LA BATALLA ( del relato)

Tres artículos publicados recientemente en la prensa conservadora me han llamado la atención .

En el ABC madrileño Gabriel Albiac (1950), en sus tiempos maoísta de altos vuelos y – todo hay que decirlo- agudo ensayista, se desparramaba teóricamente sobre todas las religiones civiles surgidas a raíz de «la muerte de Dios», desde el socialismo y el nacionalismo de antaño hasta el feminismo de hogaño, presentándolas como aparatos genocidas en manos de nuevos sacerdotes y sacerdotisas oficiantes sin el freno de, precisamente, un dios moderador .

El también ex- militante marxista leninista Federico Jiménez Losantos (1951) volvía a su columna de El Mundo con una diatriba contra Macron afirmando que su oferta de ayuda para paliar los incendios de la Amazonía ha sido pura retórica interesada pues dicho pulmón vegetal terrestre, según sus informes, no ha sufrido más quema que en otras ocasiones.

Por fin, el profesor y parlamentario de Navarra Suma, Iñaki Iriarte (1971) se quejaba en el Diario de Navarra, – a propósito de las continuas vejaciones a la escultura que recuerda la letal intervención policial de julio de 1978 – del relato que «la izquierda radical» y «el nacionalismo» (vasco, of course) hace de tal episodio, relacionándolo arbitrariamente con el ataque fascista de Montejurra en 1976 y la muerte a tiros de la ecologista Gladys del Estal en Tudela en 1979.

Como se puede observar, los tres artículos se reclaman de un relato alternativo de hechos más próximos o más lejanos, inscribiendo esa reclamación en una «lucha por el relato» que parece ser uno de los ejes de la actual estrategia conservadora en estos tiempos de «fake news».

Pudiera considerarse que esta estrategia estaría balizada por el pensamiento posmoderno – bien que simplificándolo hasta el esperpento- y que denotaría un conversión democrática en aceptación de una pluralidad de versiones , pero la tenaz insistencia en la posibilidad de relatos siempre alternativos y sucesivos, muestra más bien un deseo de generar la duda sobre todos los relatos y de enredar en esa duda todo posible debate sobre los hechos .

Por lo demás, y salvo en el caso de Iñaki Iriarte ( por su juventud histórica ), en los de los talluditos Albiac y Jiménez Losantos, su intento de enhebrar nuevos relatos rezuma una culpa todavía no expurgada que también es observable en otros camaradas de similares camadas

6 respuestas a «LA BATALLA ( del relato)»

  1. ¿La lucha por el relato es una cuestión sólo de la derecha conservadora? No lo creo don Vicente, no lo creo. Basta leer el Gara todo los días como lo hago yo para darse cuenta de ello. A mi modesto modo de entender el relato no es otra cosa que el intento de hacer prevalecer una determinada interpretación sobre unos hechos determinados. Un tal Nietzsche creo que dio algo parecido sobre los hechos y las interpretaciones.

    1. Gracias por el comentario, don Antonio. Pero yo no he hablado de «la derecha conservadora «, sino de ideología conservadora en el sentido amplio que le dió Mannhein y donde cabe cierta derecha y cierta izquierda…

  2. «Estrategia conservadora» me ha parecido leer don Vicente. Referido a El Mundo, el ABC y Diario de Navarra no diría yo que mi «interpretación» como derecha conservadora estuviera descaminada. Mis respetos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.