Lehendakaris, mapas del tiempo e historias de una pasión

Resultado de imagen de el mapa del tiempo de eitb en la epoca del lendakari lópez

No hay nada que cambie más en este país que los mapas del tiempo y las fiestas de guardar, así que, de pronto, nos hemos encontrado con una nueva jornada festiva, el 7 de octubre, en la que se conmemora – ¡ y ya era hora!- el ochenta aniversario de la formación del primer Gobierno Vasco.

He estado siguiendo el acto que se celebraba en Gernika y, la verdad, me ha sobrado la representación del maletín y la máquina de escribir de José Antonio de Aguirre y Lekube- y no digamos ya la del tal en cuanto que tal. Pues a mi parecer- y lo digo como historiador- las representaciones se suelen comer las las cosas de las que se habla sobre todo si lo hacen en una clave dramática.

Pero, en fin, para compensar y aprovechar el día, se nos ha ocurrido ir por la tarde al cine. Hemos ido a ver Historia de una pasión, de Terence Davies,  un film sobre la vida de la poetisa estadounidense Emily Dickinson. El segundo crítico oficial del primer periódico global- que  en ocasiones, como esta, suela firmar  tan sólo con las iniciales-  bajo el título de»El rigor de dos artistas» había publicado una breve columna comentando que era una obra  » con propensión a lo sublime», realizada con un » riguroso aparato formal», dando lugar a una película » austera».

El que avisa no es traidor, dicen, y lo cierto es que íbamos avisados eso sí subliminalmente. A la media hora de proyección el rigor y la austeridad habían adobado tan bien lo sublime ( que como dijo Immanuel Kant, es lo bello que ya resulta aterrador ) que he estado el resto del tiempo esperando que la Dickinson se muriera de una vez – lo cual ha hecho, por cierto entre largos estertores fielmente retransmitidos al cabo de dos horas- mientras escuchábamos  unos diálogos petulantes y pedantes – al menos en la versión en castellano – que cuando se  entendían sin ayuda de la wikipedia no hacían sino escandalizar al montón de viejecitas que, a saber porqué ,habían ido a ver la película – muchas parejas jóvenes habian abandonado la sala   a saltos poco a poco.

A la salida, demudados, hemos estado a punto de pedir que nos devolvieran el importe de las entradas,o mejor, de secuestrar al segundo crítico oficial del periódico global y  leerle su crítica una y otra vez, sin parar, como hacía Nanni Moretti en Caro diario.

Y es que las representaciones se comen las cosas de las que se habla – oiga, no digo que se coman » la verdad » ¿eh?…que todavía me queda una retranca estructuralista – sobre todo si se «ejecutan» en clave dramática.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.