La democracia, la libertad de expresión, la policía aporreadora y los jueces juzgantes

Resultado de imagen de revolucion americana de 1776 DECLARACION DE INDEPENDENCIA

La situación que se está viviendo en Catalunya ha suscitado comentarios diversos como era de esperar. Y me parece muy bien  pues se trata siempre de manifestaciones de la libertad de expresión, una de las bases de la Democracia.

Ahora bien, si se hubieran publicado esos comentarios por ejemplo,en 1974,  habría tenido que ser en una revista clandestina pasada de mano en mano o quizás en un panfleto  repartido  antes de un «salto».

Se me ocurre todo esto porque  por las razones que sean – ausencia de transmisión familiar, incapacidad de los programas educativos , incultura generalizada…-  hay mucho personal que no tiene la menor idea de lo que fue el franquismo en la vida cotidiana y va por ahí  haciendo un totum revoltum y llamando «fascista» ( o » español «) a quien simplemente no comulga con sus ideas o que se extraña de que cualquier policía utilice sus porras o de que los jueces juzguen según las leyes. Y así por ejemplo, a la vista de lo que  en ocasiones oigo  a los portavoces de la CUP – a quienes respeto por mantener vivo el espíritu  de la utopía-  parece como si en la futura República Catalana no  fuera a haber   jueces juzgantes, o policía aporreadora, ese invento de la burguesía  para no desplegar el ejército ante cualquier situación problemática ( Repasen , por favor,  nuestra historia durante  los siglos  XIX y XX.

Desde el principio, es decir desde la Revolución Americana de 1776, la Democracia moderna lo ha sido en la medida en que ha sido un equilibrio de poderes que garantizaba unos derechos básicos individuales y colectivos, entre los que figuraba el ya mencionado de la libertad de expresión.

Así que todo lo que coarte o impida la libre expresión de ideas, opiniones, argumentarios o sentimientos, sea individual o colectivamente es anti-democrático y se corresponde a modos de gobierno autoritarios, por mucho que se vista de defensa de «sensibilidades» o de «creencias»…o peor, de intereses políticos  o sociales superiores. Se suele decir aquello de que » todas las ideas son respetables » , pero yo no lo creo así : las ideas no tienen porqué respetarse, de hecho deberían estar siempre sometidas a la posibilidad de la crítica.  Con lo que sí estoy de acuerdo es con que » todas las personas son respetables»…Y el problema surge cuando se confunden las ideas con las personas.

Y en esto como en tantas otras cosas, el buenismo complaciente no ha  conseguido sino dejar el campo abierto a las retrancas más radicalmente anti-democráticas y neo-conservadoras…

Una respuesta a «La democracia, la libertad de expresión, la policía aporreadora y los jueces juzgantes»

  1. Con permiso.
    Efectivamente no todas las ideas son respetables.
    Pero me permito discrepar en que tampoco todas las personas son respetables. Lo serán según sus actos.
    Lo que sí debería ser tomado por respetable es el hecho de que una persona manifieste sus ideas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.