SOBRAS (completas)

Publico aquí unas columnillas que en su momento fueron eludidas por mor de la coyuntura. Lo hago ahora al término de este curso 2020-2021 con la idea de comenzar una nueva etapa sin ninguna mochila a la espalda. Y si,como decía el viejo Josep Pla ,la lectura de algunos de estos parrafillos ayudara a alguien a combatir el insomnio, ya me habría quedado satisfecho…

Garai batean saihestu ziren zutabetxo batzuk argiraratzen ditut hemen. 2020-2021 ikasturte honen amaieran egiten dut, bizkarrean motxilarik gabe etapa berri bati ekiteko asmoz. Eta, Josep Pla zaharrak esan zuen bezala, parrafo horietako batzuen irakurketak insomnioari aurre egiten lagunduko balu, gustura geratuko nintzateke…

SEPTIEMBRE 2020

AZ (o la repetición sin diferencia)

Celebróse recientemente el X aniversario del Azkuna Zentroa de Bilbao, con ordenada pompa y circunstancia. Acudieron autoridades varias- y entre ellas un concejal de movilidad , siempre de sorprendentes ideas, que ha decidido esta semana que los automóviles no puedan circular por la Villa a más de 30 /h con el consiguiente incremento de la contaminación atmosférica- , gentes varias del mundo del arte y de la cultura, y un pelotón multicolor en el que me encontraba mismamente yo mismo por eso de las casualidades de la vida.

En conjunto, el acto fue breve – de esos que le hubieran gustado a Gracián – y amable. Entre el surtido de intervenciones más o menos institucionales se pudo escuchar a la Orquesta Sinfónica de Bilbao y al Coro Rossini, si bien desarrollando composiciones un poco ajenas a la pretensión de que el AZ sea un Centro de Cultura Contemporánea, pues lo más adjetivo al respecto fue la interpretación floreada de «Let it be», una canción firmada por The Beatles en 1970: al parecer no se atrevieron con alguna obra de nuestro autóctono Luis de Pablo, por aquello de no romper la armonía ambiental.

Otro sí, destacó el procer máximo la vocación de posicionar a la Villa en el concurso de la cultura global y globalizada por medio de las cada vez más proyectivas actividades del AZ, para lo cual se había dotado este de un proyecto-programa que debía (de) servir de referencia internacional.

Y me pareció bien, como hubiera dicho el príncipe Salina, solo que he visto ya muy perdido que el AZ sea un referente local que es también lo que le correspondería municipalmente: durante varios años y antes de que se estrenase la dirección actual y la anterior fuera a posicionarse, esa sí, internacionalmente, colaboré en la Letra Eskola de la entonces AB que bajo la coordinación de la escritora Mónica Crespo y en compañía del también escritor Jon Bilbao, llevó a cabo una singular labor de sensibilización y práctica por medio de diferentes talleres de escritura para los que siempre había que tener numerus clausus , debido a la demanda existente. Una actividad formativa que luego fue considerada inadecuada por el escaso impacto mediático: se prefirió ver a un despistadísimo Paul Auster vagando por el AZ que mantener aquella Letra Eskola de humilde pero básica condición.

A la salida del acto todo fueron parabienes, y aún y siempre agradecido, me quedé con la impresión de que había asistido a algo que pertenecía en su fondo y forma a esa manera de «estar-en-el -mundo» pre-pandémica – y no sé si incluso pre-pandémica de la grippe de 1918 – en la que cierto palurdismo se ve aupado hacia una engañosa globalización desatando una impropia competencia interinstitucional…

COMENTARIOS:

Pasabaporallá
excoleccionista@gmail.com
10.4.1.250
D. Vicente…. tenemos muchos años para descubrir ahora que la cultura y la política no tienen motivos para estar unidas.

Se(p)tiembre

Dice mi quiosquero- todavía suelo leer prensa en papel – que septiembre y enero son los dos meses más flojos en ventas, pero que el primero siempre le gana al segundo por la mano.

Arguye que en enero queda la resaca navideña, pero que no es comparable a los efectos del dispendio veraniego , que suele ser el más importante del año.

Para el micro- sociólogo que habita palpitante en mi arqueocerebro, los datos y valoraciones anteriores son limitados pero suficientes , pues la posición del informante es la de una sólida observación participante – esto lo debo corregir pues hay mucha rima en consonante.

Habría así un a modo de «cuesta de septiembre» oculta y, por lo visto ( y oído), en este año I de la Pandemia COVID-19, el gasto estival ha sido mucho mayor del esperado, pues quien ha podido se ha dejado en las terrazas omnipresentes lo que pensaba gastarse en los chiringitos lejanos, lo cual que, al parecer, no ha conjurado la crisis global de la hostelería.

Y a esto hay que añadir que la rentrée escolar, a fuer de complicada y enigmática, está saliendo mucho más cara a cuenta del surtido de geles y mascarillas, por no hablar de los ordenadores y tablets ( que van a ahondar , por defecto ,la denominada «brecha digital» que, en realidad, diría Pierre Bourdieu,es una «brecha social».

Es de esperar que todo esto sea tenido en cuenta por nuestros próceres ( y próceras )para que se pongan de acuerdo en las cuentas más pronto que tarde , y de esta forma y manera se pueda remontar organizadamente esta particular cuesta, ya puerto de primera categoría, de septiembre ( así, con p, que yo soy de los antiguos…

Corrientes y desahogos…

Estoy escribiendo algunas de estas croniquillas desde un ordenata que es mas lento que el caballo del malo ,así que desde que lo enciendo hasta que puedo hacer algo voy releyendo Guerra y Paz.

Cuando me aburro del clásico ruso, me entretengo recopilando, en un cuaderno y a lápiz ,anécdotas y cotilleos varios en lo que en pequeño homenaje a Vicente Verdú, denomino «Corrientes y desahogos».

