(PARÉNTESIS sobre la escritura)

Ayer, en la rebusca veraniega de mi biblioteca, cayó una hoja manuscrita desde el libro dedicado de una amiga. El libro tiene unos años y la nota también. Recuerdo que escribí estas palabras pensando en ella pero también en mí.

«Como en todas las tareas de origen narcisista, esta de escribir surgió de un deseo de satisfaccion más que de la satisfacción de un deseo.Aquel deseo de satisfacción se volcaba sobre la construcción de un yo en medio de la turbamulta física y metafísica desde la que se recrecía.

Algunos y algunas ya se percataron de que construido y aceptado aquel yo, no merecía la pena continuar escribiendo: tal le ocurrió al poeta Jaime Gil de Biedma, según confesión propia.

Otros y otras, sin embargo, conscientes de la mano artesana que habían pergeñado a lo largo de aquel largo y tenso esfuerzo, comenzaron a sentir la necesidad de la satisfacción de un deseo, del deseo de construir por medio de las palabras, algo muy diferente a , simplemente, expresarse : intentaban responder a aquella directa pregunta de Paul Valery «Más allá de lo que has querido decir, ¿ qué has querido hacer?»

Y ya en las harinas del hacer, en la objetivación de la obra, desaparecida para siempre la biografía ( Barthes) , la escritura ha ido emergiendo a través de aquel prístino yo que, acaso por ello, de vez en cuando reclama su protagonismo perdido en brotes verdes de narcisismo…»

2 respuestas a «(PARÉNTESIS sobre la escritura)»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *