RAY DONOVAN( o » yo me encargo de todo»)

Resultado de imagen de ray donovan

No sé si quienes tienen a bien leer habitualmente estas líneas han visto en alguna ocasión algún episodio de la serie Ray Donovan.

En ella el personaje que le da el título ( un Liev Schereiber  de casi dos metros ) se nos muestra como un «conseguidor» experto en chantajes, extorsiones, crímenes y otras variantes anejas. Y todo lo hace impasible el ademán, con una mirada afilada a lo  Fu-Manchú y siempre acompañado de la frase «Yo me encargo de todo» que todos los que la escuchan saben muy bien qué quiere decir.

Además, como está rodeado de una familia muy familiar por irlandesa y católica  pero compuesta de inútiles y atontados de diferente  calaña – excepto su padre ( magnífico John Voight) que le da una réplica continua y sopesada- Ray no suele encontrar grandes obstáculos para sus » trabajos «, salvo los tropiezos con algunas señoras tan atractivas como malas-malísimas.

Aunque a primera vista no lo parece, en el fondo Ray muestra de viento en vez buenos sentimientos, incluso hasta puede llegar a llorar, un poco al modo del asesino en serie de otras series que ayuda a las viejecitas a sacar la basura a la calle…Bueno, ahora que me doy cuenta , en realidad , es lo que hace… Y esos buenos sentimientos permanecen ocultos  por  los abusos que sufrió de pequeño de manos ( nunca mejor dicho) de un cura católico. Así que también en este caso, se puede repetir el dicho de que «en el pecado , la penitencia » .

Todo un dramón, vamos, y además ribeteado por una señora Donovan ( Paula Malcomson ) que, a diferencia de las listas-listísimas  de , por ejemplo, Los Soprano, no se entera de nada y descubre cada mañana, durante largos años, que, en realidad, no conoce a su marido…

Y digo yo y me digo, si este Ray Donovan no estará inspirado en tipos como el hispano Villarejo de marras, tan eficaz él que ,a lo peor, hasta tiene también buenos sentimientos, eso sí, ocultos, muy ocultos…

2 respuestas a «RAY DONOVAN( o » yo me encargo de todo»)»

  1. Te leo siempre, (creo además que alguna vez nos hemos visto tomando una felipada en el Alameda), y no podría suponer que ves como yo, Ray Donovan.
    Guión espeluznante, con personajes impagables.
    Especial, para mí, el papel del hermano boxeador con «parkinson». Igual de víctima infantil en su día, pero menos triunfador en su vida, es contrapunto de su hermano. El se sometió y Ray, no.
    Sorprende efectivamente que una victima de la descomposición de la familia y vengador de todo mal sea tan exquisito con la protección a los suyos, relación ejemplar con su hija, cariño no correspondido por sus protegidos.
    Hay también una especie de redención mesiánica y renovadora en sus deseos de eliminar a su padre, a la vez de proteger a sus hermanos unidos, y luchar por un futuro prometedor para sus hijos.
    Me alegra coincidir contigo en algún rato de ocio. por eso me animo a contestar.

    1. Gracias por el comentario que sintetiza magníficamente los nudos gordianos de esta serie no en vano tan premiada. Coincido además en la excelencia de los actores.
      Y, en fin si me ves por ahí, no dudes en entablar conversación.

Responder a Esnepel Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.