De entre las notas más recientes he seleccionado las siguientes, algorítmicamente – para estar en la pomada : «La mitad de los clientes del local nocturno llamados a hacerse la PCR correspondiente, tras dar positivo dos camareros, no se ha presentado» . «Terraplanistas y anti-vacunas se plantean coordinar acciones contra la conspiración Soros-Gates». «Un positivo recibe una llamada exigiendo que no se incluya a quien telefonea en la lista de seguimiento…». «El pueblo se cierra por tierra y por mar para evitar la llegada de forasteros a las no-fiestas».

Y el apunte más reciente y de cosecha propia: «Sociólogo degenerado que es uno , y proclive a la observación de ritos y no- ritos, he intentado seguir en directo toda la pompa y circunstancia de la exaltación al cargo del lehendakari, y tras arduas investigaciones, he podido ilustrarme sobre ello accediendo a un programa de ETB1 intitulado Katalunia: albistegi berezia. He quedado emplazado por mi curiosidad para estudiar el caso en profundidad por si hubiera encriptaciones insospechadas».

Pues eso, y sin pretender comparaciones como decía Roland Barthes…Corrientes y desahogos…

FEBRERO 2021

LA PANDEMIA ( …y el Etna)

El Etna, ese gigante aparentemente siempre dormido, ha comenzado a bostezar soltando brazos de lava roja y estertores de grandes columnas de humo.

Las calles de Catania, la bella ciudad en la que los árabes inventaron el helado de limón, lucen cubiertas de ceniza muy negra y toda la isla está pendiente de escuchar algún rugido profundo que delate la inminencia de un terremoto.

Pues nada es Sicilia sin su volcán ni sin las cicatrices de sus heridas sísmicas: imposible comprender el magnífico esplendor de los palacios, los conventos y las plazas barrocas obviando el decidido empeño de reconstrucción tras el gran terremoto de 1693.

Quizá la gran atención suscitada por la nueva erupción del más viejo volcán activo de Europa puede habernos recordado la finitud torpe de nuestro tiempo de vida frente a la suya, para nosotros casi infinita (
Stephen Jay Gould :La flecha del tiempo)

Y es que ocurre que sabemos que esta pandemia del COVID- 19 pasará antes o después pero que el gigante seguirá ahí a no ser que para entonces ya haya reventado toda la isla . Y también que la mortalidad de este coronavirus ,aun siendo alta, puede acabar resultando notablemente inferior a la ocasionada por otras epidemias o catastrofes terráqueas , de las que esta no será sino una más en los anales de la Historia.

Pero aun así es posible que de nada nos vaya a valer esta humillacion en pleno Antropoceno y que a pesar de reconocernos como «seres de un día», como nos llamaron los filósofos griegos, nos resulte insoportable o, incluso, incomprensible, tanta fuerza telúrica desatada e incontrolable…

«Cuidar la Tierra, mirar al Cielo, escuchar a los Divinos, acompañar a los Mortales» era el resumen de la Cuaternidad que proponía el Martin Heidegger de la posguerra para la vida plena de aquel ser-ahí, yecto, echado al mundo que había sido para él el ser humano. ¿Habrá que comenzar por el principio…?

LA PANDEMIA ( y el 23-F)

—«Buenas tardes.No va a ocurrir nada, pero vamos a esperar un momento a que venga la autoridad militar competente para disponer lo que tenga que ser y lo que él mismo diga a todos nosotros. Esténse tranquilos , no sé si esto será cuestión de un cuarto de hora, veinte minutos, media hora , me imagino que no más tiempo. Y la autoridad que hay competente, militar por supuesto, será la que determine qué es lo que va a ocurrir. Por supuesto que no pasará nada, así que esténse ustedes tranquilos…»(1)

De todos los recuerdos de aquel 23 de febrero de 1981 que me vienen a la memoria son estas frases de retorcida sintaxis y reiterado contenido las que conservan todavía mayor vigencia. Pues en su anacoluto en torno a la «autoridad competente, militar , por supuesto», se resume la insuficiencia verbal de quien las decía y la de quienes en un silencio sobrecogido las escuchaban frente a la soberbia suficiencia de las armas que mientras tanto se exhibían.

Aquello fue un intento de golpe de Estado de los de verdad, y un escalofrío recorrió toda la médula espinal de la oposición al franquismo, recientemente legalizada. Muchos, yo mismo, previendo una involución inminente, destruímos cualquier tipo de material comprometedor y, por supuesto, no dormimos en nuestros domicilios habituales : a la mañana siguiente, «restablecido el orden constitucional», supimos que ya se habían elaborado rápidamente «listas» de refractarios al nuevo orden que se pretendía imponer.

Un intento de golpe de Estado que pretendió restaurar un régimen conservador , confesional y centralista , como lo consiguió el general Pavía en 1874 y el generalísimo Franco a partir de 1939 y que quedó militarmente en nada salvo las duras condenas iniciales para el propio Tejero, el teniente general Jaime Milans del Bosch que había sacado en Valencia los tanques a la calle por su cuenta, y para el general de división Alfonso Armada, artífice intelectual de una conspiración en la que las ramificaciones políticas quedaron sepultadas para siempre.

Un golpe de Estado de los de verdad, insisto, algo de lo que deberían tomar nota algunos políticos de hogaño que utilizan esta expresión banalmente, no se sabe si por desfase generacional, por una incultura general básica o por esa carrera hacia el tremendismo que tan a menudo les informa…—

Escribía estas líneas hace un año. Para nada se podía suponer que en el plazo de menos de un mes entraríamos en un régimen de duro confinamiento debido a un coronavirus para el que nadie, y menos las autoridades sanitarias, estaba preparado. Tampoco que el supuesto artífice del desmantelamiento de aquel golpe de Estado, el Rey Emérito Juan Carlos I, acabaría residiendo desde el verano en Abu Dabi , ante las acusaciones de haber recibido en su momento 100 millones de dólares por la adjudicación de las obras del AVE a La Meca. 23-F…

PARÉNTESIS (¿metodológico?

«¿Te vas a convertir en un tutólogo?» me ha dicho una vecina al cruzarnos en una esquina. «¿Por qué?». «Pues, mira, porque un día hablas del juez Garrido y al día siguiente de las elecciones catalanas…»

Con la pregunta en el aire, ya en casa, me he dirigido a la biblioteca. He abierto el Gorgias, de Platón, tutólogo avant-la-lettre y he repasado algunas frases del diálogo. Vaya, sí, es posible que me esté convirtiendo en un «experto en generalidades» como se declaraba un viejo colega, contertulio de un programa radiofónico que dirigía Paco Avizanda hace unas décadas. Además, dada mi condición de post-maoísta, es muy posible que tras esta pretensión de pontificar sobre todo, se esconda aquello que decía Manuel Vázquez Montalbán: “Nada tan parecido a un ex-comunista como un ex-cura” . Y viniendo de una tierra en la que ha habido tantos curas trabucaires como el exaltado fascista Fermín Yzurdiaga, buff…¡qué miedo!

El Gorgias me ha llevado a la Carta VII del ateniense y he leido- lo hago muy a menudo- aquel párrafo en el que dice «Si no se me pide nada o si es evidente que no se me va a escuchar por nada del mundo, yo no voy por mí mismo a ofrecer consejos». Sabias palabras que , en ateniéndome a ellas, me habrían ahorrado muchos disgustos en la familia, el municipio y el sindicato. Pero, en algunas ocasiones, ¡ me puede tanto la indignación!

Revuelto sobre mí mismo, he pensado en circunscribirme a la tarea del «intelectual específico» que reclamaba Michel Foucault y dar cuenta tan solo de lo que pueda reseñarse en researchgate.net, luego a cambiar de lengua para hacerme guardar el ma( I hate the english, baina,euskeraz nahiko ondo moldaltzen naiz…), después a escribir haiku estocásticamente para contener mi logofrenia y, por fin, dedicarme exclusivamente a dibujar , siguiendo la larga estela familiar de los Urmeneta.

Y como no me aclaraba de nada, he tenido que volver a mi oráculo que no es sino el Oráculo manual y Arte de prudencia de don Baltasar Gracián, para leer el aforismo 133 : «Antes loco con todos que cuerdo a solas, dizen políticos…Mas yo moderaría el aforismo diziendo: antes cuerdo con los más que loco a solas»…¡Vaya! ¡Ya solo me queda una tirada de I Ching!

MARZO 2021

INTEMPESTIVAS PANDÉMICAS (“Salida, voz y lealtad”)

Preparando materiales para una investigación de largo recorrido sobre la evolución del mundo intelectual durante la Transición, he estado repasando algunos ejemplares de la Revista de Ciencias Sociales EL CÁRABO que agrupaba, desde la izquierda ideológica, a quienes no se sumaron al proyecto de la revista socialista SISTEMA.

EL CÁRABO, en puridad, apenas si se publicó durante dos años ( entre julio de 1976 y junio de 1978) bajo la dirección de Joaquín Estefanía Moreira, luego director de EL PAIS, y en ella participaron maoístas ( como Gabriel Albiac , Joan Senent-Josa o Ángel Martínez González-Tablas), trostkistas ( como Jon Juaristi , Julio Rodríguez Aramberri o Ramón Zallo) y compañeros de viaje como Jesús Leguina, Pep Subirós o Paco Letamendía, si bien es cierto que, poco a poco, la mayoría de ellos fueron integrándose en el PSOE llegando a ocupar cargos políticos de cierta relevancia en la Administración del Estado y en las Cortes Españolas.

En la nómina final – y reconozco que yo siempre estuve en ella- aparecía el profesor y economista asturiano Enrique Padeña Reinlein que se afilió al PSOE en 1979 y desempeñó cargos políticos diversos hasta abandonar la formación socialista en el año 2011.

Explicando su salida del partido mayoritario de la izquierda española, Padeña aludía al lema“Salida, voz y lealtad”,del politólogo Albert Hirschman y que desgranaba reafirmando su lealtad proactiva durante más de tres décadas a la socialdemocracia, su voz discrepante «por los cauces» ante la burocratización y desideologización del partido, y por fin, su salida, limpia y sin rencores para continuar luchando por sus ideales en otra organización.

Y, teniendo en cuenta las idas y venidas de todos aquellos antes mentados ,unos fallecidos, otros ya jubilados , mayormente silentes salvo algunos ( había pocas algunas) que son aficionados a las tertulias altisonantes o a las columnas insidiosas, el ejemplo del asturiano podría ser un buen paradigma para no incurrir en arrepentimientos sucesivos e inexplicables…Así que , y en otro orden: Lealtad, voz y salida…

LA PANDEMIA (y algunos curiosos efectos colaterales…)

Según algunas investigaciones en curso, han sido varios los fenómenos colaterales- laterales que diría Javier Marías- que se están produciendo en estos tiempos pandémicos.

Entre los más curiosos hay tres que sobresalen: el incremento moderado del índice de lectura, el acortamiendo progresivo de faldas y vestidos y el ascenso geométrico de la actividad física. De los dos primeros hay constataciones cuantitativas, si bien en el último caso la valoración procede de una metodología cualitativa.

El ascenso de la lectura ha sido, como se ha indicado, moderado, pasándose de las siete horas de lectura semanales a casi las ocho horas en pleno confinamiento, situándose en la actualidad en las siete horas y media, predominando las lectoras sobre los lectores.

En cuanto el acortamiendo de faldas y vestidos, se estima que ha sido de entre cuatro y cinco centímetros en progresiva disminución, y, como era de esperar (por ahora) su utilización mayoritaria es del sexo (y/o género)femenino.

