LA BARDOT (y el bikini)

Getty images

Ayer dormí  con Brigitte Bardot . Pero no me acosté  con ella, pues, como es deducible, es empíricamente imposible y metafísicamente improcedente .

Pero es que  en la habitación del hotel de Arles donde nos alojamos había  una gran foto de la Bardot…en bikini.

Y con esa imagen un tanto crepuscular,hoy nos hemos dirigido hacia  la Costa Azul  y al pasar a la altura de Saint- Tropez, he recordado  todo lo que B.B. significó en su momento.

Pues fue a través de su presencia como se divulgó   aquel modelo de belleza femenina  de melena rubia y ojos azules, aparentemente inocente ( » Y Dios creó a la mujer«, 1957) pero manifiestamente provocativo para el personal superviviente del tardo-franquismo, un modelo intermedio entre  la distancia  vertical de la nórdica  Ingrid Bergman y las horizontalidades apabullantes de Sofía Loren o Claudia Cardinale.

Y fue, además, modelo de miss semi-desnuda, que diría Vinicius de Moraes, y de aquí la trascendencia de aquella prenda, el bikini,que hoy acaso se podría considerar como un útil de empoderamiento, aunque en los años sesenta (¡ del siglo pasado!) fuera motivo de escándalo mayúsculo.

Un útil que quizás fue un paso hacia el ya tan aceptado top-less , un intermedio entre el nudismo drástico alternativo y el traje de baño convencional…Y que hoy , por cierto, O tempora, O mores, convive con el burkini

Ah, la Bardot !

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.