Un paseo por Saint-Jean-de-Luz /Donibane Lohitzune

Jeanne es rubia, como no podía ser de otra manera, bastante alta, y parece sacada de una comedia de François Truffaut. Ex-compañera de un colega de larga duración –en realidad un monógamo sucesivo–, nos ha recibido en su casa con los besos franceses de rigor y nos ha llevado a dar una vuelta por el Promenade des Rochers.Una brisa fresca nos corteja mientras vamos caminando y oímos el mar lento que se recrece y se abandona a nuestra vera. A la altura de la calle Garat, Jeanne propone que vayamos a comer algo a L´Acanthe.
Pedimos una gran ensalada (mediterráneos que somos en un recodo atlántico) y un par de raciones de jambom de Bayonne cortado a mano. En el recodo  en que nos hemos sentado estamos rodeados de viejas fotos. En una de ellas aparece un grupo de vendedoras de pescado con sus cestas sobre la cabeza. “Son las kaskarot”, dice Jeanne, “las pescateras, vamos, mujeres, se decía, de vida alegre y lengua despalabrada. Todavía se utiliza por aquí, para señalar a las mujeres poco convencionales”. Mertxe asiente, también en su colegio de la infancia “pescatera” se usaba de un modo peyorativo. Tras un café noisette, muy fuerte, volvemos a la calle.
Hay mucha gente paseando y tan sólo son las tres de la tarde. Al cabo, gabachos. Parece como si todo el mundo hubiera salido a caminar. La rue Gambetta, rebautizada como Kale Handia, está a rebosar. Visitamos varias tiendas y boutiques. Maite dice que tiene hambre –será cosa de las hormonas– y Jeanne nos acerca hasta la Maison Francis Miot, especialista en cacaos diversos. Bien pertrechados de chocolate continuamos ascendiendo por la rue Gambetta. La teobromina, ese a modo de cafeína divina envuelta en magnesio, va haciendo su efecto y, al poco, nuestro paso se vuelve más alegre y pizpireto. Está bien poder mantener la amistad con las ex de nuestros amigos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.