En contraste con el usuario-tipo anterior ( usuaria más bien), el incremento de la actividad física se ha producido mayormente en el colectivo de varones y asimilados, que han copado, dotados de todas las prótesis ad hoc, las vías públicas urbanas, interurbanas y campestres, con una media estimada de dos horas de intensa ejecución según las entrevistas realizadas.

Por supuesto, se están produciendo otros fenómenos y se intentará dar cuenta de ellos, toda vez que puedan servir en el futuro para una mejor evaluación de los efectos psico-sociales de esta crisis articulada político-sanitariamente.

ABRIL 2021

COTIDIANIDADES PANDÉMICAS (1 CLIENTE = 15 MINUTOS)

Al comenzar hoy mi paseo matutino,he visto un nuevo anuncio en el pizarrín que suele estar colgado junto a la puerta de uno de los bares del barrio : «1 CLIENTE =15 MINUTOS».

No era el primer cartel que veía con similar contenido, pero hasta ahora solían ser más amables, como , por ejemplo «Dada la situación sanitaria y por respeto a los demás , se ruega no permanecer en la mesa más de media hora» ( sic y documentado).

Pero la contundencia directa y cifrada de este último ha conseguido que algo se rebelara en mi interior y me he hecho la firme promesa de no acudir nunca más a dicho establecimiento .

Mientras camina bajo una larga hilera de densos tilos ,he estado pensando que esta pandemia está trastocando nuestra vida cotidiana hasta tal punto que ya solo se nos ve como meros consumidores que además, en este caso, debemos luchar a brazo partido por conseguir una mesa en una terraza, generalmente sin servicio y a tiempo tasado.

Y he recordado cuánto me resistía a llamar a los estudiantes clientes o que me trataran de tal siendo un paciente que acudía a una consulta médica.

Pero estos cambios de denominación, al principio tomados en tono jocoso, pero poco después claramente definitorios, venían impulsados por esa ola tecnocrática que ha invadido las instituciones confundiendo de paso la política con la gestión, pero ahora parecen asumirse casi a nivel interpersonal, pues ese ha sido hasta el presente el tipo de relación entre los parroquianos y sus bares.

Ni qué decir tiene que el cartelito de marras tiene su explicación si se tienen en cuenta los arbitrarios cambios de normativa que se están produciendo en relación a las condiciones de trabajo en la hostelería, pero descargar las consecuencias sobre el personal de a pie en vez de apuntar hacia los responsables de la situación, es meterse goles en la propia portería nada más comenzar el partido.

Ya de vuelta, he comprobado que la terraza del bar en cuestión estaba practicamente vacía… Y el pizarrín había sido retirado…

MAYO 2021

ADMINISTRACIÓN (¿on line?)

Las dificultades para obtener on line una cita para la vacunación coincidió con el fallo sistémico de acceso para realizar una declaración de la renta «nueva y fácil».En estos días, los softwares que vehiculizan las propuestas para realizar el MIR están fallando tanto como los correspondientes a la matriculación en la EVAU – antigua «selectividad».

A las puertas de afrontar un futuro post-pandémico en el que la hibridacion – nuevo concepto que designa la combinación presencial /virtual- será un mediación clave en todos los ámbitos, los diferentes niveles de la administración no parecen estar a la altura de las circunstancias .

Y como el mentado proceso de hibridación , y sobre todo en su vertiente on line, supone un gran nicho de negocios varios- terminales, programas informáticos, conectividad o fuerza eléctrica, por ejemplo- y ya desde antes de la crisis de 2007, la privatización de muchas de las actividades propias de la Administración se ha acelerado notablemente, es posible que muchos de los fallos apuntados tengan una estrecha relación con la obtención de fáciles y rápidos beneficios particulares y no con la adecuada gestión de los intereses públicos.

Otro sí, siendo notorio que el amiguismo y el enchufismo tienen una larga tradición en el negociado público, y que la picaresca es aceptada bondadosamente aquí, allá y acullá, no estaría de más que las fuerzas políticas que todavía conservan alguna esquirla democrática, procedan a limpiar las administraciones correspondientes de los michelines adheridos por defecto.

Sobre todo para que las variantes on line simplemente funcionen como es debido, más allá de propagandas pretenciosas y más acá de galimatías procedimentales…

EL CASERO DE DIOS

El pasado sábado día 23 ,bajo el título de «El casero de Dios»,el programa Salvados de Jordi Évole estuvo dedicado a las gestiones inmobiliarias llevadas a cabo por el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes.

De lo ahí expuesto ,se puede concluir que dichas gestiones, amparadas en la cuestionada legalidad de las inscripciones realizadas por la Iglesia Católica durante el franquismo e incluso hasta nuestros días ,resultan problemáticas.

Probablemente las circunstancias y gestiones llevadas a cabo por este Arzobispado constituyen un modelo análogo que puede servir para categorizar lo ocurrido en otras diócesis: sin ir más lejos , las ventas llevadas a cabo en la diócesis de San Sebastián o la polémica suscitada por la recalificación de terrenos de una parcela situada en el centro de Bilbao para construir un gigantesco edificio que ha encontrado la oposición de muchos vecinos, asociaciones de padres y madres así como de diversos profesionales de la Historia, el Arte y la Sociología.

Por supuesto, a estas alturas del siglo XXI, nadie puede poner en duda el rol socializador de las religiones ( tradicionales o civiles) pues hace ya muchos años tanto Sigmund Freud como Émile Durkheim las consideraron instituciones necesarias en sus diversas variantes confesionales.

Pero precisamente ,recordando a Durkheim, hay un punto muy relevante en el que coinciden estructuralmente todas las religiones institucionalizadas (más allá de los ritos y de su Ecclesia) y que es el conjunto de dogmas de aceptación incontestable.

