TEORÍA Y PRÁCTICA DE LOS RECURSOS ELECTRÓNICOS ( o de la BAK a IZENPE y otras vueltas)

Como ya comenté anteriormente la semana pasada participé en el IX Encuentro Internacional del CIES, que en esta ocasión intentaba dilucidar algunas transformaciones sociales que se habían generado durante la pandemia del COVID-19.

Mi intervención tomó como punto de referencia el notable incremento en el uso de los recursos electrónicos tanto en el mundo del trabajo, de la educación, del comercio y ,como no, en las relaciones sociales (por ejemplo a través de Facebook, WhatsApp, Instagram o Twitter). Para ello desarrollé brevemente la propuesta de un nuevo modelo de individuación que se ajusta a este modo electrónico de relacionarnos y que se resume en lo que se ha venido en denominar «zoon elektronikón» ( puede verse en https://www.facebook.com/ciesportal/videos/1278137035872298, a partir del minuto 22)

Dado que la investigación a que se refería mi ponencia era y es un work-in-progress, con sus aspectos teóricos pero también empíricos, no deja de resultarme divertido reseñar hoy una anécdota personal que en gran parte contradice mi exposición, pero a la que también le quiero dar la trascendencia oportuna.

Y es tal que, animado y estimulado por la Diputación Foral a la cual contribuyo religiosamente ,como se decía antes, con mis impuestos, para obtener una herramienta electrónica denominada BAK, llevo un mes intentando configurarla y activarla sin que hasta ahora me haya sido posible. De hecho,cada vez que he logrado contactar con el servicio ad hoc se me ha redirigido hacía otro denominado IZENPE que ha resultado asimismo inaccesible incluso a través del correo electrónico al que también y de nuevo se me redirigía. Y todo ello , por supuesto , tras escuchar la cantinela de que mi «llamada podía ser grabada por motivos de seguridad y calidad», para después sumirme en la subsiguiente y desasosegante de que «todos los operadores están ocupados».

Por lo que puedo concluir provisional y puntualmente que a algunas instituciones que parecen mostrarse al día en la vehiculización de muchas de las gestiones por medio de recursos electrónicos, todavía les falta un gran trecho que cumplimentar probablemente por carecer de la tecnología adecuada o de los recursos humanos necesarios…O de algo que no me atrevo sino a dejar en la imaginación de los lectores y lectoras…Quien quiera entender que entienda…

7 respuestas a «TEORÍA Y PRÁCTICA DE LOS RECURSOS ELECTRÓNICOS ( o de la BAK a IZENPE y otras vueltas)»

  1. Totalmente de acuerdo.
    El enlace a Oficina Virtual de Hacienda de la web está caduca y es farragosa. Llena de distintos colorines, negritas, subrayados, etc., cuando debería ser el enlace más modernizado para que paguemos los impuestos más fácilmente.
    Yo les daría el nombre de cierto Banco y sus informáticos.

  2. Los emoticonos y los likes de las relacione sociales basadas en los recursos electrónicos no pueden sustituir a un matiz obtenido mediante un tono de voz.
    Los recursos electrónicos son, o pueden ser, una herramienta estupenda. El problema es que le estamos dando un protagonismo que va más allá de lo que es una mera herramienta (por magnífica que pudiera ser), y cuando hay un error, como las herramientas no tienen alma, no hay responsable y es enormemente difícil de corregir, porque el alma se lo tiene que poner el personal (normalmente escaso) y con un magnífico argumento: «se ha caído el sistema» «hay un error en el sistema»… para huir del problema…. es decir, un círculo vicioso.
    Ahora (y no es cosa del COVID-19 sino desde bastante antes) una serie de obligaciones que se podrían hacer a través de sistemas electrónicos (estupenda herramienta) se convierte en necesidad de hacerlo por ese medio (convirtiendo la herramienta en una especie de funcionario sobre el que ni siquiera se pueden hacer chistes ni respetuosos ni de los otros). Cuando sólo unos pocos especialistas sabían y habían oído hablar de los coronavirus tuve que hacer (obligatoriamente online) una solicitud en la EHU/UPV. Cuando se me denegó la petición y fui a pedir explicaciones puesto que cumplía todos los requisitos, me dijeron que no habían recibido mi solicitud. Cuando imprimí la misma y se lo llevé, me dijeron que debía haber habido algún fallo técnico, pero que no se podía hacer nada.
    ¿Recursos técnicos? Claramente sí pero como recurso.
    Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.