POST-VERDADES FUTBOLERAS

Ayer por la tarde, con los comentarios del partido Athletic- Atlético de fondo ( al final 1-2) leía en un periódico que » el Celta es el primer equipo de Primera sancionado por la Liga por no cubrir el 75% del aforo de la grada que enfocan las cámaras durante el partido».

Como no acaba de entender el titular,  repasé cuidadosamente el  reportaje y pude enterarme  de que el» Reglamento para la Retransmisión Televisiva», publicado por la Liga a partir de la temporada 2016-17, establece en su artículo 6.4 que – no me resisto a transcribirlo- » La ocupación del estadio es parte de la percepción audiovisual del partido. En una óptima retransmisión televisiva el estadio deberá apreciarse lleno. La Liga recomienda encarecidamente ubicar a los abonados y público asistente prioritariamente entre córner y córner de la grada opuesta a la posición de la cámara principal…»  A continuación  venía otro largo párrafo señalando las sanciones progresivas «si la ocupación que se aprecie es menos al 75% del espacio visualizado» o, sanción más grave, menos del 50%.

Ya sabíamos, y por casos bien próximos, que algunos partidos se amañaban en función de intereses diversos – aún colea el caso del Osasuna- pero si a estos arreglos sumamos lo que se menciona acerca de las retransmisiones televisivas, se puede concluir que el deporte rey también ha entrado en la dinámica de la post-verdad que no es  sino la mentira de siempre, o, bondadosamente, el engaño que conlleva el arte de la representación artística  que debe cumplir con su objetivo de hacer pasar  algo por verosímil para disfrute de quien lo contempla.

Descubrir esto no es, por supuesto, descubrir ningún mediterráneo, pero así como todavía existen dudas de si en verdad los USA llegaron a la Luna en 1969 o,en realidad, todo fue un montaje televisivo y propagandístico retransmitido desde el desierto de Arizona, a partir de ahora se nos puede subir el ceño a la hora de ver un partido por la tele.

Así que lo mejor sería acudir siempre al estadio correspondiente, algo que se ha vuelto cada vez más difícil porque los horarios de los partidos  parecen estar condicionados por…las retransmisiones televisivas.

Pero aún así, apagar el televisor, y salir a la calle, siempre podrá ser una solución para apreciar directamente– y justipreciar que decían los clásicos-  , con nuestros propios ojos,  no sólo ese partido, sino , por ejemplo, esa manifestación de apoyo a…o esa Huelga General…más allá de las tantas post- verdades que nos rodean…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.