«La lección del maestro » revisited

En estos días tan severos  he hecho una relectura programada de La lección del maestro  de Henry James. Como en toda la narrativa corta de  James, tampoco se puede hablar aquí de más temas en tan escasas páginas. Y eso a pesar de los consabidos  “encantador ” y “ encantadora “ tan caros a los diálogos jamesianos y tan empalagosos.

Sí, se habla en La lección del maestro  de casi todo: del amor, de la amistad, de la paternidad, de la maternidad, de los viajes … y de la literatura. En realidad, como señala Borges, la literatura o la creación literaria es el tema predominante.

Para ello James desarrolla un relato poliédrico, pleno de sucesivas situaciones significativas en las que los personajes hacen más bien lo contrario de lo que dicen.

El joven escritor Paul Overt conoce  a Henry  St. George, un autor reconocido por el que siente una gran admiración. Después de varios encuentros, una noche St. George le da una serie de recomendaciones a Overt, entre las que destacan la de no casarse ni tener hijos para así poder dedicarse de lleno a la escritura. Overt, que está enamorado de Mrs. Fancourt, se resiste al principio a aceptar  tales recomendaciones, reprochándole a St. George que él mismo esté casado y tenga ya tres hijos. Al cabo decide, sin embargo, apartarse de todo cuanto le rodea, abandona Inglaterra y se encierra en Suiza e Italia durante dos años para escribir un nuevo original. Cuando vuelve a Inglaterra con el manuscrito bajo el brazo intenta rehacer su relación con Mrs. Fancourt pero desiste al enterarse de que St. George, enviudado, ha decidido casarse con ella para, entre  otras razones, apartarle a Overt de la perdición: los dos leerán con mucho gusto las nuevas obras de Overt.

Sin duda esta trama tan bien tramada es una de las mejores metáforas de las relaciones entre la vida y la creación – en este caso, literaria. James, además, no pierde un matiz y todos los cuadros y diálogos son de una exactitud desasosegante : parece inconcebible que en situaciones tan formales y en medio de diálogos tan consabidos se pueda generar tanta intensidad.

La Lección del maestro es una pequeña obra maestra que harían muy bien en leer quienes quieren dedicarse a la creación. Sobre todo quienes confían fundamentalmente en su fortaleza y en su ambición…

4 respuestas a ««La lección del maestro » revisited»

  1. «Sobre todo quienes confían fundamentalmente en su fortaleza y en su ambición…» Pero hombre, don Vicente, no hay derecho a quitarle a uno las ganas de leer tal libro. ¡Eso no se hace!

  2. En una exposición de «arte moderno» vi escrito en el cuaderno que al efecto suelen poner a la salida ¡Joder, que burro soy, no he entendido nada! Algo parecido me ha pasado con la lectura del libro. Me ha parecido ver, simplemente, la enorme jeta de un perro viejo que da consejos pero que él no se aplica. O estoy yo muy desentrenado en este tipo de lecturas, o soy un descreído total sobre la condición humana, o como el de la exposición, soy un perfecto pollino. Tal vez han coincidido las tres cosas.

    1. No necesariamente, don Antonio. Creo que se trata de una fábula para hacer meditar a quienes quieren vivir escribiendo ( o esculpiendo o pintando, a quienes quieren llevar vida de «artista») de lo que se pueden perder simplemente…viviendo…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.