Y es en este punto donde, aun comprendiendo la necesidad de la Iglesia Católica de poner en venta muchos de sus bienes ante el descenso de la aportación de los fieles, no parece de recibo que se olviden principios morales muy asentados,acentuándose el caracter especulativo del capitalismo mas rancio y radical , ya condenado desde León XIII, y amparándose en una legalidad de unos tiempos en los que el nacional-catolicismo informaba a su jerarquía.

Esta elusión de responsabilidad moral que ha sido criticada en muchas ocasiones incluso desde dentro del mundo eclesiástico , tiene su más nefasta manifestación en la asunción acrítica de unas responsabilidades generadas por antiguos jerarcas, algunos de los cuales han dejado tras de sí y para sus sucesores unas hipotecas ( éticas y financieras) inaceptables.

Quizás ha llegado el momento en el que los relevos jerárquicos sean también una oportunidad para efectuar las correcciones morales precisas en la acción ecónoma de la Iglesia Católica, recuperando así los principios que , en puridad, debería estar defendiendo…Y para que obispos y arzobispos no aparezcan más ,nunca más, como vulgares caseros…de Dios.

HORMIGÓN( con banda sonora de Ennio Morricone)

He vuelto a ver Caro diario, probablemente el film más conocido del director italiano Nanni Moretti, rodado en 1993 y premiado en el Festival de Cannes del año siguiente.

Representante de un modo de hacer cine que me gusta particularmente en su combinación de cierto documentalismo sardónico con un toque de nostalgia mediterránea, la película resulta una sucesión de tres pequeñas historias protagonizadas por el mismo Moretti y varios de sus amigos y amigas.

Una de esas historias transcurre en Strómboli, y en ella se puede ver a un síndico entusiasmado con las perspectivas turísticas que ofrece la isla, en cuya promoción a más de todo tipo de ofertas, descuentos, «dos por uno» y «todo incluido», no duda en proponer una banda sonora, escrita por Ennio Morricone, para que se escuche en todos los rincones a modo de hilo musical permanente.

Este episodio y sobre todo su curiosa propuesta final de crear un «espacio sonoro» omnipresente en un desbordado deseo de saturar el sentido del oído – que hubiera servido de ejemplo a las godas reflexiones de Otto Friedrich Bollnow en su ya clásico y tópico Hombre y espacio – me ha parecido la culminación metafórica de ese otro deseo de cegar el sentido de la vista, convirtiendo la ciudad en una sucesión de paredes levantadas a golpe de especulación inmobiliaria con la complicidad de algunos síndicos que haciendo de su capa un sayo, venden la postmodernidad sin haber pasado por la modernidad.

Y he concluido, provisionalmente, que tan solo es de esperar que los citados síndicos, si han de dar la puntilla en su faena hormigonera, nos enchufen a una banda sonora de Ennio Morricone para que al menos podamos cerrar los ojos.

Como se puede ver, en este caso el cine-club ha cumplido aquella función disparadora de la reflexión y el debate que tenía en sus orígenes…

LAS CLASIFICACIONES PRIMITIVAS (y, por ejemplo, «El proceso de Burgos»)

Como ya apuntaron en su momento Émile Durkheim y Marcel Mauss, todo parece indicar que en cada cultura hay una serie de «clasificaciones primitivas» que operan como sustrato condicionante de toda posible derivación.

Así ocurre por ejemplo en la cultura occidental, en la que la distinción entre mithos y logos desde sus orígenes griegos ha intentado contraponer el relato narrativo en sus diversas manifestaciones al desarrollo conceptual argumentado en sus sucesivas ampliaciones , enfrentando siempre los mitos a la ciencia.

Esta marca de fábrica occidental se ha intentado aplicar también al estudio de la acción social, y todos los esfuerzos por tener en cuenta ambos aspectos, con la finalidad de mejorar la comprensión de los acontecimientos , desde el sociólogo Max Weber hasta el historiador Paul Veyne, se han visto frustrados ante la necesidad de pergeñar explicaciones rápidas y tacticistas.

Este fenómeno integrista que no integrador y mayormente oportunista, se ha puesto de manifiesto particularmente al intentar dar cuenta de los episodios de lucha armada tan generalizados en las últimas décadas del siglo pasado, pretendiendo llevar a cabo una «batalla por el relato» de lo sucedido, en unas ocasiones de orden científico-social y en otras de condición narrativa- novelística, dando la razón , acaso inconscientemente, a quienes piensan que, al cabo, todas las variantes del logos operan como mithos y más cuando de la acción social extrema se trata.

Ante la imposibilidad de alterar este sistema de clasificación primitiva occidental , más efectiva por su perduración que por su capacidad analítica – ideosfera que le llamaría Roland Barthes- desde dentro,habrá que esperar a ver si la globalización económica que ha sido una de las articulaciones expansivas de la pandemia del COVID-19, conlleva en el futuro una globalización cultural, de manera que el conocimiento de otras clasificaciones primitivas, nos permita reflexionar sobre las propias, como decía el sinólogo François Jullien

(Escrito tras la asistencia al acto de presentación de una nueva publicación sobre el Proceso de Burgos que juzgó a varios militantes de ETA en 1970) )

JUNIO 2021

LA PELL DE BRAU ( o España de la Nación al Estado)

Poco han durado las etapas de liberalismo pleno en la Pell de Brau, que diría Salvador Espriu. Y quizá la peor consecuencia de ello haya sido el empecinamiento alternativo de los defensores ahistóricos del Antiguo Régimen en considerar España como una Nación y no como un Estado.

Pues ese empecinamiento generó desde los albores del siglo XIX el rechazo radical de quienes por razones varias se sentían miembros de otra Nación , como fue el caso mayor en Catalunya y posteriormente del País Vasco.

