¡PROHIBIDO PASEAR!

La imagen puede contener: texto

Luce una mañana luminosa y voy paseando alegremente por Abandoibarra como si formara parte de  la Monty Python. Poco antes de  subir hacia el Palacio Euskalduna , una bicicleta me pasa a toda velocidad por la derecha  atravesando el estrecho espacio que queda entre el que suscribe y  la barandilla que da sobre la ría.Me sale un exabrupto ( moderado) que es respondido con una higa por el ciclista que, por otro lado,  va bien pertrechado con casco y rodilleras.

Suspiro y subo hacia la escultura  titulada  «Sitios y lugares»- popularmente» los kaikus»- de Ángel Garraza y he aquí que me encuentro con una patrulla a sotavento enfilada hacia el macro-hotel del parque. Me acerco, llamo a la ventanilla. El número se sorprende y  deja de leer el periódico. El diálogo es más o menos como sigue:

– Egun on…Mire,  acaba de pasarme una bicicleta  a medio metro y a toda leche por ahí abajo…¿No decían en ese periódico que habían comenzado ustedes una campaña de control sobre el uso de las bicis?

– ¡Ya! Pero claro, luego dicen que reprimimos…

– Entonces …¿Tengo que ser yo el que «reprima» como dice usted?

En este punto, el número que acompaña  al conductor interviene con voz autorizada: «Bueno, podemos tomar nota de la incidencia». Y yo: «Me parece bien, pero no estaría de más que giraran el vehículo y salieran a echar una ojeada de vez en cuando…»

Cruzo el semáforo y me  interno  en el Parque. El fluir reposado de las fuentecillas me sosiega mientras continúo caminando, que es lo mío. Pero cada cierto tiempo me doy cuenta de que  niego con la cabeza.  Cualquier día de estos nos prohibirán pasear, porque  una bici, como ya ha pasado en otras ciudades, se habrá cargado a  un tranquilo viandante.

 

2 respuestas a «¡PROHIBIDO PASEAR!»

  1. Hola
    En su momento el concejal Sr. Gil prometio que sacaría las bicis de las aceras. Como todas las «geniales ideas» de este individuo, al olvido.
    Si por una zona tan turística y transitada como Abandoibarra, rara vez estan los Municipales ¿Qué esperamos?
    Se corrió la voz que multaban con 100€ a quien llevase su perro suelto. A partir de ahí todos los animalitos amarrados. Si con las bicis hiciesen parecido, un par de multas y se acababa el problema. Pero tendremos que esperar a que pase algo

    1. Está muy claro que , desgraciadamente, el Ayuntamiento no se toma esta cuestión en serio. Pero, por lo menos, podrían dejar de fingir…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.