REDES ( y sociales)

En su «Carta al curioso lector», prólogo de Miguel Morey a la edición de los Apotegmas de Sabiduría Antigua de Erasmo de Rotterdam, se menciona que el humanista holandés fue muy consciente de que el invento de la imprenta de Gutenberg había abierto una época y concluye que “la poderosísima capacidad de influencia del erasmismo le debe mucho a este nuevo invento – hasta el punto de que no sería exagerado decir que es la primera doctrina, el primer pensamiento que halla en el libro impreso su forma idónea de expresión, su vehículo exacto y adecuado” .

La cita viene a propósito del debate al que ahora se asiste sobre las comunicaciones electrónicas, sea por vía de esa gran autopista que es internet, o a través de sus derivaciones como el correo electrónico, Whatsapp, Instagram, Twitter o Facebook.

En su momento, y en un mano a mano con mi colega Andrés Davila de la Universidad del País Vasco, ya se dio cuenta de la nueva figura que se veía emerger en estas recientes formas de comunicación interpersonal y que denominábamos el «zoon elektronikón» (1), y yo mismo analicé no hace mucho desde una perspectiva crítica el fenómeno de Facebook (2)

No obstante, y aún sabiendo las condiciones monopolísticas de todo este entramado-desde 2012 la empresa actualmente dirigida por Mark Zukerberg controla Instagram , y desde 2014, Whatsapp- , sus derivaciones comerciales- como la venta masiva de datos de Facebook a Cambridge Analytica en 2014- o incluso su utilización directamente política o socialmente infecciosa , a través de las denominadas fake news, mi experiencia particular no deja de resultar positiva.

Pues estos nuevos sistemas de comunicación, en última instancia tan controlados acaso como los anteriores sólo que bajo diferentes maneras, me han permitido recuperar amistades perdidas, estar en contacto con las más alejadas de mi peri-mundo, intercambiar informaciones de interés y compartir referencias insospechadas. Todo ello, por supuesto, intentando siempre mantener una básica prudencia en la elección de los contactos y en la formación de los grupos, y procurando, como apuntaba Sherry Turkle (3) , que lo que no es sino un medio, se convierta en un fin en sí mismo.

Supongo, en fin, que con una utilización adecuada de estos canales electrónicos, no estaremos sino aceptando las condiciones de comunicación de una nueva época, como ocurrió con la aparición del libro impreso , del cual se valió y tanto aquel humanista hoy tan olvidado que fue Erasmo de Rotterdam.

NOTA BENE.-
Queridos (y queridas , of course) colegas: Va este aluvioncillo de citas, por si el fin de semana sale muy frío y/o lluvioso, y no os apetece salir de casa, y queréis darle a la neurona en un paseo metafísico por el sofá… ( Si hay algún problema en la descarga de los textos, los puedo enviar por email, a petición)

(1)«Del Zoon Politikón al Zoon Elektronikón. Una reflexión sobre las condiciones de la socialidad a partir de Aristóteles» :

(2) «Crisis y  zoon elektronikón . Reflexiones sobre La red social de David Fincher»

(3) «¿Conectados, pero solos?»



5 respuestas a «REDES ( y sociales)»

  1. Pues sí, Vicente, esas «nuevas» herramientas, esos sitios de redes sociales, utilizado con prudencia y sentido común, también abren oportunidades para relacionarse.

  2. En efecto, da igual que gusten o no las RRSS, están ahí porque son un producto de la cultura humana como lo fué la imprenta ; otra cosa es que evolucionen, que sean combatidas o incluso sustituidas por otra cosa. Todo cambia. LA REFLEXIÓN IMPORTANTE ES : ¿VAN A CONDICIONAR AVANCE O RETROCESO?. (En la consolidación de la especie).

    1. Gracias por el comentario. En los links adjuntos que aparecen al final de la columna, hay varias reflexiones sobre las ventajas y desventajas de las RRSS.

      1. Muy interesante: « zoon politikon /zoon elektronikon ». ¡Y que lujo de referencias bibliográficas , Vicente Huici!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.