Los jabalíes parlanchines, la FIG de Bilbao y Benito Lertxundi

Los jabalíes de Le Madonie hablaban en un oscuro siciliano y yo les suplicaba que me hablaran en italiano para poder responderles. Paola y Carlo me apuntaban con el dedo desde un árbol…Me  despierto de pronto al oír un voz que dice que me ponga el cinturón porque estamos a punto de iniciar el descenso sobre Bilbao. Todavía medio atolondrado, miro por la ventanilla, pero sólo veo nubes grises que se mueven muy rápidamente…

En el aeropuerto me están esperando Patxi y Mertxe. Proponen hacer una visita  al Festival Internacional de Grabado que se celebra en el Palacio Euskalduna. Han recibido unas invitaciones de Roberto Sáenz de Gorbea, su director y viejo conocido de la Galería Windsor Kulturgintza. Acepto porque, aunque me apetece continuar durmiendo, no quiero soñar de nuevo con los jabalíes parlanchines.

Nada más entrar en el Palacio Euskalduna, nos dirigimos al stand de «La Taller», donde nos recibe Cristina Gutiérrez-Meurs que, más allá de sus grabados, tiene en la entrada una instalación sobre la dramática cuestión de los niños robados durante el franquismo.

Iniciamos el periplo. Hay un poco de todo. Mertxe se queda con las obras  del » Proyecto Arte» de Valladolid, y con la editorial «El zorro rojo» que ha traído unos libros precioso. Patxi, con la representante pelirroja del «Dundee Contemporary Arts», como antes se había quedado con una japonesa que mediaba la obra gráfica de Miró ( » ¡Vaya tipas más interesantes que hay por aquí!»). Yo, en un tono más moderado, con los grabados ,para mi espléndidos, de Javier Idirin.

A la salida – a Patxi hay que rescatarlo de los ojos de una galerista madrileña- Mertxe  propone y casi dispone un café-torero y acudir al Arriaga a un concierto de Benito Lertxundi, pero a mí el día ya no me da para más. Y es que Bilbao se ha puesto de moda – aunque como decía el alcalde Azkuna y me gusta repetir, a veces es complicado encontrar un lugar donde comer en domingo y aprovechar para hacer tus necesidades.

Ya en casa, me adormezco en el sofá ,mientras las chicas me cuentan su fin de semana…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.