LOS PASEOS DE SETIEMBRE-OCTUBRE 2023 (AUTUMNALIAE)

AUTUMNALIAE 1 (de sapos y políticos)

Dicen que el escritor Carlos Fuentes advirtió que la política es el arte de tragar sapos sin hacer gestos y poniendo buena cara.

A pesar de haber desempeñado varios cargos de gestión en mi vida profesional, no he podido ejercer nunca como un verdadero político y todas mis responsabilidades fueron terminando en dimisión cuando el tamaño de los batracios sobrepasaba mi cavidad bucal…Tal que mi última al frente de una asociación literaria local de cuyo nombre no me puedo acordar, trufada de amiguismos y prelaturas.

Es de suponer que la deglución obligada de sapos verdes, negros o amarillos ( o a flores o a rayas, vaya usted a saber) traerá compensaciones inmediatas de tipo contable u honorable , y acaso mediatas, en forma de Juego de la Oca, pero hay que tener en cualquier caso un buen estómago y una mayor confianza y/o una firme ideología para persistir en el intento.

Y persistencia política es lo que se adivina a las puertas de este otoño más que caliente en la que el liderazgo es adelantado por la izquierda y por la derecha para sorpresa de algunos y algunas, y llanto y crujir de dientes de otros y otras.

Pero, entre tanto, más allá de la Gran Política y de sus Grandes Sapos, en la calle, lejos de altas torres desde donde se dirige el mando en plaza, la ciudadanía de a pie va viendo cómo se gastan grandes sumas en la propaganda de jornadas culturales que huelen a cuñadismo, cómo el ladrillo y el hormigón van colmatando el horizonte urbano achicacando cualquier respiradero verde, cómo cierta indigenofobia se expande por las terrazas de bares , restaurantes y cafeterías, para hacer sitio a la turistada de cruiser y google-map, cómo , en fin, hay que irse tragando un Pequeño Sapito cada día.

Pero de estos sapitos, que vienen a ser el pan micro-político de cada día, casi nadie se acuerda…

AUTUMNALIAE 2 ( de la nostalgia)

Respecto de la cuestión de la memoria , tan discutible y discutida en estos tiempos de nuevas confrontaciones agónicas, he recordado una frase muy repetida durante la Transición que decía «Contra Franco vivíamos mejor».

Me ha llegado el último número de la excelente revista digital diaria The Conversation que se dedica a la divulgación científica.

En esta ocasión está dedicada al tema de la nostalgia y desarrolla diversos aspectos desde puntos de vista tan variados como el vínculo de este sentimiento de tristeza melancólica con la música , el cine o aquello que se suele denominar «memoria histórica».

Respecto de la cuestión de la memoria , tan discutible y discutida en estos tiempos de nuevas confrontaciones agónicas, he recordado una frase muy repetida durante la Transición que decía «Contra Franco vivíamos mejor».

Y aunque Manuel Vázquez Montalbán ya avisó de que en aquellos tiempos muchos y muchas confundieron el antifascismo con el impulso revolucionario , no deja de ser cierto que entre algunas gentes se vivió colectivamente la emergencia de una utopía igualitaria que dinamizó la acción social, un tanto al modo como la había descrito Karl Mannheim en su precisamente Ideología y Utopía.

Pero, bueno, teniendo en cuenta que Francisco Franco y el franquismo quedan históricamente bastante lejos – «Franco, Franco…¿Un rey de España, no?» – me preguntó hace casi una década un alumno de primero de carrera- la nostalgia de aquel sentimiento utópico cada vez va siendo menos frecuente.

Y así, más allá de militar por defecto aquí y allá en causas legítimas de hogaño , algunos y algunas se conforman con reactivar una furtiva lágrima escuchando algunas canciones de los setenta y los ochenta, y viendo de nuevo, casi con mirada de cine-club, aquellas películas que en su momento resultaron tan significativas…

Pues, como se afirma en la introducción al mentado número de The Conversation , «nuestra época en realidad no es la de la nostalgia, sino una época más en la que, en ocasiones, preferiríamos volver no a lo que fue, sino a lo que nosotros creemos que había sido…»

AUTUMNALIAE 3 ( de lo bello y lo sublime)

La experiencia de lo cotidiano queda eludida cuando no abducida y despreciada frente al éxtasis de lo extraordinario ,como si lo bello ya solo se pudiera contemplar en cuanto que plataforma de lo sublime perdiendo como tal cualquier atractivo.

