LA CASA (del Padre)

+ M.A.I – R. I. P. –

Falleció ayer, a los 78 años de edad, literalmente con las botas puestas, trabajando en su huerto, en los brazos de su esposa y su hijo, rodeado por sus perrillos y el paisaje que tanto amaba.
Con la firme creencia en la vida eterna, dispuesto y en paz para recibir el Abrazo del Padre.

CRISTO ES NUESTRA PAZ

( para E., J., Jb. y F.)

Vuelven algunos ( y algunas) al cabo a La Casa del Padre. Educados en esa variante singular del judeo-cristianismo que es el catolicismo, pronto cambiaron el Dios Único por la Patria Única , se deslizaron de las procesiones a las manifestaciones, suplantaron al Papa por el Secretario General y el Paraíso por el Socialismo, al albur, hoy diríamos algorítmico, de la Historia.

Antifascistas que no revolucionarios, usaron el látigo contra los mercaderes hasta la extenuación, pero, de pronto y sin saber muy bien porqué, cayeron en el estanque de Siloé y, arrepentidos, dijeron que habían vuelto a ver la luz y emplearon mucho más años en pedir perdón por su herejía generacional que los transcurridos en sus desvaríos juveniles. Hubo incluso quienes de ese arrepentimiento hicieron profesión y hasta lucrativa, y otro sí quienes recuperaron públicamente la religión primitiva, retornando al nacional-catolicismo más explícito.

La lista de arrepentidos ( y arrepentidas) es larga y bien nutrida de conocidos nombres y apellidos, y ante ella muchos ( y muchas) se preguntan cómo y porqué se hicieron estas revueltas en el camino, aunque hay también quienes sentencian directamente que para tal camino no se necesitaban aquellas alforjas.

Y aunque se podrían hacer sugerentes estudios sociológicos y psicológicos- de hecho ya se han hecho unos cuantos- viene a ser conocido que volver a los orígenes más consuela que libera y que asumir el pasado críticamente hace cicatrizar el presente y abrirse al futuro nec spe nec metu, condición de la condición histórica vivida.

Pero claro, no todos ni todas pueden renunciar a cierta honestidad agresiva, y La Casa del Padre siempre está abierta y el Padre siempre está dispuesto a abrazar al Hijo Pródigo que, en la mayoría de los casos, debería haberse quedado a hacer los deberes en el Patio de los Gentiles…

☆ http://www.vicentehuici.com/la-casa-del-padre/

4 respuestas a «LA CASA (del Padre)»

  1. Yo sólo quiero hacer un comentario al hilo de la frase «cambiaron al Dios único por la patria única». Como antiguo alumno de colegio de no diré qué secta católica que conozco muuuchos seguidores del Dios único y patria única, aunque yo mismo no lo sea, creo que ninguno cambió nada por nada porque lo viven como un continuum ideológico, por llamarlo de alguna manera. Por no llamarlo diarrea mental, vaya. No hay separación. Es un continuum ideológico. Un creyente facha no tiene absolutamente nada en común con otro creyente, si no es facha. Y todos van de creyentes pero casi ninguno de ellos lo era de pequeño ni de no tan pequeño. Quería aportar esto como dato, sin pretender extraer ninguna conclusión extensible a otros sectores o personas que no conozco.

  2. Lamento no saber escribir en los blogs, pero sí desenlazar tu críptico epitafio al antropólogo Mikel Azurmendi. De su amplia producción considero tan imprescindible como excluido del canon oficial su ensayo «Nombrar. Embrujar. Para una historia del sometimiento de la cultura oral en el País Vasco» (Alberdania), repleto de motivos para pensarse en el mundo, urgente tarea a la que debería de dedicar sus esfuerzos la labor antropológica.
    Al final, le recordaremos como heterodoxo perseguidor de la redención (propia, de la humanidad, de la historia…)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.