LOS DESAYUNOS DE LOS MARTES: EL VVMSR

La Reunión Ordinaria de la Junta Extraterritorial del Desayuno de los Martes, se celebró ayer miércoles por la tarde, a partir de las 19:30, en la Sede Matricial del Café Iruña.

Asistieron, y por este orden, Mikel, Patxi y Koldo, siendo reseñable la ausencia de nuestras colegas Itzi, Marta y Laura por motivos varios.

En el primer punto del Orden del Día, se desestimó dar cualquier explicación sobre el cambio de día y hora. A continuación, y sin solución de continuidad, Mikel, tras constatar la ausencia de las féminas del grupo, me pidió explicaciones sobre el acrónimo VVMSR que, en significando «Varón Vasco Monógamo Sucesivo Relativo», utilicé ayer  en la columna a propósito de los topless y burkinis recientemente autorizados por bando municipal.

Se adelantó, como siempre, Koldo en la respuesta, indicando que lo más importante del conjunto era lo de «relativo» y que él lo había comprendido tras dirigir (y conseguir que se aprobara ) una Tésis Doctoral  titulada » Utopía y distopia en el Transgénero: el caso Maika». Como no nos dimos por enterados, sintentizó Koldo que si a cada una de  las primeras partes de la definición se le aplicaba  el calificativo de «relativo», todo quedaba más claro. Hicimos los deberes y así que nos salió que en realidad VVMSR, era RV, RV, RM, RS.

Mikel, enemigo de cualquier relativismo no justificado, aludió a que aquello era jugar a las medias tintas pues diluíase  el Varón, el Vasco, el Monógamo y el Sucesivo, pudiendo de hecho  el VVMSR no ser  totalmente Varón, ni  indudablemente Vasco, ni completamente Monógamo, ni  exactamente Sucesivo, para irritación máxima del Principio de No-Contradicción que por lo general nos informa y que distingue  clara y distintamente entre la carne y el pescado.

Patxi estalló en una gran carcajada , aludiendo a que durante muchos  años fue la liebre campestre considerada pescado  para cumplir con la  abstinencia   de la Cuaresma y, para rizar el rizo y tirar para lo suyo, Koldo nos habló de una tribu norteamericana que distinguía, según los antropólogos, entre siete  tipos de sexo – adelántandose acaso   y en inconsciencia histórica a nuestras teorías «de género».

Reinó en este punto la confusión y casi hasta el tumulto, por lo que fuimos advertidos por un camarero que se negó a servirnos más gin-tonics ( cosas de quedar por la tarde y no para desayunar. Y, por fin, antes de disolvernos, acordamos consultar todas las anteriores definiciones y matizaciones con las chicas, si a ellas les parece bien.

De todo lo cual y del final,  hacia las 21:37 – no veía muy  bien el reloj- ,doy fe,  ante Diem XVII Kalendas Iul. Anno MCDLXX ad Bilbao condita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.