Hay en nuestros días una tendencia a las experiencias extremas. Así , por un lado,se hace, por ejemplo, reivindicación de los viajes a lugares exóticos y hasta hace poco inalcanzables, despreciando los antiguos y tópicos paraísos, y, por otro, se reclama el acceso a situaciones personales insólitas – deportivas, eróticas…-gracias a prótesis o a sustancias que activan o desactivan a voluntad a quien las utiliza.

Y si bien en ambos casos el acceso a una de estas derivas está muy vinculado a la disponibilidad de una renta obtenida por el trabajo evidente o por el robo disimulado, no deja de ser curiosa esta reclamación global que parece requerir la experiencia de cualquier forma de lo sublime.

Pues lo sublime es aquello que, según Kant, gusta porque sobrecoge y hasta atemoriza, y sobrecogimiento permanente parece ser que es lo que ahora se necesita en esta era narcisista e individualista tan potenciada por los recursos electrónicos que horizontalizan aparentemente los deseos.

Paralelamente a todo esto las mentadas experiencias se evidencian como oportunidades siempre únicas,siendo el sentido de lo único un a modo del viejo kairós de los griegos, solo que no logrado por la atención sino programado, por lo general, por las oportunas multinacionales.

Con todo ello la experiencia de lo cotidiano queda eludida cuando no abducida y despreciada frente al éxtasis de lo extraordinario ,como si lo bello ya solo se pudiera contemplar en cuanto que plataforma de lo sublime perdiendo como tal cualquier atractivo.

Y así ,esta bella y reposada puesta de sol solo parece tener sentido como peldaño y contraste hacia la sobrecogedora aurora boreal que nos ofrece la publicidad…

AUTUMNALIAE 4 ( de cine en el COAVN)

La actividad cultural del Colegio Oficial de Arquitectos Vasco Navarro (COAVN) en su sede bilbaína que desde hace varios años ofrece mensualmente la proyección de un film bajo la excelente y oportuna presentación de Eneko Lorente ha sido para mí una cita imprescindible .

Siempre he añorado con una nostalgia positiva los cine-clubs de mi juventud ,aquellos encuentros que a modo de cóctel combinaban la proyección de una buena y escogida película con un debate que por lo general sobrepasaba el tema para afianzarse coyunturalmente en la actualidad del tardofranquismo.

Por otro lado, mi vida profesional me ha llevado a investigar acerca de la percepción y significación del espacio o, si se quiere mejor, de los lugares ,incidiendo en los ámbitos urbanos y mayormente desde un punto de vista sociológico, como se puede comprobar en algunas de mis publicaciones académicas, sin eludir, no obstante una aproximación plástica o poética que he cultivado simultáneamente como afición.

Por todo lo anterior la actividad cultural del Colegio Oficial de Arquitectos Vasco Navarro (COAVN) en su sede bilbaína que desde hace varios años ofrece mensualmente la proyección de un film ,siempre obviamente vinculado al mundo del urbanismo, bajo la excelente y oportuna presentación de Eneko Lorente, ha sido para mí una cita imprescindible.

La semana pasada se inició un nuevo ciclo , ofreciendo Nosotros (Nous) una sugerente obra documental de Alice Diop, filmada recientemente,que discurre de la mano de la propia cineasta , una señora de la limpieza, un comerciante de chatarra, un escritor, una enfermera y un cazador, revelando la vida cotidiana, las relaciones humanas y las diferencias sociales que se pueden encontrar en la periferia de Paris.

Habrá que estar muy pendiente de los últimos jueves de cada mes para poder satisfacer esta doble afición que, tanto monta monta tanto, me acerca a los lugares desde registros tan diferentes.

AUTUMNALIAE 5 ( de Manu Leguineche)

Finalizado el acto, he vuelto a casa dando un largo paseo bajo la lluvia y recordando unas palabras de El club de los faltos de cariño que parecen recomendar cierto ayuno mental y probablemente una solapada atención flotante : «El exceso de información confunde las mentes y estraga la curiosidad».

