LA REPÚBLICA INDEPENDIENTE DE MI CASA

Imagen relacionada

Ayer por la tarde fui a ese lugar que se publicita como » La República Independiente de Mi Casa»  y no me pasó nada. Ni  palpitaciones estentóreas ni mini- crisis de ansiedad claustrofóbica – llevaba el alprazolam porsiaca en un bolsillo secreto del chambergo.Es cierto que fui con dos condiciones: que pudiera salir cuando quisiera  y que   mi señora esposa me garantizara que sabía por dónde salir.

Pero, luego, todo fue a pedir de boca. Acodado en mi carrito me hice todo el recorrido sin recurrir a ningún atajo. Incluso intenté comprar una » base-para- portátil- sobre-piernas » pero a la vista de que me metía en un  loop sado-masoquista entre la » zona textil » y el «espacio oficinas «, desistí con gran  caballerosidad a fuer de amabilidad.  Otro sí me ocurrió a la salida, pues mi intento de hacerme con un poco del icónico salmón ahumado  también  se esfumó  ante la longitud impresionante de la cola de paganos – continuaré tirando del análogo del Bidasoa.

Y además, fiel a mis tendencias sociologopáticas, entretúveme en hacer una fenomenología de bolsillo entre bambalinas.  Así pude distinguir entre los siguientes grupos: A) Parejas jóvenes- ellas generalmente embarazadas- en mirándose tiernamente a  los ojos; B) Parejas maduras de segundo o tercer arrejuntamiento,  mirando los smartphones y haciendo cuentas ; C) Parejas ancianas  de mirada perdida apoyándose mutuamente o tirando uno de ellos de la silla de ruedas del otro; D) No incluidos en las anteriores clasificaciones ( es que  me cansé…

En resumen, una jornada en la que la familia superó en mucho al  municipio y al sindicato, en plena conciencia republicana itinerante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.