MURIAS ( el mercado inmobiliario eppur si muove…)

Desde mi ventana todavía puedo ver una gran pancarta en la se lee: «AYUNTAMIENTO, MURIAS, OBISPADO: ¡NO AL DERRIBO DURANTE LA PANDEMIA!»

Se trata de una pancarta de la Asociación Abando Habitable que lleva varios años oponiéndose a una operación inmobiliara de tinte especulativo que pretende reconvertir la parcela de una Escuela de Magisterio diocesana en el lugar de construcción de un gigantesco edificio de siete plantas y cinco sótanos en pleno barrio bilbaino de Abando en el que escasean las zonas verdes.

A estas alturas, el derribo ya se ha llevado a cabo, la pandemia parece estar llegando a su fin, el Ayuntamiento no ha cejado en apoyar el proyecto por activa y por pasiva, el nuevo obispo no se ha dado por aludido y Murias … Murias, la constructora que financió el equipo ciclista profesional Euskadi Basque Country-Murias fue absorbida hace un año por la empresa madrileña Urbas – del grupo liderado por Robisco Capital Markets, y Quamtium Venture – que recientemente también se ha hecho con el 100% de Jaureguizar,otra inmobiliaria vasca.

Sin tener grandes conocimientos acerca de este sector que desde el Bel Ami de Guy de Maupassant ya se sabe que es el más especulativo de todos, todo indica que el caso de Murias es uno más de aquellos que están reconfigurando el mundo inmobiliario tras la crisis de las subprime de 2008 y con gran ingenuity of the market.

Pero, claro, para el profano estos galimatías de fontanería empresarial no dejan sino un mar de dudas sobre quién realmente acabará de construir ese gigantesco edificio – que, por cierto, en un primer proyecto iba a albergar viviendas de alto standing y ¡ una parroquia!- si los beneficios obtenidos cotizarán aquí ,allá o acullá, y si , en fin , de verdad terminará por construirse teniendo en cuenta que la Audiencia Nacional ha abierto recientemente un expediente judicial contra el presidente de Urbas , Juan Antonio Acedo Fernández, su antecesor, Juan Antonio Ibañez Fernández, y otras 12 personas del grupo.

Y entre tanto, cualquier paseante puede contemplar con perplejidad cómo se van elevando muros de viviendas hasta la colmatación de cualquier metro cuadrado de terreno libre, en una ciudad en la que según The Lancet ,el 67,45% de los bilbaínos tienen los espacios verdes demasiado lejos de su domicilio… Y es que el mercado inmobiliario, como Murias, eppur si muove

7 respuestas a «MURIAS ( el mercado inmobiliario eppur si muove…)»

  1. Nuestros mares de dudas no impiden que veamos con claridad el horizonte hacia el que navegan ciertos paquebotes inmobiliarios de bandera pirata con la ayuda de grumetes municipales y monaguillos episcopales.

  2. Es incomprensible que Mutualia haya elegido ese lugar para construir su MACROCLÍNICA. Entre tres calles estrechas, una de ellas peatonalizada por estar frente al único Colegio Público del barrio.
    Es incomprensible que Mutualia no se haya dado cuenta de que el lugar carece de transportes públicos cercanos, lo cual producirá un colapso en la circulación de la zona por la afluencia de vehículos de visitantes y personal sanitario, además de ambulancias.
    Es incomprensible que el Ayuntamiento de Bilbao no haga algo por impedir semejante barbaridad. La zona carece de espacios verdes de proximidad.

  3. Bilbao está comprimida con ausencia de espacios libre públicos, un mar de casas, esto hay que cmabiarlo, no en un día claro, pero yo vislumbro el modelo de Basurto, complejos inmomiliarios muy altos, separados por espacios agropecuarios ( esto es km 0 no? y otros públicos. )esto es una discontinuidad entre lo urbano, los complejos urbanísticos de gran altura) y lo agropecuario y jardines. yo lo veo así.

    Fue así en el pasado, un Bilbao aristocrático, pero con caseríos, en una discontinuidad sostenible. Una ciudad, semi ciudad con esos espacios, integrados.

  4. ¡Caramba, no sabía que Murias había sido absorbida por otra empresa de fuera de nuestros lares! A este paso cualquier día el Athletic es comprado por algún jeque.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.