Como recordaba recientemente Juan-José López Burniol, fue el mismo Manuel Azaña quien hace casi cien años diagnosticó que el gran problema español era el problema político «de la estructura territorial del Estado, es decir, del reparto del poder y de los recursos financieros».

Y ciertamente, en las dos cuestiones anteriores se han centrado y se centran la mayor parte de los dimes y diretes de dialéctica política, por otro lado ya tan desgastada por endogámicamente reiterada.

Pero afrontar la visión de España como Estado y no como Nación, con todas sus múltiples implicaciones ideológicas , debería suponer también coincidir en el diagnóstico por parte de quienes se siente como formando parte de otras naciones dentro del mismo territorio.

Y , por lo tanto, asumir que el verdadero problema que queda por resolver es la estructura institucional de dicho Estado sin tener que recurrir a apriorismos nacionalistas, legítimos e inevitables en su momento, pero más propios de hace dos siglos….¿ Es algo verdaderamente tan difícil?

Pues, ¿ no sería mejor esperar que por fin viniera la primavera tras «aquest advers hivern de Sepharad…»?

LA IDENTIDAD (y la pospolítica)

( para D. A. , con el deseo de que tenga la oportunidad de combatir la dura canícula con homeopáticas lecturillas)

Con la mejora de la situación sanitaria han vuelto a la palestra pública, de manera más explícita, los temas identitarios que antes de la pandemia del COVID-19 acaparaban la atención.

Y no solo las cuestiones de identidad nacional- nacionalista , como en el caso explícito de Catalunya, sino también otros preteridos por la coyuntura, como la identidad de género, la ecológica o la multicultural.

Por lo general , estos nuevos tipos identitarios han sido asumidos de uno en uno por lo que en sentido amplio suele entenderse como izquierda, toda vez que la derecha política ha tenido suficiente con la identidad nacional y su repulsa a todo lo que sonara a identidad de clase – ¡Ah viejos tiempos en los que la Democracia Cristiana y la Socialdemocracia hacían buenas migas!

Pero este último aspecto, el de la identidad de clase, es el que precisamente ha traído y todavía trae de calle a la izquierda cuando intenta hacerlo compatible con los nuevos tipos de identidad apuntados. El lío no es en modo alguno novedoso, pues durante muchos años la combinación de nacionalismo y socialismo ha constituido un caballo de batalla de guerras sucesivas, con ganadores inciertos y muchos finales en tablas o deserción.

Hace tres años un joven pensador , Jorge Fernández Gonzalo, publicó Manifiesto pospolíticoRutas ideológicas para la izquierda del siglo XXI.( Dado Ed.),un libro que pretendía dar cuenta de las transformaciones ideológico- sociales que venían produciendose y que probablemente se han acelerado durante la pandemia del COVID-19.

Se podría decir que la obra solicitaba claridad y distinción a la hora de evaluar los nuevos movimientos sociales y mucha prudencia a la hora de asumir reivindicaciones que pudieran desconfigurar, por acción u omisión, la percepción de la estructura de clases sociales que se corresponde a la nueva fase del capitalismo en la que estamos viviendo, algo que los think tanks neo-liberales vienen analizando (pro domo suaof course )desde hace muchos años.

Quizá el estío sea una buena ocasión para hablar de todo esto a calzón quitado y mascarilla en ristre,  intentando dilucidar, sin prisa pero sin pausa, todo ese conjunto de reivindicaciones simbólicas, ideológicas , y sobre todo identitarias que se acoge al curioso nombre de pospolítica

COMENTARIOS:

Antonio Gutierro
agutierro@gmail.com
10.4.1.250

Contésteme por favor don Vicente. En España (perdón en el estado español) mientras más de «izquierda» se es más sentimientos independentistas se tiene. Es decir, se hace mucho más hincapié en la identidad nacional que en la identidad de clase. Los casos de ERC, CUP, HB, Podemos (o Podemas), BNG, MPAIAC y tantos y tantos otros. Tengo mi modesta opinión sobre el particular pero me gustaría saber la suya que, en todo caso, será mucho más fundamentada. Antonio Gutierro.

Querido don Antonio: La respuesta sería larga, más bien para comentarla durante una comida o un paseo . Pero, basándome en la experiencia generacional y en las investigaciones a las que he podido acceder, puedo adelantarle que ese vínculo que usted establece entre la izquierda y los nacionalismos «periféricos» ( no todos independentistas) se debe a que durante la dictadura franquista, y sobre todo en el tardo-franquismo, el espectro político mencionado estaba en la oposición, estableciéndose una serie de complicidades que después, en la Transición y ya bajo la Monarquía, han sido difíciles de matizar y, en algunos caso, se han vuelto drásticamente contradictorias.
En una de sus novelas de la serie Carvalho – una serie que va recorriendo casi año a año la Transición – el siempre lúcido Manuel Vázquez Montalbán hace decir a uno de sus personajes:»No soy un revolucionario, soy simplemente un antifascista. Ése es un descubrimiento que muchos hemos hecho después de morir Franco y no nos lo hemos clarificado suficientemente a nosotros mismos».
Un cordial saludo y muchas gracias por la atención

CIUDADES (¿del futuro?)

Tras la modernidad de mediados del siglo XIX, vino la post-modernidad de los años 60 del siglo XX, y ya a principios del XXI se abrió un corolario denominado hiper- modernidad (Gilles Lipovetsky).La Historia y la Filosofía reconocen estos periodos, si bien el Arte, como casi siempre, los adelanta estéticamente.

Durante la Modernidad, las ciudades se convirtieron en el eje articulador de lo político en la medida en que acumularon por activa y por pasiva la mayor parte de los recursos productivos y se puso de manifiesto la enorme capacidad especulativa de una urbanización desatada.

