que con el tiempo se convirtieron en dietarios y que han nutrido luego todas mis escrituras…

DE BOFETONES ( y guerras)

Mientras los tutólogos y tutólogas de turno se desgañitaban intentando dilucidar el final mediato o inmediato de la llamada Guerra de Ucrania, condenando rigurosamente vigilados todo tipo de violencia pero mayormente la explícita del Oso Ruso de tan aciago nombre como la vacuna ídem, las televisiones del mundo mundial mostraban en vivo y en directo la espléndida hostia vaquera – tipo Wild Wild West – que Will Smith le daba a Chris Rock, bajo los focos del Teatro Dolby de Los Ángeles.

De manera que esa grandiosa muestra de horteridad supina en que se ha convertido la ceremonia de entrega de los Oscars ,tuvo su episodio macarra heteropatriarcal llevando a la palestra un antes y un después, es decir, generando un hecho histórico que ha sido algorítmicamente globalizado por el conglomerado electrónico ad hoc.

Y si bien los rostros de algunos y algunas concurrentes, mismamente disfrazados de chonis y canis, parecían manifestar su sorpresa en un a modo de «corte epistemológico» ante el mamporro y las posteriores apostillas linguísticas del mamporrero y del mamporreado – subtituladas ambas dos, por cierto, con gran liberalidad en su traducción- todo indica que lo real no estaba dejando ver lo verdadero, como ya viene ocurriendo en nuestra cultura desde la engañante caverna de Platón.

Pues, en siendo todos actores y actrices, y productores y productoras , y directores y directoras y, por no abundar más, en estando presente el equipo médico habitual de maquilladores y maquilladoras, ¿ nos vamos a fiar de un rostro compungido o de unas lágrimas lacrimosas?

¿No sería más bien que todo obedecía al desarrollo de un riguroso guión de un sketch, en el que la acción y la pasión estaban cuidadosamente preparadas y bien aliñadas con trajicómicas frases breves y contundentes , tipo «Leave my wife’s name out of your fucking  mouth»?

Pero, ¿para qué?

Mi hip´ótesis, añadida como comentario a la excelente crónica de Juan Zapater en su Ghost in the Blog, es que se trataba de dar visibilidad a un nuevo colectivo femenino marginado, el de las mujeres alopécicas – y me parece bien, que diría El Gatopardo- pues tal es, según dicen, la enfermedad que sufre  Jada Pinkett, la mujer de Will Smith, que al ser comparada por su calvicie con la actriz Demi Moore en la película La teniente O’Neil por el aparentemente torpe Chris Rock dio pie al comienzo de la sub-función.

Asumo que mi hipótesis es arriesgada, pero lo cierto es que casi todos los medios informativos han aprovechado este kairós , como siempre inesperado, esta irrupción de la eternidad en el tiempo de los y las mortales, para abundar como brotes de olivo en esta patología, entrevistando a pacientas y expertes.

Y si bien será necesario esperar un tiempo para confirmarla – la hipótesis, of course– no creo que llegue a ser tanto como ocurrió con el desocultamiento de las armas de inexistencia masiva en Irak, aunque todo habrá dependido de la habilidad del o de la guionista y de si leyó en su momento alguna edición crítica de algún libro de John le Carré.

En fin, de bofetones, guerras…y guionistas.

PASEOS DE MARZO 2022

TDAH (¿I?)

En el mundo educativo ha sido cada vez más frecuente diagnosticar de TDAH- Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad – a aquellos niños y niñas – ¿niñes?- que no podían seguir el ritmo del grupo porque se despistaban a menudo y que por otro lado iban a su bola compulsivamente. Yo mismo pude comprobar de primera mano la normalidad con que se aceptaba este diagnóstico cuando estuve al frente, in illo tempore, de un Departamento de Psicopedagogía.

Y , desde luego, no voy a discutir la sabiduría ínsita del DSM-5 ni a entrar en la pertinencia de la inclusión de este trastorno que, por otro lado, como en muchos otros casos – y casuística sí que la hay – se ha convertido en un cajón de sastre psico-pedagógico.

Sin embargo, como sociólogo-en-excedencia, no puedo dejar de constatar la existencia de todo un tipo de síntomas que se podrían considerar como formando parte de otra variante patológica, un tanto silente pero relevante que, creo , puede tener mucho que ver con la ya mencionada.

Me refiero a la proliferación de individuos ( individuas o individues) , pequeños grupos, y grupos mayores que no dejan de reclamar su visibilidad social en el ya de por sí alambicado mundo reivindicativo post-moderno tan amplificado por las redes sociales.

En estos casos – y también aquí la casuística haría las delicias de quienes tienen espíritu clasificatorio – se evidenciaría una necesidad drástica de atención por parte de terceros ( terceras o terceres) y su no consecución conllevaría acaso crisis de ansiedad de los sujetos (sujetas o sujetes) implicados, así como episodios compulsivos de violenta ruptura de la convivencia en el ámbito social inmediato o proyectivo.

Sin duda, todo lo anterior daría para mucho en clave psicológica, y no sé qué opinarían Decety o Cacioppo ,los colegas de la Society for Social Neuroscience. Tampoco estaría de más una perspectiva más política del asunto ,por ejemplo, la que analiza las nuevas reivindicaciones en un contexto histórico global – Manifiesto pospolitico, de Jorge Fernández Gonzalo.

Pero se me ha ocurrido que, dadas las aludidas características, se podría acuñar la expresión «Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad Inverso» (TDAHI) ya que , en tales casos , la problemática no provendría de una falta de atención de los sujetos – sujetas o sujetes– respecto de los estímulos exteriores, sino, por el contrario, de una falta de atención del mundo exterior hacia dichos sujetos – sujetas o sujetes.

Pero, por supuesto, estoy dispuesto a discutir mi propuesta en público y en privado – también en catalá- y/o , if necessary, a presentar la correspondiente Comunicación- la cosa no da para Ponencia- allá donde fuera justo y necesario…

IDUS DE MARZO

Ha pasado el idus de marzo y he sumado un año más a la cuenta de la vida, nada equiparable a la edad de una roca o de un océano… ¡ Ah seres de un día! que nos cantaba Píndaro.

En esta ocasión, además, la efeméride ha coincidido con la publicación de la columnilla – «entrada» que le dicen- número 1.300 de este blog dedicado a los paseos físicos y metafísicos que echó a andar allá por el 2016.

Y como siempre ,y ahora más si cabe, me he preguntado por estas escriturillas que nacieron de mixturas emergentes de la biblioteca de la Academia y de la botica de la Literatura.

Y he comprobado que, al cabo, todo lo publicado no ha sido , con alguna salvedad y ciertas licencias , sino una sucesión de breves ensayos en el sentido etimológico del término, es decir, intentonas más o menos acertadas de dar cuenta de lo que me rodeaba, sabiendo muy bien que me va más la síntesis que el análisis y la difusión que la investigación, por mucho que mi curriculum invierta aleatoriamente los términos.

Ha habido , sin embargo, temas una y otra vez recurrentes y recurridos, con ese cariz de la insistencia a veces tan pelma cuando no desasosegante. Y, sin duda- así lo he comprobado- la pandemia del COVID-19 se ha llevado muchas letras por todas las connotaciones que iban fibrilando en las relaciones personales, la educación, el trabajo, la sanidad, el comercio y hasta en el sexo, acelerando una revolución electrónica que ya se veía venir desde aquella otra gran crisis, diz que económica, de 2008.

Pero ahora las tornas han cambiado. La guerra de Ucrania está absorbiendo la atención,estimulada mayormente por una información que haría las delicias de Goebbels por su manifiesto carácter maniqueo y que exige respuestas emocionales inmediatas, torpes a fuer de primarias.

Aun así, y lo sabemos, la guerra pasará – un general de cuatro estrellas ha previsto su final como muy tarde para mayo- y más allá de la reorganización geopolítica y geo-económica que del conflicto y su resolución se haya generado, volveremos a lo que estábamos, o sea, hacia esta era post-covid que se anuncia de larga duración en terminología braudeliana y de la que nos habíamos olvidado…

¡A ver qué nos trae el próximo idus de marzo ! ¡ Y que no sea aquel «Tu quoque, fili mei?»  del año 44 a. C!

LA FÓRMULA 1(¿ y el mundo real?)

«En un mundo espectacular y significamentoso, buena parte de nuestras sensaciones más personales, deseos , emociones y conocimientos dependen cada vez en mayor grado, de esa eidosfera mediática y no del contacto o inmediatez con lo real…»

Y pues iba yo por la Gran Vía recordando palabra por palabra este párrafo tan denso del libro La risa del espacio, de mi colega de la UNED Luis Castro Nogueira, que había utilizado como cita en un ensayo in pectore que estoy escribiendo sobre este nuestro mundo virtual que nos rodea con sus redes- «Zoon elektronikón – Avatares de la posmodernidad» que acaso se intitulará – cuando he decidido hacer un alto en el camino y tomarme un buen café con leche y el correspondiente bollo de mantequilla.

Por lo general, esta deliciosa combinación que rememora en dulce el severo y salado hamaiketako de mi abuelo Vicente (Huici Lizarraga), suele estar acompañada por la lectura ojeada y hojeada de algún periódico en papel y en esta ocasión , ocupados con perfidia todos los demás, no he podido tener a mano (en sentido casi heideggeriano) sino el MARCA, el diario más vendido del país – sea este el que sea y con perdón.

Pues bien, casi se me ha atragantado el bollo cuando en medio de breves sobre fichajes, desafueros y lesiones , me he enterado por una columnilla lateral de que «ya en la pasada cita de la fórmula E en Riad volaron unos cuantos misiles que fueron interceptados y que en Arabia, dicen por desgracia , es casi diario». Y a pesar del lío de comas, me he enterado de que desde el año 2014 hay una lucha soterrada entre Arabia e Irán por el control de Yemen y de que , por ejemplo, durante el fin de semana pasado en el que se celebró el GP de Bahréin, los huties resistentes yemenies «dispararon misiles y drones contra las instalaciones de la petrolera estatal saudita Aramco»…

¡Caramba!- me he dicho a mí mismo en mi mismidad mismamente- ¡Otra guerra más de la que no tenía ni idea! Pero luego he comprendido que , a fuer de no ser un experto en relaciones internaciones – ni que nadie lo esperare- la ausencia de noticias al respecto se podía deber, así lo consignaba como de tapadilo el columnista, a que nadie en este conflicto «tiene el apoyo de EEUU».

Y claro, uno no ha podido evitar comparar esta ausencia mediática de largo recorrido con la inminencia mediática en ocasiones tan apologética por ambas dos partes, en relación a la guerra de Ucrania.

Y he vuelto para casa , a cumplimentar mis labores jubilares del otium cum dignitate, retomando in mente,las palabrillas del colega Castro Nogueira, y sobre todo aquellas que manifiestan nuestra impotencia ante Lo Real, sea lo que sea el Tal. Pues eso, oiga

PERROS (micro)

En tiempos en los que Josep Pla escribía su Humor honesto y vago, los perros o eran de caza o de vigilancia- Cave canem!-. Por lo general solían ser bastante grandes y asaz escandalosos aunque callaban disciplinadamente cuando así se les ordenaba.Los perros de compañía eran más bien escasos y mayormente considerados una chinoiserie de algunas viudas enjoyadas.

Pero los tiempos han cambiado- The Times They Are a-Changin’, que cantaba el Premio Nobel Bob Dylan -, la vigilancia se ha vuelto electrónica y, casi extinguida la caza ,abundan y mucho los perros de compañía.Aunque estos perros no son de cualquier tipo sino de las más variadas variantes de micro-perros.

Sobre esta fenómeno, hoy tan extendido, hay puntos de vista diversos. Así , elevando el alza metafísica, los hay quienes lo atribuyen a cierta deriva legitimista sobre los derechos de los animales, incluso de los más pequeños – ¿llegaremos hasta los virus y/o las bacterias? También están quienes atribuyen esta casuística a la necesidad de «un contacto emocional no problemático» (sic ),es decir, no interpretable por medio de palabras y, por lo tanto no discutible ,sin eludir ciertas connotaciones eróticas aunque sin llegar a los niveles de Caniche , la película de Bigas Luna, estrenada en 1979, que desató una gran polémica.

Otro sí, parece que el confinamiento sufrido como profilaxis del COVID-19 ha sido un gran impulsor de la micro-canofilia que, a fuer de actuar como entretenedor y entrenador emocional, ha servido también para liberar a sus amitos y amitas de los rigores del encierro , sin recurrir a mascotas extravagantes que haberlas, las ha habido.

En cualquier caso, gentes avisadas del mundo veterinario hablan de la inconsciencia de hacerse con este este tipo de canes que, en siendo en gran medida de diseño, presentan grandes descompensaciones orgánicas y severas dificultades fisiológicas que en, algunos casos, les conducen a una muerte súbita por sus reacciones ante tanta emoción desbordada o por un aplastamiento imprevisto.

Any way, todo sea por disfrutar del calorcillo de un micro-perro de bolsillo que de los fríos colmillos de aquel «homo homini lupus» que popularizara un tal Thomas Hobbes…

LA RUMIA ( y André Maurois)

Para conjurar estos tiempos oscuros, he vuelto a coger de la balda de imprescindibles de mi biblioteca Un arte de vivir  de André Maurois, publicado en la hoy lejana editorial mexicana Anaya. Lo he estado hojeando  y, sobre todo, releyendo aquellos párrafos que tenía subrayados.

Desde luego, es  un libro curioso  y acaso lo más curioso – pues lleva como  subtítulo Con el arte de pensar, amar, trabajar, mandar, envejecer – es el capítulo sobre «El trabajo del artista».

Dice Maurois- seudónimo, por cierto, de Émile Salomon Wilhelm Herzog -en ese capítulo que la vida del artista debe tener al menos tres partes. Una – humana la llama él – carnal y sentimental que le permita conocer a los seres humanos y sus circunstancias; otra de meditación y ensueño solitario, donde  rumiar lo vivido y  transformarlo en materia artística; una última, en fin, en la que, por medio del estudio de los grandes maestros y con la ejecución de pacientes ejercicios, se pueda obtener la suficiencia técnica que todo arte precisa.

Por si fuera poco, Maurois se adelanta a algunas de las preguntas más comunes respecto de los temperamentos artísticos y , por ejemplo, afirma que «el retiro total ( del mundo )…es malsano en la mayor parte  de los artistas», añadiendo , con Goethe, que «la  soledad es cosa bella cuando se está en paz consigo mismo y se tiene una labor definida».

¿ Se puede resumir mejor  la mayor parte de las dudas y problemas que se suscitan en el mundo de la creación artística? Probablemente no. A pesar de su pragmatismo, las consideraciones sobre el trabajo y la vida del artista que aparecen en Un arte de vivir  están a la altura de los Recuerdos del egotismo  de Stendhal, las Cartas a un joven poeta de Rilke o  la Carta a un joven que se propone abrazar la carrera del arte de Stevenson…

Así que he decidido  dejarlo sobre la mesa de trabajo, ahora que ya me encuentro en la edad del ensueño y de la rumia, y que , a diferencia de lo que decía Josep Pla que decía Salvador Dalí, aquello de que lo importante es que hablen de uno, aunque sea bien, ya no me importa casi nada…

(c) IBILTARIA www.vicentehuici.com/ibiltaria/

CRISTINA DE SUECIA ( de la mano de Dolores Juliano)

Greta Garbo ( Queen Christina,R. Mamoulian, 1933)

Si alguien todavía duda del valor del arte para sensibilizar y a la vez hacer reflexionar no tiene más que ver Cristina de Suecia (Queen Christina) , una vieja película dirigida por Rouben Mamoulian, estrenada en 1933  y en la que sobresale el protagonismo de Greta Garbo.

En esta obra maestra de la historia de la cinematografía, se da cuenta de la vida de una reina culta e ilustrada,que altera los planes pol´íticos preconcebidos para ella y que, como mujer, desafía las convenciones de su época hasta llegar a representar un rol sexual ambigüo, para garantizar su libertad y, según Roland Barthes, su pureza.

Y precisamente sobre esta reina singular que , al cabo, renunció al trono, la antropóloga Dolores Juliano (Buenos Aires, Argentina, 1932) ha escrito un excelente libro titulado La magia de la Razón. Memorias imaginarias de Cristina de Suecia. ( Dado Ediciones, 2022).

En ella, Juliano recrea unas memorias imaginarias, basadas en hechos reales reconstituidos cuidadosamente, pero interpretados libremente, que procuran describir desde una mirada antropológica el ambiente sociocultural del siglo XVII y que intentan dar cuenta de la compleja trama de influencias, afinidades y rechazos que llevaron a la reina Cristina de Suecia, filósofa a fuer de monarca absolutista, a ser coherente consigo misma.

El libro se complementa con una entrevista sobre las prácticas y experiencias de escritura de su autora que ha trabajado durante muchos años en Antropología de la educación, y en temas de género, inmigración y discriminación en la Universitat de Barcelona, siempre desde una perspectiva feminista.

KRIVINE ( Maverick)

Alain Krivine – Vicente Huici ( 30 de setiembre de 1978) Foto by Michel Sabalza

Ha muerto ya en la ochentena Alain Krivine ( 1941 – 2022), el gran líder europeo de la IV Internacional, un trotskista puro y duro, salido de las barricadas de mayo del 68

Como sus compañeros de viaje ya han repasado cariñosamente su vida,tan solo puedo aportar un testimonio ocasional, pero que en su momento me resultó muy interesante.

Y es que yo le entrevisté allá por el año 1978 con ocasión del I Encuentro de El Viejo Topo que se celebró en otoño en Barcelona y en el que participaron junto a Krivine gentes como Fernando Claudín , Ernest Mandel ,Gunder Frank, Lucio Magri, Ettienne Balibar o Gabriel Albiac, o sea ,lo más granado del pensamiento alternativo del momento.

Como mi inclinación in illo tempore era maoísta, y a la sazón aquello era más que un matiz, hubieron de intermediar mis amigos Silvia Fernández y Michel Sabalza- que además ejerció de fotógrafo.

Para no generar un intertextualidad inútil, prefiero ahora transcribir literalmente algunos párrafos referidos a este encuentro, extraídos de un dietario titulado 1978- El cuaderno rojo que algún día, quizá, vea la luz de las páginas impresas:

(30 de setiembre)

«Krivine es alto y serio y con su cazadora negra de cuero se asemeja más a un motorista o a un aviador que a un dirigente político. Habla pausadamente. Toda la conversación gira en torno a la profundidad del cambio que se avecina. Krivine piensa que tan sólo es una muda aparente que es lo que suele ser la implantación de un sistema democrático liberal. Apenas le pongo objeciones, pero supongo que para alguien como él que ya vive en una democracia republicana lo que aquí está pasando no tiene mucho interés si no es como un paso hacia la revolución y el socialismo. Para mí también tendría que ser así, pero lo cierto es que no lo es .

Hablamos de varios temas. Sobre la cuestión nacional, cita el caso de Quebec y Canadá. Y por fin,desembocamos en la polémica sobre la Constitución española que se está redactando. En este punto, Krivine es muy claro: “Debemos rehusar toda constitución que emane de la burguesía porque no es sino legalizar la explotación de los trabajadores. Para nosotros no se trata de elegir el color de la prisión, sino de romperla»…

Desde entonces han pasado muchos años. Mayormente, unos cuantos y unas cuantas han descubierto a lo largo de estos decenios que no eran revolucionarios, sino simplemente antifascistas. Y «ese es un descubrimiento que muchos hemos hecho después de morir Franco y no nos lo hemos clarificado suficientemente a nosotros mismos”,como decía por boca de uno de sus personajes Manuel Vázquez Montalbán.

Pero otros sí han seguido siendo revolucionarios, manteniendo la cazadora de cuero negra frente a la chaqueta de pana de mielero o a todo tipo de chaleco o de corbata, y ejerciendo de esa figura siempre tan necesaria de disidente crítico, de im/pertinente maverick… Como Alain Krivine…

LOS DESAYUNOS DE LOS MARTES (y Ucrania)

La Junta Extraterritorial del Desayuno de los Martes (1) se ha reunido hoy sábado y de urgencia a petición del juntero Mikel, y a partir de las 14 horas en el Periflú, co-sede oficial y eqüe-principal.

A la convocatoria han acudido presencialmente todos los miembros y miembras de la susodicha Junta, excepto Laura que se encontraba esquiando en Baqueira- Beret y que ha participado vía Zoom desde la Terraza Moët & Chandon.

Una vez aprobada el Acta de la Reunión anterior, nuestra juntera jurídica Amanda ha presentado una apostilla que deseaba adjuntar al Acta en cuestión que decía:»Para norte de desnortados y desnortadas, se hace constar que las siglas JEDM -Junta Extraterritorial del Desayuno de los Martes- no tienen significación militar alguna, ni deben confundirse con JEMAD, es decir, Jefe de Estado Mayor de la Defensa», lo cual que se ha aprobado dadas las circunstancias por unanimidad de los y las presentes de facto y de iure.

A continuación ha tomado la palabra Mikel que ha planteado la necesidad de debatir sobre la situación en Ucrania para lo cual ha leído algunos párrafos escritos por un tal Huici, tutólogo anti-tutólogo abertzale interno post-maoísta, y en la actualidad escéptico con tendencias místicas.

«Un pesao de la muerte» se ha oído decir a Laura en electrónica conexión, y así ha comenzado el debate. Koldo , insomne una vez más y recién salido de su guardia psiquiátrica, ha solicitado que se reprodujera «Ataque Preventivo De La URSS» (1983) de Polansky y el Ardor.A su vez Patxi ha sugerido recordar recordar «¿Teléfono Rojo? Volamos hacia Moscú» (1964) de Stanley Kubrick , o también, «In the Loop» (2009) de Armando Iannucci, para rememorar los avisos estéticos al respecto.

Escuchada la reproducción musicada, he debido cortar por lo sano el tarareo subsiguiente, y dispuestes todes a celebrar cine-forum sobre los films propuestos en la próxima Junta, tras un alto dedicado a degustar los segundos vermús preparados y sus alicuotas aceitunas,se ha retomado la discusión.

Marta, cambiando de tercio y haciendo uso de su vector fenomenológico, se ha hecho eco de que las muestras de solidaridad que se aprecian en «amplios sectores de la sociedad», y que llevan a acoger refugiados y a «comprar cajas extra de ibuprofeno» para enviar a Ucrania, se deben a que en la marea de reportajes sobre esta guerra figuran muchos niños y niñas rubios y de ojos azules, más próximos a nuestros cánones estético-éticos que los oscuros y desdentados que han ido apareciendo en los escasos reportajes sobre las guerras en Irak, Libia, Siria o Afganistán y que más bien mueven a la aporofobía. Su intervención ha recibido muestras de aprobación.

Itzi, que hasta entonces había permanecido en silencio, se ha quejado de que se traten temas como estos en esta Junta, pues «no llevan a nada»(sic) y que hubiera sido mejor tratar del lío que se está montando en el movimiento feminista con ocasión del reciente 8-M no ya , como antes, entre sus diversas corrientes, sino y sobre todo por el alcance de las reivindicaciones de los grupos LGTBIQ+.

Tomado que se ha el apunte al respecto para incorporarlo al próximo Orden del Día,tras otra ronda de vermús y aceitunas,se ha levantado la sesión a la 16 horas y trece minutos, encaminándose cada uno y cada una perhaps a sus domicilios de referencia

De todo lo cual doy fe ante diem IV Idus Mar. Anno DCCXXII ab Bilbao urbe condita.

[ firma ilegible]

(1)https://blogs.deia.eus/el-paseante/2016/11/20/dramatis-personae/

UCRANIA (y el rapto de Europa)

«Ganan los que saben cuándo luchar y cuándo no» dice en el capítulo XX el célebre tratado titulado El arte de la guerra ,atribuido a Sun Tzu o Sūnzǐ, general, estratega militar y filósofo de la antigua China ( IV-V a.C).

Viene lo anterior a que a lo largo de estos últimos días, mientras las tropas de la Federación Rusa ocupaban el sur de Ucrania y avanzaban por el norte hacia Kiev, se ha desarrollado una encendida discusión sobre lo que ya puede considerarse una invasión en toda regla.

Y efectivamente se ha resaltado , y muy cumplidamente- por ejemplo por el jurista de la Universidad del País Vasco Juan José Álvarez- que tal invasión conculca el Derecho Internacional, como en tantas otras ocasiones, siendo un buen y sonado ejemplo la invasión de Irak por parte de USA en 2003, desoyendo , además, la desautorización expresa de la ONU.

Aprovechando una rusofobia campante, prolongación acaso inconsciente del anti-comunismo de la URSS, ha habido descalificaciones fáciles hacia los dirigentes rusos, algunas toscas en su psicologismo primario – como las que vinculan la política de Putin o Lavrov con secuelas «de enfermedades venéreas» (sic), o históricamente muy torpes- las que los comparan con Hitler y sus adláteres.

Pero también han concurrido reflexiones sopesadas, muy necesarias cuando la opinión pública está cada vez más condicionada por las representaciones audiovisuales y las redes sociales, generando tan solo respuestas emocionales.

Entre ellas, algunas, como las del historiador de la Universidad de Zaragoza Julián Casanova, han insistido en la necesidad de comprender la situación desde la pretensión de los dirigentes rusos de reorganizar las naciones eslavas – incluyendo a Bielorusia y Ucrania- para crear un cuerpo político definido frente a la OTAN , reivindicando a la vez su destacada participación en la derrota del nazismo en la II Guerra Mundial.

Otras, como las de la politóloga de FAES Mira Milosevich-Juaristi, han ido más allá, inscribiendo la invasión de Ucrania como una derivación de la Westpolitik del Kremlin que pretende bloquear la expansión de la Alianza Atlántica hacia su frontera occidental, así como la ampliación de la Unión Europea, sin contar con la voluntad de los países implicados.

Como se puede observar, en las citadas menciones y otras similares, el contexto del texto de los tristes hechos que se están desarrollando en Ucrania se vincula mayormente a la disputa por la hegemonía entre la OTAN y la Federación Rusa, mientras la otra gran potencia, China, a fuer de sentirse moderadamente solidaria con Moscú, ha propuesto actuar como mediadora entre las partes.

Y al respecto, lo m´ás sorprendente, por no decir ,que se podría, lo más sangrante es , más allá de la manifiesta conculcación de los acuerdos de Helsinki de 1975 y de Bonn de 1991 , la elusión descarada de Europa y de la Unión Europea como organización supraestatal en la resolución del conflicto.Una elusión incomprensible a la vista de los grav´ísimos trastornos económicos y sociales que va a conllevar y que ya se están comenzando a manifestar, como las subidas de precios de la energía o la acogida de millones de refugiados.

Este nuevo «rapto de Europa» que por el momento se presenta como negatividad , debería tornarse positivo, pues, viviendo de nuevo en propia carne un conflicto armado, algo que no ocurría desde 1945 salvo en la Guerra de la antigua Yugoeslavia (1991-2001), puede ser la ocasión para reforzar la Unión Europea. Un refuerzo que debería implementarse ahora políticamente en relación a la política exterior, pero que también debería en el futuro alicatarse en el ámbito fiscal, educativo, sanitario…y probablemente militar.

Y el primer paso debería ser actuar en este conflicto como Unión Europea y no como diferentes estados europeos , favoreciendo la interlocución y no estimulando ni siquiera indirectamente la carrera armamentística.

Porque hay que saber «cuándo luchar y cuándo no» ,y Europa, testigo de tantas luchas intestinas de las que casi siempre se han aprovechado intereses ajenos, debería aportar su larga experiencia…Así que contra El Rapto de Europa, ¡más Europa!

LAS ILUSIONES PERDIDAS ( la película)

Las ilusiones perdidas (Xavier Gannoli,2021)

«Lucien de Rubempré es rechazado por la baronesa de la que está enamorado. Entonces, busca venganza escribiendo artículos comprometidos»

Esta es la sinopsis que se ofrece del film Las ilusiones perdidas, de Xavier Gannoli. ¡Uf! Más vale que uno leyó en su momento la célebre obra de Honoré de Balzac, publicada en 1837, en la que se basa la película, y que suele seguir las recomendaciones cinematográficas de Juan Zapater en su blog Ghost in the blog.

Y claro, ni el film de Gannoli ni el libro de Balzac van de eso o, mejor, esa estupida síntesis es la manera de ningunear el fondo de la cuestión que no es otro que el de plantear ese tópico romántico del joven con aspiraciones literarias que abandona la Negra Provincia – que luego describirá con creces Flaubert en La educación sentimental (1869)- , para buscar el triunfo en La Capital, en cualquier capital, en este caso Paris.

Y en este punto la versión cinematográfica no desmerece del original literario ,aun más bien destaca los aspectos fundamentales del drama con excelentes actuaciones y una ambientación histórica que , conjurando un gran peligro, no anula a los protagonistas .

Entre tanto, secuencia tras secuencia, se describe vigorosamente la condición corrupta , arbitraria y vengativa del mundo literario y periodístico de la Monarquía de Julio francesa ( 1815-1830), modelo acaso de cuantos mundos literarios han sido y probablemente serán, y que fue en su momento hábilmente analizado por Pierre Bourdieu en su Las reglas del arte .Génesis y estructura del campo literario.

Al cabo, traicionado y arruinado, Rubempré, con su aristocrático «de» delante – tal que el «de» del mismo Balzac, en lo que se supone viene a ser su propio Bildungsroman -regresa a Angulema sin formar parte del amasijo ya informe de suicidas provincianos y fracasados que recogen cada madrugada las redes colocadas en el Sena.

Y a pesar de que pueda ser mejor volver que no haber ido, haciendo caso omiso a las recomendaciones de Pío Baroja al respecto, Las ilusiones perdidas , escrita por Balzac durante largas noches y a espuertas de café, queda y quedará para siempre como una gran obra , precedente de otras muchas , y de obligada lectura y reflexión para todo tipo de lletraferits.

En este sentido, la película de Gannoli no puede ser mejor introducción…

EL PODER Y LA GLORIA ( y Ucrania)

«Si vis pacem , para bellum», o sea, si quieres la paz, prepara la guerra, decía un viejo adagio latino basado en Epitoma rei militaris, del escritor del Imperio romano Flavio Vegecio Renato, y Karl von Clausewitz , afirmaba en su obra Vom Kriege ( De la Guerra, 1832) «La guerra es la continuación de la política por otros medios».

La diferencia entre estas dos afirmaciones es crucial a la hora de comprender, una vez más en sentido weberiano – que no explica para justificar – ,qué está pasando en Ucrania.

Porque el texto del relato que está llegando a través de los medios de comunicación con gran profusión audiovisual, en ocasiones más engañosa que empíricamente comprobable, anula mayormente el contexto y consecuentemente condiciona gravemente la interpretación.

Y si bien el texto es cruel y descorazonador , por solo mentar un intento de analizar el contexto, se puede citar un artículo titulado «¿Expansionismo de quién?» ,publicado recientemente en un periódico de talante conservador por José María Ruiz Soroa, un ensayista político a quien no se puede ubicar precisamente en el ámbito «bolivariano», sino más bien en el espacio ilustrado y liberal.

En dicho artículo, una vez aceptado que «Putin es es un autócrata despótico», Ruiz Soroa afirma que su política no obedece al intento de «rehacer por la fuerza el imperio soviético ni zarista», como se viene repitiendo una y otra vez por los «tutólogos» de turno, sino que defiende que «el cinturon de países que rodean a Rusia sea neutralizado», respetando, se podría recordar, los acuerdos Helsinki , de la época de la URSS, firmados en 1975 y los Acuerdos del 6 de marzo de 1991.

Y añade que, en este sentido, la política occidental, dirigida por USA ha sido «seguida sin más por la Unión Europea», preguntándose: «¿Por qué expansionar la OTAN y su misiles hasta la puerta de Rusia?¿Por qué Estados Unidos , cuyos intereses vitales no están en el Este de Europa, se empeña en una política alocada de acoso a quien ya no es su enemigo, pero tiene mucho orgullo y mucho miedo?»

Puede ser que la respuesta no esté tanto, o no solo, en el ideario político norteamericano en una reverberación de la doctrina Monroe , o en el correspondiente y ya señalado «lebensraum» del espiritu imperial ruso, sino también en las gigantescas presiones de los grandes lobbies armament´ísticos que deben vender sus productos y crear guerras donde nos las hay para incrementar la demanda.

En este contexto, el texto toma otras dimensiones, y por más que la guerra solo traiga destrucción y muerte,teniendo en cuenta que la conflagración tiene lugar en Europa, debería ser la Unión Europea quien postulara un acuerdo entre las partes sin ingerencias ni presiones mayores.

Y sobre todo que apartara de su acción exterior todo intento de escalada militar aun indirecto, reservándose acciones políticas en sentido estricto, es decir sanciones económicas – muy efectivas, según el Premio Nobel Paul Krugman– y , por supuesto, ayuda humanitaria.

Porque entre preparar la guerra por desear la paz y revertir la guerra en la política, hay una enorme distancia moral, desde luego, pero también una civilización, aquella que diferencia con claridad y distinción cartesianas entre El Poder y La Gloria de los dioses y las bestias…y La Humanidad de los mortales.

COLAPSO ( de Nagore Gartzia Fernández)

Se presentó ayer en la librería Louise Michel Liburuak Colapso, una obra de Nagore Gartzia Fernández. Participó en el acto Mari Luz Esteban, profesora de Antropología Social en la Universidad del País Vasco (UPV-EHU) y figura referente del activismo feminista.

En un hábil diálogo guiado por Esteban, la autora fue desgranando las diversas partes del libro, que va recogiendo el testimonio de su experiencia personal de lo que desde Platón se denominó «la enfermedad sagrada» y hoy en día se conoce como epilepsia.

Dotada, como una nueva Atenea Promakos, de la lanza incisiva de la curiosidad intelectual aun en tiempos de oscuridad y del escudo de la metología cualitativa de la observación participante que conoce muy bien como investigadora universitaria- no en vano su tesis doctoral se tituló Difracciones amorosas: deseo, poder y resistencia en las narrativas de mujeres feministas -, Nagore Gartzia lleva a cabo un relato puntual festoneado de detalles íntimos y significativos cual si estuvieran envueltos con mucho cariño en la clámide de una nueva Atenea Parthenos.

El resultado es un texto a caballo entre el ensayo y la autobiografía, en perfecta consonancia con esa deriva actual de la escritura autodiegética tan de moda denominada auto-ficción, en el que se hace un buen repaso de la dialéctica de sometimiento / liberación que supone la práctica de la medicina considerada como regulación del bio-poder , o poder sobre el cuerpo, como en su momento caracterizara , por ejemplo, Michel Foucault.

Pero quizá, y algo de ello se puso de relieve posteriormente durante el coloquio, el acierto de Colapso pueda estar en su escritura misma, valiente, como adjetivó una de las contertulias, pero tambien singularmente efectiva, al dejar que la autora liberara la voz que salía de la propia ausencia de lenguaje en las crisis que experimentaba, construyendo así un relato de nuevo tipo que, como ya se sabe, es el eje de articulación de cualquier hecho creativo.

Una obra , en fin, que interesará, sin duda a quienes se dedican a la medicina , a la psicología o a la antropología , pero que también resultará sugerente para aquellos y aquellas que , como se dijo en la presentación, consideran que «la escritura nos ayuda a encajar, a comprender y a conocer».

PASEOS DE FEBRERO DE 2022

UCRANIA ( mirando hacia)

Como indicaba en la columna anterior, parafraseando a Alfonso Sastre, «ahola no es de leil» si se reflexiona sobre las noticias que llegan del Este de Europa. Pues , en efecto , la invasión de Ucrania por parte de las tropas rusas es una acción militar grav´ísima que ni siquiera puede acogerse, así lo he podido comprobar , a la figura del esperpento.

No obstante, y como afirmaba recientemente un periodista reconocido y retirado, es muy posible que poco podamos saber sobre lo que realmente está ocurriendo, toda vez que el mundo de la reportería de guerra ha sido abducido por las grandes agencias internaciones de información y ya se está produciendo la censura de algunos medios como Russia Today (RT) , acusándolos de ser meros aparato de propanganda, como si otros, como la Fox, no lo fueran.

Por otra parte, los tertulianos ( y tertulianas, of courseoff shore se están esforzando desde sus conocimientos imprecisos , aleatorios y selectivos en esbozar analogías de lo que puede estar ocurriendo con lo que históricamente ocurrió – así comparando esta invasión con la de los Sudetes por parte de Hitler, en 1938- o animando grandes titulares como «Guerra en Europa», obviando, por poner un solo ejemplo, el devastador conflicto que se desarrolló en «la antigua Yugoslavia» entre 1991 y 2001, y sobre el que el testimonio directo del Premio Nobel Peter Handke solo recibió condenas y denostaciones por «políticamente incorrecto».

Consecuentemente, con informaciones poco contrastables, con la sobreactuación de opiniones verborréicas cuando no descaradamente interesadas, solo quedan los intentos de animar la comprensión de lo que pueda estar ocurriendo en Ucrania de la mano de quienes se pueda esperar cierto conocimiento y una reflexión sopesada.

Y me permito contribuir al respecto con esta intervención del diputado y portavoz en la comisión de Exteriores del Congreso Gerardo Pisarello:

https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?dnt=true&embedId=twitter-widget-0&features=eyJ0ZndfZXhwZXJpbWVudHNfY29va2llX2V4cGlyYXRpb24iOnsiYnVja2V0IjoxMjA5NjAwLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X2hvcml6b25fdHdlZXRfZW1iZWRfOTU1NSI6eyJidWNrZXQiOiJodGUiLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X3NwYWNlX2NhcmQiOnsiYnVja2V0Ijoib2ZmIiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH19&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1496721411481780224&lang=es&origin=https%3A%2F%2Fblogs.deia.eus%2Fel-paseante%2F2022%2F02%2F&sessionId=130546d81d06f5d8d46f33bcff8a10372b33e5d3&theme=light&widgetsVersion=2582c61%3A1645036219416&width=550px

Publicado el

¡ÓRDAGO! (o entre la Ayuso y el Putin)

M.rentzat

A pesar de que uno ya peina canas y peinar algo ya es mucho entre tanta alopecia circunstante y de que se le supone cierta perspectiva, un poco como al soldado el honor en la mili, no dejan de sorprenderle los «eventos consuetudinarios que acontecen en la rúa», ya mayormente glocal por local y global.

Y tal es en estos lares laterales y colaterales, el órdago a chiquita lanzado por Mariquita Pérez, en forma de Reina x Rey jaque-mate que ha sacudido el tablero político nacional casi hasta romperlo , enviando al Dómine al museo de los cazafantasmas y provocando una caza de brujas interna que un feiticeiro gallego intentará conjurar.

Y otro sí, el órdago a la grande de El Espía Que Surgió Del Frío, hábil karateka y redomado cazador de osos, que una vez finiquitados los Juegos Olímpicos de Invierno en tierras del camarada Mandarín – tampoco se trataba de quitarle protagonismo- ha decidido efectuar una operación quirúrgica, misil aquí, misil allá, para dar paso a unas «tropas de pacificación» en el Este del este.

Todo esto a fuer de la palabrería desquiciada de una renovada Sociedad de Naciones cuyo Secretario General parecía estar en Babia, de una OTAN-DE-ENTRADA-NO, de las insinuaciones dentales del Gran Emperador Demócrata y de un Representante de los Estados Unidos de Europa que en su momento decidió abandonar el descenso en  raiers por las procelosas aguas fluviales del Noguera Pallaresa para dedicarse a una navegación algorítmica en twitter , en asegurando sin compasión que a la vista de lo visto, los ricachos ( y ricachas, of courseruskis …¡ya no se podrán gastar los rublis en las galerías de moda de Milán!

De lo que resulta que, aun siendo todo tan y tan trágico, y sabiendo que «ahola no es de leil», es una pena que no viva empíricamente don Ramón María del Valle-Inclán, pues que las tendría buenas para escribir un otro esperpento más, que , dadas sus querencias filológicas, a lo mejor titulare «Hor Dago!», en recogiendo sus orígenes vascos, y subtitulare «¡Mus!» por si acaso…

N.B. He escrito esto que es lo único que he podido escribir, pues voces más expertas y autorizadas ya han dicho lo suyo con más profundidad, más matices y más adjetivos, vg. los politólogos Jaime Pastor y Carlos Taibó.Publicado el

IGLESIA («con la…»)

«Con la iglesia hemos dado, Sancho», dijo el alargado Don Quijote al redondo Sancho Panza en 1605, en esa excelsa obra de cuyo nombre no puedo acordarme , y si bien y al parecer la iglesia no era exactamente la Iglesia, la metonimia inversa dice hogaño todo lo contrario.

Pero, a mi parescer, ya no es un idealista, modelo de todos los irónicos idealistas del mundo mundial, ni un realista casi naturalista, quienes se topan con la Iglesia ( en nuestros lares, Católica, Apostólica, Romana), sino que es la tal, en su mismidad eclesial , la que, desde tiempo ha, no deja de empatarse con sus orteguianas circunstancias materiales.

Pues perdido mayormente el ascendente simbólico, salvo en las liturgias más socializantes, acosada por las acusaciones de pederastia estructural , y debiendo reclutar allende los mares a sus miembros y miembras en dura competencia con el protestantismo vario y alzado, no le ha ido quedando sino el avatar de un continuo enroque táctico, refugiándose en inmatriculaciones masivas que en algunos casos han dado lugar a oscuras operaciones inmobiliarias, ajenas en principio a los principios morales que debería defender desde León XIII.

Tal es el caso , y para muestra un gran botón, de lo que ya se conoce como «el pelotazo de Abandoibarra», sangrante especulación diocesana del Obispado de Bilbao -bien documentada por el profesor Javier González de Durana – iniciado por un prelado ya arzobispo , condenado – y multado– en su momento por negocios similares, y asumido por la tiara actual como un legado inevitable.

En fin, que mucho tendrá que cambiar esta Iglesia ( Católica, Apostólica, Romana) para acoger la fe de unos creyentes cada vez más descreídos, cuando no bautizados no-practicantes, y quizás en el nuevo Papa Francisco están puestas para muchos y para muchas todas las esperanzas.

Pero desde la quijotesca frase han pasado ya más de cuatrocientos años (400) y si desde el Vaticano no se da a tiempo un buen puñetazo en la mesa pontificia ,aplicando firmemente aquello de «Roma locuta, causa finita», el empeño irá hacia el despeño , como diría Baltasar Gracián ,y más bien se agrandará aquello otro de «Roma veduta, fede perduta»…Publicado el

LO TERRIBLE ( voces de)

«Porque lo bello no es sino el comienzo de lo terrible…» decía Rainer María Rilke en la primera de sus Elegías de Duino.

Y bello es verlos todavía hoy, ochenta años después, muertos, abrazados, todavía intactos…

Eran, son, el escritor judío Stefan Zweig – célebre por obras como Veinticuatro horas de la vida de una mujer – y su mujer Lotte compartiendo un suicidio pactado el 22 de febrero de 1942, en la habitación de un hotel perdido de Persépolis, en Brasil.

Habían llegado hasta allí tras una larga huída, pasando por París y Londres , intentando dejar atrás el nazismo y las primeras secuelas terribles de la Segunda Guerra Mundial .

Y convencidos del triunfo inevitable del totalitarismo habían optado por abandonar este mundo: «Prefiero poner fin a mi vida en el momento apropiado, erguido» había dejado escrito Stefan antes de tomar su dosis de veronal.

Y terrible es aceptarse en un año enloquecido de sangre y lágrimas, aun siendo solo dos de los casi cincuenta millones que hubieron de morir por el delirio armado.

Algo sobre lo que deberían reflexionar quienes se hacen eco de esas voces de muerte que de nuevo suenan en Europa entre Joe Biden y Vladimir…Publicado el

FLÂNER ( o «ir de propio»)

Josep Pla

( para A.G.)

En El payés y su mundo, comenta Josep Pla que la única recomendación que haría a los jóvenes ansiosos de aventuras sería recorrer a pie su país. Recorrerlo poco a poco, y, a poder ser, ni siquiera por carreteras secundarias sino por caminos perdidos y atajos. Si al mero deambular, añade Pla, se le suma una lenta contemplación de todo lo que se va viendo y alguna que otra charla con el paisanaje, mejor que mejor.

En lares de proximidad, el exandalán, excantante, expoeta ,exdiputado, y ya desaparecido José Antonio Labordeta , siendo ya entrado en años, siguió, probablemente de manera muy consciente, la recomendación de Pla, y se dio una larga vuelta por las Españas de hogaño, reflejada luego en una serie de televisión (Un país en la mochila).

Más discreto fue, en lares ajenos, el escritor ( y Premio Nobel, malgré-lui) Peter Handke que, según dice(n) se recorrió a pie de norte a sur y de este a oeste su Austria originaria, con especial atención a la eslava Carintia, aunque, muy propio de él, no dejó testimonio directo de su hazaña, aunque sí otros indirectos como La tarde de un escritor.

La propuesta de Pla es, en todo caso, muy sugerente. Y no sólo para los jóvenes sino también para  más talluditos que no tengan una fascitis plantar “in pectore”, perdón, “in pede”. Y no sólo como recomendación para conocer un país, sino incluso, una ciudad, hasta la ciudad propia, que , en muchos casos, todavía oculta barrios absolutamente desconocidos.

Pero , claro, el mero caminar , en el sentido del flâner parisiense o en el de «ir de propio» navarro, no está fácil , pues las sendas suelen estar repletas de gentes de espíritu sportif, dotadas de todo tipo de bastones, cronómetros , cuentapasos y otros tipos de adminículos electrónicos, y las calles, aun las denominadas «peatonales» por el poder municipal, son un peligro continuo para el viandante que debe sortear con habilidad cirquense bicis (también eléctricas y municipales, por cierto), patinetes, segways , así como hábiles repartidores-saltimbanquis semimotorizados de compañías de venta on line…Publicado el

JEDM ( sobre el COVID, los Premios Goya y los 510)

La Junta Extraterritorial del Desayuno de los Martes (1) se ha reunido hoy lunes a partir de las 19 horas en la terraza del Café Iruña, sede oficial y primigenia.A la convocatoria han acudido casi todos los miembros y miembras de la susodicha Junta, en festiva congratulación colectiva por vernos de nuevo las caras con ocasión del decaimiento de las mascarillas y de otras restricciones sanitarias.

Una vez aprobada el Acta de la Reunión anterior, se ha producido un pequeño tumulto en petición de palabra (¡eran tantas las ganas de hablar!) que Yo, en calidad de Secretario Perpetuo ( como las famosas preferentes),he intentado ordenar D. M. Dada la diversidad temática y su al menos aparente inconexión paso ahora a resumir sucintamente las varias intervenciones.

Mikel, en su calidad de sociólogo impertérrito ha propuesto un análisis intensivo y a la vez extensivo de la dinámica social de este «periodo funesto-funambulesco» ( sic) que está constituyendo «la trama COVID» (sic). A la sugerencia se ha sumado de inmediato Amanda que asumirá la vertiente jurídico – política de La Cosa con imparcialidad y sin ira, insistiendo en los poderes y contrapoderes que se han manifestado y la situación de control social que se ha generado.En este punto ha tomado la palabra Koldo que, una vez más, había salido esta mañana de una larga y conflictiva guardia psiquiátrica, y ha propuesto el vertido de varias toneladas de alprazolam en los depósitos de las Aguas Municipales, «para calmar al personal» (sic), algo que con buen o mal juicio han desestimado tanto el ponente como la co-ponenta. Finalmente y al respecto, se ha acordado que ambos dos últimos preparen los informes correspondientes para próximas y sucesivas reuniones de nuestra eximia Junta.

Sin solución de continuidad, pero gin- tónic mediante, Patxi se ha lamentado en voz alta muy alta no tanto de que los Premios Goya 2022 hayan recaído mayormente en El buen patrón y en Maixabel, sino de que haya pasado desapercibida una cinta como Seis días corrientes , de la realizadora catalana Neus Ballús. Débese la ausencia, según nuestro juntero, tanto a los pactos entre los lobbies cinematográficos carpetovetónicos que «tanto montan , montan tanto Icíar como Fernando» (sic), como otro sí al oportunismo ascendente vinculado al debate sobre víctimas y victimarios– Patxi ha terminado su intervención preguntándose con voz tronante sobre el origen y utilización de este último palabro.

Sobre la mentada discusión victimaria- victimista se ha hecho eco Marta al efecto, al comentar la noticia de que 510 miembros de diferentes cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado se han personado como víctimas para su evaluación por la denominada Comisión de “Víctimas de vulneración de derechos humanos en contexto de violencia de motivación política” y cómo la mentada Comisión ha resuelto esta contradictio in terminis , negando la condición de víctimas a quienes se dedicaron a apalear – cuando no a balear- al personal de a pie anti – franquista. Marta ha dado por concluida su perorata con una cita en tono kantiano en afirmando la condición de imperativo caradural de los individuos personados.

Han venido a continuación chismes, cotilleos, murmuraciones, divagaciones, especulaciones y otros entes discursivos de similar condición que no merecen consignarse, fruto sin duda de la larga ausencia de la presencia y , por supuesto,de las rondas sucesivas de los encausados. Y al cabo , no habiendo más temas que tratar , tras un cuarto de hora de estricto silencio beodo, se ha levantado la sesión a las veintitrés horas y cincuenta y tres minutos, cuatro rondas más tarde.

De todo lo cual doy fe postridie Idus Feb. Anno DCCXXII ab Bilbao urbe condita.

[ firma ilegible]

(1)https://blogs.deia.eus/el-paseante/2016/11/20/dramatis-personae/Publicado el

PODER (Judicial)

Leo en la prensa que la democracia española ha bajado de calificación en el Índice democrático que elabora anualmente el The Economist, situándose en el puesto 24 de la clasificación con una puntuación de 7,94 lo que se traduce cualitativamente en una democracia “defectuosa”. Parece que esta recalificación- descalificación está directamente relacionada con el bloqueo del Consejo General del Poder Judicial, que ya dura más de tres años y que por cierto viene denunciándose desde hace ya mucho tiempo desde diversas instancias jurídicas.

Más allá de que este tipo de rankings tengan mayor o menor fundamento – opiniones las habrá al respecto- lo cierto es que su difusión genera una sensación de desasosiego ciudadano sobre todo porque recuerdan a aquellos y aquellas que mostraron abiertamente su escepticismo sobre algunos aspectos de la denominada Transición.

Y como esta semana he intentado reivindicar desde los alfozes norteños la figura escritor valenciano Joan Fuster , me he encontrado con un texto suyo, titulado «Los residuos del antiguo régimen» y publicado en La Vanguardia en 1979, y que , entre otras cosas, decía lo siguiente :»La maquinaria del Estado español, en todos sus aspectos, es una criatura franquista: la reciente Monarquía constitucional no puede desprenderse de ella, aunque quisiese. Los múltiples escalafones que constituyen el tinglado proceden de una época y de una mentalidad antidemocráticas, y hay que esperar el relevo. Que se jubilen. Es dar tiempo al tiempo. Y dar esperanza a la esperanza. Cuando, un día, los jueces, los empresarios, los coroneles, los delegados de Hacienda, los registradores de la Propiedad, la entera burocracia pública, desde los ministerios a los municipios, y la otra burocracia, la privada, tan decisiva como la otra, se renueven, otro gallo nos cantará. Tendrán acceso a esos puestos-clave individuos ya no “franquistas”. No me hago demasiadas ilusiones: no serán “franquistas” y se quedarán en “conservadores”. Menos da una piedra. Un “conservador” inteligente -si no es inteligente ya no será «conservador”, será “fascista”- sería la eventualidad afable«

Y se me ha ocurrido tener uno de esos malos pensamientos que por no afectar al sexto mandamiento casi nunca se evacuaron en el confesionario. Y es el tal que quizá los pronósticos de Fuster sobre la jubilación de los miembros correspondientes de la cúpula del poder judicial eran bastante ajustados y que acaso en sus renovaciones sucesivas haya predominado la transmisión de un franquismo sociológico metodológico entre togas y birretes, de manera que lo que quedó «atado y bien atado», no se pueda desatar…Ni desatascar…Publicado el

FUSTER (Joan)

Entre el verano y el comienzo del invierno de este nuevo año pandémico , he tenido la oportunidad de visitar las Casa-Museo de dos escritores de ámbito catalán , uno mallorquín y otro valenciano.Así, a finales de agosto visité Can Sabater de Llorenç Villalonga , en Binissalem y en diciembre el Museu Joan Fuster, en Sueca.

Personajes de muy diferente perfil ideológico y pol´ítico – Villalonga, conservador y militante falangista; Fuster progresista y nacionalista- ambos cultivaron el mallorquín y el valenciano, sin insitir mucho en los vínculos linguísticos con el catalán normatizado, a fuer, por supuesto, del castellano.

De y sobre Villalonga ya traté en su momento,y ahora quiero traer al recuerdo a Joan Fuster, ya que este año se celebra el centenario de su nacimiento.

Nacido en Sueca, Valencia, el 23 de noviembre de 1922, en el seno de una familia carlista, Joan Fuster estudió Derecho pero no llegó a ejercer, dedicándose desde muy joven al periodismo. En 1954, publicó en en Mallorca el ensayo El descrèdit de la realitat, al que siguieron varios trabajos sobre la literatura catalana y valenciana, siempre en un tono erudito, pero también muy incisivo y preciso. En 1962,Edicions 62 le publicó Nosaltres, els valencians, un compendio multidisciplinar que generó una gran polémica pol´ítica que se mantuvo vigente a lo largo de toda su vida , convirtiéndose en un blanco permanente y preferente de la extrema derecha: sufri´ó dos atentados, uno en 1978 , y otro en 1981 con una bomba que casi lo mata y que destrozó la fachada de su vivienda.

Este perfil político,como teórico del nacionalismo moderno de los Països Catalans, impidió una buena recepción de su obra ensayística, a la altura de las referencias intelectuales del siglo XX, así como su labor como creador de una lengua propia y adecuada para la literatura de lo que convencionalmente se denomina no- ficción. Libros como Diccionari per a ociosos , Babels i babilònies , Causar-se d’esperar , El descrèdit de la realitat o L’home, mesura de totes les coses, la mayor parte de ellos traducidos a otras lenguas,pasaron desapercibidos, si bien fueron estimados y mucho por lectores atentos y cultos como Josep Pla con quien , por cierto, y a pesar de las discrepancias , le unió una gran amistad- buena prueba de ello es el largo capítulo que le dedicó el escritor ampurdanés en Homenots ( Novena serie ) .

Ignorado por la izquierda y la derecha, por el unionismo y el nacionalismo, desconocido tanto en Valencia como en Cataluña, es de esperar que en este 2022 en que se conmemora el centenario de su nacimiento, con apoyo institucional de los gobiernos catalán y valenciano, pueda al fin reconocerse el legado de Fuster que a juicio del sociólogo Toni Mollà que le hizo una de las últimas entrevistas, “es el intelectual más importante de la cultura catalana del siglo XX”, y , según Rafael Conte y Josep Maria Castellet, «el ensayista más importante del país»…

(Entre tanto, siempre es un placer volver a leer el Diccionario para ociosos– Edicions 62, Barcelona)Publicado el

DRIVE MY CAR ( don’t, please)

Conminado por tirios y troyanos y aprovechando «el día del espectador» ,he ido a ver esa pel´ícula y no me he salido de la proyección, como parece que tuvo que hacer un reconocido crítico cinematográfico.

Así que he podido visionar ,como dicen ahora los modernos, los 179 (ciento setenta y nueve) minutos del film que, por cierto se presenta como » drama japonés» o » road movie» ( a elegir).

Y si me pidieran – y si no, no sigan leyendo, please – una impresión rápida de esas casi tres horas, diría que se trata de una sucesión de diálogos pretenciosos con ínfulas trascendentes ( sobre todo para quienes no conocen los tópicos de la cultura clásica griega, en plan de «conocete a tí mismo»– ¿quizá los japoneses? … Pero ¿ es que tampoco fueron convenientemente aculturizados por Confucio o LaoZí?) bastante mal traducidos, por cierto, – a la versión española- , con fallos en eso que antes se llamaba «continuidad» ( de la época de las script-girls), y que quizás ahora forme parte de la post-modernidad ultramoderna, encarnados (los diálogos) por personajes de actores tan suficientes como eficientes, sobre todo en el caso de una actriz que hace de actriz muda, incorporando así, se supone, en su doble condición, la representación de una doble marginación.

Y, uf, otro sí, todo lo anterior sustentado en una trama-drama de violencias y arrepentimientos tan al estilo Takeshi Kitano – con un toque de Samuel Beckett y un sifonazo de Chéjov – que más allá de los guiños descarados a El imperio de los sentidos de Oshima o al Dersú Uzalá de Kurosawa, recoge una propaganda continua y explícita de la marca sueca SAAB ( dedicada a la produción de aviones de combate ) y otras implícitas y ocasionales de Coca-Cola, de la cerveza Sapporo, de los cigarrillos Gitanes, del Mac Book Pro…y de otras marcas comerciales que se me han escapado porque me daba corte encender el móvil para dar cuenta de ellas en una nota…

De manera que ante el aluvión de críticas apologéticas y recomendaciones entusiásticas, y más allá de que ya algún listillo ha profetizado que «no es para el gran público», el fenómeno (en sentido culto y callejero) solo se puede explicar recurriendo al viejo cuento recogido por Hans Christian Andersen, que lleva por título «El traje nuevo del emperador»…O a los lobbies de los Premios y Festivales.

Any way, I´ m sorry, but don´ t DRIVE MY CAR, please…Publicado el

EL ESPACIO (conservador)

Compruebo que , una vez más, las disputas sobre la territoralidad están de nuevo al pil-pil, bien desde una óptica macro, como en el caso de Ucrania, o bien micro, como en la delimitación del ámbito de la negociación laboral, o incluso mini, como en los referéndums ( ya sé que debería decir referenda) que tras convertirse en unos siferéndums de larga tradición hispana, favorecen las dexanexiones de barrios enteros y verdaderos.

Pero basta leer en diagonal el célebre tratado Hombre y Espacio, de O. F.Bollnow, o si se va de vagoneta el prólogo ad hoc de Víctor d´´ Ors , para constatar – sin alabar ni condenar- que la reivindicación de lo espacial frente a lo temporal pertenece en principio al ámbito ideológico conservador.

Pues desde el siglo XIX ,ante los avatares temporales – sobre todo, ¡ Oh cielos! ante La Revolución- el espacio consuela y sirve de refugio al tradicionalista, ya que le permite huir del «tiempo explosivo» – que diría Georges Gurvitch – tan devorador del orden y concierto del Antiguo Régimen, y aislarse en lugares privilegiados ,rigurosamente vigilados desde las atalayas de las correspondientes casas-torre ( físicas y metafísicas)

Y es que, otro sí, a la vista está que todos los conservadores que en mundo han sido, desde los junkers hasta los jauntxos, han intentado soslayar el cambio , cualquier cambio, afianzándose en un territorio más o menos histórico ( cuando no histérico– en su sentido etimológico), reivindicando mayormente algún tiempo “muerto” de datación problemática o incluso sin datación, como ocurrió en su momento con la morriña por la Edad Media (bastante idealizada, por cierto) de los neo-conservadores alemanes que luego legitimaron el nazismo.

La conversión de la burguesía progresista en conservadora en clave gatopardiana – «cambiar todo para que nada cambie» – transmitió la bandera roja liberal a lo que por entonces ya se denominó izquierda, pero el pecado original de la impronta espacial, alentada por los nacionalismos emergentes de todo pelaje, no permitió despejar la incógnita temporal. Y gran parte de la izquierda se mantuvo en esto de derechas, en una voltereta más complicada de explicar en algunos casos que el milagro de la transubstanciación…

…Pero compruebo que me voy, me voy, y que me lío ( líes, líe, líomen…) y tan solo me queda reformular una pregunta que no por menos clásica puede ser menos acertada: Quosque tandem abutere finibus, sinistra?

SABIDURÍAS ( y tal)

«Procurad también que, leyendo vuestra historia, el melancólico se mueva a la risa, el risueño la acreciente, el simple no se enfade, el discreto se admire de la invencion, el grave no la desprecie ni el prudente deje de alabarla»

Esta es la larga frase que he encontrado subrayada en la página por la que ha quedado abierto el primer tomo de Don Quijote de la Mancha cuando se ha caído de una estantería, mientras , O my god!, buscaba una vieja edición del Tao Te King ( ahora Dào Dé Jīng )

Y es que esta manía ya disciplinada de rodearme solo de autores ( y autoras, ) muertos y bien muertos – a salvo los contemporáneos, si de amigos o de recomendaciones amicales se trata – me lleva a enfrentarme a estas sorpresas anteroretrógradas pero sin duda felices, pues veo en ellas la mano del kairós, de esa oportunidad que no es sino un rayo de luz eterna sobre la torpe sucesión del tiempo cronológico.

Y claro, ante la concisa precisión cervantina, he estado meditando sobre si estas columnillas cumplen o, mejor, pueden cumplir con tales requisitos cuando he de contar esas historias sobre los alfoces ideológicos y políticos de la pandemia del COVID-19, sobre la oscurantista especulación inmobiliaria de la Iglesia que nos informa o acerca de la memoria desmemoriada del franquismo transmitida de hoz y coz ( y no sobra ni la hoz ni la coz).

Y he llegado a la conclusión de que con que «el melancólico se mueva a la risa» – añadiendo la corrección histórica oportuna, o sea, incluyendo a «la melancólica»- ya puedo tener suficiente y sobre ello prometo enmendarme, apartándome de esa «ira brevis» que me precipita del empeño al despeño – que diría mi otro sí admirado Baltasar Gracián.

Pero, recolocado el Quijote en su sitio (preferente), ha resultado que sin tener mucha conciencia de ello iba yo buscando una cita de Lao Tsé ( ahora LaoZi) que dice: «recto pero no tajante, anguloso pero no hiriente, firme pero no insolente, claro pero que no deslumbre»… Y , uf, ya no he podido soportar ( en sentido sportif) tanta sabiduría…

LA FICCIÓN (de la no-ficción)

Ya. Ya sé que últimamente voy de libresco y citón, pero es que…En un viejo volumen – Teoría de los géneros literarios, de Paul Hernadi – que estaba hojeando ( y ojeando) para preparar un seminario sobre el tema «Ficción /No-ficción» , me he encontrado con la siguiente advertencia de la editorial: «Por la incuria o incompetencia, esta obra nos ha sido entregada con una compaginación del texto y de las notas a veces descabellada. Aunque el resultado es más de afear que de entorpecer la lectura del libro, nos sentimos obligados a advertir de este hecho al lector, tanto más cuanto que una de las líneas directrices de nuestra política editorial es la de presentar, en lo posible, textos impecables».

Y haciendo caso omiso a la amenaza velada que de lo formal iba a pasar a lo conceptual, me he presentado en un Aula y he ido desgranando un granado de granadas para-militares como «narratividad», «auto- diegético», «hetero-diegético» , «capital cultural» y otras tales, en derrumbándose el arbolillo ante las preguntas acerca de la autodenominada «autoficción» y ante la evidencia de que ya la ex-timidad ( de Paula Sibilia ) ha conjurado la intimidad desde que el mundo es el mundo de Instagram o Tik-Tok.

Y más vale que , en siendo el alumnado – la alumnada habría que decir- de corte analógico y confección setentera, he podido darlo to , rematando la faena con una estocada definitiva al desvelar la ficción de la no-ficción de El Quardern Gris, del maestro Josep Pla, escrito entre 1918 y 1919 y publicado en 1966 .

Y ansí que he salido entre corchetes de un público entregao, y algo dolorido de caderas, pues los cuarenta años de docencia acumulados no me han servido de entrenamiento para mis dos horas y media de paseo sobre mí mismo ( por mor de la pandemia) , al no poder renunciar a mi vocación mayéutica peripatética.

Any way, ha quedado claro,como en el mentado libro del Hernadi, que los géneros literarios no existen, pero haberlos haylos – al menos entre «los más vendidos».

Todo lo cual se comunica para que conste donde proceda, y por si acaso…Editar«LA FICCIÓN (de la no-ficción)»

2 respuestas a «LA FICCIÓN (de la no-ficción)»

  1. Javier EDITARIncreíble y pasmante que Pla escribiera ese libro a los 21 años de edad. Tan bien escrito, tan maduro y reflexivo sin pretensiones de ser nada más que un muchacho de pueblo que mira el mundo rural del Ampurdán y el urbano de Barcelona de aquellos increíbles años finales de la 1ª guerra mundial. Se vuelve a ese libro para releerlo como si se necesitara aire puro.Responder
    1. Vicente Huici Urmeneta EDITARAl parecer el original de 1918 estaba revisado y muy retocado cuando se publicó en 1966…Responder

Deja una respuesta

Conectado como Vicente Huici Urmeneta¿Quieres salir? Los campos obligatorios están marcados con *

Comentario *

PASEOS DE ENERO 2022

FIFTY YEARS( AFTER)

En aquel tiempo el deporte era un modelo de individuación un tanto repulsivillo al amparo de los profesores de gimnasia de FET y de las JONS, y colectivamente – y sobre todo el fútbol – se consideraba uno de los mecanismos más eficaces de control social , al modo de los circenses romanos y la desublimación represiva de Herbert Marcuse.

En aquel tiempo la Navidad era un retrógrado rito cristiano, superpuesto al soltiscio de invierno y ajeno a cualquier espíritu civil y , por lo tanto, eludido activamente viajes mediante , evitando asi la contrada de las catarsis familiares que unían y deshacian los odios históricos y los amores desgarrados.

En aquel tiempo, los sanfermines eran el producto pergeñado por carlistas y fascistas que habían diseñado el uniforme rojiblanco, la ceremonia del cohete y la mayor parte de las canciones «populares»,al amparo de la Cruz Laureada de San Fernando, otorgada a Navarra «por su contribución al Alzamiento Nacional».

Hoy en día, el deporte es ya individualmente de obligado cumplimiento para todas las edades a las que se les proporciona todo tipo de material de la cabeza a los pies, y colectivamente – y nuevamente, el fútbol- representa una de las mayores expresiones de identidad a más de un pingüe negocio de proporciones astronómicas con implicaciones del flujo de capitales de grandes empresas y hasta de gobiernos enteros y verdaderos.

Hoy en día, la Navidad no es sino un puente comercial más entre la mid- season y las rebajas de enero , compartiendo el liderazgo distributivo de los inevitables regalos los Reyes Magos , Papá Noel , el alce Rodolfo y , por supuesto, todas las variantes autonómicas convenientemente puestas al día por el filtro de la crítica del heteropatriarcado.

Hoy en día, los sanfermines , tras su definitiva despolitización a balazo limpio en 1978 , son ya un gigantesco emporio multiactorial , modelo exportable y exportado para todo tipo de fiestas al norte y al sur de los Pirineos, tomando como referencia un consumo generoso de alcohol – y otras sustancias ad hoc – que permita rememorar aquella «Ciudad sin Ley» que encontró aquel juerguista internacional a fuer de dilecto escritor que fue Ernst Hemingway.

FIFTY YEARS…AFTER…

(Publicado el 28 de Enero)

IR AL CINE (breve divagación sobre «L´ Atalante», de Jean Vigo)

En estos ya largos tiempos pandémicos, siempre puede ser un placer abandonarse de vez en cuando a la ficción. Y si bien los medios electrónicos han facilitado y mucho estas escansiones , más allá de la lectura de un libro ,que mayormente se hace en soledad, acudir a una representación teatral o a una sala de cine – con las precauciones oportunas- añade el plus de la vivencia colectiva, algo que muchos y muchas continuamos echando en falta.

Esta inmersión en lo que Peter L. Berger y Thomas Luckmann denominaban en su célebre obra La construcción social de la realidad , «zonas limitadas de significado» que desvían la atención de la realidad de la vida cotidiana, pero que permiten luego regresar a ella como «si se volviera de un paseo» , la he experimentado de nuevo recientemente en toda su intensidad durante la proyección de la película L´ Atalante- La barcaza que pasa, de Jean Vigo, filmada en 1934, y primera del nuevo ciclo sobre CINE Y CIUDAD -PARIS, organizado por el COAVN en su sede de Bilbao.

L´ Atalante ,considerado uno de los doce mejores films de la Historia del Cine por la crítica anglosajona, según comentó el erudito a fuer de entretenido Eneko Lorente en la presentación, se articula en el viaje de una pareja de recién casados por los canales del Sena, sumido él en la navegación y ella en el ansia de conocer la Ciudad de la Luz.

A lo largo del recorrido, más allá de mostrar de un modo documental la vida cotidiana de un Paris de entreguerras, con sus nuevas construcciones y descampados, con su vida frívola de bailes y la más oscura de colas de parados, con los coches de caballos todavía circulando entre los nuevos y ligeros automóviles, la trama aparece pespunteada por sucesivas muestras de amor y de amistad, de aceptación y de reconocimiento mutuo que conmueven por su carácter directo y sencillo.

Y poder emocionarse con una obra realizada hace ya casi cien años que además da cuenta de unos modos de vida periclitados, inclina a pensar que el arte, en este caso cinematográfico, puede seguir siendo una clave relevante para la supervivencia de hogaño, en esa dinámica de abducción y devolución a la realidad de todos los días que nos propone.

Algo , por cierto que , en esta ocasión hay que agradecer al Colegio de Arquitectos Vasco Navarro que en este nuevo ciclo va a proyectar a lo largo de este curso y en su sede bilbaina, films como Milou en mayo , de Louis Malle, Los niños del paraíso, de Marcel Carné, o Los cuatrocientos golpes, de François Truffaut.Publicado el

PASAPORTE COVID ( ¿ y una Cruz de Hierro?)

Esta mañana estaba leyendo en la versión digital de un periódico que en la tarde de ayer, domingo 23, hubo en Bilbao una gran manifestación contra la emisión y utilización del denominado Pasaporte COVID.

Los lemas de la marcha , no por conocidos eran menos repetidos, destacando aquellos que denunciaban el pasaporte en cuestión como una operación táctica de una estrategia general de control social que se quería imponer desde El Sistema.

Era de suponer que, mayormente , los asistentes no estaban vacunados ( ni vacunadas, of course) y que la mascarilla les sobraba a juicio de la foto que acompañaba a la información.

Por la curiosidad que siempre me informa como sociólogo en excedencia, he ampliado la foto para poder observar detenidamente el paisanaje de las primeras filas de manifestantes. Entre los portadores de la pancarta – «STOP- PASAPORTE A LA DICTADURA- DIKTADURARAKO PASAPORTEA»- de cinco , dos de ellos parecían estar más bien ocupados por sus smartfones, y de estos dos, uno llevaba una visera ribeteada que me ha parecido muy curiosa. He ampliado la foto y he podido comprobar que la gorra llevaba incorporada una Cruz Templaria, diseño básico de la Cruz de Hierro prusiana que en la cultura popular aparece vinculada a la Alemania Nazi.

El hallazgo me ha dejado un tanto anonadado, y de inmediato he recordado la manifestación de colectivos anti-vacunas que presencié en Valencia durante las navidades pasadas y en las que ondeaban banderas españolas con el aguilucho franquista y emblemas carlistas.

Y, a pesar de que sé que un golondrina no hace verano, ni un cuervo negro invierno, no he podido evitar pensar en todos los que caminaban detrás de este individuo sin saber la Cruz que llevaban delante y que probablemente la incultura del portante sobresignificaba, escupiendo en la memoria de los Templarios.

A continuación,he recordado aquellas sabias palabras de Sigmund Freud en su El porvenir de una ilusión , que decían “calificamos de ilusión una creencia cuando aparece engendrada por el impulso a la satisfacción de un deseo, prescindiendo de su relación con la realidad” y que sin ser yo precisamente freudiano – y para nada ortodoxo freudiano- se alzaban ante mi preguntándome sobre la satisfacción de qué deseo movía a estos y a estas manifestantes, toda vez que parecía manifiesta su discrepancia radical con eso que llamamos, construcción social mediante ( Berger y Luckmann), la realidad.

Pero, ¡oh maravillas de la era electrónica!, de pronto la noticia en cuestión ha desparecido de mi pantalla y ha sido imposible recuperarla. Así que no sé si todo ha sido una fake-new ( si es así , no renovaré la suscripción a este medio) o una ilusión de la resaca del lunes , o una pesadilla en forma de Cruz de Hierro…Publicado el

EL FÚTBOL Y LA DES-MEMORIA (sobre…)

Mis dos últimas entradas en este blog han resultado reveladoras de las inclinaciones del lectorado y serán sin duda buenas pistas para encauzar esta scripturire ( o manía de escribir según Roland Barthes) que padezco.

Así , la penúltima – LA SUPERCOPA ( y unos puntitos negros)-versaba, en un tono tragi-cómico, acerca de la elusión de las condiciones en las que se celebró la final de la Supercopa de España, fiándolo todo al aspecto deportivo y obviando vergonzosamente que Arabia Saudí es una monarquía autoritaria en la que las mujeres , además, carecen de los más elementales derechos.

Pues bien, esta columna ha sido una de las más leídas en los últimos años- llevo escritas cerca de 1.300- pero ha generado un mutis fori general, salvo entre los lectores militantes. La razón es obvia: estaba de por medio el Athletic Club de Bilbao y todo lo relativo a su actividad goza de un nihil obstat permanente, legitimado socialmente – «y me parece bien» diría El Gatopardo- , incluso para celebrar partidos multitudinarios en plena pandemia del COVID-19 – esto también ocurre con la Real Sociedad como bien lo destacó recientemente y entre dientes Eneko Goia, el alcalde de San Sebastián/ Donostia, al comentar las severas restricciones impuestas , por el contrario, a las tamborradas.

La columna siguiente y última- MEMORIAS (y desmemorias)– tomaba como referencia las memorias del democristiano Óscar Alzaga – bienhabiente, por cierto, del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

De ellas se destacaba la labor documenticida de Rodolfo Martín Villa que se encargó de quemar en 1977 miles de documentos comprometedores llevados en camiones hasta la sede central de la Guardia Civil, condicionando así gravísimamente la tarea de la futura investigación histórica.

Pues bien , esta entrada apenas si ha sido leída, generando no obstante un par de certeros comentarios. En este caso la razón también está muy clara: tales asuntos no resultan interesantes y menos en la situación sanitaria en la que vivimos que requiere más bien- y es comprensible- panem et circenses.

Se quejaba hoy , día 23, Iñaki Anasagasti en este medio – «Andreotti y la desmemoria colectiva»– , de la poca atención que parece suscitar la Historia en nuestros días y sobre todo entre la juventud y avisaba de que , como decía José Saramago, la desmemoria conduce a la indiferencia. Y en este caso, coincido con él, a pesar de no hacerlo en otras cuestiones igualmente trascendentales.

Todo lo cual, como decía al principio, son pistas y de las buenas acerca de lo decible y lo indecible y de los límites de lo uno y de lo otro, sin tener que ampararse en aquel «así son las cosas y así se las hemos contado» con que solía terminar los noticiarios un ya provecto presentador de televisión…Y se admiten, por supuesto, comentarios…Publicado el

MEMORIAS ( y desmemorias)

Óscar Alzaga (Madrid, 1942), uno de los políticos demócrata-cristianos más destacados del tardofranquismo y miembro de la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados por UCD, ha sorprendido a tirios y troyanos con la publicación de La conquista de la transición (1960-1978) Memorias documentadas.

En una reciente entrevista , Alzaga señalaba ,como un dato relevante , que en 1977, bajo la batuta del ministro del Interior, Rodolfo Martín Villa y con la conformidad del presidente Suárez, los expedientes de las actuaciones de la Brigada Social y otras fuerzas policiales durante los largos años del franquismo,con información de las actividades de los opositores al régimen, fueron llevados en camiones a la sede central de la Guardia Civil, donde había instalada una gran caldera para su quema. Y añadía: «Somos el único país de Europa donde se ha cometido tal barbaridad. Los informes de la policía política de la Alemania Nacional Socialista, de la Italia fascista, del Portugal salazarista o de la Grecia bajo la dictadura militar se han conservado. Nosotros constituimos la triste excepción, explicable porque muchos franquistas quisieron seguir en política durante la nueva democracia y ello solo les pareció factible si se destruían todas las pruebas de cómo habían contribuido a la represión».

Y aunque ya es necesario admitir que tanto la memoria individual ( Henri Bergson) como la memoria colectiva ( Maurice Halbwachs ) son interesadas – simple y llanamente porque defienden intereses legítimos en función del presente – en nuestra cultura ha quedado siempre la posibilidad de historiar, es decir de investigar (ἱστορεῖν ) y de conformar un relato verosímil atendiendo tan solo a la documentación y a los testimonios, como defendía Paul Veyne.

Pero difícilmente se puede llegar a hacer algún tipo de historia si ,como en el caso del franquismo, no solo las premisas ideológicas han pergeñado analógicamente una historia ad demostrandum, sino que la voluntad expresamente documenticida ha impedido en muchos casos toda constatación y todo contraste.

Y cuando la oportunidad o la labor pertinaz ha logrado al fin sacar a la luz una nueva reconsideración histórica bien documentada, los descendientes de los documenticidas ( por decir algo) han negado la mayor , como ha ocurrido recientemente con la publicación de La [des]memoria de los vencedores (Pamiela, 2019) de Fernando Mikelarena.

( Escribo lo anterior siendo muy consciente de que mis apellidos circularon tanto entre los fascistas como entre republicanos y nacionalistas vascos. Algunos y algunas, muchos creo yo, somos hijos de las dos partes que en su momento helaron los corazones.Pero, en fin… ¡ Hubo tantas décadas de silencio!… ¡Ah las memorias y las desmemorias…!)Publicado el

LA SUPERCOPA ( y unos puntitos negros)

El pasado domingo estuve viendo la final de la Supercopa de España entre el Athletic de Bilbao y el Real Madrid. Como tengo por costumbre, vi el partido con el sonido apagado para así poder recrearme en el aspecto estético de las jugadas de ambos equipos -y, de paso, para no molestar a otros miembros de mi comunidad doméstica que estaban leyendo o estudiando.

No soy un experto en balompié , tampoco un aficionado al deporte-rey ,ni siquiera un seguidor de algún equipo, aunque de tener que serlo de alguno lo sería del Osasuna por mor de mi infancia pamplonica.

Aun así, a simple vista y sin más – como dicen ahora los adolescentes- ,me dio la impresión de que el Athletic se enfrentaba a una escuadra muy bien coordinada y con un tapón final imbatible en forma de Casa-Torre , un tal Courtois que, en viendo su capacidad para despejar el penalti lanzado por Raúl García , se le ha de suponer una ardua formación como dantzari de ezpata-dantza.

Y, en fin, en tanto que sociólogo en excedencia – que diría maese Pierre Bourdieu – me entretuve luego en observar detenidamente la ceremonia posterior, allá al fondo del gigantesco estadio Rey Fahd , digno de comparación con la Plaza Roja de Moscú o análoga a la china de Tiananmén o incluso a la pirámide de Keops .

En principio, no me percaté de nada nuevo pues la ceremonia fue tan sosa como previsible, pero de pronto pude darme cuenta, en uno de esos barridos algoritmicos de una de las cámaras de la televisión, que detrás de toda aquella parafernalia había un a modo de puntitos negros que se encargaban de traer y llevar bandejas varias. Y entonces me di cuenta de que aquellos puntitos negros eran mujeres embozadas, unas mujeres que , como es bien conocido y ha sido denunciado, no tienen apenas derechos en esta particular monarquía de Arabia Saudí.

Y a la incomprensión tácita por el lugar a donde se había traslado la final de la Supercopa ,se me unió entonces la vergüenza explícita por haber formado parte, aun como espectador lejano, de un público que, como llegué a escuchar a un hincha en un noticiario de mediodía, «no entra en cuestiones políticas».

De manera que, una vez apagado el televisor, tan solo me quedó el recuerdo de aquellos puntitos negros perdidos tras las bambalinas…Publicado el2

VACUNAS( y anti-)

virus

Durante una reciente visita a Valencia – atraído por la causa final de la magnífica exposición Jorge Oteiza- Eduardo Chillida. Diálogo en los años 50 y 60, comisariada por Javier González de Durana para la Fundación Bancaja- paseando una soleada tarde por la plaza del Ayuntamiento de la capital del Turia, me topé con una concentración anti-vacunas.

En un panfleto que se estaba repartiendo pude leer que la concentración estaba convocada por colectivos bastante variopintos como Policías por la Verdad o un tal Partido del Pueblo, y comprobé que entre la turbamulta se alzaban y agitaban de vez en cuando varias banderas españolas con el aguilucho preconstitucional así como una gran enseña carlista.

Además, enseguida me di cuenta de que en torno al grupo más vociferante, entre cuyos miembros algunos parecían reprimir el saludo a la romana, había un a modo de corona circular silente constituida por varones barbados canosos y mujeres canosas de faldas floreadas, de la tipología que una buena amiga de gran perspicacia sociológica suele denominar «jipijos» y «jipijas».

Y sin profundizar más, que bien se pudiera, en esta curiosa combinación «anti ( ¿Sistema?)», y aunque la causa primera de todo el decurso COVID-19 será revelada oportunamente en el futuro y acaso en clave John le Carré ( como en su momento ocurrió con el VIH), lo cierto es que la causa formal se está manifestando como un confuso y a veces delirante conflicto político sensu stricto entre los tres poderes propuestos por el camarada Montesquieu, y los poderes , subpoderes, contrapoderes y copoderes que nos informan.

Otro sí, mientras la ciudadanía cumple mayoritariamente con lo que considera el deber cívico de vacunarse y hasta acepta estupefacta los cambios algorítmicos de protoloco epidémico disciplinadamente , asumiendo incluso , y quizá con delirio, el copago disfrazado ( en el País Vasco se han gastado 4.300.000 de euros en la compra de 867.856 test privados de antígenos durante las pasadas navidades), una minoría se resiste numantinamente al pinchazo y a la mascarilla haciendo gala de su libertad individual.

Y para más inri , esa minoría anti-vacunas acaba siendo incluida, cómo no, en el conjunto de grupos «vulnerables» señalados por la expertise, tal y como los mayores de setenta años, las mujeres embarazadas o quienes padecen una enfermedad crónica grave, en nutriendo generosamente hospitalizaciones y camas de las UCIs del denostado Sistema.

Unas prestaciones sanitarias que esta facción de illuminati coherentemente debería rechazar… O aceptar, aceptando también ese impuesto especial que ya se estudia implantar en Quebec…

N. B. Me había propuesto no hablar más del COVID-19 y sus circunstancias, pero la «ira brevis» navarra ha podido con mi «reserva mental» jesuítica.

PASEOS DE DICIEMBRE 2021

2022 ( Una tirada del Yi Jing)

Para no perder las buenas costumbres y renovar mis habilidades, he llevado a cabo esta mañana una tirada del Yi Jing ( o I Ching) , El libro de los Cambios de la tradición china, pensando en el año que inauguraremos en las próximas horas.

El resultado ha sido el hexagrama I, Qian ( El Principio Activo), con un nueve en la segunda posición, por lo que el cambio se abrirá hacia el hexagrama 13 Tong Ren (La Comunidad), siendo el opuesto el hexagrama 2 Kun ( El Principio Pasivo).

Una vez consultadas las ediciones más fiables de que dispongo – la de P-L- F Philastre / F. Jullien, en Libraire Générale Française (1992) ; la de Richard John Lynn,en Columbia University Press (1994) ; y la de Albert Galvany, en Atalanta (2006)- , y asumiendo la arbitrariedad de la interpretación, 2002 se presenta en conjunto como favorable siempre que se extienda cierta disciplina social que fomente la acción comunitaria,aunque siempre debería conducirse de una manera civilizada e ilustrada, sin generar amenazas ni miedos impropios, pero , por otro lado, abandonando toda tendencia a la pasividad (incluso política).

Podría afirmarse, consecuentemente, que de manera global se alienta una recuperación de la vida proactiva individual y colectiva, y se apunta a que quienes tienen entre sus manos responsabilidades últimas no engañen ni atemoricen para conseguir fines espurios ajenos al bien común y más bien lideren con firmeza el avance general.

2022 urte berri on!

MIGUEL SÁNCHEZ-OSTIZ ,A ESCENA(o sobre «Viaje a alrededor de mi cuarto»)

Miguel Sánchez- Ostiz ( Pamplona , 1950) es un escritor de largo recorrido. Poeta, autor de casi una treintena de novelas, de varias crónicas de viajes y de unos siempre sugerentes diarios y dietarios, ha publicado recientemente Viaje alrededor de mi cuarto, una obra singular.

Editada primorosamente , como es habitual , por Pamiela, el libro recoge una setentena de entradas en las que se combinan episodios autobiográficos y un gran despliegue de referencias, fundamentalmente literarias, que articulan la formalización de vivencias y recuerdos reververados durante el reciente confinamiento ( se fecha su composición entre marzo de 2020 y julio de 2021).

Dotado de una artesanía indudable a la hora de escribir – y que ha sido reconocida también por numerosos premios- Viaje alrededor de mi cuarto se lee con gusto y se relee con regusto y no solo como un testimonio más de este annus horribilis que amenaza convertirse en un bienio negro, sino por la sincera arbitrariedad antero -retrógada de que hace gala su autor – sobre todo al desenvolverse entre paisajes y paisanajes – fruto acaso de su «humor vagabundo», y que, en opinión de quien esto suscribe, es uno de sus mayores valores explícitos.

Y esto es así hasta tal punto de que si bien esta obra aparece subtitulada como «novela desordenada» bien podría cambiarse por ,»Miguel Sánchez-Ostiz ,a escena»…

LA COSA( apostillas al nombre de)- but, TXORI ONAK!

En deseándome otro sí unas felices fiestas, un fiel seguidor y apuntador me ha indicado que no es una buena idea terminar el año repartiendo mandobles a diestro y siniestro.

Y aunque reconozco que en su momento no se me dio nada mal el arte marcial del karate- do, de aquellos años me ha quedado la costumbre matutina de los katas de Heian , pero sobre todo el principio de «la mano vacía» ( kara 空 limpio /te 手 mano).

Así que nadie debería preocuparse -ni menos ocuparse – ni siquiera de un oi- tsuki verbal de esos que me salen automáticamente por mor del entrenamiento sistemático al que someto a mi pluma ( electrónica ya mayormente).

Pues, any way y por otro lado , mi post-maoísmo crítico – que bien me lo he currado- me ha enseñado que la democracia o es burguesa radicalmente o es otra cosa. Y que por lo tanto obedecer a las autoridades legítimamente elegidas es el primer deber ciudadano, siendo este, en paralelo de un pacto eqüe-principal ,a la crítica oportuna y razonada, pues de lo que se trata es de convencer siendo el vencer si acaso una consecuencia a medio o largo plazo. Y todo ello aun sabiendo que los argumentos expuestos serán integrados en el discurso del sistema de poder realmente existente y reforzándolo, como muy bien explicó en su momento Michel Foucault, ese tipo que tanto me gusta citar.

Por lo tanto y en relación a La Cosa ,que en estos momentos no es otra que el COVID-19 ,todo lo mío no son sino apostillas de franco tirador plumífero : sin más ,como dice ahora la juventud.

Así que olvídense ustedes del kumite en el que de vez en cuando les encierro , disfruten lo que puedan entre mascarillas guardando bien la distancia (mai), y no pierdan la oportunidad de hablar – sin gritar – de lo divino y de lo humano.

Txori onak izan ditzazuela, lagunak!

SERVICIOS (deterioro de todos los)

En mi paseo cotidiano veo una y otra vez largas colas para hacerse test de antígenos y PCR ante las puertas de la Sanidad Privada.

Es de suponer que si tal ocurre es porque los recursos de la Sanidad Pública no dan a basto para realizar esas pruebas, o que las informaciones que han llegado a la ciudadanía han generado una respuesta en el límite de la neurosis colectiva.

Pero, en cualquier caso, la responsabilidad última le corresponde a una Administración incapaz por defecto de no disponer de los recursos necesarios, o por exceso , de resultar demasiado favorable a la privatización de la sanidad. Y en conjunto , de no haber sido capaz de generar una mínima capacidad crítica durante el proceso educativo.

Y si esta es la conclusión más lógica en términos mayores, la mencionada carencia de formación, sustituida por activa y por pasiva por una información confusa y algorítmica en función de intereses pol´íticos, en términos menores , que son los que más afectan a la vida cotidiana a la par del embrollo COVID-19, no cesa de dejar un deterioro generalizado de lo que antes se consideraban «servicios»: así , por ejemplo, los horarios espartanos impuestos por las entidades bancarias para la realización de determinadas operaciones cuando no el cierre de sucursales, o, en otro tono, la lucha por la ocupación de las terrazas , en la que hay que combinar la destreza del saltimbanqui que está a la vez junto a una mesa y junto a una barra y además exhibiendo su pasaporte de vacunación, ante la constatación de que ya no hay «servicio de terraza».

Todo lo anterior, a grande y a pequeña, no nos conduce sino al estrafalario mus del «salvese quien pueda», bien adobado por ese narcisismo sistémico medioambiental hoy rampante, en la inconsciencia histórica de que solo se salvarán los de siempre, aquellos (y aquellas of courseque hacen leyes para que las cumplan los demás, sumando así un tercer deterioro, el deterioro del servicio público…

IGLESIA (In-mobiliaria de la )

Abro las ventanas para orear la casa y, de paso, cumplimentar una de las indicaciones que no han variado sobre la profilaxis anti- COVID-19, y compruebo que el agujero continúa ahí, como el dinosaurio de Monterroso.

El agujero no es otro que el resultado del derribo quirúrgico de la Escuela de Magisterio diocesana- BAM – que sucumbió durante el verano a la piqueta, entre protestas vecinales, dictámenes jurídicos sobre la legalidad de una recalificación de suelo urbanístico, ambigüedades de los promotores de la nueva construcción – algunos , al parecer en precaria situación financiera – y caídas de ojos del nuevo obispado.

Recuerdo en este punto que, por otra parte, esta Diócesis de Bilbao ha resultado ser, según un conspicuo estudio, una de las más transparentes de la Iglesia Católica Española, y me congratulo por ello pues así estará garantizada la oportuna documentación, cuando los historiadores de la Villa deban dar cuenta de lo que ocurrió con esta operación inmobiliaria eclesial in illo tempore que ahora es el nuestro.

Y en este nuestro tiempo me llegan noticias de que otra gran Iglesia Católica, en este caso la francesa, está teniendo que vender muchos de sus bienes para indemnizar a las 330.000 víctimas de abusos sexuales contabilizadas desde 1950–en su mayoría menores de edad– cometidos por clérigos o personal de instituciones de la Iglesia como escuelas o campamentos juveniles.

Claro que , en nuestros lares, la posible venta de bienes inmobiliarios para los fines señalados u otros, no es sino el final de una tobera permanente alimentada en su entrada por una lista de inmatriculaciones que no cesa, algo inconcebible en una República Francesa en la que la Iglesia y el Estado son desde hace mucho tiempo entes perfectamente diferenciados: consecuencias de haber abandonado el Antiguo Régimen hace más de un par de siglos

Y sin menosprecio alguno de la fe, que tantas y diversas religiones alimenta, tradicionales y civiles – como bien apuntó en su momento Durkheim- ni de los creyentes que en ellas encuentran un sentido para sus vidas, no deja de quedar la duda de si el nuevo papado, franciscano a fuer de jesuítico, será consciente de estas operaciones inmobiliarias especulativas que , en puridad, no parecen responder a la moral cristiana y que ya estarían mal vistas, cuando no condenadas…desde León XIII…

COVID ( y el orden del discurso)

Si, ya lo sé, el título suena a foucaultiano ( del filósofo Michel Foucault que no del físico del péndulo- Leon Foucault- como lo confundió en su momento un desaparecido y poco ilustrado liberal vasco) y verdaderamente lo es.

Pues , en teniendo una mínima sensibilidad formal que decía Paul Valery, el discurso que viene oyéndose sobre la pandemia viene a mostrar demasiadas torpezas.

Así, esa obsesión que se impuso desde el principio en feminizar la enfermedad- LA Covid- recurriendo a uno de los tópicos más torpes de nuestro background que equipara lo femenino con lo maligno.

Y luego la manía de argumentar con números y coordenadas , mayormente inescrutables para el personal sin conocimientos científicos pero que transmite la autoridad de lo inefable verdadero , como antaño ocurría con lo que se proclamaba desde el púlpito.

Y después el monótono y reiterativo llanto y crujir de dientes sobre los ingresos hospitalarios y la situación de las UCIS, como si , y salvo el oportuno reconocimiento del personal sanitario, la ciudadanía debiera servir al sistema de salud y no al revés como es lo de sentido común.

Y, por fin la amenaza global y apocalíptica de colapso demográfico,económico, social y hasta psicológico, reduciendo a polvo las ideologías en favor de la tecnocracia- como quería el extinto Gonzalo Fernández de la Mora- y convirtiendo la división de poderes en antigüalla decimonónica, como deseaban – y desean -todos los autoritarismos que en el mundo son y han sido.

Uno de los efectos de este orden del discurso plano e infantiloide es la generación de una culpa colectiva inaudita que deja entrever que quizás haya sido el personal de a pie el factotum de la pandemia y acaso del virus mismo. Una culpa que aceptada no libera si , como está ocurriendo, no cesa de ampliarse hasta llegar a la intimidad de los hogares en sucesión de test de antígenos, y que no aceptada provoca resistencias numantinas ante cualquier recomendación de prudencia, cuando no excesos multitudinarios deliberados.

En fin , que, sin poner en duda el obligado cumplimiento de lo aprobado por los poderes legítimos, los thinktank que asesoran a los mandamases deberían replantearse su conseja que más parece propia del cuñadismo o de la cuenta de la vieja que del siglo que nos informa… A no ser que pretendan conseguir lo que desgraciadamente está ocurriendo: acumular una culpa social elefantiásica susceptible luego de ser catartizada como plusvalía política…

¡ Ah, el orden del discurso !

LIBROS ( El futuro de los)

«¿Qué le vas a regalar a tu madre?». «Un libro». «¿Para qué, si ya tiene uno?».

He recordado este dicho-broma tras hacer mi recorrido mensual de librerías, al comprobar la intensidad del flujo de compras acompañado casi siempre del sonsonete «Lo preparo para regalo, ¿no?».

Y si bien es posible que, por mor de los tiempos que corren, a lo peor habría que sustituir del mentado dicho a la madre por la hija, lo cierto es que estos paralepípedos en papel – que decía Roland Barthes- continúan siendo un estímulo de deseo frente a las pantallas de letras electrónicas, tan útiles, por otro lado, en determinadas circunstancias.

Pues , contraviniendo a los profetas de principio de siglo, el e-book no ha desplazado al de Gutenberg , pero todo parece indicar que el libro del futuro deberá reinventarse y con él el mundo editorial, la distribución y , por supuesto, las librerías.

En este sentido, el libro deberá volverse cada vez más un objeto como tal, de manera que su contenido , probablemente más matizado, se presente si acaso más atractivo en diseño y textura ( ¡ nunca mejor dicho!).

Lo anterior conllevará una reestructuración editorial, admitiendo la compatibilidad con el libro electrónico y una reordenación de la distribución, asumiendo la venta on line junto a la tradicional.

Y por fin, las librerías, deberán dejar de ser los pequeños grandes almacenes en que se han ido convirtiendo mayormente y será necesario que , para su supervivencia, recobren la dimensión de encuentro socio- cultural que tuvieron en el pasado, afianzándose en presentaciones y coloquios.

Y por supuesto, nada de todo esto será posible sin el pertinente apoyo institucional, sobre todo ahora que los setentones de la antigua Bandera Roja ( y análogos) están sustituyendo a los ochentones, ya un tanto tocados ( y tocadas, of course) y destocados…

SEIS DÍAS CORRIENTES (¡excepcionales!)

Una tarde oscura y fría, bien regada por esa lluvia tan pertinaz que nos ha acompañado en las últimas semanas como en el franquismo nuclear nos acompañaba la pertinaz sequía , he ido al cine y he visto ( visionado, que dicen los neo-pijos) Seis días corrientes ,de la directora catalana Neus Ballús.

Al salir y retomando esa vieja costumbre del cine-club en formato mini que es tomar una caña comentando la película, no he podido evitar dar cuenta de que había visto algo nuevo, en el sentido más estricto de la palabra, pero también en el más tópico, pero de cuando los tópicos sirven , como casi siempre , para expresar algo con claridad y distinción.

Pues , lejos de trascendencias almodobolivarianas o de nuevos y cegatos brindis al sol, Seis días corrientes plantea una novedosa narración directa de la vida cotidiana de tres personajes muy representativos de la sociedad proteica en la que nos movemos y que son tres fontaneros: Pep, catalanoparlante y a punto de jubilarse; Valero, un currante típico y tópico castellanohablante y Moha(med), un inmigante marroquí en contrato de pruebas. Curiosamente cada uno habla en su idioma, pero acaban entendiéndose – y quien ve el film lo puede hacer en subtítulos- por mor del trabajo que se llevan entre manos y que les lleva a visitar casas y gentes variopintas … ¡ Quién no necesita alguna vez un fontanero¡

Pero asimismo, la novedad estricta en el contexto cinematográfico realmente existente que supone Seis días corrientes, no lo es tal, no lo puede ser, pues «nihil novum sub sole»,y la referencia inmediata anterior no parece ser sino aquella «nouvelle vague» que desde el cine francés de los años 60 del siglo pasado, supuso una marca de fábrica del cine europeo aportando frescura y dando trascendencia a lo inmediato de cada día.

En su crónica semana de La Vanguardia, Jordi Évole dedica todo un artículo a este film, destacando su tono humorístico , pues «la misma historia, en manos de otra directora, podría haber sido un drama devastador». Y sí, probablemente en el humor de sonrisa que no de carcajada radica el eje de articulación de esta forma de hacer cine que acaso sea novedosa porque fue ya novedad hace muchos años, como diría aquel francésida hoy tan olvidado que fue Roland Barthes ( ¡ Ah, su Sistema de la moda!)

«Les aviso: es tan buena que durará poco en los cines. No tarden», termina diciendo Évole. Y efectivamente, poco está durando, pues como dice el crítico cinematográfico Juan Zapater,   a pesar de que el film de Ballús proporciona  «la satisfacción de saber hacer reír y pensar sin histrionismos ni máscaras», el maltrato que está recibiendo comercialmente, ejemplifica «el estado de salud del cine español y de quienes rigen su destino»…Seis días corrientes…¡excepcionales!

MUNILLA ( un tal)

Dios me libre – y nunca será mejor dicho- de tomar parte en las polémicas sobre la Iglesia Católica, sobre su doctrina o sobre sus jerarcas.

Escéptico con tendencias místicas como me reconozco , acepté en su momento formar parte del Atrio de los Gentiles de la mano de un vicario, Ángel Mari Unzueta, que bien mereció el purpurado , pero no nos dio tiempo de llegar a nada porque yo me quedé sin patio y él , supongo, estará en el cielo.

Pero claro, a uno le estremece oír frases como que «la ideología de género es una metástasis del marxismo» o que «el feminismo lleva al diablo dentro», que no se alcanzan a saber si son de un patán inculto o de un teólogo estragado.

Y la sorpresa se vuelve hilaridad cuando se comprueba que las tales, junto con otras del mismo tono sobre la homosexualidad o el aborto,han sido repetidas como mantras por quien ha estado al frente de la Diócesis de San Sebastián, José Ignacio Munilla.

Como era de prever desde el principio, a este obispo se le ha opuesto el fielatado y el curatado, pero ahí ha seguido durante los últimos once años.

Ahora se marcha a Orihuela, una plaza, dicen, de menor categoría – que conste que no tengo ni idea al respecto- y deja tras de sí un largo desencuentro, una tibia actitud ante los casos de pederastia local descubiertos y , como ya viene siendo tradicional – véase el caso de Mario Iceta ,hoy Arzobispo de Burgos, antes obispo de Bilbao- una gestión inmobiliaria de los «bienes eclesiales» notablemente especulativa.

Las cosas de palacio van despacio, según el refrán, y las que se cuecen en Roma, vaya usted a saber, pero al cabo conciernen solo a los católicos que cada vez son menos. En Roma está el Papa Francisco, y quizá más pronto que tarde se cumpla el «Roma locuta, causa finita», antes que el «Roma veduta, fede perduta»…

Pero entre tanto, solo se me ocurre el deseo de que Dios coja confesados ( y confesadas, of course) a los fieles de la nueva sede, pues les llega un tal Munilla…

MONTSERRAT ( Roig)

MONTSERRAT ROIG ( 1946-1991)


Hace treinta años, en 1991, murió Montserrat Roig en plena madurez – tenía cuarenta y cinco años. En aquel momento era una escritora reconocida y una feminista muy activa. Había publicado obras de ficción( singularmente, El temps de les cireres – El tiempo de las cerezas) y de ensayo ( ahora muchos recuerdan su  Los catalanes en los campos nazis ), así como numerosas entrevistas. Poco después se editó el magnífico diario que escribió cuando ya sabía que tenía un cancer necesariamente mortal: Dime que me quieres aunque sea mentira /Digues que m´ estimes, encara que sigui mentida

…En 1980 yo asistía a la «II Semana de Estudios Sexológicos de Euskadi»  que se celebraba en Vitoria.La sexología era una disciplina de moda, probablemente para legitimar ideológicamente  los profundos cambios  en las relaciones interpersonales que se estaban produciendo en  las rebabas del franquismo.

Todo sonaba a nuevo y, a veces , resultaba muy provocador. El sociólogo Jesús Arpal abrió el fuego con una ponencia sobre  la sexualidad tradicional. Le siguieron  gentes como Josep-Vicent Marqués, siempre ingenioso y en permanente – y cariñosa- disputa con Lidia Falcón. Y también Gretel Ammann que había venido a proclamar su alternativa  endolesbiana.

En medio de aquellas jornadas, una noche  conocí a Montserrat Roig porque la suerte hizo que me tocara sentarme junto a ella  en una cena multitudinaria. Yo era un veinteañero y ella me llevaba casi diez años. Hasta entonces, en mi esquemática y torpe inocencia, siempre había pensado que las artistas y las escritoras, o las pensadoras, tenían que ser un punto feas o, al menos no muy agradables. Pero Montserrat era justo todo lo contrario: una mujer espléndida , guapa y atractiva y, además , muy culta y divertida – dicen que cuando fue a entrevistar a aquel kulak del Ampurdán que era Josep Pla , este le soltó: «¿Para qué quiere escribir ,con unas piernas tan bonitas?» – Bueno , he de confesar que me quedé anonadado ( y supongo que enamorado) pero la consideré innacesible.

El Congreso finalizó.  Aun así, todavía tuve tiempo de intercambiar con ella las direcciones , pero como suele ocurrir en estas ocasiones , tras la catarsis del encuentro, vino luego una larga etapa de distanciamiento y desconexión que en mi caso intenté conjurar leyendo puntualmente todo lo que iba publicando…

Supongo que ella fue el primer modelo de ese tipo de mujer guapa-lista que suelo mencionar de vez en cuando en estas  lineas marginales y que trae de calle a algunas de mis amigas más radicales que siempre me reprochan mi condición de VHVMMS (Varón Heterosexual Vasco Monógamo Moderadamente Sucesivo).

Pero qué se la a hacer…Montserrat…Sí, Montserrat Roig…

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LAS MADRES SECRETAS de Mónica Crespo ( revisited)

Hace ahora 4 años participé junto con Jon Bilbao en la presentación de libro de relatos Las madres secretas de Mónica Crespo.El acto fue muy sugerente sobre sobre todo por el debate que se suscitó entre el numeroso público que había acudido.

Tras este largo período y una virulenta pandemia de por medio, he releído algunos de los relatos del libro y me he reafirmado en lo que entonces ya apunté: que , más allá de una obra poliédrica sobre la maternidad, se trataba de una apuesta estrictamente literaria puesto que mayormente era intransferible a otro soporte, por ejemplo , al audiovisual.

Es más que probable que esta característica fuera la que otorgó a la obra la condición de Finalista del XV premio Setenil 2018 y del 40º premio Tigre Juan 2018.

Pero, asimismo, he vuelto a darme cuenta de que la radicalidad de la propuesta de Mónica Crespo solo pueda ser comprendida, desde el momento de su publicación, en el contexto de la larga discusión entre Vicente Verdú y Manuel Rico, en la que el primero reivindicaba la mentada intransferibilidad frente a tanta narrativa elaborada estratégicamente para su conversión final en guión cinematográfico, televisivo o serial- sin que, por otro lado, en nada desmerezcan los elaborados ad hoc.

Así , a pesar del tiempo transcurrido, y de que su autora continúe escribiendo y animando diversos talleres de escritura ( entre ellos ,el de ALEA en Bilbao) , Las madres secretas permanecerá como una lectura pendiente para quienes todavía esperan de la literatura el acceso a un camino singular…e intransferible.

PASAPORTE COVID ( ¿sin más?)

Según la prensa no precisamente canallesca – ¿ya no la hay?- desde que algunos gobiernos autónomos-regionales propusieron la obligatoriedad del llamado pasaporte COVID para poder acceder a determinados actos sociales, el número de vacunaciones se ha multiplicado por cuatro.

Al parecer, ha sido el pánico, no tanto viruspatológico, sino psico-social lo que ha operado en esta escalada de vacunaciones de quienes por dejadez, autoinmunidad atribuída o mentalidad conspiranoica, se han percatado de las limitaciones colectivas que llegarían a tener sin el QR de marras y más en estas fechas cuajadas de ferias y fiestas, puentes y hasta acueductos (forales).

Y quizá sea este , el tropel vacunatorio, el efecto inmediato y positivamente sanitario a pesar de que desde las instancias judiciales- y desde el derecho propiamente dicho- pueda haber dudas sobre la constitucionalidad de tal exigencia, pues nunca hasta ahora y salvo casos extraordinarios, una vacunación ha sido elevada a deber ciudadano documentado.

Aun así, el efecto mediato, ese que suele ser previsto desde la reflexión, y por lo general por aquellos seres a los que ya Aristóteles atribuyó un exceso de bilis negra, parece ser un paso m´ás en la escalada de control social que se ha desp`legado desde el comienzo de la revolución cibernética a finales del siglo pasado y que se ha agudizado con la pandemia del COVID-19.

Así lo sugiere, por ejemplo, el filósofo Giorgio Agamben, que estima que «nuestras sociedades han pasado de un modelo que antes se denominaba de «sociedad disciplinaria» al modelo de «sociedad de control», de sociedad basada en un control numérico casi ilimitado de los comportamientos individuales, que se convierten así en cuantificables en un algoritmo» y cuyos datos son susceptibles de ser utilizados tanto por las administraciones públicas como por las empresas privadas. O sea, que cada vez que a usted le lean el QR, quedará codificado el dónde, cuándo y acaso el con quién de lo que haga.

Que esta progresión de control social se vaya admitiendo como normal, y aun más , al presentarse como adecuada, equilibrada y hasta neutra, no deja de ser una manifestación del acento tecnocrático que cada vez se extiende con mayor facilidad en nuestras sociedades. Agamben se pregunta hasta dónde estamos dispuestos a aceptar este control. Y la pregunta precisa de una respuesta muy matizada, no marcada tan sólo por un utilitarismo montaraz y facilón.

Así que , sin poner en duda la legitimidad de las políticas santitarias de las autoridades ( todas ) realmente existentes, la pregunta de Agamben queda en el aire, pero no para que se resuelva con un simple…¡Sin más!

PASEOS DE NOVIEMBRE 2021


LOS PROLETO-ROBOTS ( de Federico Krutwig)

Se ha cumplido el centenario del nacimiento de Federico Krutwig Sagredo (1921-1998) , uno de los pensadores más protéicos de la reciente historia del País Vasco y se han celebrado al respecto diferentes actos , siendo el último por ahora el capítulo dedicado en el reciente Ekonomialari Euskaldunen II. Biltzarra ( II Congreso de Economistas Euskaldunes )en el que he participado en una mesa redonda, junto a Baleren Bakaikoa y Oskar Arantzabal.

Para continuar la deriva de mis últimas investigaciones, he desarrollado la figura del «proleto-robot « ,propuesta por Krutwig en relación a la revolución cibernética tal como se planteaba en su obra Computer Shock Vasconia 2001 ( 1984).

El «proleto-robot» es un ser humano al que se le ha incrustado un chip en su cerebro para ordenar su conducta , fundamentalmente productiva, y que, como consecuencia de la Revolución Cibernética, sería una nueva forma de proletariado que , como nueva clase social en-sí, sería dirigida por un conjunto de sabios – los triophthálmicos– según el diseño tradicionalmente elitista de Krutwig.

Sin entrar en mayores profundidades, he defendido que esta figura se ha actualizado en la vertiente laboral del zoon elektronikón, nueva forma de socialización surgida como consecuencia de la Revolución Cibernética que se inició en 1990 con la apertura de la www ,que durante la pandemia del COVID-19 se ha sublimado en el Metaverso propuesto por el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, y que cumple la profecía anunciada en la célebre película de David Fincher titulada La Red Social (2010) : “We lived on farms, and then we lived in cities, and now we´ re going to live in the Internet”.

Ha surgido así un cibertariado ( Huws, U. 2001) que , en esta nueva era de la globalización, puede trabajar digitalmente desde cualquier lugar del planeta siempre que tenga cobertura, durante veinticuatro horas a lo largo de los siete días de la semana – tal y como argumenta J. Crary en su libro 24/7. El capitalismo al asalto del sueño -, alcanzando cotas de «productividad» antes inconcebibles y en unas condiciones laborales muy desiguales.

Por lo tanto, es muy posible que se haya cumplido la previsión del a menudo sorprendente a fuer de contradictorio , pero siempre adelantado Federico Krutwig, si bien la perspectiva de hibridación física que planteaba en Computer Shock Vasconia 2001 en 1984 – y que podría todavía ilustrarse viendo la clásica Metrópolis, (1927)de Fritz Lang – se ha convertido en 2021 en una hibridación psico -social por medio de las terminales electrónicas que tanto facilitan la vida cotidiana, el comercio, la diversión…y el tele-trabajo… ¿Volviéndonos proleto-robots ?…

EL AMOR DE AHORA (de Ernesto del Río, revisited)

He acudido a la sesión correspondiente del ciclo «Cine y ciudad», programado por la delegación vizcaína del COAVN y que tan excelentemente coordina Eneko Lorente.

Se proyectaba El amor de ahora, un film de Ernesto del Río, estrenado en 1987, que versa sobre un joven matrimonio ( Arantxa y Pello) de exilados en el sur de Francia que decide abandonar definitivamente la lucha armada (¿ de ETA p-m?) y regresar al País Vasco, donde comprueban la dificultad de dejar atrás un pasado tan reciente y problemático así en su vida personal como profesional.

La película, apoyada en la producción por la mano generosa de Pilar Miró y por un incipiente Gobierno Vasco, se sostiene por la mirada directa a fuer de triste de Klara Badiola (Arantxa), tras la que circula la sombra de Patxi Bisquert (Pello), y las actuaciones, breves pero estelares, de Asunción Balaguer y el siempre llorado Alex Angulo.

En conjunto es un buen testimonio de los años ochenta del siglo pasado, unos años de durísima transición en el País Vasco y en la organización ETA que vive un proceso de continuas escisiones entre , fundamentalmente, los partidarios de continuar con las acciones armadas y quienes habían optado ya por una alternativa política institucional: la muerte a tiros de Dolores González Catarain – Yoyes- en 1986 ,ex-dirigente etarra acusada de traición, es una buena muestra de todo ello.

Y sin embargo, y como se puso de relieve en el coloquio posterior, El amor de ahora , que gozó en su momento del reconocimiento de cierta crítica y del pataleo físico y metafísico de orillas contrapuestas, sería a estas alturas de 2021, una producción imposible, sobre todo por un aspecto ahora de gran relieve y entonces inexistente y que es el paradigma de «la víctima».

Pues en aquellos años, siendo las víctimas de las acciones armadas miembros de los diferentes cuerpos de policía o del ejército español, sus muertes se integraban en la normalidad de una guerra no declarada que se catartizaba en el interior de los cuarteles ( como el dirigido por el coronel Enrique González Galindo) o de los gobiernos civiles, algo que se mantuvo hasta que, precisamente a finales de los ochenta y principios de los noventa, las víctimas comenzaron a ser miembros de la clase política.

Por supuesto, siempre habrá quienes tengan suficiente con la experiencia personal de aquellos tiempos, o quienes quieran cambiar el orden de las cosas y aplicar conceptos con carácter retrógrado para alimentar su ideología y su práctica socio-política, pero no contribuirán a esclarecer nada de lo ocurrido y, por lo tanto, a comprender el presente…Y en este sentido, y una vez más, a pesar de sus limitaciones, El amor de ahora , es un film digno de verse pasados estos treinta y cinco años. De verse y de comentarlo, recuperando aquella antigua contumbre de los cine-clubs…

ACORDEÓN ( un viaje de la mano de Aingeru Berguices)

El otoño es el tiempo de recogida de los frutos del año y también el anuncio del próximo recogimiento invernal.Y como fruto no del año sino de muchos años ha venido a ver la luz una obra singular tanto por su contenido como por las perspectivas que a partir de ella se abren.

Se trata de Inicio y éxito del acordeón en Euskal Herria: el baile de La Casilla de Bilbao, cuna de su expansión (1880-1923) de Aingeru Berguices Jausoro (Bilbao, 1957) ,publicado por la editorial Pamiela con la colaboración de Bizi-Hitza Fundazioa.

El libro se hace eco de lo fundamental de una tesis doctoral presentada en 2016 en la que el autor, maestro organero y etnomusicólogo de largo recorrido, da cuenta de los avatares de un instrumento muy presente en la vida social de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. El estudio está centrado en Bilbao y alterna aspectos técnicos con un amplia contextualizaci´ón histórica que ubica su utilización en el ámbito de los bailes populares.

Más allá del documentado depliegue de datos, la tesis defiende la pertinencia de tener en cuenta un aspecto tan particular como lo musical- y en este caso concreto el uso de un determinado instrumento – en la mutación de los paradigmas de socialización, sobre todo en épocas de grandes transformaciones urbanas y socio-económicas como las del periodo que se analiza.

En este sentido, la investigación que muestra la obra abre asimismo una pauta metodólogica que sin duda tendrá posteriores derivas , pero que ya se ha constituido en sí misma en un clásico para los próximos cien años, como ha afirmado el catedrático de Historia Contemporánea y prologista, Joseba Aguirreazkuenaga.

Pues , al fin y al cabo, y como comentaba aquel ampurdanés universal que fue Josep Pla, “En el clos d´ una cultura, hi ha una missió obscura però indispensable: continuar». Y nada mejor para continuar que sumergirse en esta obra, profusamente ilustrada, y editada con el primor que suele ser habitual en la editorial Pamiela.

ANTONIO (ESCOHOTADO)

«¿ Y a ti, qué filósofo te gusta más?». «Nietzsche, sin lugar a dudas».»Ya, pero ,¿ no es mejor enfrentarse a un Hegel?».

Preguntaba Antonio Escohotado y respondía yo , los dos en voz baja, mientras paseábamos arriba y abajo haciendo la guardia de un exámen de la UNED.

Este primer diálogo, casi una declaración de principios, transcurría a finales de los años ochenta (del siglo pasado) cuando yo era profesor- tutor de una asignatura de la que él era responsable, una «Filosofía y Metodología de las Ciencias Sociales» – y cuyo grueso manual, se decía, lo había escrito en Ibiza, en un solo mes, y ayudado por unas cuantas pastillitas de colores.

Pasaron los años, y nuestro vínculo continuó vigente gracias a aquella asignatura , de modo que fuimos coincidiendo en numerosos Congresos y Jornadas , a los que siempre acudía con una Corte de seguidores y seguidoras.

Poco a poco, y en la medida en que yo iba abandonando mi estructuralismo genealogista – eran tiempos en los que reinaba Michel Foucault- y entré en una fase de escepticismo con tendencias místicas, pude ya entablar un diálogo de tú a tú, siempre respetuoso y en ocasiones divertido, en el que Antonio insistía una y otra vez en el buen manejo de sustancias diversas para la supervivencia en la vida cotidiana y en el despliegue intelectual, y yo, tímidamente apostaba por las endorfinas y otros neurotransmisores autogestionados. Todavía puedo oírle aquello de «Pero, bueno, Peli, ¿para qué tanto esfuerzo sobre el zafú y en el control de la respiración, si puedes obtener los mismos resultados en una par de minutos con una de estas pastillas?

Lo probó todo, o casi todo, y de ello dejó una buena crónica en su Historia general de las drogas (1989) , sin olvidar un a modo de manual de uso que se tituló Aprendiendo de las drogas (1995). Pero , en el camino, fue dejando obras estelares que abrieron nuevos surcos en el pensamiento contemporáneo, siendo una buena muestra de ello El espíritu de la comedia, Premio Anagrama de Ensayo en 1992 o su monumental monografía Los enemigos del comercio. Una historia moral de la propiedad (2008-2014).

Hoy, 21 de noviembre, ha fallecido a los 80 años, y más allá de sus libros y de su siempre polémica figura, resuena en mi cabeza aquella su primera pregunta: » ¿ No es mejor enfrentarse a un Hegel?». Y, por ahí ando, intentando detectar al Hegel omnipotente de hogaño…

P.C.E. ( 100 años del)

Para los colegas entre quienes me movía allá por 1978, fue una sorpresa mayúscula que el Partido Comunista de España aceptara la monarquía como forma de gobierno – y más la del entonces «pelele» y hoy Rey (de)emérito Juan Carlos- y su correspondiente enseña nacional- española, por supuesto.

Y sin embargo, en la larga historia de este partido, ya desde 1956 se había abierto una corriente mayoritaria que propugnaba una «política de reconciliación nacional» en la que la contradicción entre Monarquía y República, heredada del principio de siglo, había sido sustituida por la de Dictadura o Democracia.

Una larga historia, sí, que comenzó en noviembre de 1921, hace cien años, y que encandiló a quienes , obreros y campesinos, veían en la URSS un auténtico estado socialista , modelo del futuro comunismo y alternativa al nazismo en ciernes, así como el esplendor de unas vanguardias, como la que representaba el cineasta Serguéi Eisenstein – aquel El acorazado Potemkin (1925) visto una y otra vez – que sedujo , por ejemplo, a los poetas Rafael Alberti o Federico García Lorca.

Una larga historia en la que el PCE sufrió también los avatares de los cambios de dirección de la III Internacional, desde la formación de los frentes populares hasta la persecución interna de cualquier disidencia, como ocurrió con las tendencias trotskistas o los casos más conocidos de Fernando Claudín o Jorge Semprún, y en los que tuvo mucho que ver la figura de Dolores Ibárruri, más conocida como «La Pasionaria».

Curiosamente, y tras este largo periplo, hoy en día el PCE forma parte del Gobierno de España, y su vicepresidenta, Yolanda Díaz parece haber asumido un programa radicalmente socialdemócrata. Nicolás Sartorius, uno de los fundadores de Comisiones Obreras y dos veces vicesecretario general del PCE, ha comentado en un reciente artículo conmemorativo que el camino del futuro de esta organización pasa por no abrir el debate sobre la forma de gobierno, por no favorecer las tendencias hacia la autodeterminación, por no criticar en exceso la Unión Europea y, por fin, por no rechazar de plano el capitalismo , pues «con el capitalismo no se acaba, no se le derroca ni se hunde, sino que se le supera si es para algo mejor…»

Y, yo, con mis colegas de antaño, camaradas que entre nosotros y nosotras nos llamábamos, me quedo a la expectativa, contemplando a tantas generaciones de militantes que sufrieron la tortura, la cárcel y el exilio, y meditando acerca de las recomendaciones de Sartorius y sobre todo sobre su carácter maximalista…negativo… ¡100 años del Partido Comunista de España!

SPORT (¿o SPQR?)

Como ya me he dado cuenta de que insistir en perspectivas apocalípticas desliza a mi exquisito lectorado hacia la comedia más que a la tragedia, y sin que sirva de precedente, merendé ayer jueves con Koldo, psiquiatra anti-psiquiatra , adscrito en otros tiempos a  la Txori-Herri Medical Association y otro de los habituales de la Junta Extraterritorial del Desayuno de los Martes.

La merienda, informal pero bien surtida como corresponde a dos VHVMMS (Varón Heterosexual Vasco Monógamo Moderadamente Sucesivo) tuvo por objeto intelectual dilucidar a la luz de su especialidad con el concurso de la mía el fenómeno de los maratones multitudinarios que tanto proliferan en estas tierras y en allende Despeñaperrros, y que se cobran de vez cuando alguna que otra víctima, tal que la tradicional Behobia-San Sebastián que suma ya cuatro, con la reciente muerte de un corredor veinteañero.

Koldo, entre choricillo va y copa de Bikandi ( un tinto ecológico recien descubierto) viene, adujo que el fenómeno aludido, de procedencia indudablemente yankee – «como esa turbamulta que acude a los gimnasios hasta extenuarse en la vigorexia» añadió – tan sólo es una manifestación más de una carrera , nunca mejor dicho, «en la que el Ideal del Yo y el Yo Ideal entran en un duro combate, bajo el amparo de un Super-Yo que en su siempre condición linguística no cesa de atizar con mantra-consignas el cerebro reptiliano hasta la consumación somática » (sic). (Lo del «sic» no es para menos y para que conste por si algún lector ( o lectora, of course) quiere y puede hacer alguna aclaración: yo ahí lo dejo.

Pero otro sí que retomé la tenida y le recordé a mi amigo , una vez más, aquella frase imperial de Ernst Jünger en su nunca siempre bien leída El Trabajador (1932) y que definía al deporte como «una nueva forma de trabajo» , muy alejada del fair play aristocrático que todavía se puede vislumbrar en Metrópolis, el film de Fritz Lang de antaño (1927) que tanto anticipó el hogaño. Y cómo,con la Democracia y la democratización, el deporte en general, y los de masas en particular, se han convertido en expresiones colectivas en las que se combina muy bien el narcisismo competitivo que nos informa y su necesaria socialización indiscriminada…¡Buf!¡Ya se me había ido la pinza otra vez!

Pero Koldo había entrado en ese fase que todos los miembros y miembras de la Junta bien conocemos y en la que nunca atisbamos a saber si ya está completamente borracho o ha alcanzado en su sonoro silencio la beatitud…Si bien, de pronto, abrió los ojos y con sus dedos pringosos escribió en una servilleta de papel : SPQR….Senatus Populusque Romanus?

UNA HABITACIÓN PROPIA ( o Eulalia de Abaitua por Ainhoa Urgoitia)

En el contexto de la 63 edición del Festival Internacional de Cine Documental y Cortometraje de Bilbao – ZINEBI– se ha proyectado «Norberaren gela»( «Una habitación propia») dirigida por Ainhoa Urgoitia y Enrique Rey, y que versa sobre la figura de Eulalia de Abaitua y Allende-Salazar  (1857-1943), la primera fotógrafa vasca de la que se tiene noticia.

El documental recoge hábilmente algunos aspectos de la vida de Abaitua, y los articula en derivas hacia mujeres que en la actualidad se dedican a la fotografía, como Elssie Ansareo, Erika Barahona o Maied Urrutia . Y además lo hace entre sombras y fundidos que facilitan el propósito dialéctico que anima el proyecto, sobre todo en la medida en que las implicaciones son diferentes y hasta contrapuestas, aunque en algunas de ellas se manifieste con un narcisismo radical la evocación de la «habitaci´ón propia» que Virginia Woolf reclamó en su momento.

Pero acaso lo más revelador de la puesta en escena, es la afirmación que hace la biógrafa de Eulalia Abaitua , Maite Jiménez Ochoa de Alda ,al constatar que, más allá de sus fotografías, la fotógrafa vizcaína no dejó testimonio escrito alguno , ni una carta , ni una simple nota, como si hubiera querido hablar tan solo a través de sus imágenes y desconfiara de la palabra, y acaso más de la palabra de una mujer en aquellos tiempo azarosos de cambio de siglo y de grandes transformaciones sociales.

Un cambio de siglo sobre el que Abaitua aportó una evidencia muda y sin embargo muy expresiva , y aún más en la medida en que se dedicó, desde su posición de burguesa ilustrada, a documentar el mundo tradicional que ya estaba desapareciendo.

Un film , en fin, evocador, bien armado y mejor dirigido, que además de constituir una propuesta artística por mor de su forma, será sin duda un buen estímulo para la reflexión en el futuro.

EL FIN DEL MUNDO(¿inmundo?)

Según una reciente investigación que ha aportado Marta, otra de las habituales de La Junta Extraterritorial del Desayuno de los Martes, cuando el Sol esté llegando a su fin y se convierta en gigante roja, dentro de unos 5.000 millones de años, Mercurio , Venus y posiblemente la Tierra se destruirán.

Ante una previsión como esta, y a pesar de la rápida respuesta de «largo me lo fiáis» es difícil resistirse a la sensación apocalíptica de percibir que , hagamos lo que hagamos los seres humanos , todo se va resolver al cabo en la eternidad del polvo de estrellas: «Seres de un día»  nos llamó Píndaro y también «sueño de una sombra».

Y, por otro lado, y aunque esa sensación surja en el contexto de una cronología que apenas si tiene sentido para evaluar la vida en la Tierra, como afirmaba Stephen W. Hawking en su célebre libro Historia del tiempo, la perspectiva apuntada devuelve la mirada hacia una cronología corta, apenas acaso la de la generación de nuestros descendientes y , como no, hacia la inmediatez de la duración de cada día, de cada hora, de cada segundo…

Y entre estos penútimos mimbres emerge el futuro que les espera a hijos e hijas , a nietos y nietas, y al cuidado del legado que van a recibir. Y con los últimos a la vivencia p`lena de cada momento, en la armonía lograda, no dada de antemano, con los iguales que nos vienen acompañando desde la infancia hasta la vejez y que han marcado la deriva particular de cada uno y de cada una , individual y colectivamente

Aunque , para hacer justica, y como me ha recordado la sudodicha Marta, que para eso vive de la Filosofía, todo esto ya lo anunció con voz tronante y sin tener evidencias científicas, tan solo revestido de la fuerza de la lógica y de la ambición de las palabras, aquel martillo pensante que fue Friedrich Nietzsche, cuando escribió en su libro Sobre verdad y mentira en sentido extramoral aquello de: «En algún apartado rincón del universo centelleante, desparramado en innumerables sistemas solares, hubo una vez un astro en el que animales inteligentes inventaron el conocimiento. Fue el minuto más altanero y falaz de la “Historia Universal”: pero, a fin de cuentas, sólo un minuto. Tras breves respiraciones de la naturaleza, el astro se heló y los animales inteligentes hubieron de perecer».

Any way, fiel a su reciente tendencia a la copa corta más que al trago largo, la profa, tras la cita, ha soltado un «Sin más», en consonancia con la expresividad post-moderna de su alumnado.

De todo lo cual doy fe ante diem XVI Kalendas Dec. Anno DCCXX ad Bilbao urbe condita…Por si acaso…

NUCLEAR (¿ de entrada no?)

Durante los largos años en los que me dediqué a la gestión universitaria, tuve en mi despacho un poster en el que en torno a un sol sonriente lucía el lema «Peli nuklearik, ez».

Yo señalaba este cartelillo en primer instancia cuando alguno (o alguna, of course) de mis colegas llegaba con algún proyecto hiperbólico carente de fondo y forma – y sobre todo de financiación. Si este a modo de koan retrógrado no producía el efecto requerido, sacaba del primer cajón de mi mesa una pistola de agua – sin agua- de plástico verde y, si esta segunda instancia no resultaba operativa, me levantaba de mi silla giratoria- entonces no las había ergonómicas- haciendo el amago de desenvainar una katana de dura goma negra colgada en una pared contigua que, en tercera instancia, solía resultar definitiva.

Viene todo esto , y con perdón, a que aquel poster era una remedo resiliente de la campaña antinuclear que se desarrolló in illo tempore en todo Europa y particularmente en estos lares, como recordarán, si les dan las neuronas, quienes ya viven en la alopecia o pintan canas.

Otro sí, identificarse con el movimiento antinuclear entre los años setenta y ochenta del siglo pasado era una marca de fábrica en el ámbito de la izquierda ideológica que apuntaba ya a un ecologismo compatible con nuevas derivas colectivas como el internacionalismo o el el feminismo.

El movimiento antinuclear fue muy potente y más allá de numerosas manifestaciones, marchas, sentadas y proclamas tuvo su lado terrible en el contexto de las acciones armadas de la época, por ejemplo en la muerte del militante de ETA David Álvarez y del ingeniero José María Ryan de la Central Nuclear de Lemóniz.

Hoy en día todo parece haber cambiado, pues la crisis energética que se ha hecho evidente tras la económica de 2008 y la pandémica de 2019 , ha puesto contra las cuerdas las perspectivas de nuevas fuentes de energía a corto plazo en el contexto de una gran crisis ambiental…Y ha resucitado, como por ensalmo, la opción nuclear.

Puede ser que este sea otro caso para tener la oportunidad del reconocimiento de un error – no de arrepentimiento, por favor- y que consecuentemente se acepte entrar en el debate sin unas orejeras ideológicas tan burdas como las de entonces.

Hablar nunca está de más , y menos si se trata de un diálogo social que afecta a la vida cotidiana de la familia, el municipio y el sindicato ( y el empresariato), como es la cuestión energética.

Pero, por eso mismo, tampoco se trata de asumir acríticamente la alternativa nuclear, por mucho que se plantee como la opción única e irrevocable a que apunta la sintaxis de la ola informativa que nos invade al respecto y que se presenta como una semántica que todavía no quiere significar mucho, por si acaso.

Así que, y sin que sirva de precedente , que desgraciadamente lo hay, nucleares de entrada no, pero…

OTEIZA-CHILLIDA ( de la mano de Javier González de Durana)

Lo que parecía imposible, unir en el mismo espacio artístico la obra de Oteiza y Chillida, lo ha conseguido el profesor de Historia del Arte Javier González de Durana que ha comisariado la exposición titulada Jorge Oteiza y Eduardo Chillida. Diálogo en los años 50 y 60 , bajo el patrocinio de la Fundación Bancaja de Valencia.

Para ello González de Durana se ha empleado a fondo con los depositarios de la obra de estas dos figuras fundamentales de la escultura internacional durante la segunda mitad del siglo XX – significativamente la Fundación-Museo Jorge Oteiza y Chillida Leku- y ha enmarcado la muestra en la producción de ambos artistas a lo largo de dos décadas, concretamente entre los años 1948 y 1969, fechas determinantes en sus vidas y en las que llegaron a coincidir en el proyecto polivalente del Santuario de Arantzazu.

Así, sumando sinergias y evidenciando complicidades, y no atendiendo tanto a las disputas posteriores tanto de orden te´órico, ideológico o plástico que oscurecieron los últimos años de la vida de estos dos grandes artistas y propiciaron una reconciliación de última hora, la exposición da cuenta de la creatividad de estas décadas.

Décadas , en las que , como se dice en la Presentaci´ón de la muestra, «Sus fuertes y muy diferentes personalidades empezaron a manifestarse con lenguajes singulares a partir de los primeros años 50.Chillida miró a la tradición representada por Julio González, trabajando la forja de hierro para desplegar un universo de imágenes de naturaleza surrealizante a partir de materiales evocadores de utensilios agrícolas. Oteiza indagó en las investigaciones de Henry Moore acerca del espacio, el hueco y la masa,formalizando un poderoso y dramático repertorio de figuras en las que el vaciamiento expresivo, no el vacío inerte, iba ganando presencia»

Una muestra, en fin, que bien merece la pena una visita y que permanecerá abierta hasta el 6 de marzo del 2022. Una muestra que, desde luego, sería sin ninguna duda de gran interés que circulara internacionalmente, y particularmente en el País Vasco…

ADJUNTO: Una crónica de Fernando Golvano en el Suplemento EL CULTURALCritical_El-CulturalDESCARGA

ADJUNTO: Una entrevista con Javier González de Durana, comisario de la exposición:El-Correo-20-11-21.-1DESCARGA

ALMODÓVAR (iana)

Ya no me atrevo a ir al cine solo porque casi todo lo que veo me resulta ajeno y lejano.

Por eso he ido a ver la última de Almodóvar con mi amigo Patxi, otro de los habituales de la Junta Extraterritorial del Desayuno de los Martes , realizador y crítico cinematográfico de bolsillo.

Como casi siempre, a la salida de la proyección, Patxi ha permanecido en silencio, hasta que una caña de cerveza tostada le ha abierto la boca: «No teníamos que haber venido. Porque como dice Juan Zapater en su Ghost in the blog, Almodóvar está yermo , y Madres paralelas es un avatar de «demagogia, obviedad y falta de escrúpulos».

Es muy posible. A mí la película me ha parecido inverosímil, insustancial y sobre todo muy oportunista, muy políticamente correcta vamos…Y totalmente prescindible, salvo algunas frases perdidas sobre la denominada «memoria histórica» que por otro lado son de tan sabidas , resabiadas.

Y es que recordando al Almodóvar de Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón , este último evoca aquellas palabras de Pierre Bourdieu- sociólogo que es uno y no puede renunciar a ello- en las que constataba que en los alfoces del sistema – artístico- de antaño se asientan las renuncias de hogaño…O , que , como también profetizaba Umberto Eco , la tendencia a convertirse en un apocalíptico integrado es una cuestión de tiempo- como diz que le pasó a él mismamente.

Pues eso. Sin más, como dice ahora la juventud, siempre divino tesoro…

EL DECLIVE (¿del Imperio Americano?)

Mi amigo Mikel – «Tanke» por mor de la asaz pasada clandestinidad – uno de los habituales de la Junta Extraterritorial de los Desayunos de los Martes que se solía celebrar al mediodía de los jueves, está desolado.

El motivo no es otro que, como ha cambiado recientemente de tramo de edad, el seguro privado que tenía contratado le va a salir a partir de ahora más caro que un ojo de la cara.

Todo esto le ha ocurrido porque a pesar de sus 70 primaveras siempre o casi siempre se ha sentido joven – un beti-gazte que se dice por estos lares – y al borde ya de finalizar su periodo de Profesor Emérito ,no ha dejado de practicar diversas actividades físicas – fundamentalmente un bicicleteo algorítmico – y metafísicas- mayormente dedicadas a la especulación sociológica.

Pero claro , en siendo que mandan los años administrativos y no los psico-somáticos, el susto ha sido doble pues se ha sentido repentínamente tan viejo en el calendario como vulnerabilísimo en el cada día.

Por aliviarle la pena, le he recordado el largo recorrido que hemos hecho juntos durante varias decadas y cómo hemos figurado sucesivamente tal que católicos-comulgantes-de-fábrica, tardo-existencialistas, cristianos-por-el-socialismo, marxistas-leninistas, maoístas, estructuralistas, feministas-postulantes, internacionalistas-solidarios y al final neo-ecologistas, eso sí, siempre con un toque patrio ( o matrio que diría el recientemente fallecido Andrés Ortíz Oses, compañero de estrambóticas tenidas) heredado de nuestros ancestros.

Y pues que he quedado con él algún domingo tristón de este otoño para vernos de una tacada la magnífica trilogía del canadiense Denys Arcand –El declive del imperio americano (1986) , Las invasiones bárbaras (2003) y La caída del Imperio Americano (2018) – en la que tan precisamente se muestra el devenir de nuestra generación, a pesar de haber un océano de por medio, y con el fin de rescatar el espíritu de aquellos cine-clubs de la adolescencia que eran un excelente pretexto para hablar de lo divino y de lo humano sin que el secreta de turno se aclarara de nada…

¿Y TÚ ( de qué grupo eres?)

«A parte de los nacionalistas, aquí solo hay dos grupos: los positivistas y nosotros, los marxistas …Y tú, ¿ de qué grupo eres?» me preguntó L.C.A. (no pongo su nombre porque ha cambiado varias veces de «grupo») cuando estaba a punto de inscribir en 1983 mi tesis doctoral en una Facultad de Filosofía y Letras sobre el filósofo e historiador Michel Foucault.

Y ante la constatación de que yo no formaba parte en aquel momento de ninguna de aquellas  familias – a pesar de mi abuelo jelkide Ataúlfo Urmeneta y de mi juvenil militancia maoísta como abertzale interno ( del «positivismo», no quiero ni hablar) – me despedí educadamente, volví a casa y coloqué en lo alto de la biblioteca los floppies flexibles de 5 1\4″ en los que guardaba mis especulaciones de marras.

Pero, como siempre me ha ocurrido por mor del kairós agradecido o de cierto sentido de la ocasión al que no es ajeno mi escepticismo teñido de un toque zen, pasados unos años, y a raíz de un accidente de autom´óvil que me proporcionó una baja de larga duración braudeliana, la Sociología llamó a mi puerta de la mano del sabio y polivalente catedrático Jesús Arpal.Se me abrió así la posibilidad de encarar algunas cuestiones que me traían de calle desde la adolescencia- como la identidad , la memoria colectiva o los sustratos sociales de las ideologías – desde un nuevo punto de vista.

Me percaté entonces de que en todo lo relativo a lo colectivo se precisa más una visión comprensiva, weberiana en sentido amplio, que dé cuenta de la objetividad de lo subjetivo en la acción social de los individuos y los grupos, que de explicaciones monocausales, sean estas econ´ómicas o políticas, o que se atengan a una documentación generada mayormente por letrados tan pagados ( también de sí mismos) como interesados.

Y otro sí, que ese deseo, ese intento de comprensión , en el que se pueden y deben articular aspectos varios, la interdisciplinareidad y el intercambio experiencial y reflexivo son fundamentales, y que cuando estas condiciones no se dan, o bien existe de manera manifiesta o sorda un oculto interés manipulador o una inocencia general básica.

Pues bien, a la vista de lo que veo y oigo, se hable del precio de la electricidad, del décimo aniversario de la deposición de las armas por parte de ETA o de la nueva ola en ciernes del COVID- 19, percibo poca inocencia, y no ya ocultos intereses, sino más bien expl´ícitos y hasta descarados … Y sobre todo que desde cualquier esquina, alguien, acaso un nuevamente travestido L.C.A. , me puede volver a preguntar aquello de «Y tú, ¿ de qué grupo eres? «

ANTIGUO ( igual es que soy un)

No acabo de hacerme a la idea de ver a Fito ( el de & los Fitipaldis) dándole la mano encantado a un Diputado General , ni tampoco los muchos arrumacos de El Drogas a la promoción institucional.

No me chocan estas imágenes ideológicamente, pues ya soy consciente de que aunque no se ha producido aquel famoso «fin de las ideologías» que proclamaba el ilustre conservador Gonzalo Fernández de la Mora para legitimar los primeros signos de la tecnocracia que ha convertido la pol´ítica en gestión, y a los estudiantes y pacientes en clientes, reina ahora aquel viejo dicho de «aquí paz y despues gloria».

Tampoco políticamente, pues casi habría que agradecer que los mandamases hayan reconocido de una vez por todas algunas expresiones culturales no estrictamente correctas con un ligero y cada vez más fino, por no decir finísimo, toque anti-sistema.

Ni en modo alguno me choca desde un punto de vista económico, pues desde el movimiento hippie y , luego, desde el despliegue del rock y hasta el punk o el reagge – y no digamos ya con el reggaeton – tirios y troyanos se han forrado a costa del personal que, curiosamente siempre se sentía sucesivamente alternativo, como ya anunció el famoso sociólogo R. K. Merton al reconvertir mágicamente la peyorativa teoría durkheimiana de la anomia en una oportunidad de futuro.

No, no, esas imágenes me chocan estéticamente, pues no acabo de ver armonía alguna entre un señor hecho un brazo de mar, con chaqueta oscura y camisa clara, perfectamente afeitado, y un barbilargo, lleno de tatuajes, pendientes, anillos y pulseras, aunque ambos (se ) estén sonriendo.

Y es que quizá yo soy de aquellos que todavía piensan que toda estética es una ética, un antiguo, vaya…Pero por mí, y a mi edad, que no quede y «aquí paz y después gloria»…Y además, «la vida eterna solo dura un rato»…

RETÓRICA (¿tonta?)

Lo que se suele denominar «acontecimientos» nos llega en formulaciones mayormente verbales, más o menos inconscientemente codificadas por una disciplina en otros tiempos de obligado estudio y hoy en día siempre eludida bajo la añagaza de su impostura: la Retórica.

El rechazo a la Retórica y a lo retórico como algo suplementario ha gozado en nuestros lares de un apoyo expl´ícito desde el realismo casi naturalista de un Pío Baroja y sus seguidores ( y seguidoras, of course) , hasta el «alegre realismo» del que se jactaba el siempre magnífico Josep Pla, si bien en este último caso una obra como Josep Pla: Ficció autobiogr`afica i veritat litèraria, de Xavier Pla, ha puesto al descubierto los habilísimos trucos retóricos del escritor catalán.

Trucos todavía invisibles para quienes creen – creen, sí- que el lenguaje no es sino una emanación directa de la realidad en el que esta se refleja como en un espejo, en la vieja convicción de Stendhal, que, por otro lado, en cualquier caso necesitaría de un a modo de guardaespaldas metafísico – un dios- para garantizar la coherencia entre ambos.

Pero acaso en estos tiempos tensos y tensionados, ante la abundancia de informaciones y contrainformaciones, desplegadas en vertical desde los medios tradicionales y en horizontal desde las redes sociales, puede ser que sea de mucho interés, cuando no de perentoria necesidad ,retormar el filtro de los principios retóricos para aquilatar la «sensibilidad formal» ante lo que se va recibiendo, como en su momento defendió Paul Valery, y poder comprender qué es lo que se está diciendo más allá de lo que se dice.

Qué se está diciendo cuando se dice, por ejemplo, que «hay que aumentar las restricciones al mínimo», que «la COVID-19 durará más de lo necesario» o que «el Parlamento no fue capaz de…», recogidas entre otras de un simple telediario autóctono, y que , aun no sabiendo si son el fruto de la incultura léxica, sintáctica o semántica o de una deliberada y oculta habilidad retórica, resultan en extremo expresivas y …¿efectivas?…

THE CROWN ( o de la inquietud de la «testa coronada»)

Como ya comenté en otra ocasión, un colega del gremio, experto en materia audiovisual, clasifica las series en malas y muy malas. Aun así, y siendo consciente de que desde un punto pragmático, las series no vienen a ser sino las viejas radionovelas actualizadas que a su vez fueron la actualización de las novelas por entregas, hay algunas que pueden merecer la pena – recuerdo ahora por ejemplo la danesa Borgen– y otras particularmente curiosas y acaso hipersignificativas.

Entre estas últimas podría situarse The Crown, un drama histórico centrado en la figura de Isabel II ideado por Peter Morgan, y producida para Netflix, tomando como referencia una obra de teatro sobre la misma temática así como el film The Queen (2006) dirigido por Stephen Frears . Elogiada por su buena dirección , por el alto nivel de los actores y actrices y por la excelente ambientación , ha sido también muy duramente criticada por algunas licencias argumentales no sancionadas históricamente.

Y es que The Crown es un desfile continuo de conservadurismo casposo, infelicidad programada, oportunismo desafiante y, en muchos momentos , imbecilidad generalizada. Pues toda la ralea de los Battenberg transformados en Mountbatten y Winsord- el divertido Felipe de Edimburgo, la altisonante Margarita, el envidioso e inseguro Príncipe Carlos y su seductora a fuer de inculta Lady Di, o los sinsorgos Eduardo y Andrés- no aparecen mejor tratados que, por ejemplo, la Primera Ministra Margaret Thatcher , bruja piruja de afilada nariz a la que solo le falta la escoba , quedando siempre a salvo, en una prudente distancia, la todavía soberana Reina Isabel.

Any way, y visto lo visto ( en The Crownof course) lo primero que se puede constatar es la imposibilidad ontológica actual de hacer algo similar en estos lares en los que la monarquía siempre ha sido más o menos constitucional y se ha impuesto frecuentemente a sangre y fuego tras breves, brevísimos, episodios republicanos. Y que a falta de un apoyo popular explícito- salvo aquel famoso «¡Vivan las caenas!»- ha sido balizada desde los Reyes Católicos por la Iglesia ad hoc y el generalato.

Sin embargo, materia para hacer una serie análoga no habría de faltar comenzando por el demérito Rey Emérito así como del entorno familiar inmediato y mediato y,análogamente, ascendiendo en la escala borbónica en un más bien descenso ad inferos.

Y si en algún otro momento histórico se diera la posibilidad de hacer un The Cronw hispano contemporáneo, y no esas apologías medievalistas tan típicas y tópicas – y tan estúpidas- propias de la mentalidad conservadora connespacial ( en palabras del sociólogo Karl Mannheim ) quizá fuera porque la monarquía se habría asentado tan definitivamente que ya no tendría necesidad de defenderse ni siquiera en la ficción, o porque hubiera desaparecido, también definitivamente…

Pero entre tanto… “Inquieto es el reposo de la testa coronada” como dijo William Shakespeare en su Enrique IV.

¿MOLA «CARMEN MOLA»? ( o sobre el último Premio Planeta)

Carmen Mola ha resultado vencedora del último Premio Planeta por su novela La Bestia.La sorpresa se ha producido al comprobarse que Carmen Mola es el pseudónimo colectivo de  Jorge Díaz, Antonio Mercero y Agustín Martínez, conocidos por sus trabajos como guionistas y por ser los autores ocultos de una trilogía del género negro.

El desvelamiento de la autoría ha desatado toda clase de críticas , mayormente negativas, bien por considerar la operación una estafa literaria, una muestra flagrante de oportunismo ante el Me too o incluso un despropósito de una frivolidad hiperbólica ( “Y alguien dijo ‘Carmen’, así, sencillo, españolito, y nos gustó. Carmen mola, ¿no? Pues Carmen Mola. Y se acabó”, cuenta Antonio Mercero»)

Aun así, la polémica podría inscribirse también en el contexto de las actuales discusiones y matizaciones sobre las diferencias entre el género y el sexo que, por otro lado, tanto juego ideológico y social están dando en el ámbito del feminismo o en el mundo que se acoge a las siglas LGTBIQ+.

No obstante, también sería conveniente recordar que en el ámbito literario ha habido autorías disfrazadas famosas como las George Sand ( Amantine Aurore Dupin), Fernán Caballero (Cecilia Böhl de Faber) o Victor Catalá ( Caterina Albert ) si bien es cierto que estos pseudónimos correspondían a momentos históricos de una fuerte impronta patriarcal

Por otro lado, tampoco se pueden olvidar viejas referencias, como la de Flaubert – «Escribir :una forma de ser mujer» o «Madame Bovary soy yo» que hace algún tiempo rescató Pierre Bourdieu en su Las reglas del arte: génesis y estructura del campo literario (1995) – o de aquel lúcido ensayo de Amparo Moreno Sardá titulado El Arquetipo Viril (1986) que todavía aportarían muchas pistas…

Pero aún así, ¿ mola lo de Carmen Mola?…