TELE-CORONAVIRUS

Las informaciones resultan cada vez más contradictorias. Lo que en principio era similar a una simple gripe estacional, se ha convertido en una pandemia que se extiende muy rápidamente y que es mucho más letal de lo que se decía. Una universidad de cierto prestigio ha propuesto un modelo matemático para detectar el avance del coronavirus, pero, como todo lo cuantitativo, no ha tenido muy en cuenta ( ya lo avisó Max Weber) la irracionalidad cualitativa de sus portadores- any way, se agradece el intento. Se suspenden unos eventos multitudinarios, por prudente prevención pero otros, igualmente multitudinarios, continúan celebrándose con desenfadada alegría . No se sabe si se llevarán a cabo los Juegos Olímpicos de Tokio ni la Eurocopa, pero se mantiene abierto Disneyland-Paris…

Entre tanto, las bolsas se hunden – un amigo, modesto inversor, me ha comentado que ha perdido un 10% en un par de meses- , la FED baja el tipo de interés y el BCE está a punto de hacerlo. Las previsiones de crecimiento se replantean a la baja, y sobre todo en el caso de China, (16% del PIB global) que aun así llegará al 4,9 % ( Oh my God! ) en este año:- atención : Estados Unidos : 1,9%; la Eurozona: 0,8.

Las redes (sociales, of course) , por su parte, no cesan de divulgar repetidas bromas y chanzas aleatorias, acaso en un intento de opacar las trompetas apocalípticas que resuenan a lo lejos.Una de las más divertidas es una versión italiana de My Sharona de los setenteros The Knack.

Pero, quizá, lo más curioso es que los llamados a la prevención y entre ellos particularmente los que se encaminan a la cuarentena , proponen la alternativa del tele-trabajo, tras el tele- diagnóstico y a su vez implican la tele-compra y,otro sí, la tele-educacion y las tele-relaciones…

De manera que, entre la globalidad omnipotente y la particularidad resiliente, se puede llegar a sospechar que, de paso ( o no ),estuviéramos ensayando de facto un régimen de tele- sociedad electrónica …Vamos que, como decían nuestros abuelos , «no hay mal que por bien no venga», aunque venga entre pantallas…¡Tele-coronavirus!

3 respuestas a «TELE-CORONAVIRUS»

  1. Extraído del Expansión de hace un par de minutos (Copio el titular tal cual. Escribo esto a las 11h 17 m del 6 de marzo)

    «Los ‘hedge fund’ descartan un rebote a corto y vuelven a la carga»

    Bien. Todo el mundo sabe que el Athletic está en la final; y que en Apatamonasterio ha caído granizo. También que a una señorita le han tocado el culo en las fiestas de Sodupe. Y que a unos albañiles les han caído 5 años de cárcel por gritar «¡Tía Buena!» a una tía buena.
    Pero casi nadie sabe lo que es un Hedge Fund y la importancia (sí, importancia) que, en malo, supone para nuestras vidas.
    Y lo que es la pera limonera: a la peña se la suda. Y a los periodistas también se la sudaría… si supieran de qué va la cosa.

    Y así vamos deambulando por este Valle de Lágrimas. Viendo TV, pulgareando en los IPhones y atufados por el sonsonete de aviso de los guasaps
    ¡Ah! Y pagando montañas de impuestos para que los que han vivido como dios desde el Pleistoceno no se vean privados de la prebenda.

  2. Acaba de salir. El autor es prestigioso; exento de cualquier sospecha de venta de bacalao.

    El nivel de la peña en materias que no sean fútbol, mamoneo de políticos de tercera, y experiencias personales de épocas de Maricastaña que repiten como loros, y en especial, en materias relacionados con la Economía y Geopolítica, da grima.
    (Y es sorprendente, porque es posible adquirir un barniz de ambas disciplinas con poco esfuerzo: el aprendizaje es acumulativo, y los temas no cambian con los años. -Sí algo con las décadas y algo más con los siglos… pero son bastante estables-)
    No echo la culpa al autor de este blog: No es su misión. Su misión es otra y la cumple con creces.

    https://insurgente.org/no-el-coronavirus-no-es-responsable-de-las-caidas-en-las-bolsas/

  3. La Naturaleza, vía virus, está sometiendo a la sociedad global y prepotente a un stress analysis, o dicho sin tonterías, se está demostrando que somos muy poquita cosa, aquí y en Beijing.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.