LA CASA DE LA PRADERA ( electoral )

La casa de la pradera

Nunca pude seguir  La casa de la pradera, aquella serie televisiva que contaba las andanzas de la familia Ingalls  en su peregrinaje por el oeste americano.

Los personajes  y las situaciones me resultaban tan acaramelados que no  los soportaba mi incipiente realismo  tardo- franquista.

Ahora resulta que, según se ha publicado,  la novela autobiográfica  original sobre la que se hicieron los guiones de esta serie , escrita  por Laura Ingells, la hija menor,  omitía aspectos bastante sórdidos  cuando no brutales ,como varios intentos de violación y palizas de un malhumorado  padre que no se parecía  en nada al bonachón Michael Landon.

Como se puede deducir de lo anterior, el edulcoramiento  que se pretendía se correspondía  intuitivamente a mi rechazo general básico

Y sin embargo, en  estos días,  no han  cesado de llegar propuestas que  pretendían sonar a un capítulo de La casa de la pradera, con sus apologías azucaradas de la familia de siempre , el municipio policial  y el sindicato domado ,  y otro sí , con apelaciones vocingleras a la unidad de destino en lo universal bajo viejas banderas … Propuestas que a mí más bien me han recordado  al  laberinto tosco y oscuro  de La casa de los horrores de una feria provinciana, muy , muy provinciana…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.