La Post-Modernidad coincidió con la rebelión frente al centralismo ciudadano y convirtió los grandes y masificados barrios en catapultas colectivas que exigían participación y discusión («debajo de los adoquines, está la playa»).

La Hiper-Modernidad ha optado por la descentralización, la apertura de espacios verdes ,el transporte no contaminante y un urbanismo , por lo general, más amable, sin renunciar, por supuesto a la economía capitalista y bajo la hiper-vigilancia constitutiva de esta nueva era.En este sentido, la pandemia del COVID-19, no ha proporcionado sino una confirmación profiláctica de la nueva planificación.

Pero, por otro lado, es evidente que allá donde nunca hubo verdadera Modernidad, no hubo tampoco auténtica Post- Modernidad, ni consecuentemente,Hiper-Modernidad, para bien y para mal (Manuel Vázquez Montalbán).

Y que en tales lugares, en los que el Liberalismo siempre fue flor de un día, el Socialismo mero remedo del cristianismo social y el Nacionalismo, Carlismo sin boina roja, continúan gobernando las fuerzas del Antiguo Régimen, es decir, una Nobleza oligárquica venida a más ( como bien lo explicaba Manuel Tuñón de Lara), un Estamento Eclesiástico imbatible, gran propietario de bienes inmatriculados y que ha convertido en Seminarios la mitad de los centro educativos, y un Tercer Estado que les hace el caldo gordo en sus aspiraciones pequeño-burguesas.

Y nada más gordo que seguir ofreciendo el sacrificio de la especulación urbanística, de la colmatación de todos los lugares ciudadanos posibles,arguyendo además, con la excusa de la periclitada idea de «progreso», pretensiones sociales modélicas.

Pero, como se ha dicho , se trata de lugares en los que no triunfó la Modernidad …Ni se le espera…

JULIO 2021

MINORÍA (suficiente)

Ayer, contemplando el lento atardecer en una terraza veraniega, desde la mesa de atrás :

«Sois pocos». «Antes éramos menos». «Antes, ¿cuándo?» .»A mediados de los setenta». » ¿ De los setenta…?» «…del siglo pasado». «Bueno, de eso hace ya mucho tiempo, pero ¿ por qué os manifestábais?». » Nos manifestábamos contra el franquismo y de paso contra el capitalismo».»¿Y?». » Pues que luego nos dimos cuenta de que no éramos revolucionarios sino simplemente antifascistas y ese es un descubrimiento que muchos hemos hecho después de morir Franco y no nos lo hemos clarificado suficientemente a nosotros mismos». » Y eso , qué significa hoy en día?». » Significa que somos demócratas radicales y no meramente institucionales, que entendemos la democracia como un proceso sin fin no como un mero procedimiento, que no confundimos el diagnóstico – ¡ esto es lo que hay! – con el deseo y que lo que importa es saber lo que hay que hacer ,no su resultado…» .»Vamos que sois pocos y además idealistas…». » Ya, es posible que seamos más el producto de lo que la idea de la Revolución hizo en nosotros que de lo que nosotros hicimos por ella…Por eso aspiramos solo a ser una minoría suficiente…»

LO SAGRADO ( hoy)

Me dirijo a la localidad soriana de Berlanga del Duero donde el Centro Internacional de la Cultura Escolar (CEINCE) ha organizado un seminario sobre «Los espacios, lo sagrado y la transmisión».

Acudo encantado porque me apetece mucho conocer este centro, dirigido por el profesor Agustín Escolano, y también porque supone la oportunidad de un encuentro con colegas de larga duración , como J. A. Roche o Josetxo Beriain.

El tema – en el sentido etimológico de «insistencia»- de lo sagrado es una constante antropológica , pues todo viene a indicar que el ser humano es «profundamente significamentoso (obsesionado por representaciones, significaciones y claves profundas y herméticas como únicas razones determinantes de su conducta  y bienestar) y por ello mismo incapaz de experimentar  fenómenos sin asignarles un Sentido y un sublime alcance metafísico”, como afirmaban los hermanos Castro Nogueira en un libro inaugural y provocador, titulado Quién teme a la naturaleza humana? 

Pero para quienes hacen las cuentas filosoficas, históricas o sociológicas demasiado rápidas, este fenómeno de lo sagrado, tan vinculado operativamente a lo religioso,ya fue matizado por Émile Durkheim a principios del siglo pasado, indicando que las religiones tradicionales se desdoblarían funcionalmente en religiones civiles, en su momento el nacionalismo y el socialismo, al que quizás habría que añadir desde hace un tiempo también…el deporte…

Aun así estas transformaciones no cesan y acaso el último desdoblamiento haya sido el materializado a través de la revolución electrónica que tanto se ha potenciado durante la pandemia del COVID-19 por medio de la proliferación de terminales smart, así como por el asentamiento de softwares tipo Zoom, Facebook, Twitter, Whatsapp ,Tik-Tok y otros similares.

Y por ello, mi intervención en este seminario lleva por título «Internet: ¿ un espacio-tiempo sagrado?», esperando que se comprenda al cabo esta aparentemente insólita combinación que puede ser un nuevo ámbito de lo sagrado, hoy en día…

JUVENTUD ( y COVID)

El reciente incremento de contagios entre la juventud, más allá de elevar el número de positivos y desregular las estadísticas , ha generado una larga serie de reflexiones- cuando no de condenas o de reproches- acerca su comportamiento.

Yo mismo he apuntado una observación acerca de la influencia que puede tener en su vida cotidiana el nuevo ámbito que se ha abierto desde el mundo electrónico y sus redes sociales.

Una de las interpretaciones más sugerentes ha sido la que ha vinculado la posible inmadurez en el comportamiento con la inmadurez biológica del encéfalo ,que alcanzaría su plenitud hacia los 25 años.