Aficionado a la escritura autobiográfica, de la que soy otro sí moderado prácticante y teorizador en ciernes, siempre suelo tener a mano El club de los faltos de cariño de Manu Leguineche, sin dejar de tener en cuenta su vasta y variada obra, de la que por motivos similares, aprecio y mucho El camino más corto y La Tribu.

Como todos los años por estas fechas, la Asociación y el Colegio Vasco de Periodistas han organizado un acto en recuerdo de este cronista universal nacido en Arrazua.En esta ocasión y presentados por el polifacético Julio Flor, han participado la periodista y corresponsal de la Agencia de Noticias Associated Press en México María Verza y el catedrático emérito de Comunicación Audiovisual de la Universidad del País Vasco, Ramón Zallo.

Tras una breve evocación del homenajeado, Ramón Zallo ha llevado a cabo una interesantísima exposición acerca de la evolución de los media desde el tardofranquismo hasta la actualidad, destacando la escasa ayuda que han aportado a la dilucidación del conflicto vasco, generando una din´ámica de trincheras, en ocasiones de puro hate periodism, frente a la pluralidad de la sociedad civil que ha contrapuesto una y otra vez , y hasta electoralmente, lo difundido en los media y la opinión pública mayoritaria.

La intervención de Zallo ha desatado, como era de esperar, una breve polémica en la que también ha intervenido y con derecho propio María Verza que ha aportado su experiencia acerca de la violencia en México, reclamando un periodismo a pie de calle, directo y equilibrado, como lo hacía el propio Leguineche.

Preguntados luego si aquel tipo de crónica era posible en las actuales circunstancias, ambos han respondido con cierto escepticismo, poniendo el acento tanto en la recuperación de la autonomía profesional como en la adecuación a los nuevos tiempos en los que la información ha adquirido formas insólitas,sobre todo con el desarrollo del mundo electrónico que en gran medida condiciona nuestras vidas.

Finalizado el acto, y tras saludar a algunos viejos amigos – al mismo Zallo lo conocí allá por 1976 cuando coincidimos en la revista de ciencias sociales El Cárabo– he vuelto a casa dando un largo paseo bajo la lluvia y recordando unas palabras de El club de los faltos de cariño que parecen recomendar cierto ayuno mental y probablemente una solapada atención flotante : «El exceso de información confunde las mentes y estraga la curiosidad»…

AUTUMNALIAE 6 ( de Nanni Moretti)

El sol del futuro constituye un vibrante y audaz recordatorio de la esperanza de un futuro más justo e igualitario, siempre autorreflexivo y consecuentemente autocrítico en lo personal y en lo colectivo.

Soy un fan clandestino de Nanni Moretti desde que tuve la ocasión de ver Caro diario (1993), un film singularísimo que en tres episodios documentaba narrativa y expléndidamente algunos aspectos de la vida cotidiana italiana de aquellos años , en pleno ascenso político de Silvio Berlusconi.

Y he dicho clandestino porque la mera mención del autor y su obra provoca, según he podido comprobar, reacciones muy contrapuestas, desde la adhesión incondicional hasta la repulsa inmediata.

Moretti , que cuenta con una larga trayectoria como director y como actor, y que ha sido galardonado tanto en el Festival de Cine de Cannes como en el de Venecia, por películas como la ya citada o por La habitación del hijo (2001) o bien por Mia madre (2015), me ha resultado siempre sugerente por dos razones.

En primer lugar , por la irreductibilidad de sus films a cualquier otro tipo de formato artístico, pues sus obras son imposibles de resumir ,generando una peculiar dimensión cinematográfica no vicaria de ningún otro registro creativo.

Y en segundo lugar por la carga subjetiva que evidencia en todos sus films que , sin renunciar a colocar delante las cuestiones de su tiempo, no se esconde en alambicados subterfugios narrativos sino que siempre da la cara o, mejor, todas las caras, crudamente, con sus verdades y sus mentiras.

Recientemente, ya con setenta años, Moretti ha estrenado El sol del futuro, su última película, y en ella se llevan al extremo las características señaladas, viniendo a ser un digno colofón a la deriva iniciada en la treintena cuando rodó Palombella rossa.

El sol del futuro constituye un vibrante recordatorio de la esperanza de un futuro más justo e igualitario que alumbró la actividad de los comunistas italianos durante la posguerra a pesar de su dependencia de la URSS, un recordatorio audaz, resiliente ,no exento de humor y con algún que otro toque melancólico, pero siempre autorreflexivo y consecuentemente autocrítico en lo personal y en lo colectivo.

Por todo lo anterior, quien todavía acepte el cine como entidad propia, y aspire a disfrutarlo en toda su plenitud, no debería dejar pasar esta oportunidad que, sin duda, le llevará más allá del panorama cinematográfico contemporáneo…

AUTUMNALIAE 7 ( de Víctor Erice)

Y si suele ser verdad que quien tuvo retuvo, lo que en Cerrar los ojos se retiene es una insoportable pesadez del ser, fruto de una melancolía muy destilada.

Mi anterior escriturilla trataba de El sol del futuro de Nanni Moretti, pero no me había dado cuenta de que también hablaba del cine del futuro.Me he percatado de ello al ver Cerrar los ojos, de Víctor Erice que, por comparación, no deja de ser una obra del cine del pasado.

Este film del cineasta de Karrantza está siendo muy elogiado por la crítica. Así Elsa Fernández-Santos indica que se trata de «un canto al cine como identidad y memoria». Pero también ha desatado juicios tan respetuosos como negativos: «Inmune a esta poética de Víctor Erice, no sé qué es peor si la indiferencia o el encabronamiento» ( Carlos Boyero) y otro sí algunos muy comprensivos, como el de Juan Zapater.

En lo que sí coincide la mayoría de los comentarios es en su condición de película testamentaria al suponerla un colofón de su anterior obra cinematográfica, representada por verdaderos buques- insignia de la Historia del cine español, como El espíritu de la colmena(1973), El sur (1983) o, en otro registro, El sol del membrillo (1992)

Y si suele ser verdad que quien tuvo retuvo, lo que en Cerrar los ojos se retiene es una insoportable pesadez del ser, manifiestamente formalizada en casi tres largas horas de un ritmo lento, diálogos densos en parte fútiles, fundidos en negro y otros recursos recurrentes de una melancolía muy destilada.

Obra final, casi ya arqueológica que diría el personaje que interpreta Mario Pardo, puede que no le haga un gran favor a Erice, pues a fuer de ser «una nueva obra maestra» ( Manu Yañez), no cumple con aquel principio que enunció Baltasar Gracián en su Oráculo manual y arte de prudencia: «No aguardar a ser sol que se pone. Máxima es de cuerdos dejar las cosas antes que los dejen».

AUTUMNALIAE 8 ( de Joan Fuster y Josep Pla)

(Joan Fuster y Josep Pla)

El escritor valenciano Joan Fuster ha sido para mí, desde que conocí su obra, una referencia estilistica tan importante como la del catalán Josep Pla. Y digo estilística porque a la vista de sus referencias ideológicas no tuvieron mucho que ver.

Fuster (1922-1992) siempre recogió un espíritu progresista con cierto toque indómito, mientras que Pla (1897-1981) fue casi toda su vida un anarquista de derechas, un poco al modo de Pío Baroja.

Curiosamente, en estas fechas en las que finalizan las conmemoraciones dedicadas al escritor de Sueca , se han abierto dos exposiciones en el Palau Robert de Barcelona que se plantean el vínculo entre Fuster y Pla que, para sorpresa de muchos y muchas , mantuvieron una larga y fructifera amistad a pesar de sus diferencias incluso cronológicas.

La primera –Joan Fuster-Josep Pla: una conversa infinita– acoge precisamente un espléndido desglose sobre este vínculo que comenzó en 1952 cuando el valenciano publicó en el diario Levante un artículo sobre Pla y que tomó cuerpo con la visita que el ampurdanés hizo a Sueca en 1959. Luego sería el propio Pla quien le pediría a Fuster que escribiera el prólogo a sus obras completas en 1966, y desde aquel momento mantuvieron estrechas relaciones, constituyéndose ambos en el eje de intercambio de gentes variadas dedicadas a la música, a la pintura y, por supuesto , a la escritura.

Siempre fue más que evidente que aquella amistad tenía un interés manifiesto que no era otro que la creación en lengua catalana – y/o valenciana según se mire- pero también les unieron algunas referencias comunes, como su admiración por Michel de Montaigne y ,consecuentemente,su común opción por el ensayo en diversos formatos, sobresaliendo la crónica periodística y el dietario.

