LA PANDEMIA ( y las perversiones del lenguaje)

Decía el escritor y poeta Gottfried Benn que en situaciones excepcionales, como fue el ascenso del nacionalsocialismo en su caso, muchas palabras y expresiones cambian de significado y el lenguaje acaba pervirtiéndose para imponer una visión única de la realidad.

Y, por otro lado, desde la Sociología del Conocimiento, sabemos, por ejemplo de la mano de Emmánuel Lizcano, que en la permanente construcción social de la realidad, la utilización de determinadas expresiones no es un asunto baladí, pues pretende imponer directa o indirectamente una verdad en ocasiones un tanto opaca.

También en nuestros días están ocurriendo fenómenos similares, sobre todo en relación a la pandemia del virus COVID-19.Y para muestra pueden valer dos ejemplos.

El primero, es la utilización del adjetivo «perimetral» vinculado frecuentemente a «cierre». Así, si el sustantivo no plantea mayores problemas de interpretación , el adjetivo se nutre más allá de su denotación geométrica, de una connotación policial muy frecuente en las series habituales: «¡ Asegurar el perímetro!»…»¡ Perímetro asegurado!».

El segundo ejemplo es la utilización del también adjetivo «quirúrgico» asimismo vinculado en muchas ocasiones a «cierre» y que en este caso más allá de indicar la ejecución de «diversos actos curativos, como extirpar, amputar, implantar, corregir, coser , etc.» (RAE) sobre un cuerpo animal vivo, connota directamente el «cuerpo social».

Estos dos ejemplos, en su frecuente y alterna utilización que une el espíritu policial y el terapéutico como como si formaran parte de un mismo significado , abonan una drástica representación de la realidad que resulta quizá más amedrentadora que proactiva, y acaso por ello, poco eficaz.

De manera que si lo que busca es la eficacia en la lucha contra el COVID-19, una de las prioridades sería asesorarse convenientemente del efecto de las palabras y expresiones que se están utilizando y, apartándose de los nuevos lugares comunes abocados acaso inconscientemente y repetidos en una cantinela sin fin, dar paso a aquellas que susciten confianza y solidaridad, y no amedrentamiento.

Pues si no, se estará abonando ciertamente el campo de un autoritarismo recurrente, siendo la pandemia tan solo la ocasión para su desarrollo e implantación…


5 respuestas a «LA PANDEMIA ( y las perversiones del lenguaje)»

  1. Agradezco vivir en una DEMOCRACIA que me asegura la NO CENSURA informativa.
    En tiempos pasados se afirmaba que lo mas importante era la salud emocional y mental del individuo y por ende de la sociedad.

    Sí que hay una plaga de terror en todo el mundo, que esta dejando unas secuelas terribles, no solo en las personas y allegados de aquellos que murieron por un síndrome aun sin definir, sino también a la mayoría de la sociedad. Para la curación necesitamos el contacto social, somos seres sociales. No nos pueden dejar aislados.

    Nos han creado un nuevo trastorno, la ANTROPOFOBIA. Miedo al ser humano.
    Hasta en las guerras se anima en positivo a las tropas y al pueblo, pero en este caso es un bombardeo sádico de los medios de comunicación, con negativismo absoluto de la situación que nos rodea. Mañana tarde y noche, durante los 8 meses que llevamos.
    El confinamiento de personas sanas limita las libertades y derechos humanos. Creando síndrome de estrés postraumático, alteraciones del patrón del sueño, alteraciones alimenticias, estados depresivos, suicidios, crisis de pánico, cuadros de ansiedad, estrés, hipervigilancia, pensamiento paranoide, fobias como la nosofobia (temor a que nos podamos enfermar) y trastornos psicosomáticos.
    Las medidas adoptadas en cuanto a la forma de relacionarse generan sentimientos de desconfianza y hostilidad hacia los demás. Dificulta la empatía, la solidaridad y la ayuda al prójimo. Miedo a tus semejantes, incluida tu propia familia.
    El debilitamiento psicológico de las personas como consecuencia de las vivencias de la pandemia influye negativamente en su sistema inmune. Lo debilita y aumenta las probabilidades de sufrir enfermedades.
    La alteración en las dinámicas de juego de los niños, coarta drásticamente su naturalidad y espontaneidad en sus interacciones y en el aprendizaje, con terribles consecuencias sobre su desarrollo hacia la madurez. Impidiendo el desarrollo motriz y neurológico necesario para sus capacidades cognitivas. Lo que conducirá al desarrollo de adultos poco empáticos, inseguros, individualistas, temerosos y con bajos niveles de autocontrol y autoestima.
    El respeto es fundamental en la convivencia, imponer conductas restrictivas es una falta de respeto por ser degradante, abusivo y humillante.
    Espero y deseo que esta reflexión nos ayude a encontrarnos y entender que este camino no es el correcto.

  2. La INGENIERIA LINGUISTICA, manipulacion del lenguaje y la psiquis…que miedo.
    PROTOCOLO de manipulacion:
    – Te AISLAN de tus amigos y familia.
    – Te hace DUDAR de tu propia intuición.
    – Te hacen creer que todo las cosas drásticas las hacen por tu bien.
    – Se hacen la víctima haciéndote sentir CULPABLE de contradecirlos.
    – Se basan en la descalificación para anularte como individuo.
    – Ven como una agresión hacia ellos el que uno/una quiera actuar por cuenta propia
    REFLEXIONEMOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.