Teniendo en cuenta este punto de vista y sin entrar en polémica alguna, tal interpretación biologicista debería como una más sin pretender ser La Interpretación ,pues desde que la Ciencia desplazó a la Creencia como Criterio de Verdad, ha sido y es frecuente confundir a la primera con el conjunto de Ciencias Físicas o de la Naturaleza.

Y así, si solo nos atuviéramos a lo que la Biología dice, no sería comprensible lo que la Psicología tendría que decir acerca de la exigencia de que la juventud decida su futuro académico con 17 o 18 años, o ,desde la Sociología respecto del vínculo de grupo, o desde la Economía, sobre cómo es posible que se les pueda suponer una madurez profesional a los 22 o 23 años, edad a la que la mayoría de ellos y edad finalizará sus estudios, o, por fin , lo más evidente, desde la Ciencia Política , que el voto sea permitido a los 18… ¡en plena inmadurez!

Sin duda se trata de un fenómeno complejo en el que deben ser bienvenidos todos los puntos de vista para facilitar la comprensión (en sentido weberiano: Verstehen) de este fenómeno que tanto nos está preocupando sin conformarse con explicaciones rápidas y monocausales que recuerdan a los argumentos teológicos .

Y no tanto , que también, por dar cuenta del fenómeno en sí y de sus diversas dimensiones si no porque de las conclusiones que se obtengan surge , o, mejor debería (de) surgir una línea de intervención en política de salud pública que pudiera ser más efectiva en un sentido global y que no solo tuviera en cuenta la saturación del sistema sanitario.

En este sentido, la incorporación de profesionales de las Ciencias Sociales y Humanas, así como de representantes de la juventud, a los órganos consultivos pertinentes es ya una necesidad manifiesta…

8 DE JULIO (1937/1978)

«Que quede esto bien claro: BILBAO CONQUISTADO POR LAS ARMAS…Ha habido ¡vaya que si ha habido Vencedores y Vencidos!; ha triunfado la España, una, grande y libre… Ha caído vencida para siempre esa horrible pesadilla siniestra y atroz que se llamaba Euzkadi y que era una resultante del socialismo prietista de un lado, y de la imbecilidad vizcaitarra por otro… » ( Discurso de Jose María de Areilza,  Conde de Motrico y alcalde franquista de Bilbao,pronunciado el 8 de julio de 1937 en el Teatro Coliseo Albia)

«¡Disparad con todas vuestras energías! ¡NO OS IMPORTE MATAR!» (Orden dada el 8 de julio de 1978 a la Policía Armada , tras el asalto a la Plaza de Toros de Pamplona protagonizado por un grupo de agentes encabezado por el comisario Miguel Rubio, pistola en mano, y que ocasionó la muerte de German Rodríguez y más de 150 heridos, once de bala)

Dos 8 de julio de vencedores y vencidos, pasados por las armas, diluidos en las memorias colectivas, ubicados en la cronología plana de la Historia y, desde luego, ya hábilmente descontextualizados hasta volverlos in-significantes

Pero acaso, y por esta insignificancia, más fruto de una amnesia programada que de un amnistía exultante , lo más triste es que Euskadi continúe siendo una pesadilla para algunos y algunas, y que a las reivindicaciones políticas de largo recorrido se siga respondiendo con la violencia, como recientemente ha ocurrido en Catalunya, a fuer de los oportunos indultos recientemente concedidos.

Y triste es también que ya casi nadie espere que se esclarezcan muchos episodios singulares que configuraron la trastienda de la Transición, una época constituyente en la que desgraciadamente no se logró enhebrar un concepto de España como Estado ( ¡Ah, aquello de «las Españas»!) y no tanto como Nación, algo pendiente desde el siglo XIX, junto a una verdadera revolución burguesa…

4 respuestas a «SOBRAS (completas)»

  1. Buenos días, Vicente, egunon.
    «Tu lo que quieres es que nos reviente la cabeza con tanto pensar». Con esta frase intentaba un alumno, hace muuuuchos años, criticar aunque de modo amable, supongo, mis formas de enseñar la historia.
    Ese piropo es lo que te quiero transmitir, una vez superado el miedo, tras leer tus zutabetxo hauek.
    El pensar un ratito sobre cada una de esas columnillas de temas, o de aspectos de un único tema, tan variados no es tarea ligera, y en un principio no he sabido si sonaba a «despedida» (de ahí el miedo al que me refería más arriba), aunque tras releer la introducción espero que sólo sea un punto y seguido, o, como mucho, un punto y aparte.
    Un saludo

    1. Egun on, querido colega. Gracias por el piropo que es muy ajustado a mis pretensiones. Gracias también por tu seguimiento y los tan atinados comentarios. En efecto, espero que esta antología de «sobras» sea más bien un punto y seguido aunque no descarto un punto y aparte…Pero, sobre todo, gracias y gracias, pues si publico estas columnillas es para gentes como tú, como nosotros…

  2. Corrección de erratas:
    Para su información están, está demolidos, el edficio que tanto querías de las monjas ABando. Y ahora no dices nada Miedo al poder¡¡ No puede ser que seas el adalid de ese edificio y ahora desparezcas. Nos tratas como a tontos, eludes tus compromidos, y te agachas al poder. No vas publicar esto, pero te has desacreditado, si no respondes. eso lo ha llevado el PNv que cada vez me parece la ultraderecha, control social, chantajes, control de la información, sociedad policial……. es obvio que ha pactado el PNV con la Iglesia pero no lo dice que eso es muy grave. ocultando informacion a los ciudadanos de Bilbao.

    1. Hola,Félix el Chato, digo el Gato: De los dos comentarios, reproduzco este que tiene menos faltas de ortografía y una sintaxis algo comprensible. Por lo demás, tú y tú mismo en tu mismidad.
      Y sobre el tema, que me sigue pareciendo un abuso de poder y un pelotazo urbanístico, lo mejor es estar al tanto en
      https://abandohabitable.org/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *