THE CROWN ( o de la inquietud de la «testa coronada»)

Como ya comenté en otra ocasión, un colega del gremio, experto en materia audiovisual, clasifica las series en malas y muy malas. Aun así, y siendo consciente de que desde un punto pragmático, las series no vienen a ser sino las viejas radionovelas actualizadas que a su vez fueron la actualización de las novelas por entregas, hay algunas que pueden merecer la pena – recuerdo ahora por ejemplo la danesa Borgen– y otras particularmente curiosas y acaso hipersignificativas.

Entre estas últimas podría situarse The Crown, un drama histórico centrado en la figura de Isabel II ideado por Peter Morgan, y producida para Netflix, tomando como referencia una obra de teatro sobre la misma temática así como el film The Queen (2006) dirigido por Stephen Frears . Elogiada por su buena dirección , por el alto nivel de los actores y actrices y por la excelente ambientación , ha sido también muy duramente criticada por algunas licencias argumentales no sancionadas históricamente.

Y es que The Crown es un desfile continuo de conservadurismo casposo, infelicidad programada, oportunismo desafiante y, en muchos momentos , imbecilidad generalizada. Pues toda la ralea de los Battenberg transformados en Mountbatten y Winsord- el divertido Felipe de Edimburgo, la altisonante Margarita, el envidioso e inseguro Príncipe Carlos y su seductora a fuer de inculta Lady Di, o los sinsorgos Eduardo y Andrés- no aparecen mejor tratados que, por ejemplo, la Primera Ministra Margaret Thatcher , bruja piruja de afilada nariz a la que solo le falta la escoba , quedando siempre a salvo, en una prudente distancia, la todavía soberana Reina Isabel.

Any way, y visto lo visto ( en The Crown, of course) lo primero que se puede constatar es la imposibilidad ontológica actual de hacer algo similar en estos lares en los que la monarquía siempre ha sido más o menos constitucional y se ha impuesto frecuentemente a sangre y fuego tras breves, brevísimos, episodios republicanos. Y que a falta de un apoyo popular explícito- salvo aquel famoso «¡Vivan las caenas!»- ha sido balizada desde los Reyes Católicos por la Iglesia ad hoc y el generalato.

Sin embargo, materia para hacer una serie análoga no habría de faltar comenzando por el demérito Rey Emérito así como del entorno familiar inmediato y mediato y,análogamente, ascendiendo en la escala borbónica en un más bien descenso ad inferos.

Y si en algún otro momento histórico se diera la posibilidad de hacer un The Cronw hispano contemporáneo, y no esas apologías medievalistas tan típicas y tópicas – y tan estúpidas- propias de la mentalidad conservadora connespacial ( en palabras del sociólogo Karl Mannheim ) quizá fuera porque la monarquía se habría asentado tan definitivamente que ya no tendría necesidad de defenderse ni siquiera en la ficción, o porque hubiera desaparecido, también definitivamente…

Pero entre tanto… “Inquieto es el reposo de la testa coronada” como dijo William Shakespeare en su Enrique IV.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.