LA PANDEMIA ( y el terrorismo verbal)

«No hay que confiarse: uno puede estar tranquilamente en el sofá de su casa por la tarde y acabar en la UCI por la noche».Con estas palabras, al parecer, se ha manifestado un «gerente» hospitalario en una cadena televisiva, sin mediar intoducción alguna.

Es de suponer que su intención era «buena», es decir, que pretendía alertar sobre no bajar la guardia preventiva frente a la pandemia, y , a más, advertir de que porque no se tengan síntomas- o sea, que sea asintomático- la espada de Damocles del COVID-19 no pende sobre nuestras cabezas.

Pero, como decía el escolasticismo «el fin no justifica los medios» y, en este caso, los medios no se justifican ni por sí mismos pues incurren ni más ni menos que en un acto terrorista. Sí ,terrorista, porque terrorismo es «la dominación por el terror» según la primera acepción de la R.A.E.

Por supuesto, no terrorismo de bombas o pistolas, el más condenable y condenado porque quita la vida, pero sí terrorismo verbal que quita todo vestigio de esperanza, atemorizando incluso a la población asintomática que se convierte en la diana preferente de las mentadas palabras

Y si de algo hay necesidad en estos crudos momentos es de esperanza, de confianza, de solidaridad, como ya he comentado en ocasiones anteriores.Pero parece que no aprendemos, que algunos siguen dando pábulo al amedrentamiento, en este caso rayano en la perversidad y casi en prevarización.

Pues si como decía Baltasar Gracián en su Oráculo manual y Arte de prudencia, ya en el siglo XVII, «las causas superiores no obran sin el premio o el apremio: influya inmediatamente el bien y mediatamente el mal», ¿no sería ya hora de algún premio y no de tanto apremio?

En fin, este tipo de declaraciones es tóxico, y tóxicos son quienes las pronuncian y quienes las permiten…y quienes no las rectifican. Hay que estar muy atentos y atentas ante estas explosiones de terrorismo verbal porque en su inconsciente – esperemos- maquiavelismo no hay una sin dos, ni dos sin tres…

16 respuestas a «LA PANDEMIA ( y el terrorismo verbal)»

  1. Se agradece este aviso contra terroristas. Una vez identificados, bastaría con cambiar de canal -no de programa, porque un canal que alberga terroristas, es cómplice, e incurre en un delíto.
    De verdad que dan ganas de repartir unas cuantas hostias…»Ganas», digo, porque a esos mercenarios no se les gana con violencia, sino con elocuencia y datos.
    Una vez más, gracias, Vicente.

  2. Me recuerda a aquello que decían algunos curas en ciertas épocas de mi infancia. Puedes morir en cualquier momento y si lo haces en pecado mortal irás al infierno y allí estarás en el fuego eterno.

  3. No sé si ese «gerente» es médico o mero gestor. Si fuera lo segundo ha perdido una magnífica ocasión para quedarse calladito y no meterse en asuntos situados fuera de su negociado; si fuera lo primero, médico, sería malo porque, aún siendo en hipótesis un buen médico, no necesariamente sabe expresarse con palabras tan bien como lo pueda hacer con los bisturíes y demás. Más que portavoces algunos son, sin más, bocazas.

  4. El ex consejero de sanidad del gobierno vasco, Rafael Bengoa, nos decía un día de éstos que «llegarán virus más letales».
    Pues hombre,es posible y no sé si con los datos que tengan los científicos sea probable.
    Pero no es el momento de decírselo al pobrecito ciudadano ya acojonado por muy ex asesor de Obama que hayas sido.
    Pero por un minuto de gloria algunos pierden los papeles.

  5. D. Vicente
    Magnífico, como siempre.
    Yo creo que este individuo es torpe, no sé si terrorista, pero torpe, muy torpe.
    Nadie aprende en cabeza ajena, y creo que casi todos los psicólogos aseguran con que educar haciendo malos presagios a lo único que llevan es a que los malos presagios se cumplan. Muchas veces he dicho que la asignatura de psicología o no existe o es una «maría» en los estudios de médico/as y ATSs.
    Y sin embargo ( y espero que nadie piense que le estoy dando la razón a ese individuo) Tendríamos entre todos que hacer un examen de conciencia:
    No hace tres meses, ir a un hipermercado era una odisea: más de media hora de cola con metro y medio o dos metros de distancia con el/la anterior. Llegar a la puerta y una persona, normalmente guarda-jurado/a nos obligaba a ponernos guantes, a lavarnos previamente las manos con hidrogel, nos limpiaba el carrito y no nos obligaba a ponernos un traje de astronauta porque no había para todos. Hoy con los números más altos de la historia de la pandemia/epidemia/ … etc. seguimos comprando lo mismo y el mismo número de gente, pero no hay nada de eso, y en frutería, carnicería, pescadería… las distancias no existen… porque hasta el otro día en la radio un estúpido (admiradísimo profesional en su medio) decía hablando de los fichajes de fútbol que este año ha sido atípico porque HEMOS PASADO una pandemia. Muchísima gente piensa que HEMOS PASADO una pandemia. ¿Cómo hacerles entender que ESTAMOS pasando una pandemia? Estoy convencido de que lo que el sin duda magnífico Gestor ha dicho no sólo es reprobable, sino, y lo que aún es más grave, no tendrá ningún efecto entre los que celebran comuniones con 40 personas en un bar «porque somos todos de la familia».
    La gente no mira lo que es más conveniente para intentar frenar esto con medios como solidaridad, empatía… sólo miran qué nos permiten hacer y qué no.
    Y cuando le dices a alguien que si no lleva mascarilla no pase a tu lado te contesta cosas como «vengo de correr» o «estoy haciendo deporte», «estoy comiendo pipas» «estoy fumando»…
    El individuo éste no tiene perdón ni de Dios ni de una sociedad madura.
    La mayoría de nosotros tampoco.

  6. ¿ Es terrorismo verbal avisar al mundo que el calentamiento global que se avecina producido por la mala gestión del hombre en el uso de las energías y malas hábitos, va a producir el cambio climático que nos originará una serie de consecuencias nefastas a nuestro mundo, por cierto el único que conocemos? ¿ Nos nublará nuestra paz y tranquilidad?
    ¿ Está mal avisar de lo que puede pasar si se hacen las cosas de forma equivocada? ¿ Acaso no somos mayores de edad para poder escucachar una verdad de forma cruda y real sin tener que utilizar unos eufemismos que parece que van dirigidos , de forma paternalista, a gente sin capacidad de raciocinio?
    Yo particularmente creo que no, que de vez en cuando hay que sacudir nuestra conciencia adormilada y atrofiada basada en una teoría del acomodamiento infantil, poco realista y bobalicona del «mejor no pensarlo para no preocuparnos».
    A veces parece que no estemos preparados para recibir las sacudidas de la realidad, y todo lo que no esté envuelto en un papel de seda, nos produce vértigo y zozobra. Muchas veces el lenguaje nos puede convertir, por ese no querer ser fieles a la realidad, en ignorantes de lo que sucede y ajenos al conocimiento

    Un saludo

      1. Es que a eso me refiero, a las formas. Cuando son un poco fuertes, quizás exageradas, nos tiemblan los pellejos pero nos hacen reacionar. Cuando la sociedad está dormida en su plácido confor no hay nada mejor que hacer uso de la verdad exagerada, pero verdad a la postre. Es como una ducha de agua fría que nos hace reaccionar. El agua tibia es gran aliado de la muerte plácida.

        Un saludo

        un saludo

  7. Creo que el premio que puede traer esta pandemia es que, al final, seamos mejor comunidad. Si no lo conseguimos, esto se convierto en un sálvese quien pueda y simplemente adiós euskadi, euskadi.
    Y no habrá otra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.