PASEOS DE FEBRERO DE 2022

UCRANIA ( mirando hacia)

Como indicaba en la columna anterior, parafraseando a Alfonso Sastre, «ahola no es de leil» si se reflexiona sobre las noticias que llegan del Este de Europa. Pues , en efecto , la invasión de Ucrania por parte de las tropas rusas es una acción militar grav´ísima que ni siquiera puede acogerse, así lo he podido comprobar , a la figura del esperpento.

No obstante, y como afirmaba recientemente un periodista reconocido y retirado, es muy posible que poco podamos saber sobre lo que realmente está ocurriendo, toda vez que el mundo de la reportería de guerra ha sido abducido por las grandes agencias internaciones de información y ya se está produciendo la censura de algunos medios como Russia Today (RT) , acusándolos de ser meros aparato de propanganda, como si otros, como la Fox, no lo fueran.

Por otra parte, los tertulianos ( y tertulianas, of courseoff shore se están esforzando desde sus conocimientos imprecisos , aleatorios y selectivos en esbozar analogías de lo que puede estar ocurriendo con lo que históricamente ocurrió – así comparando esta invasión con la de los Sudetes por parte de Hitler, en 1938- o animando grandes titulares como «Guerra en Europa», obviando, por poner un solo ejemplo, el devastador conflicto que se desarrolló en «la antigua Yugoslavia» entre 1991 y 2001, y sobre el que el testimonio directo del Premio Nobel Peter Handke solo recibió condenas y denostaciones por «políticamente incorrecto».

Consecuentemente, con informaciones poco contrastables, con la sobreactuación de opiniones verborréicas cuando no descaradamente interesadas, solo quedan los intentos de animar la comprensión de lo que pueda estar ocurriendo en Ucrania de la mano de quienes se pueda esperar cierto conocimiento y una reflexión sopesada.

Y me permito contribuir al respecto con esta intervención del diputado y portavoz en la comisión de Exteriores del Congreso Gerardo Pisarello:

https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?dnt=true&embedId=twitter-widget-0&features=eyJ0ZndfZXhwZXJpbWVudHNfY29va2llX2V4cGlyYXRpb24iOnsiYnVja2V0IjoxMjA5NjAwLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X2hvcml6b25fdHdlZXRfZW1iZWRfOTU1NSI6eyJidWNrZXQiOiJodGUiLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X3NwYWNlX2NhcmQiOnsiYnVja2V0Ijoib2ZmIiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH19&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1496721411481780224&lang=es&origin=https%3A%2F%2Fblogs.deia.eus%2Fel-paseante%2F2022%2F02%2F&sessionId=130546d81d06f5d8d46f33bcff8a10372b33e5d3&theme=light&widgetsVersion=2582c61%3A1645036219416&width=550px

Publicado el

¡ÓRDAGO! (o entre la Ayuso y el Putin)

M.rentzat

A pesar de que uno ya peina canas y peinar algo ya es mucho entre tanta alopecia circunstante y de que se le supone cierta perspectiva, un poco como al soldado el honor en la mili, no dejan de sorprenderle los «eventos consuetudinarios que acontecen en la rúa», ya mayormente glocal por local y global.

Y tal es en estos lares laterales y colaterales, el órdago a chiquita lanzado por Mariquita Pérez, en forma de Reina x Rey jaque-mate que ha sacudido el tablero político nacional casi hasta romperlo , enviando al Dómine al museo de los cazafantasmas y provocando una caza de brujas interna que un feiticeiro gallego intentará conjurar.

Y otro sí, el órdago a la grande de El Espía Que Surgió Del Frío, hábil karateka y redomado cazador de osos, que una vez finiquitados los Juegos Olímpicos de Invierno en tierras del camarada Mandarín – tampoco se trataba de quitarle protagonismo- ha decidido efectuar una operación quirúrgica, misil aquí, misil allá, para dar paso a unas «tropas de pacificación» en el Este del este.

Todo esto a fuer de la palabrería desquiciada de una renovada Sociedad de Naciones cuyo Secretario General parecía estar en Babia, de una OTAN-DE-ENTRADA-NO, de las insinuaciones dentales del Gran Emperador Demócrata y de un Representante de los Estados Unidos de Europa que en su momento decidió abandonar el descenso en  raiers por las procelosas aguas fluviales del Noguera Pallaresa para dedicarse a una navegación algorítmica en twitter , en asegurando sin compasión que a la vista de lo visto, los ricachos ( y ricachas, of courseruskis …¡ya no se podrán gastar los rublis en las galerías de moda de Milán!

De lo que resulta que, aun siendo todo tan y tan trágico, y sabiendo que «ahola no es de leil», es una pena que no viva empíricamente don Ramón María del Valle-Inclán, pues que las tendría buenas para escribir un otro esperpento más, que , dadas sus querencias filológicas, a lo mejor titulare «Hor Dago!», en recogiendo sus orígenes vascos, y subtitulare «¡Mus!» por si acaso…

N.B. He escrito esto que es lo único que he podido escribir, pues voces más expertas y autorizadas ya han dicho lo suyo con más profundidad, más matices y más adjetivos, vg. los politólogos Jaime Pastor y Carlos Taibó.Publicado el

IGLESIA («con la…»)

«Con la iglesia hemos dado, Sancho», dijo el alargado Don Quijote al redondo Sancho Panza en 1605, en esa excelsa obra de cuyo nombre no puedo acordarme , y si bien y al parecer la iglesia no era exactamente la Iglesia, la metonimia inversa dice hogaño todo lo contrario.

Pero, a mi parescer, ya no es un idealista, modelo de todos los irónicos idealistas del mundo mundial, ni un realista casi naturalista, quienes se topan con la Iglesia ( en nuestros lares, Católica, Apostólica, Romana), sino que es la tal, en su mismidad eclesial , la que, desde tiempo ha, no deja de empatarse con sus orteguianas circunstancias materiales.

Pues perdido mayormente el ascendente simbólico, salvo en las liturgias más socializantes, acosada por las acusaciones de pederastia estructural , y debiendo reclutar allende los mares a sus miembros y miembras en dura competencia con el protestantismo vario y alzado, no le ha ido quedando sino el avatar de un continuo enroque táctico, refugiándose en inmatriculaciones masivas que en algunos casos han dado lugar a oscuras operaciones inmobiliarias, ajenas en principio a los principios morales que debería defender desde León XIII.

Tal es el caso , y para muestra un gran botón, de lo que ya se conoce como «el pelotazo de Abandoibarra», sangrante especulación diocesana del Obispado de Bilbao -bien documentada por el profesor Javier González de Durana – iniciado por un prelado ya arzobispo , condenado – y multado– en su momento por negocios similares, y asumido por la tiara actual como un legado inevitable.

En fin, que mucho tendrá que cambiar esta Iglesia ( Católica, Apostólica, Romana) para acoger la fe de unos creyentes cada vez más descreídos, cuando no bautizados no-practicantes, y quizás en el nuevo Papa Francisco están puestas para muchos y para muchas todas las esperanzas.

Pero desde la quijotesca frase han pasado ya más de cuatrocientos años (400) y si desde el Vaticano no se da a tiempo un buen puñetazo en la mesa pontificia ,aplicando firmemente aquello de «Roma locuta, causa finita», el empeño irá hacia el despeño , como diría Baltasar Gracián ,y más bien se agrandará aquello otro de «Roma veduta, fede perduta»…Publicado el

LO TERRIBLE ( voces de)

«Porque lo bello no es sino el comienzo de lo terrible…» decía Rainer María Rilke en la primera de sus Elegías de Duino.

Y bello es verlos todavía hoy, ochenta años después, muertos, abrazados, todavía intactos…

Eran, son, el escritor judío Stefan Zweig – célebre por obras como Veinticuatro horas de la vida de una mujer – y su mujer Lotte compartiendo un suicidio pactado el 22 de febrero de 1942, en la habitación de un hotel perdido de Persépolis, en Brasil.

Habían llegado hasta allí tras una larga huída, pasando por París y Londres , intentando dejar atrás el nazismo y las primeras secuelas terribles de la Segunda Guerra Mundial .

Y convencidos del triunfo inevitable del totalitarismo habían optado por abandonar este mundo: «Prefiero poner fin a mi vida en el momento apropiado, erguido» había dejado escrito Stefan antes de tomar su dosis de veronal.

Y terrible es aceptarse en un año enloquecido de sangre y lágrimas, aun siendo solo dos de los casi cincuenta millones que hubieron de morir por el delirio armado.

Algo sobre lo que deberían reflexionar quienes se hacen eco de esas voces de muerte que de nuevo suenan en Europa entre Joe Biden y Vladimir…Publicado el

FLÂNER ( o «ir de propio»)

Josep Pla

( para A.G.)

En El payés y su mundo, comenta Josep Pla que la única recomendación que haría a los jóvenes ansiosos de aventuras sería recorrer a pie su país. Recorrerlo poco a poco, y, a poder ser, ni siquiera por carreteras secundarias sino por caminos perdidos y atajos. Si al mero deambular, añade Pla, se le suma una lenta contemplación de todo lo que se va viendo y alguna que otra charla con el paisanaje, mejor que mejor.

En lares de proximidad, el exandalán, excantante, expoeta ,exdiputado, y ya desaparecido José Antonio Labordeta , siendo ya entrado en años, siguió, probablemente de manera muy consciente, la recomendación de Pla, y se dio una larga vuelta por las Españas de hogaño, reflejada luego en una serie de televisión (Un país en la mochila).

Más discreto fue, en lares ajenos, el escritor ( y Premio Nobel, malgré-lui) Peter Handke que, según dice(n) se recorrió a pie de norte a sur y de este a oeste su Austria originaria, con especial atención a la eslava Carintia, aunque, muy propio de él, no dejó testimonio directo de su hazaña, aunque sí otros indirectos como La tarde de un escritor.

La propuesta de Pla es, en todo caso, muy sugerente. Y no sólo para los jóvenes sino también para  más talluditos que no tengan una fascitis plantar “in pectore”, perdón, “in pede”. Y no sólo como recomendación para conocer un país, sino incluso, una ciudad, hasta la ciudad propia, que , en muchos casos, todavía oculta barrios absolutamente desconocidos.

Pero , claro, el mero caminar , en el sentido del flâner parisiense o en el de «ir de propio» navarro, no está fácil , pues las sendas suelen estar repletas de gentes de espíritu sportif, dotadas de todo tipo de bastones, cronómetros , cuentapasos y otros tipos de adminículos electrónicos, y las calles, aun las denominadas «peatonales» por el poder municipal, son un peligro continuo para el viandante que debe sortear con habilidad cirquense bicis (también eléctricas y municipales, por cierto), patinetes, segways , así como hábiles repartidores-saltimbanquis semimotorizados de compañías de venta on line…Publicado el

JEDM ( sobre el COVID, los Premios Goya y los 510)

La Junta Extraterritorial del Desayuno de los Martes (1) se ha reunido hoy lunes a partir de las 19 horas en la terraza del Café Iruña, sede oficial y primigenia.A la convocatoria han acudido casi todos los miembros y miembras de la susodicha Junta, en festiva congratulación colectiva por vernos de nuevo las caras con ocasión del decaimiento de las mascarillas y de otras restricciones sanitarias.

Una vez aprobada el Acta de la Reunión anterior, se ha producido un pequeño tumulto en petición de palabra (¡eran tantas las ganas de hablar!) que Yo, en calidad de Secretario Perpetuo ( como las famosas preferentes),he intentado ordenar D. M. Dada la diversidad temática y su al menos aparente inconexión paso ahora a resumir sucintamente las varias intervenciones.

Mikel, en su calidad de sociólogo impertérrito ha propuesto un análisis intensivo y a la vez extensivo de la dinámica social de este «periodo funesto-funambulesco» ( sic) que está constituyendo «la trama COVID» (sic). A la sugerencia se ha sumado de inmediato Amanda que asumirá la vertiente jurídico – política de La Cosa con imparcialidad y sin ira, insistiendo en los poderes y contrapoderes que se han manifestado y la situación de control social que se ha generado.En este punto ha tomado la palabra Koldo que, una vez más, había salido esta mañana de una larga y conflictiva guardia psiquiátrica, y ha propuesto el vertido de varias toneladas de alprazolam en los depósitos de las Aguas Municipales, «para calmar al personal» (sic), algo que con buen o mal juicio han desestimado tanto el ponente como la co-ponenta. Finalmente y al respecto, se ha acordado que ambos dos últimos preparen los informes correspondientes para próximas y sucesivas reuniones de nuestra eximia Junta.

Sin solución de continuidad, pero gin- tónic mediante, Patxi se ha lamentado en voz alta muy alta no tanto de que los Premios Goya 2022 hayan recaído mayormente en El buen patrón y en Maixabel, sino de que haya pasado desapercibida una cinta como Seis días corrientes , de la realizadora catalana Neus Ballús. Débese la ausencia, según nuestro juntero, tanto a los pactos entre los lobbies cinematográficos carpetovetónicos que «tanto montan , montan tanto Icíar como Fernando» (sic), como otro sí al oportunismo ascendente vinculado al debate sobre víctimas y victimarios– Patxi ha terminado su intervención preguntándose con voz tronante sobre el origen y utilización de este último palabro.

Sobre la mentada discusión victimaria- victimista se ha hecho eco Marta al efecto, al comentar la noticia de que 510 miembros de diferentes cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado se han personado como víctimas para su evaluación por la denominada Comisión de “Víctimas de vulneración de derechos humanos en contexto de violencia de motivación política” y cómo la mentada Comisión ha resuelto esta contradictio in terminis , negando la condición de víctimas a quienes se dedicaron a apalear – cuando no a balear- al personal de a pie anti – franquista. Marta ha dado por concluida su perorata con una cita en tono kantiano en afirmando la condición de imperativo caradural de los individuos personados.

Han venido a continuación chismes, cotilleos, murmuraciones, divagaciones, especulaciones y otros entes discursivos de similar condición que no merecen consignarse, fruto sin duda de la larga ausencia de la presencia y , por supuesto,de las rondas sucesivas de los encausados. Y al cabo , no habiendo más temas que tratar , tras un cuarto de hora de estricto silencio beodo, se ha levantado la sesión a las veintitrés horas y cincuenta y tres minutos, cuatro rondas más tarde.

De todo lo cual doy fe postridie Idus Feb. Anno DCCXXII ab Bilbao urbe condita.

[ firma ilegible]

(1)https://blogs.deia.eus/el-paseante/2016/11/20/dramatis-personae/Publicado el

PODER (Judicial)

Leo en la prensa que la democracia española ha bajado de calificación en el Índice democrático que elabora anualmente el The Economist, situándose en el puesto 24 de la clasificación con una puntuación de 7,94 lo que se traduce cualitativamente en una democracia “defectuosa”. Parece que esta recalificación- descalificación está directamente relacionada con el bloqueo del Consejo General del Poder Judicial, que ya dura más de tres años y que por cierto viene denunciándose desde hace ya mucho tiempo desde diversas instancias jurídicas.

Más allá de que este tipo de rankings tengan mayor o menor fundamento – opiniones las habrá al respecto- lo cierto es que su difusión genera una sensación de desasosiego ciudadano sobre todo porque recuerdan a aquellos y aquellas que mostraron abiertamente su escepticismo sobre algunos aspectos de la denominada Transición.

Y como esta semana he intentado reivindicar desde los alfozes norteños la figura escritor valenciano Joan Fuster , me he encontrado con un texto suyo, titulado «Los residuos del antiguo régimen» y publicado en La Vanguardia en 1979, y que , entre otras cosas, decía lo siguiente :»La maquinaria del Estado español, en todos sus aspectos, es una criatura franquista: la reciente Monarquía constitucional no puede desprenderse de ella, aunque quisiese. Los múltiples escalafones que constituyen el tinglado proceden de una época y de una mentalidad antidemocráticas, y hay que esperar el relevo. Que se jubilen. Es dar tiempo al tiempo. Y dar esperanza a la esperanza. Cuando, un día, los jueces, los empresarios, los coroneles, los delegados de Hacienda, los registradores de la Propiedad, la entera burocracia pública, desde los ministerios a los municipios, y la otra burocracia, la privada, tan decisiva como la otra, se renueven, otro gallo nos cantará. Tendrán acceso a esos puestos-clave individuos ya no “franquistas”. No me hago demasiadas ilusiones: no serán “franquistas” y se quedarán en “conservadores”. Menos da una piedra. Un “conservador” inteligente -si no es inteligente ya no será «conservador”, será “fascista”- sería la eventualidad afable«

Y se me ha ocurrido tener uno de esos malos pensamientos que por no afectar al sexto mandamiento casi nunca se evacuaron en el confesionario. Y es el tal que quizá los pronósticos de Fuster sobre la jubilación de los miembros correspondientes de la cúpula del poder judicial eran bastante ajustados y que acaso en sus renovaciones sucesivas haya predominado la transmisión de un franquismo sociológico metodológico entre togas y birretes, de manera que lo que quedó «atado y bien atado», no se pueda desatar…Ni desatascar…Publicado el

FUSTER (Joan)

Entre el verano y el comienzo del invierno de este nuevo año pandémico , he tenido la oportunidad de visitar las Casa-Museo de dos escritores de ámbito catalán , uno mallorquín y otro valenciano.Así, a finales de agosto visité Can Sabater de Llorenç Villalonga , en Binissalem y en diciembre el Museu Joan Fuster, en Sueca.

Personajes de muy diferente perfil ideológico y pol´ítico – Villalonga, conservador y militante falangista; Fuster progresista y nacionalista- ambos cultivaron el mallorquín y el valenciano, sin insitir mucho en los vínculos linguísticos con el catalán normatizado, a fuer, por supuesto, del castellano.

De y sobre Villalonga ya traté en su momento,y ahora quiero traer al recuerdo a Joan Fuster, ya que este año se celebra el centenario de su nacimiento.

Nacido en Sueca, Valencia, el 23 de noviembre de 1922, en el seno de una familia carlista, Joan Fuster estudió Derecho pero no llegó a ejercer, dedicándose desde muy joven al periodismo. En 1954, publicó en en Mallorca el ensayo El descrèdit de la realitat, al que siguieron varios trabajos sobre la literatura catalana y valenciana, siempre en un tono erudito, pero también muy incisivo y preciso. En 1962,Edicions 62 le publicó Nosaltres, els valencians, un compendio multidisciplinar que generó una gran polémica pol´ítica que se mantuvo vigente a lo largo de toda su vida , convirtiéndose en un blanco permanente y preferente de la extrema derecha: sufri´ó dos atentados, uno en 1978 , y otro en 1981 con una bomba que casi lo mata y que destrozó la fachada de su vivienda.

Este perfil político,como teórico del nacionalismo moderno de los Països Catalans, impidió una buena recepción de su obra ensayística, a la altura de las referencias intelectuales del siglo XX, así como su labor como creador de una lengua propia y adecuada para la literatura de lo que convencionalmente se denomina no- ficción. Libros como Diccionari per a ociosos , Babels i babilònies , Causar-se d’esperar , El descrèdit de la realitat o L’home, mesura de totes les coses, la mayor parte de ellos traducidos a otras lenguas,pasaron desapercibidos, si bien fueron estimados y mucho por lectores atentos y cultos como Josep Pla con quien , por cierto, y a pesar de las discrepancias , le unió una gran amistad- buena prueba de ello es el largo capítulo que le dedicó el escritor ampurdanés en Homenots ( Novena serie ) .

Ignorado por la izquierda y la derecha, por el unionismo y el nacionalismo, desconocido tanto en Valencia como en Cataluña, es de esperar que en este 2022 en que se conmemora el centenario de su nacimiento, con apoyo institucional de los gobiernos catalán y valenciano, pueda al fin reconocerse el legado de Fuster que a juicio del sociólogo Toni Mollà que le hizo una de las últimas entrevistas, “es el intelectual más importante de la cultura catalana del siglo XX”, y , según Rafael Conte y Josep Maria Castellet, «el ensayista más importante del país»…

(Entre tanto, siempre es un placer volver a leer el Diccionario para ociosos– Edicions 62, Barcelona)Publicado el

DRIVE MY CAR ( don’t, please)

Conminado por tirios y troyanos y aprovechando «el día del espectador» ,he ido a ver esa pel´ícula y no me he salido de la proyección, como parece que tuvo que hacer un reconocido crítico cinematográfico.

Así que he podido visionar ,como dicen ahora los modernos, los 179 (ciento setenta y nueve) minutos del film que, por cierto se presenta como » drama japonés» o » road movie» ( a elegir).

Y si me pidieran – y si no, no sigan leyendo, please – una impresión rápida de esas casi tres horas, diría que se trata de una sucesión de diálogos pretenciosos con ínfulas trascendentes ( sobre todo para quienes no conocen los tópicos de la cultura clásica griega, en plan de «conocete a tí mismo»– ¿quizá los japoneses? … Pero ¿ es que tampoco fueron convenientemente aculturizados por Confucio o LaoZí?) bastante mal traducidos, por cierto, – a la versión española- , con fallos en eso que antes se llamaba «continuidad» ( de la época de las script-girls), y que quizás ahora forme parte de la post-modernidad ultramoderna, encarnados (los diálogos) por personajes de actores tan suficientes como eficientes, sobre todo en el caso de una actriz que hace de actriz muda, incorporando así, se supone, en su doble condición, la representación de una doble marginación.