Para quienes quieran disfrutar de la mirada irónica y el escepticismo amable de ambos escritores, las exposiciones mencionadas – la segunda, Joan Fuster en el seu temps es también muy sugerente – constituyen un excelente oportunidad para profundizar o ,en su caso, iniciarse en la vida y en la obra de estos dos grandes autores.

Una oportunidad que, tras su paso por València y Barcelona, no estaría de más que circulara también por la pell de brau , con las adaptaciones oportunas, a lo largo de los próximos meses que tan tensos se atisban en el horizonte político…

AUTUMNALIAE 9 ( del tam-tam sumerio y de Cicerón)

Andan las autoridades con mando en plaza muy entusiasmadas con la llegada masiva de turistas y el repunte del hospedaje y la hostelería , pero no parece que la vida cotidiana ( y el descanso nocturno) de sus habitantes les importe tanto como para cuidarla y protegerla… Quousque tandem abutere patientia nostra?

En aquel tiempo, yo escribí pensando en ti, mi hermano, mi hermana :

«Varios pies más abajo de mi dormitorio han abierto un «Club» de mesopotámico nombre que ocupa el lugar de un «Pub»  bilbaíno de larga duración y reconocido prestigio, ya extinto.

El mentado Club se presenta a sí mismo como lo más de lo más pues resulta ser un nuevo cocktailbar  »vestido» ( sic) por una supuesta prestigiosa firma «que vuelve a sorprender creando interiores con carácter y con cosas que contar».

Y yo no pongo en duda lo anterior, pero da toda la impresión de que en la premura de la apertura ( ¡ toma ya rima en consonante!) se olvidaron de aquello de «Vísteme despacio que tengo prisa» y no calcularon bien la insonorización del local, lo cual que me trae loco al tener que escuchar hasta altas horas de la madrugada unos tam-tames sumerios entre alaridos de júbilo nocturno ( lo cual que , a su vez, indica que el palurdismo vernáculo no está todavía preparado para finezas de «cocktailbar» y tal.

He pasado por el establecimiento en horario diurno y he manifestado civilizadamente mi queja; también he llamado reiteradamente al filo de las tres y media de la madrugada a un teléfono que nadie ha descolgado ,y el administrador de mi comunidad más allá de invocar la actuación de los pm´´ s , me ha sugerido que me presencialice mismamente en bata y zapatillas en la oscura noche, y con expresion severa… Ibant oscuri sola sub nocte«

Pues bien, como decía Julio Iglesias… La vida sigue igual. Bueno, en realidad no, sino más bien, más peor ,como suelen decir en la Ribera, pues el local se ha hecho glocal y al estereofónico tam-tam interior en expansión se ha unido un griterío exterior y nocturno de modalidad multilingüe.

Por lo demás, la pm no aparece ni se le espera- recibe, como es lógico, órdenes- , los servicios técnicos ad hoc miden los decibelios en horas insólitas y, según me ha comentado un vecino (le han dicho que:) el problema reside en que quienes vivimos encima del «cocktailbar» tenemos una agudeza auricular excesiva y que quizá – sugerencia ( diz) de la defensora del ciudadano – lo mejor sería… ¡que nos cambiarámos de casa!

Andan las autoridades con mando en plaza muy entusiasmadas con la llegada masiva de turistas – ya no siendo solo recipiendarios sino también emisores de gigantescos cruisers – y por el repunte del hospedaje y la hostelería – esa que tras la pandemia se arrodillaba pidiendo que ocuparámos las mesas y ahora nos echa a las siete de la tarde para colocar los manteles de las cenas- pero no parece que la vida cotidiana ( y el descanso nocturno) de sus habitantes les importe tanto como para cuidarla y protegerla – Serve & Protetc ?

Y ante esto , ¿qué queda sino Marco Tulio Cicerón y su Quousque tandem abutere patientia nostra? …Una pregunta que probablemente, entre tam-tames sumerios, se estará haciendo mucha gente en muchos otros barrios de otras tantas ciudades del mundo mundial…

AUTUMNALIAE 10 (del patrimonio)

El mantenimiento y la actualización de todas estas manifestaciones culturales supone una muestra evidente de las constantes y las variantes del patrimonio acumulado y ,más allá de su disfrute inmediato, lleva a cuestionarse aspectos más trascendentes y acaso más trascendentales como la multiculturalidad y la identidad de las comunidades.

