LXS JUBILADXS COMO FUERZA SOCIAL EMERGENTE

Resultado de imagen de los pensionistas se rebelan

Son unos cuantos millones. Unos más viejos que otros, pero poseen unas características singulares: tienen una renta, en algunos casos exigua, pero garantizada; no tienen horarios fijos salvo los que les dicta su  albedrío; y disfrutan de mucho tiempo libre.  Antes se les vinculaba tan sólo a una espera más o menos  pasiva de la muerte contemplando obras urbanas inacabables. Después se les recondujo hacia una edad dorada de tarjetas de plástico varias y viajes proactivos. Mas adelante se distinguió entre los  jóvenes-viejos y los viejos-viejos, dándoles a los primeros la oportunidad de incorporarse a lo que se denominó  las «aulas de la experiencia». Últimamente se han manifestado como una fuerza emergente sin siglas ni otros sistemas de agrupamiento.

Curiosamente, todas las características  señaladas se atribuían antes a la juventud estudiante, sobre todo a la universitaria. Pues ,en efecto, era aquella juventud, quizás no la de ahora, la que bajo los guadaespaldas familiares, disponía de su tiempo no sólo para estudiar, que también, sino para incidir de formas múltiples y en cualquier momento en la vida social: de aquí que se llevaran los centros universitarios a los alfoces de las ciudades para evitar la ocupación inmediata y sorpresiva de los centros simbólicos  y de poder metropolitanos.

Si las características pueden considerarse análogas en lo que podría ser el principio y el fin de la vida social, entre las primeras fases de la socialización y la resocialización de las últimas, y teniendo en cuenta que la esperanza de vida no hace sino prolongarse en nuestras sociedades occidentales, es de esperar que estos millones de personas que comienzan a alzar su voz, den en el futuro inmediato más de un susto a  los políticos de pesebre y a los sindicatos subvencionados…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.