Y, uf, otro sí, todo lo anterior sustentado en una trama-drama de violencias y arrepentimientos tan al estilo Takeshi Kitano – con un toque de Samuel Beckett y un sifonazo de Chéjov – que más allá de los guiños descarados a El imperio de los sentidos de Oshima o al Dersú Uzalá de Kurosawa, recoge una propaganda continua y explícita de la marca sueca SAAB ( dedicada a la produción de aviones de combate ) y otras implícitas y ocasionales de Coca-Cola, de la cerveza Sapporo, de los cigarrillos Gitanes, del Mac Book Pro…y de otras marcas comerciales que se me han escapado porque me daba corte encender el móvil para dar cuenta de ellas en una nota…

De manera que ante el aluvión de críticas apologéticas y recomendaciones entusiásticas, y más allá de que ya algún listillo ha profetizado que «no es para el gran público», el fenómeno (en sentido culto y callejero) solo se puede explicar recurriendo al viejo cuento recogido por Hans Christian Andersen, que lleva por título «El traje nuevo del emperador»…O a los lobbies de los Premios y Festivales.

Any way, I´ m sorry, but don´ t DRIVE MY CAR, please…Publicado el

EL ESPACIO (conservador)

Compruebo que , una vez más, las disputas sobre la territoralidad están de nuevo al pil-pil, bien desde una óptica macro, como en el caso de Ucrania, o bien micro, como en la delimitación del ámbito de la negociación laboral, o incluso mini, como en los referéndums ( ya sé que debería decir referenda) que tras convertirse en unos siferéndums de larga tradición hispana, favorecen las dexanexiones de barrios enteros y verdaderos.

Pero basta leer en diagonal el célebre tratado Hombre y Espacio, de O. F.Bollnow, o si se va de vagoneta el prólogo ad hoc de Víctor d´´ Ors , para constatar – sin alabar ni condenar- que la reivindicación de lo espacial frente a lo temporal pertenece en principio al ámbito ideológico conservador.

Pues desde el siglo XIX ,ante los avatares temporales – sobre todo, ¡ Oh cielos! ante La Revolución- el espacio consuela y sirve de refugio al tradicionalista, ya que le permite huir del «tiempo explosivo» – que diría Georges Gurvitch – tan devorador del orden y concierto del Antiguo Régimen, y aislarse en lugares privilegiados ,rigurosamente vigilados desde las atalayas de las correspondientes casas-torre ( físicas y metafísicas)

Y es que, otro sí, a la vista está que todos los conservadores que en mundo han sido, desde los junkers hasta los jauntxos, han intentado soslayar el cambio , cualquier cambio, afianzándose en un territorio más o menos histórico ( cuando no histérico– en su sentido etimológico), reivindicando mayormente algún tiempo “muerto” de datación problemática o incluso sin datación, como ocurrió en su momento con la morriña por la Edad Media (bastante idealizada, por cierto) de los neo-conservadores alemanes que luego legitimaron el nazismo.

La conversión de la burguesía progresista en conservadora en clave gatopardiana – «cambiar todo para que nada cambie» – transmitió la bandera roja liberal a lo que por entonces ya se denominó izquierda, pero el pecado original de la impronta espacial, alentada por los nacionalismos emergentes de todo pelaje, no permitió despejar la incógnita temporal. Y gran parte de la izquierda se mantuvo en esto de derechas, en una voltereta más complicada de explicar en algunos casos que el milagro de la transubstanciación…

…Pero compruebo que me voy, me voy, y que me lío ( líes, líe, líomen…) y tan solo me queda reformular una pregunta que no por menos clásica puede ser menos acertada: Quosque tandem abutere finibus, sinistra?

SABIDURÍAS ( y tal)

«Procurad también que, leyendo vuestra historia, el melancólico se mueva a la risa, el risueño la acreciente, el simple no se enfade, el discreto se admire de la invencion, el grave no la desprecie ni el prudente deje de alabarla»

Esta es la larga frase que he encontrado subrayada en la página por la que ha quedado abierto el primer tomo de Don Quijote de la Mancha cuando se ha caído de una estantería, mientras , O my god!, buscaba una vieja edición del Tao Te King ( ahora Dào Dé Jīng )

Y es que esta manía ya disciplinada de rodearme solo de autores ( y autoras, ) muertos y bien muertos – a salvo los contemporáneos, si de amigos o de recomendaciones amicales se trata – me lleva a enfrentarme a estas sorpresas anteroretrógradas pero sin duda felices, pues veo en ellas la mano del kairós, de esa oportunidad que no es sino un rayo de luz eterna sobre la torpe sucesión del tiempo cronológico.

Y claro, ante la concisa precisión cervantina, he estado meditando sobre si estas columnillas cumplen o, mejor, pueden cumplir con tales requisitos cuando he de contar esas historias sobre los alfoces ideológicos y políticos de la pandemia del COVID-19, sobre la oscurantista especulación inmobiliaria de la Iglesia que nos informa o acerca de la memoria desmemoriada del franquismo transmitida de hoz y coz ( y no sobra ni la hoz ni la coz).

Y he llegado a la conclusión de que con que «el melancólico se mueva a la risa» – añadiendo la corrección histórica oportuna, o sea, incluyendo a «la melancólica»- ya puedo tener suficiente y sobre ello prometo enmendarme, apartándome de esa «ira brevis» que me precipita del empeño al despeño – que diría mi otro sí admirado Baltasar Gracián.

Pero, recolocado el Quijote en su sitio (preferente), ha resultado que sin tener mucha conciencia de ello iba yo buscando una cita de Lao Tsé ( ahora LaoZi) que dice: «recto pero no tajante, anguloso pero no hiriente, firme pero no insolente, claro pero que no deslumbre»… Y , uf, ya no he podido soportar ( en sentido sportif) tanta sabiduría…

LA FICCIÓN (de la no-ficción)

Ya. Ya sé que últimamente voy de libresco y citón, pero es que…En un viejo volumen – Teoría de los géneros literarios, de Paul Hernadi – que estaba hojeando ( y ojeando) para preparar un seminario sobre el tema «Ficción /No-ficción» , me he encontrado con la siguiente advertencia de la editorial: «Por la incuria o incompetencia, esta obra nos ha sido entregada con una compaginación del texto y de las notas a veces descabellada. Aunque el resultado es más de afear que de entorpecer la lectura del libro, nos sentimos obligados a advertir de este hecho al lector, tanto más cuanto que una de las líneas directrices de nuestra política editorial es la de presentar, en lo posible, textos impecables».

Y haciendo caso omiso a la amenaza velada que de lo formal iba a pasar a lo conceptual, me he presentado en un Aula y he ido desgranando un granado de granadas para-militares como «narratividad», «auto- diegético», «hetero-diegético» , «capital cultural» y otras tales, en derrumbándose el arbolillo ante las preguntas acerca de la autodenominada «autoficción» y ante la evidencia de que ya la ex-timidad ( de Paula Sibilia ) ha conjurado la intimidad desde que el mundo es el mundo de Instagram o Tik-Tok.

Y más vale que , en siendo el alumnado – la alumnada habría que decir- de corte analógico y confección setentera, he podido darlo to , rematando la faena con una estocada definitiva al desvelar la ficción de la no-ficción de El Quardern Gris, del maestro Josep Pla, escrito entre 1918 y 1919 y publicado en 1966 .

Y ansí que he salido entre corchetes de un público entregao, y algo dolorido de caderas, pues los cuarenta años de docencia acumulados no me han servido de entrenamiento para mis dos horas y media de paseo sobre mí mismo ( por mor de la pandemia) , al no poder renunciar a mi vocación mayéutica peripatética.

Any way, ha quedado claro,como en el mentado libro del Hernadi, que los géneros literarios no existen, pero haberlos haylos – al menos entre «los más vendidos».

Todo lo cual se comunica para que conste donde proceda, y por si acaso…Editar«LA FICCIÓN (de la no-ficción)»

2 respuestas a «LA FICCIÓN (de la no-ficción)»

  1. Javier EDITARIncreíble y pasmante que Pla escribiera ese libro a los 21 años de edad. Tan bien escrito, tan maduro y reflexivo sin pretensiones de ser nada más que un muchacho de pueblo que mira el mundo rural del Ampurdán y el urbano de Barcelona de aquellos increíbles años finales de la 1ª guerra mundial. Se vuelve a ese libro para releerlo como si se necesitara aire puro.Responder
    1. Vicente Huici Urmeneta EDITARAl parecer el original de 1918 estaba revisado y muy retocado cuando se publicó en 1966…Responder

Deja una respuesta

Conectado como Vicente Huici Urmeneta¿Quieres salir? Los campos obligatorios están marcados con *

Comentario *

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.