SEGURIDAD ( y el misterio de la Inmaculada Concepción)

En relación a mi crónica de ayer sobre el niño perdido y hallado en las dependencias de la Academia de la Ertzaintza de Arkaute, he de constatar que el Ente Público de Radio Televisión Vasca (EiTB) ,que dio la noticia de alcance, no ha proporcionada mayores informaciones sino cada vez menos sobre la circunstancia de que dicha Academia estuviera vigilada por una empresa de seguridad privada.

De facto, nada nuevo se ha mencionado al respecto, aunque, eso sí, ha publicitado una breve entrevista con la, al parecer, directora de la Academia de cuyo nombre no puedo acordarme, que ha comentado , más allá de que hay una investigación en curso, cuatro aspectos singulares como son : A) que el niño no entró en un coche camuflado; B) que no se subió a ningún helicóptero; C) que no se sacó ningún selfie ; y D) que el citado menor no se comió ningún bocata o sandwich de los que están a disposición de los alumnos y alumnas en las correspondientes máquinas expendedoras.Pero nada tampoco que permita dilucidar una respuesta en relación a por qué la Ertzaintza no garantizaba, como parecería lógico, la seguridad de su propia Academia

Y aunque estás declaraciones me pudieran mover a ello, como no quiero ser fatalista tal que algunas opiniones que he recibido al respecto, ni hacer del empeño despeño ( que diría Baltasar Gracián) sino que está en mi ánimo dar cuenta de algo un poco a la manera de mi muy querido Quim Monzón, en siendo tan fácil hacerlo pues hay denotación y connotación suficientes para ello, yo aquí lo dejo, aunque todo me suene al misterio de la Inmaculada Concepción que es de tan misterioso, tan bello ( como ha dejado claro Pablo d ‘ Ors, ese cura católico- zen ahora tan en la pomada…

3 respuestas a «SEGURIDAD ( y el misterio de la Inmaculada Concepción)»

  1. Ya sabe usted don Vicente que «nunca dos errores hicieron un acierto» pero tengo la impresión de que eso de vigilancia privada en instalaciones de fuerzas de seguridad se ha producido o se está produciendo en otras partes de España (perdón….del Estado). Lo que más me sorprende del asunto es que todo el «mundo político» y periodístico parece que se ha enterado ahora de que eso era así. ¡Pardiez, que diría el otro!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.