Como todos los años por estas fechas, he recibido el programa de las JORNADAS EUROPEAS DE PATRIMONIO- ONDAREAREN EUROPAKO JARDUNALDIAK, organizadas por la Diputación Foral de Bizkaia bajo la dirección de Aintzane Egilior Mancisidor.

En esta ocasión, y bajo el eslogan “Ondarea bizirik- Patrimonio vivo”, las Jornadas están dedicadas al Patrimonio Cultural Inmaterial que, según la UNESCO, recoge en su definición “los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas — junto con los instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales que les son inherentes — que las comunidades reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural”.

Consecuentemente, las numerosas actividades incluidas en la programación, están dando cuenta de los saberes populares, la tradición oral, las fiestas y las artes culinarias, así como los ritos, los oficios, las técnicas y artesanías tradicionales, y también de las danzas , la música y los juegos.

Sin duda, el mantenimiento y la actualización de todas estas manifestaciones culturales supone una muestra evidente de las constantes y las variantes del patrimonio acumulado y ,más allá de su disfrute inmediato, lleva a cuestionarse aspectos más trascendentes y acaso más trascendentales como la multiculturalidad y la identidad de las comunidades.

Esta última dimensión, en sus vertientes teóricas y metodológicas , también merecería un hueco en próximas jornadas, a fin de generar un sugerente intercambio entre comunidades colindantes, pero asimismo con otras más lejanas que, sin embargo, pueden presentar sorprendentes analogías.

AUTUMNALIAE 11 ( de Ortega Muñoz)

Como práticante amateur del haiku , la contemplación de la pintura de Ortega Muñoz me ha dado la oportunidad permanente, a modo de un extraño kairós otorgado, tanto para la meditación como para la expresión, facilitándome largos periodos de aquella duración dialéctica que tan hábilmente describió Gaston Bachelard.

Desde la Fundación Ortega Muñoz , me ha llegado la noticia de la exposición Paisajes pensados que persigue un diálogo abierto entre la obra pictórica de Godofredo Ortega Muñoz y la práctica fotográfica de José Manuel Ballester, recientemente inaugurada, y que se prolongará hasta  al 31 de marzo del 2024 en el MEIAC de Badajoz.

Godofredo Ortega Muñoz (San Vicente de Alcántara, 1899 – Madrid, 1982) fue un pintor extremeño que realizó una extensa obra a lo largo del pasado siglo XX, resaltando un particular tratamiento del paisaje.

Conocí sus singulares cuadros por medio de Javier González de Durana, director artístico de la Fundación, y desde entonces ha sido para mí un referente inigualable tanto desde el punto de vista profesional como personal.

Pues como sociólogo interesado en la construcción social del espacio, la obra de Ortega Muñoz ha supuesto un eje fundamental en el diálogo entre las reflexiones teóricas y las resoluciones plásticas, adelantándose a lo que ya comienza a denominarse post-humanismo (Coeckelbergh, 2022), que no es sino una nueva apuesta de encuentro entre las expresiones artísticas y el conocimiento científico, en estos momentos tan condicionados por la revolución electrónica y la irrupción de la Inteligencia Artificial.

Pero, asimismo, como práticante amateur del haiku , la contemplación de la pintura de Ortega Muñoz me ha dado la oportunidad permanente, a modo de un extraño kairós otorgado, tanto para la meditación como para la expresión, facilitándome largos periodos de aquella duración dialéctica que tan hábilmente describió Gaston Bachelard.

Por todo lo anterior, espero que esta exposición pueda tener un dilatado recorrido y que, si fuera posible, se paseara también por estas tierras norteñas en las que , sin duda, sería muy bien recibida.

LOS DESAYUNOS DE LOS MARTES ( ¿woke?)

¿Estaremos en estos territorios históricos presos de lo que allende los mares se denomina globalmente movimiento «woke», destructor de diferencias y fronteras por medio de una cultura de cancelación de todos los previos físicos y metafísicos?

La Junta Extraterritorial del Desayuno de los Martes se ha reunido hoy miércoles a partir de las 14 horas en el Periflú , sede oficial y eqüe-principal.

