TIEMPOS ELECTORALES ( y opciones de salida…)

El catedrático del MIT Daron Acemoglu comentaba en un escrito reciente que ante la crisis global generada por la pandemia del COVID- 19, se abrían cuatro opciones.

La primera es continuar como si nada hubiera ocurrido intentando volver a la normalidad anterior , a pesar de que se la denomine pomposamente «Nueva normalidad». Se incluirían aquí manifestaciones varias como la insistencia en retomar un modelo económico basado en el consumo desaforado, el turismo y la especulación inmobiliaria, sin alterar los vínculos laborales precarios, y , por supuesto, sin fortalecer «el papel del saber experto y de la ciencia en la toma de decisiones».

La segunda es recurrir al autoritarismo estatal de corte hobbesiano, tomando como referencia el modelo chino, supuestamente el más eficiente en momentos de crisis como la que se ha padecido, sin preocuparse de «la pérdida de privacidad y la vigilancia, y permitiendo un mayor control de las empresas privadas», así como generando instancias paralelas de poder policiaco-político.

La tercera opción es el abandono progresivo de las competencias estatales en manos de las compañías tecnológicas que, como Appel y Google, ya han mostrado su disponibilidad para rastrear a la ciudadanía en su actividad cotidiana, añadiendo a esta «servidumbre digital», la mediación en la actividad económica través del teletrabajo, y finalmente «presionando a favor de un ingreso básico universal, escuelas privadas con subsidios públicos y la expansión del gobierno digital».

Finalmente, la cuarta opción es la apuesta por un a modo de «Estado de bienestar 3.0» que renueve el surgido tras la Segunda Guerra Mundial y que se deterioró en los años ochenta con las políticas neoliberales privatizadoras. Esta opción implica «una red de seguridad social más fuerte , mejor coordinación, unas regulaciones más inteligentes, una gobernanza más eficaz, así como una mejora significativa del sistema sanitario público», todo lo cual implicará un aumento del gasto así como una provisión de liquidez que «en algún momento también deberá incluir un aumento de la tributación».

Es cierto que puede haber otras opciones, incluso algunas mixtas, pero también lo es que todas las apuntadas serán más fáciles de experimentarse en una comunidad política de menores dimensiones ya que al cabo, y aún con sus limitaciones, operan como pequeños Estados.

Así que sería ilustrativo que las fuerzas políticas, más allá de sus entusiasmos y alharacas tan puntuales como electorales, se posicionaran con un mínimo de claridad sobre las mentadas opciones…

7 respuestas a «TIEMPOS ELECTORALES ( y opciones de salida…)»

  1. En tiempos electorales los políticos declaran lo que creen que a los ciudadanos les gustaría oír; que sea lo que los ciudadanos quieren y que lo declarado entonces sea lo que realizan después caso de ser elegidos… es harina de otro costal.

  2. Muy interesante e ilustrativo. Desde mi punto de vista la cuarta opción es la más interesante. Está claro que hemos de pagar mas impuestos y estos deberán ser gestionados por personas competentes y rigurosas. Por otro lado, tenemos la oportunidad de cambiar poco a poco el modelo económico, basando el progreso en la investigación, innovación e implementación de actividades que mejoren la calidad de vida de l@s ciudadan@s, favorecer la economía circular y penalizar estrategias como la obsolescencia programada,
    minimizar las diferencias sociales y posibilitar el empoderamiento de los sectores más desfavorecidos con mejores políticas educativas y sociales.

  3. HJasta que no dejen de mandar los que han estudiado por «letras», aquí nadie arregla nada. Tenemos a lo mas inoperante (no es el caso de Euskadi), gobernando. Hoy mi hija ha hecho examen de selectividad y de 5 asignaturas 4 son de letras y va a estudiar arquitectura. Inglés, lengua española y euskera no debían ni aparecer. Si haces un bachiller por ciencias, a quien le interesa Antonio Machado , García Lorca o la pelmada de la guerra civil española?. Este gobierno español apoyado por PNV ha caído en la autarquía franquista, que hasta que no puso en el año 59 a los tecnócratas del OPUS no se salió del agujero económico.

  4. Uno de los grandes problemas de los políticos es que van siempre con las luces de posición del coche. Ni siquiera enciende las de media distancia y mucho menos las largas. ¿Pequeños estados?. Es usted un hombre bien pensante don Vicente. ¡Pero si ni siquiera hemos sabido calcular la cantidad de basuras y residuos industriales que generamos y el modo adecuarlo de tratarlos! Aún siguen diciendo el lehendakari y el consejero del ramo que la culpa «es toda» de la empresa. ¡Pobres gentes de Zaldibar!

  5. Sí señor, MENOS LETRAS Y MAS CIENCIAS, totalmente de acuerdo. ¿A quién se le ocurre que su hija para hacer casas tenga que saber algo de la guerra civil o de García Lorca o Machado?. Es que son ganas de cargar el disco duro de nuestros jóvenes con tonterías.
    Usted, seguramente será de letras…. lo digo por el magnífico análisis histórico que hace sobre los tecnócratas y el desarrollismo.
    ¡¡Y pensar que algunos quieran hablar de coyunturas, relaciones internacionales, y esas chorradas…!! Aunque, si me permite una pequeña corrección, se le olvida que en el éxito grandioso para la gloria nacional de los tecnócratas, tenía una enorme importancia su enorme fe religiosa. Igual la auténtica causante de las actuales desgracias de España no es la preparación, sino el ateismo, la falta de fe de sus gobernantes. ¿no lo había pensado?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.