LA VERSILIA ( ya de vuelta…y media)

La despedida ha sido correcta, ni demasiado formal ni muy emotiva, debido probablemente a que connotamos cierto frío espíritu nórdico – de tan rubios nos confunden muchas veces.

Aún así ha sido una despedida personalizada,consecuente con el trato familiar y la comida casera – hablo, no puedo evitarlo, del Hotel Apuana de Pietrasanta.

Todo lo contrario a lo que ha venido a continuación. Pues, nada más ir a repostar gasolina, nos ha sorprendido un complicado sistema de toma y daca, a base de una fianza previa de 150 euros vía VISA porsiaca, echar lo deseado, y descontarlo on time. No había ningún humanoide por los alrededores y, más adelante, hemos comprobado que, de haberlo y solicitar sus servicios, el precio del litro subía un 15 %.Supongo que este procés comenzó el día en que aceptamos el autoservicio sin descuento alguno.

Tampoco ha habido humanoides en los peajes de las sucesivas autopistas – la verdad, podían acordar un sistema de compensación para evitar tantas paradas y sus consiguientes retenciones – aunque un a modo de Siri nos diera siempre las gracias ( en pagando, of course).

Pero el colmo ha sido que en un área de avituallamiento, he debido programar un espresso en una pantalla que me ha solicitado nombre, primer apellido, email y número de tarjeta de crédito, para , una vez hecho todo lo cual y marcando NO a sucesivas sugerencias ,ir a un mostrador con un justificante que se podía doblar en cuatro…y que me dieran un cappuccino. Aún así el , digamos, desajuste anterior, ha tenido su colofón en un baño sucísimo …y sin papel higiénico.

No sé si los humanoides desaparecerán definitivamente de todo el Sector Terciario , toda vez que cada vez hay ya menos en los dos anteriores, ni tampoco que pensarán de todo esto los sindicatos , pero cuando veo esas nuevas titulaciones universitarias surgidas en una muy libre interpretación de las bases «de Bolonia» ,tan monas ellas y a poder ser en inglés – una lengua por cierto que ya no se habla en la Unión Europea salvo en Irlanda – incluyendo aquello de new technologies y similares, me pregunto hacia dónde vamos o , mejor, hacia dónde nos están llevando…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.