A la convocatoria han acudido presencialmente todos los miembros y miembras de la susodicha Junta que no se encontraban en periodo vacacional , o sea, todos y todas – excepto Laura que se encuentra en un viaje por Egipto – ,procediéndose a hacer un encargo de vermús preparáos y sus alicuotas aceitunas.

Una vez aprobada el Acta de la reunión anterior por unanimidad, nuestra juntera jurídica Amanda ha presentado una apostilla que deseaba adjuntar al Acta en cuestión que decía:»Para norte de desnortados y desnortadas, se hace constar que las siglas JEDM -Junta Extraterritorial del Desayuno de los Martes- no tienen significación militar alguna, ni deben confundirse con JEMAD, es decir, Jefe de Estado Mayor de la Defensa», lo cual que se ha aprobado dadas las circunstancias internacionales por unanimidad de los y las presentes de facto y de iure.

La mención ha llevado el debate hacia la escurridera de la situación de Ucrania, tan opacada por lo de Rubiales y lo de Puigdemont, y Koldo , insomne una vez más y recién salido de su guardia psiquiátrica, ha solicitado que se reprodujera en altos decibelios «Ataque Preventivo De La URSS» (1983) de Polansky y el Ardor. A su vez, Patxi ha sugerido recordar «¿Teléfono Rojo? Volamos hacia Moscú» (1964) de Stanley Kubrick , o también, «In the Loop» (2009) de Armando Iannucci, para rememorar los avisos estéticos al respective, y apartarse de la «moda Oppenheimer»(sic).

Marta, cambiando de tercio y haciendo uso de su vector fenomenológico, se ha hecho eco de que las muestras de solidaridad que se aprecian en «amplios sectores de la sociedad», y que llevan a acoger refugiados y a «comprar cajas extra de ibuprofeno» para enviar a Ucrania, se deben a que en la marea de reportajes sobre esta guerra siempre figuran muchos niños y niñas rubios y de ojos azules, más próximos a nuestros cánones estético-éticos que los oscuros y desdentados que han ido apareciendo en los escasos reportajes sobre las guerras en Irak, Libia, Siria o Afganistán y que más bien mueven a la aporofobia, tal que los que llegan en pateras. Su intervención ha recibido muestras de aprobación.

Itzi, que hasta entonces había permanecido en silencio, se ha quejado de que se traten temas como estos en esta Junta, pues «no llevan a nada»(sic) y que hubiera sido mejor tratar del lío que se está montando en el movimiento feminista no ya , como antes, entre sus diversas corrientes, sino y sobre todo por el alcance de las reivindicaciones de los grupos LGTBIQ+.

Al punto Mikel ha expresado sus dudas sobre si no estaremos en estos territorios históricos presos de lo que allende los mares se denomina globalmente movimiento woke, destructor de diferencias y fronteras por medio de una cultura de cancelación de todos los previos f´ísicos y metaf´ísicos. Como el resto de la JEDM no ha comprendido casi nada, el susodicho ha aportado un archivo al respecto para futuras lecturas y apreciaciones.

Tomado que se ha el apunte para incorporarlo al próximo Orden del Día,tras otra ronda de vermús y aceitunas,se ha levantado la sesión a la 16 horas y 13 minutos, encaminándose cada uno y cada una perhaps hacia sus domicilios de referencia.

De todo lo cual doy fe pridie Non. Sep. Anno DCCXXII ab Bilbao urbe condita. Yo , el Secretario Perpetuo de la JEDM.

[ firma ilegible]

SOBRE EL ARREPENTIMIENTO (¿político?)

La derivación mediata de este masoquismo purgante es mucho más grave ya que, disfrazándose de autocrítica sangrante, impide una equilibrada crítica y con ello una verdadera aportación al conocimiento individual y colectivo.

Hacen algunos y algunas del arrepentimiento un ejercicio de aggiornamento que más allá de su discutible verosimilitud suele ocultar intereses transversales.

Pues con la excusa de pretender ajustar cuentas con el pasado, se muestran incapaces de aceptar lo que fueron y lo que hicieron, consiguiendo así mentirse dos veces.

La primera, al pretender explicar desde el presente las acciones y omisiones del pasado, perdiendo la ocasión de comprender , en sentido weberiano, el contexto personal y colectivo en el que se desarrollaron.

La segunda, consecuente con la primera, al desautorizar , en ocasiones entre la falsa humildad y la ironía latente, las referencias ideológicas que constituyeron el texto de aquel contexto, sin percatarse de su utilidad histórica como «caja de heramientas» coyuntural , al modo que en su momento describió con tanta agudeza Michel Foucault.

La derivación inmediata de esta, en muchos casos, penosa puesta en escena es la representación trágica del arrepentimiento actual, sin percartarse de que el camino abierto solo lleva a futuros arrepentimientos, inluido el formalmente vigente.

Pero la derivación mediata de este masoquismo purgante es mucho más grave ya que, disfrazandose de autocrítica sangrante, impide una equilibrada crítica y con ello una verdadera aportación al conocimiento individual y colectivo.

De manera que ante las lágrimas de cocodrilo de los arrepentidos y arrepentidas, solo cabe, una vez más recordar aquellas palabras de Baltasar Gracián que decían : «Conocer los desdichados para la fuga : no ay contagión tan apegadiza».

DEL CONCEJAL Y LA PRENSA

Esta actitud bronca puede deberse a su pertenencia a una generación que no conoció el anti-franquismo – pues nació en 1978- y la necesidad consecuente de diálogo , de consenso y de buenas maneras , condiciones tan necesarias entre los y las demócratas en aquel periodo aciago del pasado.

Al parecer, el Concejal de de Obras, Planificación Urbana y Proyectos Estratégicos del municipio en que ejerzo como vizcaíno no aforado ha comunicado la renuncia de la entidad a construir un parking en un monte cercano y muy querido por la ciudadanía, que suponía una gran tala de árboles, ante la oposición de la oposición y de gran parte de la opinión pública.

Según las crónicas ( media dicunt), las palabras del Concejal de de Obras, Planificación Urbana y Proyectos Estratégicos han sido, entre otras, las siguientes: «Si tan mal os parece este estacionamiento, se elimina, sale más barato…Estoy seguro de que si un medio local no hubiese sacado un titular sensacionalista no estaríamos hoy aquí.» Y las ha pronunciado, como se puede colegir, en un tono muy molesto.

Podía haber dicho, al menos con una media sonrisa , algo como «ante las críticas suscitadas por la tala de árboles, hemos decidido reconsiderar el proyecto», y tanto más en siendo , como al parece es, ingeniero agrónomo. Y aquí paz y después gloria. Pero no.

Sin entrar en el fondo de la cuestión, merece la pena recordar que este Concejal de Obras, Planificación Urbana y Proyectos Estratégicos tiende a molestarse y a enfadarse abiertamente cuando sus proyectos y/o explicaciones no son aceptadas – no hay para ello más que repasar la hemeroteca- lo cual que no es precisamente muy modélico como estilo de trabajo en un cargo público aunque tenga, que la tiene, toda la legitimidad democrática de la lista elegida en las urnas.

Como, en mi condición de sociólogo-en-excedencia, no soy muy partidario de las explicaciones simplemente psicológicas, se me ocurre que esta actitud bronca del Concejal de Obras, Planificación Urbana y Proyectos Estratégicos puede deberse a su pertenencia a una generación que no conoció el anti-franquismo – pues nació en 1978- y la necesidad consecuente de diálogo , de consenso y de buenas maneras , condiciones tan necesarias entre los y las demócratas en aquel periodo aciago del pasado, algo obviado por la nueva tecnocracia política que en muchas ocasiones solo hace rápidas cuentas de la vieja- con perdón.

Y otro sí, y dado que en esta ocasión ha acusado directamente a un medio de comunicación de alentar una alternativa crítica, y aun sabiendo , que no es tan difícil, cuáles son los paradigmas ideológicos – y económicos- de los media actualmente vigentes, parece que la educación política de este Concejal de Planificación Urbana precisaría de algún máster de actualización para ganar , aunque solo fuera, en eficacia comunicativa.

Entre tanto, y con todo el respeto que me merece como edil (re)elegido, le recomiendo el visionado de El cuarto poder , una vieja película de Richard Brooks (1952), en la que un brillante Humphrey Bogart señala, con claridad y distinción, la necesidad que tienen las democracias que se precien de mantener y respetar una prensa libre y, por supuesto, crítica, independientemente del punto de vista desde el que se manifiesten…

(c) by Vicente Huici Urmeneta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *