INTEMPESTIVAS PANDÉMICAS ( 12.-Entre la información y la propaganda )

“La denotación no es el primer significado, pero pretende serlo; bajo esta ilusión, al final no es más que  la última de las connotaciones” afirma Jonathan Potter en una ya clásica y célebre obra (La representación de la realidad: discurso, retórica y construcción social). Y la afirmación viene al pelo al observar la transformación que está experimentando el mundo informativo durante la pandemia del COVID-19.

Pues, si la denotación se ha vuelto radicalmente aseverativa a partir de datos cuantitativos que se muestran en diagramas y curvas, adhiriéndose a esa forma de verdad que se denomina científica porque se puede resumir en la supuesta objetividad de lo matemático, la connotación se ha multiplicado y dividido según resultaba conveniente, señalando culpas algorítmicamente entre la emigración contaminante, la juventud inconsciente, la hostelería inconsecuente, la judicatura autista o, en fin, entre la ciudadanía toda irresponsable.

De manera que , interpretando lo anterior a la luz de lo primero, los datos en verdad comunicativa, no están resultando ser sino la connotación de la denotación de una Gran Culpa, que como todas las culpas, es tranferida, y en este caso, claramente desde el poder político y sus instituciones que por no aparecer ni en la denotación connotativa ni en la connotación denotativa, se salva de la quema general y, de paso, se reserva la opción de un empoderamiento mayor y progresivo bajo la mirada fría y perturbadora de la tecnocracia.

O, dicho de otra manera, para quien las palabras anteriores le parezcan ambiguas y no prudentemente indirectas , que la información se está transformando y más que nunca en propaganda, siendo buena muestra de lo cual la disposición de los denominados informativos de las televisiones públicas, controladas, obviamente, por los poderes políticos antes mencionados ( y escalados).

Por supuesto, siempre quedará el ámbito de la opinión, en estos momento quizás el más responsable por suscribirse cualitativamente con nombre y apellidos, y también, cómo no, la figura del profesional que investiga allá donde no resulta fácil hacerlo ( aún así corre el peligro de que se le rindan extraños honores militares), pero mantener la independencia intentado evitar que la información predomine sobre la propaganda será sin duda otra tarea post-pandémica…

2 respuestas a «INTEMPESTIVAS PANDÉMICAS ( 12.-Entre la información y la propaganda )»

  1. Egunon, buenos días:

    En 1971, ¡¡hace 50 años!!, mi muy admirado Hans Magnus Enzensberger decía en su opúsculo “Elementos para una teoría de los medios de comunicación”:
    “Con el desarrollo de los medios electrónicos, la industria elaboradora de la conciencia se ha convertido en precursora del desarrollo socio-económico (…).”
    Concepto a tener en cuenta: “industria elaboradora de la conciencia”. La información tiene un fin determinado, y es un fin político, sin olvidarnos que todos los partidos políticos tienen detrás a una determinada clase social. Es por lo tanto un proceso encaminado a crear una conciencia muy determinada, la conciencia que busca los grupos políticos detentadores del poder… y de las clases sociales situadas en el vértice de la pirámide de la economía, a la que aquellos sirven, a pesar de los sistemas formalmente democráticos.
    La misma noticia, en diferentes medios, parecen noticias distintas, simplemente porque “la propaganda” que subyace en uno o en otro de esos medios es diferente. Los “informadores” se convierten en “opinadores” (da igual cuál sea el tema, muchos y muchas opinan sobre casi todo, y, a veces,… como si supieran) siempre que sus “opiniones” sirvan a los creadores de la conciencia pretendida.
    Y lo que es más grave, con los medios técnicos de hoy sería perfectamente posible el feedback, pero sólo existe de una manera meramente formal: cartas al director en un periódico, llamada telefónica, previamente examinada, a una emisora de radio, nada para la Tv.

    El receptor de la información es simplemente un consumidor de la propaganda encaminada a crear la conciencia determinada.

    Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.